jueves, 26 de marzo de 2020

Nadie tuvo derecho, nadie lo tiene ahora.

Estoy seguro que vos sabias lo que pasaba desde el primer día. Lo escuche varias veces. La gran mayoría tenia idea que era lo que pasaba en esa fecha, te entiendo, pero que podías hacer vos solo?, entonces por que insistir en revivir esta historia más de una vez? De algunas cosas no conviene abusar. Además vos ya sabes todo lo que dicen por ahí, aunque algunos finjan no recordarlo.

Quizás el propósito de esto es alimentar el fantasma del pasado. Pero puede ser peligroso, porque quienes remueven la memoria desde siempre tienen un eficiente perseguidor desde ese mismo siempre. Son las cosas que hacemos o dejamos de hacer, lo que nos acechan. Y en esta fecha son espectros terribles de miles de cadáveres.

No aprendemos, y no creo que lo podamos hacer mientras creamos que cada uno tiene el exclusivo derecho de conmemorar esta fecha. No importa lo que digas. Hasta ahora nada sirvió de excusa para tener el derecho exclusivo de hacerlo, porque es de todos los argentinos, de cada uno que murió por eso, de cada uno que quedo marcado, de cada uno que lo ignoro en su momento, de cada uno que nacerá.

Hay muchos, que en su momento dijeron, haciendo la cara para otro lado. “algo habrá hecho” para con el tiempo contradecirse y decir “ yo sabia lo que pasaba, pero a quien le ibas a decir”. Pero por otra parte es la única manera activa y heroica de vivir, a nadie le gusta seguir respirando con el recuerdo de ser un cobarde o un ignorante. Pero interiormente sabemos que aquello que vivimos e hicimos nunca se desprenderá de nuestra piel, que esto que estamos recordando ya era parte de nuestra vida y que lo seguirá siéndolo. Que por mas que el vivir nos lleve a uno por cualquier alucínate lugar, se sigue siendo el que es. Ese que Ignoro, hizo oídos sordos, y se volvió a ocupar de sus propias miserias.

Claro que hoy estas tan perfectamente acomodado, que podes creer que vos también fuiste un mártir, que también padeciste esa opresión… si pensas eso te equivocas.

Ahora me miro en esos espejos que debieron llorar de vergüenza y espanto, de abandono y soledad. Por eso, en esta fecha es mejor no amar ni odiar mucho. Claro, lo digo desde mi punto de vista, porque que no quiero para mí tantas desgracias, no quiero continuar de raíz y de tumba, de bodegas con muertos ateridos, muriéndose de penas. No quiero vivir empujado en ciertos rincones, en ciertas casas húmedas, en hospitales donde los huesos salen por las ventanas. No quiero golpear puertas de casas que detesto.
………………………………………………………………………………
Ahora paseo con calma, con anteojos, con zapatos, con los dientes apretados, paso, cruzo oficinas y tiendas de ortopedias, Es que a mi lado caminan con orgullo, de pie, sin olvido
30.000 almas.
Gero (elKapitam) Reimers

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.