martes, 17 de marzo de 2020

Coronavirus: lo peor está por llegar

Con la llegada del frío a la región podrían aparecer casos autóctonos de coronavirus, lo que pondrá en tensión al sistema de salud. Simultáneamente, se espera una de las peores temporadas turísticas de los últimos años.
Por GUSTAVO H. MAYARES

Semanas atrás, ante la aparición de los primeros casos, el ministro Ginés González García manifestaba su «sorpresa» por la llegada del coronavirus a la Argentina; aunque –hasta el momento– todos los casos son importados de Europa: turistas y viajeros que terminaron contagiados en Italia o España, en su mayoría.

El COVID-19 –tal su denominación científica– es un virus invernal, por decirlo de alguna manera: como la gripe, prolifera y se propaga a bajas temperaturas. Se asegura que muere a temperaturas ambientales superiores a los 26/27 grados. De ahí la «sorpresa» relativa del titular de la cartera de Salud.



Dicho lo cual vale advertir que, ingresando al periodo otoñal en el hemisferio sur y a los primeros fríos en la zona patagónica, se producirán las condiciones propicias para la aparición de nuevos casos de la enfermedad, muchos de los cuales se prevén serán autóctonos.

Si a ello se le suma la paranoia que puede llegar a generar el aumento considerable de gripes y resfríos, incluso de alergias, durante el periodo de bajas temperaturas, tenemos que lo peor está por llegar a Neuquén, a la Patagonia y a la Argentina.

¿Estará el sistema de salud provincial preparado para una avalancha de consultas y eventuales internaciones preventivas…? Eso se verá, pero es de sospechar que no; como tampoco lo estará el sistema nacional de salud pública, ni siquiera si le sumamos los nosocomios gremiales y privados.

Se vienen tiempos difíciles tanto en términos sanitarios como sociales. En primer lugar, por lo descrito anteriormente, y en segundo lugar, por las proyecciones económicas negativas para la temporada turística invernal que se avecina en San Martín de los Andes y localidades turísticas de la región.

Las últimas medidas del Gobierno Nacional implican que no se podrán esperar turistas extranjeros, sobre todo europeos y norteamericanos; no habrá eventos que atraigan multitudes regionales ni locales y, a pesar del precio y el impuesto al dólar –que en cierta medida limita la salida al exterior–, se prevé una fuerte caída del turismo interno.

De hecho, propietarios de hoteles, hosterías y cabañas sanmartinenses ya hablan de numerosas cancelaciones, que aumentarán con el correr de los días y semanas, y simultáneamente prevén despidos de empleados temporarios y hasta de fijos. Entre los restauranteros las expectativas no son mejores.

Ya es vox populi, también, que las cancelaciones alcanzan a las reservas realizadas en Junín para el eclipse solar que se producirá el 14 de diciembre próximo. Se esperaba que atrajera a multitudes de todo el mundo pero, al parecer, el temor y las precauciones son más poderosos que la curiosidad astronómica.

1 comentario:

  1. El coronavirus Besta ya demostrado que fue creado en un laboratorio, no hay autóctono, y los centros turísticos ya se están cerrando completamente en el mundo entero...

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.