SENSACIONAL ESTRENO

philip y morris

DETECTIVES PRIVADOS

De los Creadores de LOS CORTOS NAN llegan... las SERIES DE NAN .

ALBERTO SOPLÓ LAS CARACOLAS DE GUERRA

Los tiempos de paz huyen desplazados abruptamente por las elecciones legislativas que se aproximan a paso redoblado.

Mas de 20 organizaciones de la región manifestaron su preocupación por la visita del Jefe del Comando Sur de los EEUU.

Se trata del Almirante Craig Feller, que oficia del Jefe del Comando Sur de los EEUU y que ejerce su labor militar fuera de los EEUU.

BEATRIZ SARLO, MÁS FICCIÓN QUE DENUNCIA

¡La verdad inspira la creatividad, la mediocridad contagia su vulgaridad!.

viernes, 15 de enero de 2021

Entrevista: Rody Rodríguez

Todos los tiempos de la Historia

Periodista. Director del periódico “El Ciudadano de Hurlingham” y de los sitios web “Hurlingham al Día” y “El Ciudadano del GBA”.  Fue director y creador de los periódicos “La Opinión de Morón” y “El Diario de Hurlingham”, entre otros y de Radio MAS y coordinador general del periódico “El Cronista del Bicentenario” dirigido por Norberto Galasso. Es Miembro del Consejo Superior de la Universidad Nacional de Hurlingham. Además conduce el micro programa televisivo “Historias de Hurlingham” por Este Oeste Noticias TV y edita la revista virtual “Hurlingham Todos los Tiempos” de la que hablaremos en esta entrevista.



-¿Cómo surge la idea de una revista dedicada a la historia de Hurlingham?

-Nació a propósito de conmemorarse los 25 años de la creación de Hurlingham como partido, 25 años de su autonomía de Morón.El 28 de diciembre de 1994 se sancionó la Ley de creación de los Partidos de Hurlingham e Ituzaingó a partir del desprendiendo de Morón y la creación de San Miguel, Malvinas y José C. Paz por la división de General Sarmiento y el 10 de diciembre de 1995 asumieron las primeras autoridades de los nuevos distritos. Yo quería hacer una reseña de esos 25 años de Hurlingham como municipio, pero, obviamente, la historia de este pueblo excede el hecho trascendente, pero burocrático al fin, de su autonomía, y terminamos remontándonos  desde la época precolombina hasta los apestados días de los años 20.

-¿El conocimiento de la historia puede modificar costumbres o actitudes de la gente a la que está dirigida, es decir, conocer esos hechos permite no repetir los mismos errores, como suele decirse habitualmente?

-No creo. Dicen que el ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. El conocimiento de la historia a veces hace que nos lamentemos mucho más por los errores que cometemos. 

-¿La historia sólo la escriben los que ganan?

-Si. Claro. Los que ganan son los primeros en escribirla y son los que cuentan con más medios para difundirla, pero, -y sigo con las frases hechas- eso quiere decir que hay otra historia y hay quienes trabajan en redescubrir cosas, encontrar nuevos datos, darle interpretaciones diferentes a diversos acontecimientos, abonando el concepto irrefutable de que la historia es dinámica. En mi caso, yo no soy historiador, soy periodista y lo que hago es un trabajo de investigación periodística sobre la historia local y encuentro que muchos episodios no son tal como fueron escritos hace 40 o 50 años y que en varios casos, hay circunstancias que te permiten tener una mirada muy diferente a la que habitualmente se tenía. 

-¿Hay un interés especial por la historia ahora? ¿Por qué?

-Puede ser. Están los que se apasionan por la historia y están los que son curiosos y les atrae saber sobre nuestro pasado. Hay historiadores con mucha habilidad y talento como para hacer atractiva la historia, por ejemplo Felipe Pigna y están los que interesados en la política encuentran en estudiosos como Norberto Galasso la posibilidad de conocer nuestra historia, no desde el punto de vista “billikinezco” si con un revisionismo con detalles socio políticos que permiten nutrirse de conocimientos invalorables. También influyen los gobiernos de turno. Hace 10 años, en nuestro bicentenario, hubo un entusiasmo por saber más de nuestra historia y el gobierno de entonces alentó ese entusiasmo, pero 5 o 6 años después llegó un gobierno que aseguró que "analizar la coyuntura en función del pasado no es normal" y decidió por ejemplo reemplazar a los próceres en los billetes por animales con la excusa de “dejar la muerte atrás”. 

-Volviendo a “Hurlingham Todos los Tiempos” ¿Cómo fue la recepción de los lectores hurlinghemses?

-Muy bien, y eso que no llevamos adelante ninguna campaña intensa de publicidad, más allá de la difusión en mis redes sociales. Pero lo mejor que ocurre es el aporte de material y de datos por parte de quienes nos leen. Todo trabajo de historia es incompleto y los hurlinguenses, los que residen hoy o los que fueron viejos vecinos, siempre encuentran alguna foto, un folleto, un testimonio, que te demuestra que lo que uno hace es un punto de partida para trabajos más completos.

-¿Cómo se organiza el material que se publica en la revista? 

-En realidad hay un trabajo ya hecho, te decía que repasamos desde los tiempos en que en esta zona era un campo desierto hasta nuestros días. La idea era hacer un libro, de formato tradicional, pero la pandemia -que todo lo altera-, transformó esa idea original en la difusión por partes, por fascículos, digitales, de entrega semanal. 

-¿Varía el número de páginas según la edición?

-Hasta ahora nunca se alteró, pero nada impide que haya ediciones que puedan tener más páginas.

-¿Qué fuentes utilizás?

-Son muy diversas. No hay muchos libros específicamente sobre la historia de Hurlingham. Está el del Jorge Fumiere de 1971; uno sobre calles de José Gaillardou; el de los tiempos de la dictadura, “Apuntes del Horror” de Fabián Domínguez y Alfredo Sayús; sobre la vida de Santos Tesei de Eduardo Guerreiro, bastante material del Hurlingham Club y 2 o 3 libros más. Pero hay una nutrida biografía en periódicos locales, y cito fundamentalmente a El Progreso, fundado por los Pluda en 1947 y que se editó hasta el año pasado. Después recurrimos a revistas, páginas web, libros de las más diversas temáticas, testimonios de vecinos y también aproveché mi propia experiencia de haber hecho periodismo en Hurlingham durante 40 años.  

-¿Se prioriza algún tema por sobre otros?

-Hay un hilo conductor que tiene que ver con la política, en el caso de Hurlingham, como en muchos otros lados del Conurbano, la participación comunitaria, el rol de las entidades intermedias, es muy relevante y su historia la vinculamos con los distintos procesos políticos y sociales que transcurrieron en estos más de 250 años de historia que abarcamos en Hurlingham Todos los Tiempos. 

-¿Cómo es la forma de suscripción para quienes quieran recibir la revista?

-Es una publicación digital que llega semanalmente a la casilla de correo de quienes se suscriben. La suscripción mensual es de $ 200 y puede pagarse a través de Mercado Pago. Los interesados pueden escribir al correo hurlinghamaldia@gmail.com 


martes, 12 de enero de 2021

TWITTER Y FACEBOOK SILENCIARON A TRUMP

 El verdadero poder mundano mostró abiertamente su poder absoluto. Los últimos días de Donald Trump en la presidencia de los Estados Unidos de Norte América son por demás traumáticos. Claro, en buena medida por la tozudez extrema manifiesta del autor ideológico de la toma violenta del Capitolio de su propia Nación. Episodio luctuoso para el país que pretendió desde décadas erigirse como la más transparente democracia mundial. Pero entre tantas irregularidades institucionales y sociales que EEUU padeció, aconteció un hecho tan grave o más aún que la invasión al congreso americano. Nos referimos al bloqueo de las cuentas de Twitter y Facebook de Donald Trump cuando el mismo aún ejerce la presidencia del “gran país del Norte”.  Más allá de los pensamientos de valor sobre Donald Trump, las corporaciones mediáticas “juzgaron” oportuno aislar comunicacionalmente al presidente y así lo hicieron. Ya había pasado que algunas cadenas informativas habían sacado del aire a Trump en un encendido discurso que manifestaba a la población. 



¿Quién le otorgó tan magna facultad a los medios de comunicación para callar al mismísimo presidente Yanqui? ¿Es constitucional tal proceder determinante para un pueblo que debe estar informado? ¿Si las multinacionales actuaron de esta forma en su Nación de origen, qué pueden esperar los demás países del globo terráqueo? 


Sólo la justicia o el poder político supremo, es decir su congreso, podría sancionar a su primer mandatario. Pero en verdad, Twitter y sus redes asociadas procedieron sin razón jurídica alguna que lo avale más que su tremendo poder económico y comunicacional, donde la información llega “masticada” a los oídos del gran público. 


A la luz de esta insolente y arbitraria realidad, deberíamos adecuar el enunciado de nuestro Martín Fierro, donde dice: 




«Hacete amigo del Juez


No le dés de que quejarse;—


Y cuando quiera enojarse


Vos te debes encojer,


Pues siempre es gŭeno tener


Palenque ande ir á rascarse.»


Debería enunciar: 


«Hacete amigo de Twitter 


No le dés de que quejarse;—


Y cuando quiera enojarse


Vos te debés encojer,


Pues siempre es gŭeno tener


Palenque ande poder publicar.»


Las corporaciones económicas mundiales no se contentan con mandar y mover los rígidos hilos del poder capitalista, sino que además desean que todos lo reconozcamos de este modo. La acción consumada se establece como “ley de operación” y produce acostumbramiento; una forma de “educar” sin fundamentos ni explicaciones mediante. 


Donald Trump realizó con sus dilatados disparates méritos suficientes para ser merecedor de estas mutilaciones comunicacionales. Pero pensemos, los que hoy ejercen este fabuloso poder sin rendir cuentas a nadie, ¿con cuántos otros mandatarios mundiales podrían hacerlo? ¿O quizás ya lo ejercieron muchas veces, y los “malos o dictadores” de algunas historias no lo son tanto? 


¿Cuántos “buenos demócratas” serán “héroes” de los mares de tinta y no poseen virtud alguna? ¡Todo debe replantearse y analizarse bajo la auténtica luz del rigor histórico, que no necesariamente es la publicada por los monopolios de prensa!


El dios comunicacional puede hacer de un cobarde un valiente, de un imperio explotador, una democracia ejemplar… y si esto fallara, estará surcando el éter la cruel voz de los cañones con su “verdad” de sangre y sojuzgamiento. 


          Máximo Luppino






FIESTAS, PLAYAS, DESCONTROL, CORONAVIRUS

 La lúgubre sombra de la “segunda ola” de COVID-19 se asoma amenazante sobre nuestra sociedad. Europa ya padece el azote inclemente del maligno rebrote, el cual se manifiesta con más capacidad de propagación y crudeza que la etapa inicial en el angustiante penoso 2020. 



Inglaterra se encuentra al borde del colapso sanitario. Lo mismo sucede en España, Italia y Francia, países en los cuales se aplica el poco feliz, pero necesario en términos sanitarios, toque de queda. Quizás si el autocontrol mundial de prevención y distanciamiento social fuera estrictamente aplicado, los gobiernos del “Viejo Continente” no se verían obligados a implementar estas antipáticas medidas sanitarias. La mismísima Alemania con su reconocida disciplina germánica se encuentra en situación trágica, así lo asevera Ángela Merkel, la primera ministra más lucida de Europa, pilar insoslayable de La Unión Europea y su venturoso futuro. 


Los países que en un principio fueron indulgentes o desprevenidos al comienzo de la epidemia, hoy pagan con vidas humanas la negligencia gubernamental. Nos referimos a los Estados Unidos de Norte América, Brasil, Inglaterra y hasta el hermano país de Uruguay esgrimido como “ejemplo” por los extranjerizantes comunicadores sociales. Hoy se encuentra con fronteras cerradas, sin poder gozar del turismo extranjero en su célebre Punta del Este… 


El desconocimiento, fruto de la ignorancia y la vulgar pagana adoración a la absurda y deplorable inmediatez, empuja a jóvenes a entregarse a “fiestas” que son auténticas colmenas de propagación infecciosa del cruel virus. 


Fiestas clandestinas y aglomeraciones multitudinarias en playas, más alcohol y desenfreno emocional primitivo son los focos de propagación que atentan contra la salud pública nacional. 


Aludiendo a una falsa libertad dicen querer ejercer “su derecho” de jóvenes a “hacer lo que deseen”. Sería similar como argumento al: “Deseo cruzar una avenida cargada de tráfico con semáforo en rojo, ya que poseen “libertad de acción”. O lanzarse al seno de un caudaloso río con brutales rápidos sin saber nadar. Con el tonto argumento de “soy libre, hago lo que deseo”, la naturaleza le pasará una cruda factura en accidentes y eventual ahogamiento. 


La juventud en sí misma no es una virtud, si lo fuera sería una efímera cualidad que el tiempo deteriora velozmente. La libertad equivale ineludiblemente a responsabilidad de conducta y proceder, ya que nuestro libre albedrío finaliza cuando comienza el libre arbitrio de nuestros semejantes. El bien común es el norte a seguir. Sin la realización completa de una sociedad en imposible concretar nuestra propia dicha. El capricho no es libertad, es libertinaje e inconducta, ejercicio egoísta e inmaduro totalmente censurable. Proceder que será madre de mil infortunios.


Si a algunas personas les cuesta restringir su salidas de esparcimiento, ¿pensaron que tan penoso podría ser estar internado en un hospital o postrado por un proceder negligente o quizás ocasionar el fallecimiento de un familiar mayor?


Educar el corazón es fomentar la compasión y la solidaridad, desarmar los argumentos infantiles de los imberbes intelectuales, los que descreen de las vacunas y de su indiscutido poder preventivo. 


No confundir mafias de laboratorios con las salvadoras vacunas fruto de inteligencias científicas nobles, portadores de ALMAS generosas, consagradas a sanar a la humanidad. 


La prudencia sí es una virtud, al igual que la solidaridad y los pensamientos de bonanza y evolución. 


Saldremos de esta oscura noche con esfuerzos mancomunados, no con berrinches de “guapos de pelotero” que poco saben de llevar con trabajo y amor el mango a la mesa que haga morfar a la familia que amamos. 


                       Máximo Luppino

jueves, 7 de enero de 2021

OLAVARRÍA, ¿NEGLIGENCIA O ATENTADO?

 En la localidad de Olavarría, provincia de Buenos Aires, 400 dosis de la vacuna Sputnik V perdieron su cadena de frío, arruinándose completamente el tan preciado medicamento. 

Las preguntas abundan y las respuestas brillan por su ausencia. Sólo un sabor amargo profundamente decepcionante flota en el corazón de los ciudadanos que aguardaban ser vacunados en esos días. ¿Negligencia imperdonable o atentado criminal? Es la lacerante incógnita de fondo. 


Un concurso de torpezas y/o situaciones delictivas deliberadas se dieron concurso para deteriorar las tan necesarias vacunas destinadas al personal de sanidad del querido municipio. 


Cámaras de vigilancia que “convenientemente” no funcionaban, la consigna policial obligatoria no estaba presente, sumado que los grupos eléctricos de emergencia no fueron activados, más la información de la empresa prestadora del servicio eléctrico de la localidad que informó “que no se produjo corte en el suministro eléctrico” ¿Qué nos queda pensar? De todas maneras si se comprueba una acción deliberada para atentar contra el vital remedio, esto no exime de responsabilidad negligente a algunos miembros de la provincia de Buenos Aires por no cuidar responsablemente algo tan valioso para la salud de las personas. 


Eximimos de toda responsabilidad al señor gobernador Axel Kicillof, quien luchó denodadamente para adquirir vacunas para su provincia y que a estas hora se encuentra empeñado en saber exactamente lo ocurrido. Sí consideramos que hay funcionarios provinciales culpables, por lo menos de indolencia delictiva y que deben ser sancionados rotundamente.  


Demasiado esfuerzo le costó a la República Argentina adquirir las 300.000 vacunas de la Sputnik V, ante un universo político mundial que busca obtener y acaparar este muevo “ORO de laboratorio”, como para permitir semejante despropósito. Alberto Fernández, como demás funcionarios de salud de la Nación continúa arduas tratativas para obtener vacunas de diversos orígenes para lograr el bienestar de la población…  


De pronto se deterioran ni más ni menos que 400 dosis en un pestañeo imprudente e inaudito desde todo punto de vista. 


En cuanto al intendente de Olavarría, Ezequiel Galli, responsabilizó a la provincia del deterioro de las vacunas manifestando: “El cuidado de la Sputnik V es de incumbencia provincial”, olvidando que los beneficiarios de la vacuna son sus propios vecinos, argentinos todos más allá de cualquier latitud.  


El espíritu crítico rotundo y manifiesto de Galli, como miembro de “paladar negro” de cambiemos, fomenta especulaciones de todo tipo. Sus ácidos y destemplados tuits contra las medidas de cuidado sanitario dictadas por el presidente de la Nación y por el gobernador generan un incómodo manto de desconfianza sobre el osado intendente.  


Argentina carece de solidaridad política tanto como de vacunas que nos protejan del coronavirus. Aún existen dirigentes que parecen no comprender la profundidad mortal de la presente epidemia, la cual aún NO superamos y que el peligro reina monstruosamente en el seno de nuestra sociedad. 


¿Cuántas muertes más deben producirse para que algunos comprendan la profundidad de la crisis mundial? 




                    Máximo Luppino


Con la tecnología de Blogger.