ENTREVISTAS

Entrevistas de la Cuarentena

La pandemia del coronavirus puso al Mundo en cuarentena. Hecho singular para los habitantes del siglo XXI y que generó numerosas y disímiles situaciones.
Muchos la vivieron en sus hogares, pero muchos otros lejos de estos. Y de esas diferentes experiencias surgieron las “Entrevistas de la Cuarentena”.

NAN agradece especialmente a José María González Martens y a Alejandro Álvaro Domínguez por las gestiones realizadas para concretar las entrevistas en Europa y Asia.

  








Carlos Alberto Rodríguez
Oriundo de Ciudadela, provincia de Buenos Aires, desde hace 30 años vive en Paraná, provincia de Entre Ríos. Es empleado hace 27 años en una empresa multinacional del Parque Industrial.






¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
Desde el 17 de marzo en casa. Por la edad me enviaron a trabajar desde casa.

¿Cómo la vivís?
Al principio pensamos que esto era por un corto tiempo, pero con el pasar de los días nos fuimos acostumbrando y el tiempo lo fuimos pasando bien porque tenemos actividades personales en casa, junto con la tarea de oficina que realizó desde aquí.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
El mundo siempre está probando cosas nuevas. Y así como sucedieron otros hechos este fue uno de ellos.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Todo va a pasar como sucedió con todos los desastres mundiales.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Creo que no, las guerras, el hambre en el mundo y otras cosas hacen e hizo sufrir a la humanidad.

¿Y la Argentina?
Esto es un agregado. Ninguno de los gobiernos que tuvimos de facto o democráticos hicieron cambiar a nuestro país. Creo que es un problema de los políticos ya que ellos que tienen que cambiar las cosas lo hacen sólo para su conveniencia.

¿Qué te dejó esta experiencia?
 Cómo experiencia creo que fue algo que nunca pensé que podía vivir. Va a pasar como todo y luego será una historia y el mundo seguirá andando.




Carlos Consiglio
Hace algo más de tres años llegué a Merlo, San Luis, jubilado como profesor del Instituto Superior de Formación Docente Nº 42 de Bella Vista donde me desempeñé como Fonoaudiólogo durante 25 años. También como profesor de Fotografía en el Centro Cultural de Hurlingham durante 20 años (ambos en la Prov. de Buenos Aires). Tengo además como profesión la Kinesiología habiéndome especializado en la rehabilitación de accidentes cerebro-vasculares y desarrollando esa actividad durante casi 10 años. Merlo me recibió de manera muy hospitalaria y generosa  permitiéndome dar clases de tango, vitreaux y fotografía. Éste último taller lo dicté hasta diciembre del año pasado en el Museo Palmira Scrossopi habiendo pasado por el mismo más de 200 alumnos.

¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En mi casa…. Por suerte es bastante grande, lo que me permite desarrollar muchas actividades.  Extraño las visitas de los turistas sorprendidos por el gran estanque (30.000 litros de agua) poblado de peces koi multicolores y coloridas plantas (nenúfares, camalotes, amapolas de agua, lirios papiros,etc.)

¿Cómo la vivís?
¡Muy entretenida! Ya que entre otros hobbies, tengo la cría de peces, la jardinería, la acuaponia (que combina la hidroponía con la acuariofilia alimentándose de manera recíproca) ¡Con tantas actividades no tuve tiempo de aburrirme para nada! Además con las redes sociales estoy en contacto permanente con muchos amigos de acá y de Buenos Aires.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
Son tantas las noticias, versiones, denuncias, etc. que es difícil emitir una opinión…. No sé si algún día se sabrá el origen de este nuevo flagelo…. Creo que ahora deberíamos estar más enfocados en saber cómo va a terminar….

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Antes de salir la vacuna que sería el verdadero remedio, creo que se deberá apuntar a salvar a los contagiados…. A través del plasma, cóctel de medicamentos, fortalecimiento del sistema inmunológico, etc. 

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
¡Seguro!si pensamos en los últimos 20 años, ahora comparado con otras más lejanas en el tiempo, quizás…sólo que esta vez el mundo cuenta con más tecnología que en acontecimientos pasados…. Lo que supone un mejor pronóstico.

¿Y la Argentina?
Creo que podíamos haber salido mejor parados… desde escuchar de boca de autoridades supuestamente competentes : “la china está lejos”, “acá no va a llegar”, “tenemos un gobierno de científicos”,”estamos perfectamente preparados”… y ver que esto cada vez se pone peor… deja un sabor amargo,  porque después de 100 días de aislamiento volvemos a la etapa 1 y  tenemos que escuchar que “ahora sí que va a salir todo bien”.  Tuvimos la suerte de conocer lo que había ocurrido en el hemisferio norte y supuestamente deberíamos haber estado más preparados… pero noto un nivel de improvisación digno de un país del subdesarrollo.

¿Qué te dejó esta experiencia?
¿Dejó? ¡Esto todavía no empezó! ¡Está comenzando a colapsar el servicio médico hospitalario, mucha gente está sin trabajar hace más de 3 meses! ¡Veo un incierto y angustiante futuro para nuestro país!












Daniela Almeira
Lic. en Psicología, trabajando en el conurbano desde hace varios años. Feminista y humanista. 







¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En mi casa, en San Miguel (Prov. de Buenos Aires), junto a mi compañero, a nuestro hijo hermoso y a mis padres.

¿Cómo la vivís?
Con preocupación, con lo difícil de pensar en un virus que afecta a les más vulnerables, y que nos posiciona a todes como posibles blancos de la pandemia.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Me cierran bastante  las teorías conspirativas, esto es laboratorios y grandes potencias implicadas. Pobres murciélagos y pangolines, ¡no tienen la culpa de esta humanidad!

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Sinceramente no lo sé. Espero que uno mejor del que la realidad me muestra. Pero sé que es muy utópico pensarlo así. Espero que algunas cosas cambien, en relación al medio ambiente, a la igualdad de derechos y oportunidades. Creo que eso es lo que más desnuda este virus, quedate en casa y hacévideollamadas y gimnasia por Youtube, pero para eso tenés que tener tu casa, acceso a bienes, etc. Claramente no es lo que pasa en la mayor parte de la población.  

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Aparte del capitalismo, el machismo, la violencia, la destrucción del medio ambiente, el neoliberalismo, la desigualdad, etc... sí.

¿Y la Argentina?
Y la Argentina no escapa de ninguna de las pestes de la respuesta anterior. De todas maneras me parece que la reacción del Estado fue muy acertada, de protección, poniendo eje en tratar de ayudar a mayorías y minorías. 

¿Qué te dejó esta experiencia?
 Muchas cosas, tan diversas como cada persona que está viviendo está situación. Leí en una nota que era una de las primeras veces en que pacientes y profesionales, (en el caso de la nota psicologxs), estamos atravesades por la misma incertidumbre, miedo, angustia. Fue necesario repensarse, reacomodarse, vencer miedos y angustia para poder ayudar a otres. Para algunas personas, la cuarentena fue un espacio de pensamientos, de autoreflexión, de cambio. Para otras  fue motivo de violencias de todo tipo. Es una situación de encierro y temor que nos expone en nuestra mejor o peor versión de humanidad











Elba Gloria Godoy
Auxiliar en farmacia.







¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
Lo hago en mi casa y en el consultorio en donde trabajo. En San Miguel, provincia de Buenos Aires.

¿Cómo lo vivís?
Lo vivo con optimismo, apostando a que se tome conciencia del cuidado individual y  con la expectativa de una pronta solución. En el mundo los investigadores trabajan denodadamente para descubrir una vacuna, Dios quiera los ilumine. En ellos pongo mi esperanza.

¿Qué opinas de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
No estoy muy atenta a las informaciones, no sé bien su origen, sólo sé que existe e hizo de nosotros los seres más vulnerables.

¿Cuál creés o imaginas que será el desenlace?
Sólo sé que la pandemia puso al descubierto a las clases sociales más pobres y la cantidad de trabajadores en precariedad y para esto se tendrá que buscar soluciones a futuro.

¿Crees que es este el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va el siglo XXI ?
Para mí lo es, tal vez hubo algún otro problema pero no fue mi realidad. Es como estar en una batalla sin ver a nuestro oponente y causa temor.

¿Y la Argentina?
El COVID- 19 movió a nuestro país a una cuarentena y aislamiento social, para mí fue una acertada decisión de parte de nuestros representantes, esto hizo que no lleguemos a padecer los que otros países no pudieron controlar. En cuanto a la economía, nuestro país siempre estuvo en deuda con los bancos mundiales. Lo importante hoy son las vidas humanas sobre todo.

¿Qué te dejó esta experiencia? 
Cambiar costumbres sociales y hábitos en el cuidado personal. Pensar más en los pequeños detalles de la vida cotidiana, escuchar más, darle importancia a los vínculos y vivir menos acelerados. Ser más humanos.






Graciela Sánchez
Jubilada Docente de Escuelas  Públicas de Hurlingham. Militante de la vida, la Memoria, la Verdad y la Justicia.







¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
Estaba en mi departamento en Hurlingham la noche que se anunció la cuarentena,
inmediatamente tomé algunas cosas necesarias y me vine a la casa de mis padres en Morón, donde hay mucho para ocuparse, atender  y hacer. 

¿Cómo la vivís?
Tranquila. No me desespera. Realizo actividades que me distraen, estoy comunicada con todos los afectos. Aislamiento social no significa incomunicación. Al contrario, creo que estamos más comunicados ahora que antes, cuando nos podíamos desplazar.
Creo que es importante mantener los lazos sociales.  Mantener la fortaleza personal, a través de actividades que estimulen las funciones intelectuales, como así también atender a las emociones propias y la de nuestros afectos. Estar atentos. Solidarizarnos con quien nos necesita. Encontramos siempre la manera de estar presentes sin estar físicamente ahí. Atender a las expresiones del arte: la música, el cine, la literatura, los ensayos, la actualidad… estar conscientes del presente y darnos permiso para el disfrute en lo que se pueda y sepa hacerlo.Pero extraño mucho los abrazos.
 

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
Creo que la humanidad ha hecho estragos sobre la biodiversidad del planeta.
Que se han devastado especies: animales y vegetales. Que el contrabando de animales de un país a otro, unido a la falta de controles sanitarios, parece ser la causa de trasmisión de  virus desconocidos en esos espacios nuevos a donde fueron llevados. Esta comercialización,  la destrucción de los hábitats y  el cambio climático, fueron el caldo de cultivo para la aparición de nuevas enfermedades.
No creo en que el virus haya sido creado en un laboratorio. No dicen eso las publicaciones científicas.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace? 
La pandemia trajo dolor, muerte por miles, caída del producto interno en todos los países, más pobreza, desolación, más miedos y menos libertades, o libertades vigiladas.
Hay pensadores que opinan que se volverá con sistemas fascistas e individualistas  más fuertes, en el que la ciber vigilancia será moneda corriente.
Otros, que tenemos la oportunidad de refundar un nuevo orden mundial. SlavojZizek dice que “la nueva normalidad tendrá que construirse sobre las ruinas de nuestras antiguas vidas”.
Nos hemos dado cuenta que se necesita un Estado fuerte que dé contenido y continente a la salud, al sostenimiento de la economía, de las empresas, de los ciudadanos. Que el capitalismo individualista y meritocrático no pudo dar respuesta a la tragedia mundial de la pandemia. Que países del llamado primer mundo, salen al salvataje de empresas con capitales privados. 
Quedó demostrado que el capital financiero no sirvió de salvavidas ni tan siquiera actuó como un flotador para tomar aire antes del rescate o del hundimiento final.
Como decía Gramcsi, “Con el pesimismo de la inteligencia, optimismo de la voluntad… hasta vencer” tendremos que seguir militando por un orden con el acento puesto en favorecer a los más vulnerables, tengo la esperanza en que podamos lograrlo.

Creés que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
La guerra es una pandemia. Pero obedece a manos visibles, a políticas concretas de ciertos poderes económicos.Esta pandemia, creo, se debe a fuerzas invisibles que la naturaleza despliega por efecto de la desmesura de la actividad corrosiva del hombre sobre ella.Creo que tomado así, como que no se pueden predecir estas manifestaciones de la naturaleza, es el mayor problema que hemos padecido.

¿Y la Argentina?
Difícil de responder, porque de lo que me ha tocado vivir, la dictadura militar, el neoliberalismo de los 90, la crisis del 2001, el macrismo!!! no lo puedo mensurar todavía.

¿Qué te dejó esta experiencia?
Por ahora, me reafirma la posición que nos necesitamos todos, que nos tenemos que cuidar entre todos. Que los otros son tan importantes en vida, que de ellos también depende la mía. Que el individualismo y el sálvese quien pueda: NUNCA MÁS.








Gustavo Adrián Tapia
45 años. Empleado público estatal, ex docente de Fines (matemática e informática), analista programador y en pareja conviviente con Carolina (41 años) que padece cáncer de colon grado 3, madre soltera de Lola (3 años).





¿Dónde te tocó hacer la cuarentena? 
Con Carolina y Lola, en un ambiente que le alquilo a un amigo en Grand Bourg (partido de Malvinas Argentinas, prov. de Buenos Aires).

¿Cómo la vivís?
La cuarentena la vivimos día a día, a veces más relajado, pero siempre pensando en lo que "podría" pasar tanto con Carolina y su tratamiento de quimioterapia, como con Lola que justo había comenzado salita de 3 y lo disfrutaba mucho y ahora hacemos actividades con la maestra por el celular. Aparte también, todos los días pienso y rezo por mis padres (ambos de 65) y por mi hermana (42) que trabaja en un hipermercado. En definitiva, a veces la "vivo" muy tenso y estresado, obviamente tratando de disimularlo y siguiendo para adelante aunque cueste.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Son muchas versiones, desde el murciélago en China hasta el complot de EEUU y las superpotencias. Lo que más me extraña es que ningún "genio" de las universidades más prestigiosas del mundo, haya podido encontrar una cura para esta enfermedad siendo que el siglo pasado, con menos tecnología que ahora, se solucionaban más rápido. Hay mucha fakenews y las cosas que se publican oficialmente no suelen ser las correctas. 

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Creo que esto va para rato, no creo que este año se solucione algo, como tampoco creo que se encuentre la solución. Supongo que pasará a ser una "enfermedad" más con la que se tendrá que lidiar a diario y de generación en generación.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
El mundo padece problemas peores desde hace muchos años, el hambre, la pobreza, la sobrepoblación, la falta de agua, la esclavitud, etc, etc, este es un problema más dentro de todos esos, con los que tendremos que acostumbrarnos a convivir.

¿Y la Argentina?
El mayor problema que tiene el argentino es que no les importa el "prójimo". A esta altura de la cuarentena y con cientos de muertos, todavía hay gente en la calle sin ninguna protección, vecinos siguen haciendo fiestas y cumpleaños con mucha gente de todas las edades y cuando tratas de hacerles entender, la respuesta es siempre la misma "a mí nadie me dice qué hacer en mi casa" Cuando eso cambie, el país saldrá adelante con esta pandemia y en general.

¿Qué te dejó esta experiencia?
Aprendí a manejar mejor los gastos de la casa. Aprendí nuevos "neologismos" y a respetar mejor el cuidado de la salud personal. Pero la mayor experiencia, y lo mejor dentro de todo, es pasar este tiempo con Carolina y Lola, y la relación a distancia con mis padres y hermana, que todos ellos me dan fuerzas para seguir en cuarentena el tiempo que sea necesario.










María Cristina Kacmajor
Docente. Lengua y Literatura. Pensionada. Integrante del Serpaj zona norte





 ¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En mi casa junto a mi hijo, en José C.Paz.

 ¿Cómo la vivís?
Al comienzo con angustia einquietud, adaptándome y respetando todos los protocolos. 
Afortunadamente tengo un gran espacio verde, el cual disfruto, donde suelo tomar mates debajo de un hermoso árbol de Tilo, eso me distiendebastante.La tecnología hace posible relacionarme con mi entornode manera remota.
Respecto a lo social, con suma preocupación. Veo que hay grupos sumamente vulnerados que necesitan mayor consideración, trato de ayudar a resolver algunas cuestiones burocráticas que impidieron la llegada del IFE a algunos sectores.
Acompañola lucha pacífica de Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz, presidente del SERPAJ Argentina y de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) que hace años que sigue el camino de la defensa de los pueblos vulnerados.Así también, la lucha de las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, que son un pilar de nuestra democracia.
Fundador de"La Aldea Jóvenes para la Paz Pilar y Gral. Rodríguez”que es un programa de Educación para la Paz y los DDHH. Un gran esfuerzo de inclusión e integración de jóvenes en situación de extrema vulnerabilidadque merece todo el acompañamiento por su gran compromiso social.
Desde la(CPM), Argentina es el único país en el mundo que juzga los crímenes de lesa humanidad a través de la Justicia Federal. Esto nos habla de la importancia de resolver las causas de una manera justa y civilizada. Como bien dice Adolfo. “Hay que desarmar la razón armada”. 
El 2 de abril se cumplieron 38 años de la guerra de Malvinas la (CPM) realizó una mesa debate virtual para hacer un balance de la causa Malvinas que, desde una perspectiva en derechos humanos, retoma los reclamos históricos de los ex combatientes: memoria, verdad, justicia y soberanía. Y, en particular, el estado actual de la causa que investiga los crímenes de lesa humanidad cometidos en las islas.
En la Zona Norte, José C Paz, San Miguel y Malvinas Argentinas, funciona El Centro de Educación para la Paz, la No violencia activa y los Derechos Humanos de SerpajZN. Presidido por Antonio Fernández y Mónica Cuellar; desdeallí, se articulan los esfuerzos con otras organizaciones, por los derechos de los niños, niñas y jóvenes. Se trabaja a través de la capacitación y formación de los valores de la Cultura de Paz y Noviolencia tanto en el sistema formal (escuelas de la zona) como en el sistema no formal en los barrios y en la sede misma de trabajo.
También Serpaj - Pueblos Originarios.El Servicio Paz y Justicia de Argentina es una organización social, de inspiración cristiano-ecuménica, que tiene como finalidad promover los valores de la Paz, la Noviolencia y una cultura fundada en el reconocimiento pleno a los Derechos Humanos. Junto a los Secretariados Nacionales de Serpaj Brasil, Chile, Costa Rica, Ecuador, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Colombia, El Salvador y Uruguay, el Secretariado Nacional de Argentina conforma el SERPAJ-América Latina, quien, como organización de tercer grado, es miembro consultivo del Consejo Económico y Social de Naciones Unidas y es entidad consultiva de UNESCO.
En su sede principal,Piedras 730, CABA también está ubicado el Centro de Documentación, abierto a todo público, que apoya desde una amplia base computarizada de publicaciones y documentos de todo el continente, las actividades del SERPAJ y otros interesados.

¿Qué opinas de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Las versiones sobre el origen del coronavirus, son versiones... hay muchas y diversas conjeturas que me permiten pensar en distintas posibilidades, pero no hay una verdad revelada. Tengo en cuenta el daño que el hombre le hace al ecosistema, la deforestación, la contaminación de ríos y mares, extracción minera, fumigaciones agrotóxicas a los cultivos. En distintos estudios se han detectado restos de glifosato en el aire, en el agua y en los alimentos, mientras su incidencia es seriamente cuestionada desde el punto de vista toxicológico y ambiental.Para revertir tanto envenenamiento debemos terminar con este modelo y pensar en un cultivo que respete la naturaleza. Analizar una agricultura ecológica, en sus ventajas y sus desventajas. De esta manera no solo aumentaríamos la calidad y esperanza de vida de las personas, sino que le daríamos al planeta “Tierra” una oportunidad de sobreponerse a todo el daño que le hemos ocasionado y que evidentemente destruye y daña el medio ambiente.
Todo esto provocado indudablemente por los grandes intereses económicos, por su codicia y ambición.

¿Cuál crees o imaginas que puede ser el desenlace?
Incierto. Sin embargo, creo que algo estamos viendo. Una gran crisis económica mundial, social y política. Pueblos diezmados por las guerras, vulnerados, pobreza, discriminación, que debe llamarnos a la reflexión y pensar en qué mundo queremos vivir, es nuestra responsabilidad construirlo. Estamos al comienzo de un profundo cambio social y humano, en este sentido elijo la esperanza porque creo que “Un mundo mejor es posible” habrá que luchar por ello.

¿Crees que éste es el mayor problema que padeció el mundo a lo que va del Siglo XXI?
El Siglo XXI comenzó en el año 2000 y viene arrastrando violencias, guerras, armamentismo, desigualdades infinitas; pobreza, pueblos vulnerados; pocos ricos muchos pobres o sea inequidad a granel. Las 26 personas más ricas del mundo concentran más del 50% de la riqueza mundial y el año pasado su fortuna aumentó en un 12%, el equivalente a US$ 2.500 millones diarios, mientras la de la mitad más pobre de la población mundial se redujo en un 11%. (enero 2019)
Ya padecimos una versión del COVID- 19 en el año 2003 denominado SARS, además esta pandemiase irradió de una manera muy veloz y se propagó del mismo modo por todo el mundo, sin discriminación y eso la hace impactante. 
De todos modos, debemos seguir respetando rigurosamente, por ahora, todos los protocolos.
Según la OMS en unos meses se producirán unos 2.000 millones de dosis de vacunas y están analizando quienes serán los primeros en recibirlas. Tenemos por delante todavía un largo camino…

¿Y la Argentina?
La Argentina sufre como toda Latinoamérica y otras partes del mundo un feroz embate del neoliberalismo y una derecha despiadada. Que en nuestro país ha dejado una deuda descomunal e impagable; piensoque deberíamos revisar esta cuestión.Además de los derechos que nos han despojado como,por ejemplo, la ley medios que fue desarticulada por decreto del gobierno anterior, que nos permitía una comunicación más democrática.
También se desarticularon los procesos educativos de Conectar Igualdad que habilitaba el potencial pedagógico del equipamiento tecnológico, porque faltaba conectividad a internet, como una de las bases para su desarrollo. Es importante reconocer las oportunidades y desafíos que abre internet en estos tiempos. Pero hay que reconocer que los pilares del sistema educativo son nuestros docentes. Además, tener en cuenta las posibilidades de los jóvenes de acceder a su uso, de la cantidad de dispositivos relacionados con la cantidad de personas que lo necesitan, de cómo pueden o no adaptarse los espacios habitacionales a las necesidades educativas, entre otras innumerables situaciones específicas donde se entrelazan las enormes desigualdades de esta particular circunstancia que estamos atravesando.
Otro tema es la expansión de la minería que contamina el agua y aun habiendo leyes no son respetadas en su totalidad. En Andalgaláse encuentra una de las tantas minas de oro y de cobre más importantes de la Argentina. Empresas multinacionales tienen el permiso de explotación de estos yacimientos que pertenecen al estado catamarqueño, la Universidad de Tucumán y al Estado nacional. Un cálculo simple nos dice que la Alumbrera puede utilizar en un día la misma cantidad de agua que necesitan más de dos millones de personas. Y lo peor es que todo esto sucede en una zona donde el agua escasea.
Y otras deudas sociales como el hambre, la desigualdad, desocupación, vivienda, salud, etc.
Durante La gestión anterior ha habido miles de despidos; se han cerrado fábricas, empresas, pymes,esto profundizó una gran deuda social. No quiero olvidar que la pandemia del corona virus se extiende entre toda la población y, como siempre, los indígenas son los más afectados porque soportan las peores condiciones de vida y salubridad.
Ahora tenemos un nuevo gobierno con un presidente como Alberto Fernández que enfrenta una situación excepcional y considero que está tomando las medidas adecuadas y ha priorizado la vida y la salud de los argentinos. Debemos ser solidarios y acompañar las medidas dispuestas por el gobierno. Digo esto ante las manifestaciones de algunos medios, acostumbrados a manipular la opinión pública, sembrando dudas, desinformación, e incitando a manifestaciones en contra de la cuarentena, y de la intervención a Vicentín o en contra de todo lo que se les ocurre, para desestabilizar, sin tener en cuenta el riesgo que ello implica y acusando al ejecutivo de“totalitario”.He escuchado cosas increíbles en las protestas; me pregunto:¿Qué nos pasó?
El día que empecemos a confrontar “ideas” (izquierda-derecha, hombre-mujer, amor-odio, capitalista-comunista, proletario-burgués, mercado-Estado, anarquismo-socialismo, naturaleza-cultura, bárbaro-civilizado, fe-razón, ciencia-religión, liberalismo-socialismo, republica-populismo, etc.) tal vez, podamos construir en América Latina una alternativa más justa para afirmar la vida.
Enestos tiempos debemos ser solidarios, reflexionar y pensar en el bien común y colaborar en todo lo posible para superar esta enorme crisis sanitaria, social y económica.

¿Qué te dejó la experiencia?

En lo personal valorar la vida, mis seres queridos y la salud por supuesto.Es evidente que esta pandemia, como ya lo dije, deja al descubierto la enorme desigualdad social y un sistema de injusticias que domina el mundo; es hora que tomemos consciencia de ello y pensemos en el “otro”y honremos la vida.
Hay un modelo económico y social desolador, debemos cambiar el paradigma, resistir las injusticias, acompañara los más vulnerados, por el bien común y de la humanidad.
La historia puede ser construida desde el presente. Siento, pienso que, en estos tiempos difíciles que estamos atravesando, es imprescindible encontrarnos en la similitud., limar asperezas, reconocer diferencias, ideológicas, raciales y de género que nos habitan y a pesar de ellas encontrarnos en nuestra más profunda humanidad. Seamos más amorosos. Tal vez sea una utopía, pero, al menos debemos intentarlo.








María Elena Fiandrino
Orgullosa mamá de 5 jóvenes. Abuela de 2 princesas. Voluntaria en Cáritas. Jubilada docente. 




¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
Me tocó hacer la cuarentena en mi domicilio, en la ciudad de Santa María (ex San Miguel Oeste, prov. de Buenos Aires). Junto a mi hija más chica, ya adulta, que aún vive conmigo.
Como mi hija, Rosario, trabaja en esenciales y yo estoy de voluntaria en Cáritas, ninguna de las dos cumple con el encierro. Desde el comienzo del aislamiento, salgo de mi casa todos los días para llevar/buscar a Rosario del trabajo; y al menos 3 veces por semana, para cumplir con algunas tareas de asistencia. Siento esa responsabilidad sobre mí, así que intento cumplir con todo lo que indican los especialistas. Voy siempre con barbijo, con mi alcohol al 70%, y cuidando las distancias. 

¿Cómo la vivís?
En general, la vivo tranquila. Pero por momentos, con un sinfín de otras emociones que vienen y se van de acuerdo a las vivencias del día: sorpresa, tristeza, asombro, preocupación, enojo. 
Y también, extraño mucho a mis hijos y a mis nietas. A mis papás y a mis hermanos. No me conforman los msj ni las videollamadas.Si bien creo tener muchas respuestas al respecto, muchas veces me encuentro preguntándome, cómo hubiera vivido esto mi marido ya fallecido...

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
De refilón, escuché de la sopa de murciélagos… (emoticón que voltea los ojos); y me llegaron también muchos comentarios de conspiraciones … (emoticón de asombro). Pero me cuesta creer en eso. Mi profesión me enseñó que siempre existen múltiples causas, que nada es tan literal. Y además, me gusta ser respetuosa del que "se supone", sabe. Entonces, escucho a los médicos, infectólogos, epidemiólogos, especialistas en terapia intensiva, etc.
 
¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
No es fácil pensar cómo termina todo esto. Trato de ser optimista, porque es parte de mi personalidad. Pero creo que el desenlace no va a ser muy bueno. No estoy de acuerdo en el planteo del gobierno, economía vs salud. Pero lo puedo entender, porque tampoco quiero listas y listas de muertos por covid o con covid.
Y en este punto, me duele mi Argentina. Me duele la pobreza en la que están sumidos el 30% y más, de nuestros chicos y jóvenes. Me duele porque siempre me importó y traté siempre de involucrarme y dar mi aporte. Pero principalmente me duele, porque soy peronista; y en los 36 años de democracia que llevamos, 24 fuimos gobierno (en la provincia de Buenos Aires, lo fuimos durante 28 años). Y sin embargo, no tenemos otra posibilidad de enfrentar esa pandemia, que no sea con esta cuarentena estricta… 
En este punto, no creo que toda la culpa la tenga la pandemia. Cuando le decís a una pyme o a un comercio de ciudad que saque un préstamo para paliar sus dificultades (pagar sueldos o pagar impuestos), mientras a otros sí les das un monto de dinero que no tienen que devolver, creo que no estás siendo justo.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
¡No!Creo que es un problema muy muy grave. Pero la desigualdad, la pobreza, la violencia estructural en las familias, la cuestión ambiental, y los millones y millones de bebés que mueren por el aborto,  son también problemas actuales. Ocurre que no siempre se permite su visualización. Los medios de comunicación tienen una ideología que les marca agenda. Es difícil luchar contra eso.

¿Y la Argentina?
La Argentina no es ajena a estos problemas. Cómo país emergente (emoticón de incredulidad), los gobiernos corruptos e ineficientes que se sucedieron en nuestra historia con y desde el último golpe de Estado en 1976, no supieron o no quisieron solucionar o al menos morigerar dichos problemas. ¡Y aquí estamos! Ahora además, Argentina, se suma a la agenda del FMI, de la OMS, del Banco Mundial, e incluye el aborto entre sus prioridades...

¿Qué te dejó esta experiencia?
Siempre intento ver lo bueno en las cosas que me pasan. A nivel personal, Dios me regala la posibilidad de ayudar y estar en algo así como una pequeña batalla, no en el frente  con enfermos (honor y gloria al personal de salud en todos los ámbitos), sino atrás, con otras personas que también necesitan asistencia. 
Y como a todos, este tiempo de lejanía física con mis seres más queridos, me hace soñar y proyectar encuentros, abrazos y lágrimas, pero de alegría.






Sofía Saulesleja
Antropóloga, docente y educadora popular y comunitaria.





¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
Me tocó hacer la cuarentena desde sus inicios en Salamanca, España. Me encontraba allí estudiando con una beca desde el 2019. Estuve en cuarentena estricta desde el 15 de marzo hasta el 1 de mayo, día en que empezamos a tener salidas recreativas sólo con un conviviente y organizadas por franjas horarias y etarias. Luego de tres semanas (y entrando en el verano) pasaríamos de fase, abrirían algunos comercios y servicios y ya podíamos reunirnos con hasta diez personas.
El 27 de mayo me avisaron que podría regresar a nuestro país, así que aquí estoy, en San Miguel, Conurbano Bonaerense, luego de haber cumplido los 14 días de aislamiento total, viviendo nuevamente otra cuarentena, en un contexto distinto, por supuesto.

¿Cómo la vivís?
Como comentaba, viví los dos meses de cuarentena en España y ahora estoy en Argentina. El cambio en España fue abrupto, se demoró bastante en iniciarel confinamiento y pasamos de estar en la “vieja normalidad” a vivir con las fuerzas de seguridad en las calles. Los sistemas sanitarios se colapsaron al cabo de unas semanasy la cuestión de la privatización de la sanidad quedó en la mira.  
Durante el primer mes y medio el ruido de las ambulancias era constante: los contagios diarios eran cerca de 100 y morían de a 10 personas en una provincia de 300 mil habitantes.Fue realmente duro estar lejos de Argentina y en uno de los epicentros de la pandemia. Mi situación particular no era complicada, pero sí la de las personas migrantes irregulares con quienes estaba en contacto cotidiano. Intenté dar una mano como pude. La pandemia acentúo las desigualdades sociales en todo el mundo, claro está.
Ahora, a fines de junio nos acercamos hacia el pico en Argentina, pero luego de 3 meses de cuarentena. Personalmente creo que en nuestro país se está actuando de la mejor manera desde el gobierno, pero es innegable que nuestra economía (y nuestros sistemas sanitarios, por supuesto) llegan muy debilitados al momento de la pandemia. 
Agradezco que las decisiones políticas bien tomadas hayan llevado a recuperar el Ministerio de Salud, por ejemplo. Habrá que pagar costos muy altos, además de las vidas que el virus se está cobrando, pero podría haber sido peor si hubiéramos tenido un gobierno neoliberal. Tenemos muy cerca el ejemplo de Brasil.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Me interesa más lo que generó en las sociedades, que las versiones en sí. Me pareció muy elocuente que en España se buscara enseguida culpabilizar a “los chinos” por comer animales que en Europa no comen, por ejemplo. Otro punto interesante fue que semanas más tarde las/os europeas/os experimentaran ser “estigmatizadas/os” y “rechazadas/os” (Italia y España durante marzo quedaron en la mira), mientras que en los últimos años venían responsabilizando a los países subdesarrollados de contagiar sus enfermedades.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Deseo creer que, para el próximo invierno del hemisferio sur, contaremos con una vacuna. Existen quienes creen que una vez que nos recuperemos, el mundo volverá a la normalidad, con todas sus sombras.  Yo creo que nos quedará una fuerte crisis económica, y que probablemente parte de los movimientos migratorios o turísticos se transformen, sobre todo si llegara a haber un rebrote en el invierno europeo. Me permito ser esperanzada y considerar la posibilidad de que los Estados revisen la situación de sus sistemas de salud pública.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Me cuesta afirmar que la pandemia en sí misma sea el mayor problema “del mundo”, sería demasiado sesgado (y etnocéntrico, tal vez) y no me atrevo a hacerlo.Creo que la pandemiaevidenciauna grancrisis del capitalismo. Ya no hay duda de la contradicción existente entre situar al capital en el centro,y la sostenibilidad de la vida. Esa “normalidad” es destructiva de nuestras vidas, y es un problema muy pesado en casi todas las sociedades del mundo.

¿Y la Argentina?
Si, seguramente es el problema de mayor magnitud de nuestro país en lo que va del Siglo XXI, porque es generalizado y al serlo, agudiza la situación de desigualdad.

¿Qué te dejó esta experiencia?
La inquietud sobre lo esencial. Sobre qué aportamos al mundo.La necesidad de revalorizar una vez más lo público y a las y los trabajadoras/es esenciales.La certeza de que el miedo alimenta las acciones de odio, y quela solidaridad aumenta en situaciones de conflicto entre quienes ya la practicaban.









Vivian Likay
Profesora de educación física, instructora de RITMOS, Organizadora de eventos.






¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En mi casa en Mar del Plata.

¿Cómo la vivís?
Tuve todo tipo de sensaciones, pasé por miedos, angustias, indiferencia, depresión, alegrías, valorar, creer, no creer, altos y bajos, osea de todo.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Ya no sé a quién creerle. Lo de China queriéndose empoderar económicamente ante el mundo me cierra bastante.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Lo que venga no va a ser bueno… pero el humano tiene la capacidad de poderlo todo. Creo en la superación, pero va a ser duro. 

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Sí.

¿Y la Argentina?
Sí, pero acá estamos acostumbrados a las crisis.

¿Qué te dejó esta experiencia?
Lo siento como un año perdido.Viví personalmente lo terrible que es quedarse sin proyectos.

















Adriana Topa
Profesora de Historia, cursante de la Maestría en Historia Contemporánea en la UNGS, mamá, ama de casa.






¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
La cuarentena la estamos pasando en casa, digo pasando porque no estoy sola. Vivo con mi pareja, Carlos, también profesor de Historia y con mi hija Ximena, que volvió a casa por otras razones y trabaja Home Oficce.

¿Cómo la vivís?
Las circunstancias son bastantes complejas para este momento particular. Perdí a un hijo hace unos meses, lo que me llevó a una licencia por psiquiatría, consultas con una psicóloga, terapia con grupos, etc. No sé si el encierro me llegó para mal. En realidad no suelo quejarme de estar en casa, el problema es que ya no puedo asistir a los grupos de ayuda, la consulta con la psicóloga es por teléfono y al psiquiatra lo veo de lejos, jeje. En un primer momento trate de llenar espacios con lo que había a mano, ordenar la casa, el jardín, las plantas. Luego fuimos por las comidas, postres, tartas, etc. Ahora estamos con el reciclado y la pintura y cambios en los ambientes. La verdad es que tengo más miedo de estar afuera que adentro. Para nosotros es difícil porque estamos dentro del grupo de riesgo, Carlos es asmático y tiene otros problemas de pulmones deprimidos, yo tengo algunos problemitas del corazón, la presión y, fumo, así que queremos cuidarnos y lo hacemos. Salimos lo justo y necesario, el lavado de manos, el alcohol desinfectando lo comprado, los barbijos, la ropa al lavarropas se transformó en lo de afuera. Adentro, seguimos normal, porque mi pareja tiene sus momentos de trabajo desde casa, al igual que mi hija. Lo  único que no es normal es la pérdida de mi hijo, y hace un mes de mi sobrino. Esas son cosas que marcan el ritmo, no siempre, a veces.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
Suelo ver todos los informativos de televisión, no sé qué es verdad y qué es mentira con respecto al origen, lo que sí sé es que es muy peligrosa, las personas se mueren, no hace falta decir que más vulnerable sos, más riesgo corres. Nosotros tenemos trabajo y sueldo, pero hay muchas personas que no, muchos de los alumnos comían en la escuela y, en algunas escuelas, hasta se les proveía de ropa, zapatillas, útiles escolares, etc. Esa gente la pasa mal, no hace falta ver el noticiero para saberlo. Una de las hijas de mi pareja quedó sin trabajo, es artesana y con eso más una beca de la universidad se bancaba sola, ahora está en la lona. Otro de los hijos está trabajando sólo 4 horas, desde ya que perdió todo lo que le pagaban de presentismo, viáticos y, ni hablar de las sumas no registradas.
Si este virus fue creado en un laboratorio como un arma, es tan letal como si fue una mutación entre un par de animales que sirvieron de cena a unos chinos. Para el caso doméstico da igual, si pensamos que hay un país que tiene el poder de desarrollar este virus y expandirlo a nivel mundial y, sin ninguna vacuna que inmunice… Bueno estamos en otra guerra mundial, más silenciosa, pero muy letal.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
No creo que este año nos encontremos con una vacuna, si con muchos infectados, llegará el momento en que nos infectaremos si tenemos que salir de casa y estar en contacto con otros. De todas maneras, lo que llamamos normal, ya no existe. La normalidad es otra, el miedo queda, las prevenciones, lo más loco es que vivimos una vida regulada, hay algunos que cuestionan, otros que se revelan, pero son más los que acatan. Así que nuestra “normalidad” vendrá, tal vez, con barbijo y distanciamiento.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Creo que esta pandemia marca el comienzo de algo, siempre son momentos nefastos, no es la única pandemia en el mundo, se pasó por varias. Si había alguna amenaza de guerra mundial, creo que esto borró del mapa lo que se creía. Ya no habrá movimiento de tropas, armamento sofisticado, misiles, nada… Un virus, ya está.

¿Y la Argentina?
En nuestro país, con un nuevo gobierno, que venía a arreglar “los desarreglos” de un caprichoso e inoperante creo que la llevamos bastante bien. Se nota que existe el consenso en las decisiones y las ganas de salir adelante. Es un país del tercer mundo el nuestro y nuestros gobernantes están tomando mejores o más sabias decisiones que muchos gobernantes europeos, ni hablar de americanos.

¿Qué te dejó esta experiencia?
Cosas tristes y un aprendizaje doloroso. No puedo creer que esto esté pasando, no poder ver a mis nietos, ya que no puedo ver a mi hijo y jamás lo podré ver. Miedo a estar con otros, cerca de otros. Dolor, por las personas que pierden a sus seres queridos y no pueden ni despedirse. Miedo a que mi hija o algunos de mis hijastros contraigan el virus y todo salga mal. Miedo de retomar las clases, de estar con los chicos en la escuela otra vez. Dolor por todos los que perdieron su trabajo y la ayuda llega a cuentagotas… Hasta ahora, eso me está dejando, miedo y dolor.









Alejandro Wald
Docente. Profesor de Educación Física en escuelas primarias y secundarias del Partido de La Matanza. Estudiante de la Licenciatura de Educación Física en la Universidad de La Matanza (UNLAM). 





¿Dónde te tocó hacer la cuarentena? 
La cuarentena me toca pasarla en mi departamento en la ciudad de Villa Luzuriaga, provincia de Buenos Aires.

¿Cómo la vivís?
La cuarentena es una respuesta social, con fundamento en lo sanitario, para contener el contagio del virus. Es lo que nos toca vivir y depende mucho de la actitud que cada uno de nosotros ponga para vivirla bien, mal, con angustia, resignación o como una oportunidad. 
Dicho esto, trato de vivirla como una etapa más de la vida. Con cosas a favor y cosas en contra. Pudiendo hacer cosas distintas y no pudiendo hacer otras. Como cualquier etapa de la vida que me tocó vivir. 
Siendo profe de Educación Física trabajo mucho tiempo para poder adaptar mi tarea armando trabajos prácticos con la intención de que los chiques comprendan lo importante que es la actividad física para la salud. Sobre todo, cuando tenemos que pasar la mayor parte del día en un espacio pequeño y no muy conveniente para realizar ejercicios físicos. 
En lo personal me siento un privilegiado. Tengo mi casa, mi trabajo, puedo comprar tranquilamente lo que necesito y tengo mis afectos que me acompañan.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Como dijo el poeta: “En este mundo traidor, no hay verdad ni mentira, todo es según el color del cristal con que se mira” y agregaría que en este mundo postmoderno cada uno escucha lo que quiere escuchar y hay versiones para todos los gustos. 

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace? 
El desenlace será cuando se descubra la vacuna y se pueda aplicar en todo el mundo. Todo lo que suceda antes es el desarrollo, el durante.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI? 
Creo que es el mayor problema sanitario del siglo, de aparición imprevista. Hay muchos otros problemas que se vienen arrastrando desde hace años de tipo económico, social y como consecuencia también sanitaria.

¿Y la Argentina? 
Es lo mismo. En la Argentina se repiten algunas situaciones iguales al resto del mundo, algunas en mayor medida y otras en menor medida.

¿Qué te dejó esta experiencia? 
Esta obligación de aislamiento social, en lo personal, reafirmó mi decisión de tratar de vivir más con lo esencial y menos con lo superfluo. Tanto en lo intelectual, en lo afectivo, como en lo económico. Tratar, cosa que no siempre se logra, de estar lo más alejado posible del consumismo. Y en lo colectivo, creo que nos permite ver con más claridad cuáles son las reacciones que tienen las personas ante una situación límite. Y es algo que sirve mucho para saber elegir.









Bruno Baschetti
Concejal de San Miguel por el Frente de Todos. Integrante de Peronismo Militante. 







¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
Me tocó hacer la cuarentena en mi casa, en San Miguel, Provincia de Buenos Aires.

¿Cómo la vivís?
La vivo como una nueva experiencia, al igual que todas y todos. Organizándonos en el hogar y en el trabajo de manera distinta. Tratando de que mis hijos, que son chicos, no lo sufran demasiado. Pero dentro de las circunstancias la venimos llevando bastante bien con la familia.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
Creo que hay que ser muy cautos en el tema. Estamos ante un virus que ya se ha llevado más de 400.000 vidas en todo el mundo. Hablar sin pruebas concretas en la mesa sobre el origen del Covid-19 es irresponsable. En el caso de las acusaciones cruzadas entre países que son potencias mundiales, pareciera un tema ligado a disputas geopolíticas, porque, vuelvo a insistir, nadie puso pruebas concretas sobre la mesa. Algunos científicos aseguran que el origen es natural, si es así no sería la primera vez que una peste invade el globo. Lo que sucede es que las generaciones que hoy habitamos el planeta no lo hemos vivido nunca. Por eso es una experiencia tan excepcional. 

¿Crees que es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Sin lugar a dudas, porque es de vida o muerte. Hemos tenido y tenemos problemas profundos en todo el mundo. Económico, por ejemplo, el 1% del planeta concentra el 82% de la riqueza global, lo cual es una locura desde todo punto de vista, y las estadísticas indican que se avanza hacia una mayor concentración de capital en pocas manos. Crisis de valores, que también es global lamentablemente, los valores materiales han pasado a ser el centro del interés humano, reemplazando a los espirituales. Crisis ambiental, que también es de vida o muerte, porque este planeta es la única nave espacial con la que contamos los seres humanos, pero al ser a mediano y largo plazo el daño, no se contempla este problema como se debiera por la humanidad. Pero en términos del ahora, sí, es el mayor problema que nos toca padecer y enfrentar.       

¿Y la Argentina?
Argentina ha reaccionado adecuadamente. Lo cual nos ha ahorrado miles de vidas. Noto una conciencia ciudadana muy fuerte al respecto. Se puede decir que la dirigencia y el pueblo argentino han estado a la altura de las circunstancias en términos generales. Aunque, por supuesto, siempre hay excepciones de ciudadanos inconscientes o insolidarios, que por suerte son una ínfima minoría. Pero también de políticos que esperan con ansias la post cuarentena y piden apertura, y ahora se preocupan por la economía. Están pensando en su ombligo, en cómo sacar ventaja. Por suerte también estos son minorías más ligadas a ex funcionarios que han fracasado en los gobiernos nacional y provincial anteriores.

¿Qué te dejó esta experiencia?
Creo que todavía seguimos absorbiendo cosas. Pero lo más notable como enseñanza es que nadie se salva solo. El otro, el prójimo, es importante y es el centro de la cuestión. Si todos entendemos esto seguramente saldremos de esto más enriquecidos como sociedad.










Carlos H. Jiménez
Abogado. Trabaja para el GCBA y además tiene un Estudio que comparte con unos socios.








¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
Acá en casa, en el Barrio de Congreso, CABA, con mi señora que es docente y mis hijos, uno terminando la primaria y la otra termina la secundaria.

¿Cómo la vivís?
En  una experiencia nueva para la familia, esto de estar juntos todo el día. Tratamos de organizarnos con las cosas de la casa. Yo me ocupo de salir a la calle, pero también debo decir que me estoy involucrando más con la comida y en ocasiones con las tareas de los chicos, aunque ellos se manejan en forma independiente, me están enseñando muchas cosas. 

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
He leído algo, pero no veo que haya un acuerdo respecto del origen del mismo. Creo que debería ser importante para determinar los cauces a seguir,  para evitar los efectos dañinos en caso de que vuelva a repetirse un virus de las características tan letales como este. Creo que debería ser una prioridad fundamental de los Estados y los organismos internacionales.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Es difícil imaginarse el desenlace, cuando todavía estamos atravesando los efectos y consecuencias que nos trae en la vida diaria y en nuestra organización social. Tampoco sabemos cuáles serán las secuelas que dejará a las personas que fueron contagiadas y que han podido curarse u obtener el alta 
Se supone que la humanidad ha logrado llegar a un avance que permita combatirlo y lograr la tan ansiada vacuna, esperemos que cuando se logre eso, los Estados puedan ponerse de acuerdo y que todas las naciones tengan acceso a la misma en igualdad de condiciones, sería lamentable que se especule con ello, pero no soy muy optimista al respecto.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
No estoy seguro, al parecer por la forma en que ha irrumpido, tiende a ser uno de los más graves problemas, pero creo que la humanidad ya tiene males endémicos que debería combatir y que no admiten distracción,  tales como la pobreza, la marginación social y ese proceso destructivo de la naturaleza y el  medio ambiente. Lamentablemente no veo que haya mucho entusiasmo, ni energías en erradicarlos.

¿Y la Argentina?
En este contexto, Argentina hace lo que puede,  con lo que tiene, con lo que dejó un gobierno que destruyó, la economía, la salud,  el trabajo y agudizó los niveles de pobreza. 
Si bien me parece un gesto muy apreciado,  el hecho de que el Presidente ponga de manifiesto que priorice la salud de la población por encima de la cuestión económica, lo cierto es que los problemas económicos no surgieron con la pandemia sino que se agudizaron y los instrumentos para paliarlos, aunque se declamen como certeros, no resultan suficientes. 
En las actuales circunstancias el monto del IFE luce bastante raquítico y contrasta con la ayuda económica que se les da a las grandes empresas que en su mayoría se enriquecieron a lo largo de estos años y fugaron divisas al exterior. Se auxilia a aquellos que decían que el Estado estaba sobredimensionado y que había que achicar los gastos y ahora recurren a ese mismo Estado que ellos atacaban, mientras que otros vastos sectores del pueblo y de una clase media también empobrecida, sufren con más fuerzas las consecuencias de esta crisis. 
Me parece que el gobierno toma medidas con mucha timidez. Es una situación excepcional que obliga a tomar decisiones excepcionales. En ese contexto,  se impondría un impuesto a las grandes fortunas. En otros países, y no precisamente países que se tilden de socialistas, lo han propuesto como una medida sería para salir de la crisis.  Pero acá eso parece muy lejano y hasta utópico. 

¿Qué te dejó esta experiencia?
Bueno, todavía la pandemia se encuentra en curso, por lo cual sólo puedo sacar algunas aproximaciones. Queda en claro que nos hizo parar el ritmo acelerado de vida y nos permite reflexionar un poco sobre lo que está pasando 
Me deja la certeza de que el motor de este país, como de todos los países, son los trabajadores que le ponen el hombro a esta crisis sanitaria y económica, a los desmanejos de los distintos gobiernos, son los que día a día, con su esfuerzo cotidiano hacen que todo se desarrolle, y que sin embargo no son lo suficientemente valorados, son los que le ponen el cuerpo a la pandemia al punto de arriesgar sus propias vidas, los que producen los alimentos,los que nos transportan, los que trabajan en los supermercados y también los que nos traen la comida. Muchos de esos médicos son monotributistas y mantienen una situación de precariedad laboral al igual que los chicos y chicas de las aplicaciones, que ni siquiera tienen una ART. que los respalde.
Creo que esta Pandemia puso al desnudo muchas desigualdades, muchas miserias y  otras tantas injusticias, ojalá que no seamos indiferentes a lo que está sucediendo a nuestro alrededor, que  seamos más solidarios, más responsables y sepamos valorar a quiénes realmente valen la pena.






Cecilia Spurio
Trabajadora social, especializada en violencia familiar. Hace un poco más de 16 años se desempeña como perito en un juzgado de familia en la provincia de Buenos Aires. Está casada y tiene un hijo de 21 años.



¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En mi casa, en San Miguel (Prov. de Buenos Aires)con  mi familia, formada por mi esposo y mi hijo.

¿Cómo la vivís?
Bastante bien, dentro de todo lo malo que es no poder hacer tu vida normal.Si bien no tengo una casa super grande, cada uno pudo encontrar su espacio para estudiar o trabajar sin molestarnos. Tratamos de cumplir con nuestros trabajos y responsabilidades individuales y somos muy respetuosos de lo que hace el otro para no molestarlo. Creo que esto es fundamental para poder llevar una convivencia armónica, y que nadie colapse. Tengo la suerte de poder contar con un espacio verde lo que me permite estar al aire libre sin necesidad de salir. No puedo quejarme, sería injusto si lo hiciera y con poca sensibilidad social. Hay gente que la pasa mal, ya sea por la falta de espacio físico, o porquese han quedado sin trabajo o un ingreso  reducido. 
Soy una persona tranquila, intento no desesperarme y menos por cosas que no puedo manejar o que no dependen de mí. Intento vivir de un día a la vez y así, casi sin darme  cuenta,se pasaron 3 meses de aislamiento.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
Creo, después de haber leído y escuchado a médicos e infectólogos que el virus mutó de otro corona virus que ya había y que ha sido el murciélago quien lo propago al ser humano tras haberse propagado al principio desde algún animal.  

¿Cuál crees o imaginas que será el desenlace?
Creo que el desenlace ya lo vimos en muchos países, miles de personas muertas y con economías complicadas. En el caso de Argentina me imagino que recién volveremos a salir en agosto. No creo que tengamos la misma cantidad de personas fallecidas que en España o Italia. Pareciera que a nivel gubernamental la pandemia se estaría pudiendo manejar y que la atención podría llegar a todos. Entiendo que de la pandemia vamos a poder salir más o menos bien, pero económicamente el país va a quedar devastado. Como cuando se termina una guerra.  Veníamos muy mal con una economía que se desplomada (aumento de inflación, desempleo y mayor pobreza) y esto fue el golpe final. Creo que al presidente le han tocado dos desafíos enormes: el problema económico, donde estaban en pleno diagnostico cuando llego el covid 19 a la Argentina y luego está pandemia donde lo económico pasó a un segundo plano.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Sí, totalmente. Creo que esto tuvo una magnitud impensada. Este año quedará en la historia mundial. Sera el año del covid, donde  las futuras generaciones van a estudiarlo en los libros de historia como el virus que arruinó países enteros y mató miles de personas.

¿Y la Argentina?
Un poco te lo contesté antes, creo que teníamos un tremendo problema económico y a eso se le sumó el Covid. Que lejos ha sido el mayor problema que hemos tenido sobre todo porque causa la muerte de muchas personas y porque logra sacudir hasta las  economías más fuertes.

¿Qué te dejó esta experiencia?
Que tengo una buena salud mental ¡!! Jajaja Pero hablando seriamente creo que es en estos momentos donde nos damos cuenta cómo estamos emocionalmente y cómo nos sentimos, qué nivel de tolerancia y empatía tenemos con el otro. 
Además, la vida se puede dar vuelta de un momento a otro y cambiar tu realidad sin más, sin pedirte permiso, y tenés que ver cómo te las arreglas. Obvio que cada uno la va  a poder enfrentar de acuerdo a los recursos que tenga, no solo económicos, sino también emocionales, cognitivos. Esto de que la pandemia nos afecta a todos por igual¡no es cierto!!!!!!.a los sectores mas empobrecidos y con recursos precarios los afecta muchísimo más. ¡No hay ninguna duda de eso!








Eduardo Morelli
Docente. Profesor en Historia y Cs. Sociales









¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En mi casa, en Hurlingham (prov. Bs. As.) junto a mi familia.

¿Cómo la vivís?
Ahora bien, acostumbrado. Al principio fue duro porque nos obligó a cambiar ciertos hábitos como el trabajo, la visita a familiares y amigos, etc.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
Me llama la atención aquellos que dicen que salió de un laboratorio con la intención de reducir la población o cosas por el estilo. Me parece que estas teorías están tomando cada vez más fuerza y es muy preocupante.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Me parece que estamos ante una nueva era y, aunque creo que esto se va a resolver tarde o temprano, van a aparecer otras formas de reducción o control poblacional.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Puede ser, pero esta pandemia dejó al descubierto que este sistema que privilegia la economía antes que la salud no puede sostenerse. 

¿Y la Argentina?
Creo que este gobierno va a quedar en la historia como uno de los pocos (sino el único) que tomó las medidas necesarias y a tiempo para preservar la vida de muchísimas personas. Basta con ver los resultados en la mayoría de los países como EE.UU, Brasil, casi toda Europa, etc.

¿Qué te dejó esta experiencia?
La verdad que no puedo creer que haya gente que agigante tanto la grieta entre los que más y los que menos tienen en estos momentos donde todos tenemos que unirnos para combatir esta situación. La falta de solidaridad de un sector minúsculo de la sociedad, que encima juegan con la salud de la mayoría de la población, me parece detestable. Pero bueno, en la historia tenemos demasiados ejemplos de la arrogancia de esta clase respecto de los más vulnerables.









Enrique Horacio Lucífero
Técnico industrial, constructor, especializado en montaje de industrias y sistemas de vigilancia.







¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
La cuarentena en la primeraetapa la realicé en mi domicilio y luego con salidas eventuales laborales.

¿Cómo la vivís?
Con esperanza y ansiedad, soy una persona que disfruta de las reuniones de amigos.

¿Qué opinas de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Creo que se sabía de un tiempo antes y que no se difundió por intereses, se les escapó y no lo pudieron controlar.

¿Cuál crees o imaginas que será el desenlace?
Muchos decesos, e incertidumbre para el futuro, y un aprendizaje en lo que concierne a lo político y social.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Sí, y la falta de conciencia social.

¿Y la Argentina?
No, creo que lo peor fue haber tenido un gobierno de 4 años de cipayos y estafadores de la Argentina.

¿Qué te dejó esta experiencia?
Cuando termine un replanteo de prioridades, y  una nueva evaluación de las cosas importantes.






Érica Bustos.
Psicóloga Social, Operador socio-comunitario en salud y actualmente estudia una tecnicatura universitaria en salud. Trabaja en un laboratorio y consultorio médico. Está casada y tiene dos hijos.



¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En mi casa en San Miguel, Bs. As., junto a mi familia.

¿Cómo la vivís?
Desde que se decretó la cuarentena estoy con licencia por ser parte del grupo de riesgo, vivo el día a día con sentimientos encontrados de incertidumbre, ansiedad y esperanza de que en cualquier momento asome un rayito de luz sobre el horizonte. Tratando de mantener las rutinas de sueño, alimentación y actividad física, hablando con amigas y familiares queriendo traspasar por el celular a abrazarlos y besarlos…cosas de locos. Reinventarse con las clases de zoom no fue tarea fácil, pero con práctica van saliendo mejor. Es una adaptación activa continuamente desde que me levanto hasta que me acuesto, las personas de más de 40 nos cuesta la tecnología, al menos lo digo por mí.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
Sinceramente corren tantas versiones que no sé qué creer, pero la que se acerca más a mi pensamiento es la de contagio entre animales. Ojala que así como apareció este virus también aparezca pronto la vacuna.

¿Cuál crees oimaginás que será el desenlace?
Lamentablemente el sistema de salud  está colapsado ya que la gente es incrédula, inconsciente y no se da cuenta que este virus puede ser silencioso y no presentar síntomas. Este virus está cambiando el mundo, la manera de relacionarnos no va a ser la misma. Vamos a tener que adaptarnos a los cambios hasta que puedan encontrar una solución, hoy en el aquí y ahora distanciamiento social.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
No, desde una mirada social claramente no. Siempre estuvimos marcados por las desigualdades, la ignorancia, ambición y el egoísmo que trajo aparejado las guerras, la pobreza, el hambre y las enfermedades a nivel mundial.

¿Y la Argentina?
Estamos bastantes complicados, la pandemia dejó al descubierto un sistema de salud desbastado, sin insumos, sin herramientas y sin protocolos para hacer frente a semejante caos.  Todos se llenan la boca diciendo, yo hice esto, compre aquello y hoy es triste ver que los ponemos al frente de una batalla sin armas, sin nada y los dejamos (médicos y enfermeras) a la deriva.

¿Qué te dejó esta experiencia?
Que tengo que aprovechar al máximo mí tiempo, disfrutar de los seres queridos, de hacer cuanto de mí dependa por el prójimo como hasta ahora y enfocarme en ayudar al que menos tiene porque es ahí en donde se hace la diferencia.



Javier Romero
Periodista, docente y analista de medios. Conductor en AM 530 La Radio de las Madres. Director de “El Diario de Morón”. Director de Enorsai. Titular de Cátedra de Narrativas Digitales en la Universidad Nacional de La Plata. Intervino en los principales programas de Investigación periodística de la Argentina como Día D, Detrás de las Noticias y Telenoche Investiga. Fue autor de Vale Todo, la biografía no autorizada de Daniel Hadad, el titular de uno de los principales holdings de la prensa argentina. Trabajó en varias radios y televisoras comunitarias. Su personaje “El Profe Romero” popularizó el análisis de los medios en la TV abierta.

¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En mi casa en el Gran Buenos Aires.

¿Cómo la vivís?
A pesar de que tengo autorización a circular por mi condición de periodista, decidí hacer el programa que conduzco (Detrás de las Noticias, de lunes a viernes de 20 a 22 por AM530 La Radio de las Madres) desde mi casa. Los compromisos y entrevistas laborales las junto todas un día determinado con los cuidados sanitarios del caso (guantes, barbijo, alcohol, etc.)

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
Sinceramente no me animo a inclinarme por ninguna. Me falta información. Pero la presencia de cientos de atletas del ejército de EE.UU. que estuvieron en Wuhan para los Juegos Mundiales Militares en octubre de 2019, junto a las afirmaciones de Robert Redfield, director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU., dirigiéndose a un comité del Congreso de EE. UU. el 11 de marzo que dice que algunas muertes por influenza en EE. UU. se identificaron más tarde como casos de COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus, me hacen sospechar. (FUENTE: https://cnnespanol.cnn.com/2020/03/13/un-diplomatico-chino-esta-promoviendo-la-teoria-de-la-conspiracion-de-que-el-ejercito-estadounidense-trajo-el-coronavirus-a-wuhan/)

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Espero que el desenlace sea el desarrollo de una vacuna eficaz para este nuevo virus, y despierte la conciencia necesaria en los pueblos del mundo sobre la necesidad de contar con una potente y eficaz red pública sanitaria.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Sí.

¿Y la Argentina?
También. Claro que si hablamos de principios de este siglo fue también una tragedia la explosión de la bomba de tiempo que dejó el neoliberalismo instaurado en nuestro país a finales del Siglo XX cuyas esquirlas provocaron un abrumador crecimiento del hambre, la exclusión y el desempleo, además de la destrucción de los sistemas de seguridad social.

¿Qué te dejó esta experiencia?
Me hizo reflexionar sobre el rol de los Estados Nación frente a las emergencias y me hizo sentir orgulloso de los servidores públicos, que al menos en mi país, estuvieron a la altura de las circunstancias.






Rubén Fabián Ahumada
Docente. Profesor en Historia y Ciencias Sociales. Asesor parlamentario en el HCD de San Miguel, Bloque Frente de Todos.





¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En mi casa, en Muñiz, provincia de Buenos Aires.

¿Cómo la vivís?
Ahora, después de varias semanas, ya la siento como parte de la cotidianeidad. Al principio era un martirio. Igualmente, psicológicamente hablando, me siento un poco estresado. Especialmente por no poder realizar las actividades cotidianas, en especial referidas a mi labor diaria. 

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Sobre el origen inicial ya está comprobado que geográficamente fue China. En cuanto a su origen científico, es decir si fue un contagio de un virus que mutó desde animales a seres humanos o si es una creación de la ciencia en un laboratorio y que por X motivo se expandió fuera de ese espacio… me llena de preguntas. Sin embargo, creo por la rapidez de contagio, y la posibilidad que tiene la cepa de mutar de acuerdo a las características de la población en donde se esparce, no creo que sea algo natural. Quizás lo sea, pero en algún punto fue manipulado por el humano. Lamentablemente llevará mucho tiempo descifrar la verdad. 

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
No creo que haya un desenlace final. Creo que se deberán modificar un serie de hábitos humanos que ya no volverán a ser igual a la pre-pandemia. Es más, creo que esto es el inicio de una nueva forma de organización mundial, quizás un nuevo orden. Es simple darse cuenta que mientras no exista una real vacuna que lo elimine o lo controle, de acuerdo a las características de cada cepa, son inevitables los rebrotes de contagio o lo que puede ser peor, la aparición de algún nuevo virus relacionado o emparentado al covid. Sí es cierto que esto trastocó todo pensamiento ortodoxo, homogéneo y conservador, en lo político, social y cultural. 

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
A  nivel salud, sin dudas. Pero en otros niveles dejó al descubierto una serie de situaciones y realidades que se mantenían en las sombras, o por lo menos no se dejaban visibilizar. Uno de ellos es la dicotomía entre salud-bienestar y economía-dominación.  

¿Y la Argentina?
Y la Argentina deja entrever una nueva manifestación de los sectores más conservadores que buscan, por todo medio posible, romper con las buenas medidas que antepone la salud a la economía. Es cierto que los sectores más vulnerables de nuestra sociedad ha sentido el golpe de la cuarentena y de la destrucción, en muchos casos, de un sistema no formal de ingresos. Y en muchos casos formal. Pero a su vez, aquellos que ideológicamente no se encuentran dentro de una forma de pensamiento nacional y popular, ven en el accionar del gobierno a un enemigo, y creen que atacar sus medidas es una forma de reivindicar las ideas liberales, sin medir que su accionar puede convertirse en una serie de muertes, es más, creo que no les interesa. El covid no surgió en los sectores populares, provino de sectores acomodados. Los runners son un claro ejemplo, los defensores y propagadores de romper la cuarentena también, anteponen su interés particular al interés mayor de una sociedad. 

¿Qué te dejó esta experiencia?
Te respondo con una antigua enseñanza oriental: soy parte de un universo…ese universo está en uno…sin mi presencia no sería ese universo…como tampoco yo sería parte de algo.
















Diana Echevarrieta 
Música y escritora (tres libros publicados como premio y partícipe en 43 antologías de distintas editoriales) Instrumentadora quirúrgica. Instructora de yoga. Con 66 años, jubilada institucionalmente, pero en lo cotidiano, estudiante incesante y trabajadora por medio de sus vocaciones. Colmada de sueños y proyectos.






¿Dónde te tocó hacer la cuarentena? 
En casa. José C Paz, provincia de Buenos Aires.

¿Cómo la vivís? 
Como en la mundial, con diferentes fases. Al ser muy activa, el comienzo fue una gran oportunidad de realizar las tareas que habitualmente no puedo por estudio o trabajo. (Escribir y cantar con más libertad. Crear. Hacer plantitas, sacar brotes de toda clase de vegetales, cocinar, pintar, coser prendas nuevas). Además una ansiedad maravillosa que me hacía dormir poquitísimas horas por día por las ansias de hacer más y más. Luego, y por no salir por cuestiones de “edad”, empecé a sentir prisión. No poder ir a comprar, o a pagar servicios, o no cobrar mi jubilación. Es sentirse atada especialmente por estar tan acostumbrada a la libertad plena. “Depender” de otros seres queridos, fue un aprendizaje difícil. Otra fase, fue encontrarme muchísimo con mi interior. Reflexionar, ver qué podía o quería cambiar en el nuevo camino que se venía. Fue placentero y sereno. Y ahora, permanezco en calma, sigo cuidándome por mí, y por los que amo. Que tal vez son niños(nietos), o hijos que son trabajadores esenciales y tienen que exponerse. Siento que es amarlos y respetarlos, el cuidarme yo.

¿Qué opinas de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Sólo las escucho. Como escucho las versiones del origen del mundo ¿El bigbang o Dios? Puede ser natural o puede ser de laboratorio. ¿En qué nos cambia eso? Siempre revolvemos perdiendo tiempo, buscando culpables, en vez de mirar qué podemos hacer hoy para cambiar lo que está cerca de nuestras manos. Lo que está al alcance de nuestro poder. Y a nuestro alcance está el ayudar, el cuidarse y construir… Lo que sea… construir, no masticar como las vacas, sin digerir. Construir armonía. Buscar los caminos para unirnos. Para ayudar verdaderamente al crecimiento de las personas y las ciudades o pueblos.

¿Cuál crees o imaginas que será el desenlace? 
Siempre habrá excepciones, pero creo en la mayoría, accionará en actitudes de más humanidad. Cuidados y más respeto hacia la naturaleza. Mirarnos distintos por la necesidad de abrazarnos y no poder. Intuyo más justa valoración de los afectos. 

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el mundo en lo que va del siglo XXI? 
No. El mayor problema es la pobreza y el abandono a “ciertos grupos” humanos. La discordia. Siempre tratando de armar bando blanco-negro. Alto-bajo. Rojo o azul. Si estas divisiones fueran para crear “buena competencia” estaríamos todos bien. Pero sólo se generan para ver quién es más. O quién se aviva más. O quién pisa más al otro. Siempre destruyendo. Otro problema es el mal destino de las ganancias que pueda recibir un país. Por discriminación. Pueblos que viven apartados territorialmente, pueblos originarios, etc. Y sobre los cuales (en inferioridad de condiciones) los que se creen “vivillos” pisan bestialmente. 
La humanidad vivió cosas peores. Donde a quienes se contaminaban, hasta los quemaban. Hoy la diferencia es la comunicación. La sobre información. Y el saber que a veces no se es justo en el informe. Siempre se agrega o quita parte de lo real.

¿Y la Argentina? 
Aunque no sea parte del siglo XXI, creo que lo peor para nosotros fue la gran represión del gobierno militar de facto. Incluso cuando empezó la cuarentena, creo que a varios nos vino un escalofrío por los recuerdos que jamás se van, de “no poder salir”. Cuando reflexionamos, vemos que es muy distinto. Pero hay una memoria post-traumática, que produce inquietud. 
Pensando literalmente en la cuarentena, Argentina querida. Aquí somos “niñitos libres” que creemos que haciendo pataleos vamos a conseguir lo que queremos. Que nada nos va a pasar (como los adolescentes… ) Entonces, jugamos a la muerte. A 200km por hora en un auto. Salir o hacer una fiesta, total… soy funcionaria… o estoy libre porque doy una coima… “Esto no es nada” “Todo verso”… “Los que obedecen como corderos son tontos”. Hay inconciencia de infantes. Seguimos haciendo divisiones que sólo nos desgastan y distraen de la verdadera preocupación del verdadero peligro. No tomamos CONCIENCIA que este virus, natural o fabricado, nos igualó pobres y ricos, científicos médicos, o gente que no pudo hacer ni la primaria. “Viejos” y niños. peronistas, radicales, o… ¡No nos pide un carnet de afiliación a NADA! ¡dejemos de ser tan estúpidos! Cuidemos que ni siquiera nos pesque un resfrío… ni un mosquito, entre todos… ¡EN LA ARGENTINA EN PLENO!

¿Qué te dejó esta experiencia? 
Misericordia por los que no pudieron cuidarse por no tener ni siquiera agua. Bronca por los inconcientes y soberbios. Por los que dividen. Y profunda serenidad y calma de reflexión sobre cada detalle de la vida cotidiana. El reconocer que cuando “nos encerramos” un poquito, aparecieron picaflores y mariposas que nunca había visto. Y en otros sitios, guanacos en ciudad, etc. Se limpió el ambiente instantáneamente. Ojalá varios lo hayamos visto para cuidar… Podemos convivir en armonía y satisfacción. ¡Gracias por la oportunidad de decir!






Edgardo Ostrowsky
Trabaja en ANSES. Se recibióde abogado hace un año en la UNPaz, “asignatura pendiente que adeudaba”, afirma. Tiene 60 años y militó en la UCR desde fines de la dictadura hasta 2007. Ahora adhiere a un espacio ideológico de centro izquierda. 



¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En la ciudad de San Miguel,junto a mi pareja actual, en el domicilio que habitamos.

¿Cómo la vivís?
La llevo bien, tengo trabajo, el sueldo se nos paga regularmente, me ocupo de mi casa y trabajo en la modalidad home office, al tener 60 años no se me permite asistir al lugar de trabajo. Salgo a hacer compras y soy respetuoso de los protocolos establecidos. 

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
Creo que el origen de la pandemia estas en el desastre que la humanidad ha hecho con el planeta, espacios forestales destruidos, recalentamiento del planeta, cambió climático en pos de intereses económicos, el capitalismo salvaje sin límites ha llevado a la crisis que hoy se están observando. No creo en proyectos conspirativos y en la nueva guerra fría que nos quieren imponer las potencias dominantes.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
El desenlace será la creación de la vacuna en el aspecto científico, los cambios se verán en la economía y en las nuevas forma de la relación del trabajo, lo que no cambiará es que los poderes corporativos de élite seguirán imponiendo sus intereses.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Si sabría eso sería futurólogo y no lo soy, lo que creo es qué esto tiene que servirnos de experiencia para no apoyar a irresponsables y mesiánicos, la principal enseñanza tiene que ser política.

¿Y la Argentina?
La Argentina demostró mucha responsabilidad del pueblo de cómo llevar esta pandemia y la forma de prevenir. Algunos políticos quedaron al desnudo porque les interesa más cómo llevar agua a su molino que el verdadero problema y el riesgo por la vida. La consecuencia más grave será la economía.

¿Qué te dejó esta experiencia?
La experiencia que me dejó es darle más importancia a las cosas simples, los afectos, el contacto interpersonal, la vida con tus seres queridos, disfrutar los bellos momentos de la vida y entender su importancia.



GabrielAlfieri
Desde 1995 trabajando para el Municipio de Hurlingham de forma privada.Empleado de la Dirección de Cultura de la Municipalidad de Hurlingham desde el 01-01-2002 hasta la actualidad. Encargado en Iluminación y sonido en sala y exteriores del Centro Cultural Municipal Leopoldo Marechal de Villa Tesei. Desde el año 2019 trabajando en la Biblioteca Municipal de Hurlingham, Biblioteca parlante para ciegos y Centro de Participación Cultural Benito Quinquela Martín.Profesor de Historia e Informática, actor, narrador, escritor, poeta.


¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En el departamento que alquilo y habito en Villa Bosch.Solo. 

¿Cómo la vivís?
Nunca pensé que me sentiría tan bien. La cuarentena me ayudó a ver cosas de mi personalidad, y a descubrir otras nuevas mas espirituales de mi persona, que no sé si las descubrí con la cuarentena, o estaban dormidas, o no las podía sacar a la luz. Sea como fuere, utilicé y utilizo el ocio como una energía creadora para escribir, leer y ver cine. Digamos que siempre uno estaba mal con el ritmo de vida que llevábamos, a pesar de que estoy bendecido de trabajar de lo que me gusta, pero así y todo, el ritmo de vida que llevábamos todos tenía que parar alguna vez. Definitivamente no puedo quejarme, aún a pesar de perder el 100% de mis ingresos extras y tener que vivir con un solo sueldo (del cual no vivo, obviamente). Así que a pesar de ello, esta cuarentena sirvió para eso. Para aprender a estar bien espiritual, psíquica y corporalmente a pesar de la falta de algo tan vital también como lo material. 

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
Es una pregunta difícil de responder. Una vez a Mao TseTung en 1964 le preguntaron “Cuál era su opinión sobre La Revolución Francesa” y el líder respondió: “Es demasiado pronto para sacar conclusiones”. Creo que ya estoy contestando la pregunta. Pero si tengo que jugarme por una teoría, diría que este tipo de virus son perfeccionados en laboratorios de las grandes potencias para las próximas guerras que vendrán que serán absolutamente químicas. El movimiento de ejércitos y el armamento nuclear es muy caro. Y para los señores de la guerra esta es la manera más barata y letal de matar enemigos o simplemente equilibrar la población mundial. Cada año que pase será peor y más perfeccionados estos virus para lograr el objetivo final de el Nuevo Orden Mundial.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
¿De este virus en particular? Creo que cuando las grandes farmacéuticas lleguen a un arreglo financiero (recordemos que estamos hablando del tercer negocio más rentable después de las drogas y las armas), se dará a conocer el antídoto para curar esta epidemia, que para mí no es tal, ya que si vemos los números de otros muertos por otras enfermedades, están muy por debajo de lo que merece catalogarse como epidemia. El virus existe obviamente, y el contagio también, pero no es más letal que otras gripes que conocemos. Simplemente que aún no se encontró la cura y eso lo hace letal. Pero una vez que se encuentre, será una gripe más. A mí me asustan más las próximas pruebas virales del futuro. Esos sí que van a ser asesinatos a gran escala mundial. Que horrible mundo les dejamos a nuestros hijos. No aprendimos nada. 

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
No. El capitalismo salvaje que acumula. El neo liberalismo depredador que consume sin control las materias primas del mundo. La división cada vez másespaciada de ricos y pobres. Las grandes fortunas para muy pocos y la gran pobreza para los muchos. El desapego a lo espiritual y las ideas revolucionarias cambiadas por billetes y riquezas. La división de los trabajadores para debilitarlos y hacer más fuertes a la patronal y los ricos. La forma en que organizan el mundo y sus ideas los poderosos que manejan la tierra, y la desorganización o nulidad absoluta de esta por parte de la unión de obreros y campesinos. Las luchas y peleas entre trabajadores… esos y otros tantos, son los primordiales problemas de este mundo. 

¿Y la Argentina?
La Argentina está condenada a ser un país semi-colonial perpetuo. No tengo otra respuesta. 

¿Qué te dejó esta experiencia?
Más espiritualidad. Menos capital monetario. Más inteligencia para rebuscármelas. Más imaginación. Más cultura de lectura y arte visual. Más ganas de vivir la vida y darse cuenta que la vida es aún más finita de lo que creíamos. Pensar más en el otro, y darme cuenta que este virus no va a cambiar a nadie. El que es mala persona, será aún peor, y el bueno mejorará. Sí, obviamente, vislumbro un gran cambio económico mundial, pero nada para ilusionarse, simplemente sería un cambio de paradigma que haría del capitalismo algo más humano, pero no por eso más benigno para la humanidad. Digamos que por un tiempo veremos el renacer de una economía neo-keynessiana y una vuelta al Estado de bienestar o en algunos casos los nacionalismos exacerbados. Pero sólo va a ser un maquillaje de engaños, que sólo algunos veremos el verdadero interés que esté detrás de ello. Por desgracia no tengo buenos pensamientos para el futuro. El futuro será aún peor de lo que estamos viviendo. 
Y para cerrar me gustaría decir que hace dos meses estoy enamorado de quien va a ser mi compañera de vida de aquí en más. Y todo a través de la red. Osea, que cuando hay amor, este se manifiesta de cualquier forma y soporta todos los estadios mentales, corporales y espirituales posibles. Algo que jamás había sentido ni vivenciado, pero que es real. Existe. ¡Y es hermoso!
“EL AMOR EN TIEMPOS DE EL CORONAVIRUS”












Gustavo Eugeni
Médico ginecólogo y obstetra. Sanitarista. Ex Secretario de Salud de San Miguel.







¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En casa, en Bella Vista, partido de San Miguel (Bs. As.) con Norma, mi esposa y compañera de toda la vida.

¿Cómo la vivís?
Reconozco que con cierto grado de angustia por todas sus consecuencias.

¿Qué opinas de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Sobre el origen intencional como ingeniería de laboratorio con fines de modificar el dominio del mundo, aunque tuve fantasías, la descarté. Consulté con amigos científicos que aseguran que es imposible, ya que no se advierte el ensamble genético que sería necesario en ese caso y a todas luces fácilmente demostrable. Este virus parece ser una mutación natural producto de su adaptación en el paso de un huésped animal al humano.
¿Un escape no intencional de una cepa mutadacon fines de investigar una vacuna para el VIH-SIDA en un laboratorio de Wuhan? No lo descarto. Pero de nuevo, no puede demostrarse manipulación genética en el ADN decodificado del virus.
Creo que China pagará un costo alto por ser el lugar de inicio de la pandemia y el atraso en informarla. Al mismo tiempo se puso de manifiesto cierta falta de calidad en materiales y reactivos que rápidamente obsequiaron o vendieron a muchos países.

¿Cuál crees o imaginas que será el desenlace?
Me imagino una vacuna de rápida obtención (la más rápida de la historia), y una nueva normalidad que tiendo a imaginármela no tan distinta a la anterior a la pandemia. Con ciertos cambios que hubieran ocurrido igual pero más lentamente como un aumento del teletrabajo, y con más conciencia en la transmisión de las enfermedades infecciosas, sobre todo las respiratorias que nos dejará el uso del barbijo como medida de prevención y respeto siempre que tengamos un resfrío común o algo de tos.
Estoy seguro que todos sabíamos que el hacinamiento, no tener agua corriente, cloacas, piso de material en las casas, y no alimentarse adecuadamente produce y reproduce enfermedad. Pobres causas son los gérmenes, decía el Ministro Carrillo, frente a la pobreza de la gente. Ahora tendremos todos menos pretextos para mirar para otro lado.
Ya nadie puede decir que si vive encerrado en un Country está más protegido de enfermarse o de la inseguridad, mientras tanta gente viva en la indigencia. Salvo que nunca quiera salir de su casa. 

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Seguro será el que por encima de la línea de visibilidad global, más recordaremos de este primer cuarto de siglo. Pero estoy convencido de que tenemos problemas mucho más serios que están invisibilizados, como el hambre, el abuso sexual, el trabajo infantil, la trata de personas, las micro-guerras permanentes, las inmigraciones masivas desde países africanos e incluso de países latinoamericanos, las muertes por enfermedades tratables pero huérfanas de la industria farmacéuticay de la política sanitaria, enfermedades emergentes y remergentes como el Chagas, el Dengue, fiebre amarilla, VIH-SIDA, Tifus, Leshmaniasis, y otras. Sumando, todas esas cosas son mil veces peores que el COVID 19.

¿Y la Argentina?
En lo sanitario Argentina tuvo 2 ventajas: Primero,estar lejos del primer brote en China, lo suficiente como para conocer lo que ocurrió trágicamente en Italia y España. Y segundo, que la política escucho a los expertos. El pronto confinamiento nos permitió adecuar la escasa capacidad de respuesta de nuestro sistema sanitario a un nivel moderadamente satisfactorio. Digo moderadamente porque dudo cuando se habla de camas de terapia intensiva, si se tiene en cuenta en todos los casos si hay médico terapista para atenderla. Pero en general, el esquema de contingencia contra la pandemia ha resultado hasta el momento muy exitoso. La dicotomía entre salud y economía está demostrado que es una farsa. Los países que desatendieron el confinamiento a tiempo están pagando altos costos económicos también. Y lo pagaron a costa de muchas vidas.
La pandemia no hizo más que poner de manifiesto todas las falencias que tenemos en lo educacional, lo social y habitacional, en lo económico. Todas nuestras miserias. Puede ser una nueva oportunidad para mejorar. Espero la aprovechemos. Hay muchas reformas que creo podrían ser propuestas con éxito ante tanta evidencia de desigualdad, de ineficiencia, de corrupción y de falta de solidaridad.

¿Qué te dejó esta experiencia?
Me di cuenta que estoy cerca de la edad de riesgo. Quiero cuidarme para conocer a mis nietos, que aún no tengo. Trabajo con esperanza por un país mejor y a la vez, confieso, ya estoy un poco hastiado.








Luis Sebastián Romero
Profesor Nacional de Ed. Física.  Actualmente en actividad dando clases en dos niveles (primario y secundario). 







¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En mi domicilio en Bella Vista, partido San Miguel (prov. de Buenos Aires), vivienda que estuve construyendo por un año y medio, terminé  la casa y me mudé. A los 15 días de haberme mudado se decretó la cuarentena.

¿Cómo la vivís?
En líneas generales muy bien. Por suerte cubro todas las necesidades indispensables, tengo un sueldo asegurado todos los meses y por sobre todo gozamos de buena salud. Además convivo con mi mujer y mi hijo de 20 meses lo que nos mantiene activos constantemente. 

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
Pienso que hay mucha manipulación de la información, hay muchos medios hablando al mismo tiempo y no todos tienen información seria. Además, muchos medios se hacen eco de versiones del gobierno de EE.UU., gobierno que todas las semanas intenta desviar los focos de temas y siempre tiene una nueva versión sobre el origen del virus, ejemplo: una semana asegura que fue un virus creado por el gobierno chino, otra semana que fue un error de un laboratorio, etc ,etc , etc. Dicho esto, nos hacemos eco de estas versiones sin darnos cuenta que hay una gran manipulación de fondo.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Creo que no va a ser de un día para el otro, ni tampoco tendremos un fin. Tendremos una realidad diferente. Se va a convivir con virus, espero que sea con vacuna mediante. Pero de lo que estoy seguro es queesto será gradual. 

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
No soy experto en historia. Pero sanitariamente sin dudas es el mayor problema que padeció el mundo en lo que va del siglo XXI.

¿Y la Argentina?
Sanitariamente sí. Seguramente fue lo peor que pasó. Pero no creo que sea lo peor que le pasó al país, mezclando temas como economía, tipos de gobierno, libertad de expresión, etc. 

¿Qué te dejó esta experiencia?
“ Lo esencial es invisible a los ojos"…






María José Tedeschi
Nacida y  criada en San Miguel, Pcia. de Bs As.Casada, madre de tres hijos.
Secretaria de Desarrollo Local y Ambiente de la Municipalidad de San Miguel.
Diputada de la Provincia de Buenos Aires (M.C.)


¿Dónde te toco hacer la cuarentena?
En mi casa en Muñiz, junto a mi familia:mi marido y mis tres hijos.

¿Cómo la vivís?
Tanto yo, como mi familia estamos dentro de los exceptuados por distintas circunstancias. Soy funcionaria municipal, la pandemia nos cambiótodos los rumbos programados. Vivo este momento con mucho respeto, cumpliendo y transmitiendo la importancia de cumplir con los protocolos correspondientes. Veo un costado positivo, centrarnos en lo que es verdaderamente importante de la vida, pensar y ayudar a quien está cerca nuestro, el cuidado de nuestros mayores, y de nuestro ambiente.

¿Quéopinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
Creo que nunca sabremos el origen.Muchas son las versiones, muchas hipótesis. La única verdad es la realidad que nos toca vivir, y es que hay queapuntar a fortalecer el sistema de Salud,no sólo en Argentina sino a nivel mundial, para no 
perder a tantos seres queridos de esta manera.

¿Cuál crees que será el desenlace?
Perderemos lamentablemente muchas vidas humanas. Llegará la vacuna y a partir de este momento creo que modificaremos definitivamente nuestros hábitos.Mi deseo es que todo sea mejor, con más humanidad y menos materialismo.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Sin dudas está entre los peores, hay otros flagelos u otras pandemias, como la pobreza, desnutrición, daño al medio ambiente, etc. que azotan a la humanidad más dilatado en el tiempo pero con costos en vidas,guerras, sufrimiento o daño al ambiente, tanto o más grave que el covid-19

¿Y la Argentina?
Es una situación a nivel mundial.Argentina, a diferencia de otros países, arrastra una situación muy compleja macroeconómica con graves consecuencias sobre las economías familiares,las jubilaciones, los salarios, falta de empleo, y difícil situación para las pymes por falta de financiamiento.Necesitamos una Argentina que apunte a fortalecer a los generadores genuinos de trabajo y empleo, mirando hacia adelante, para que nos podamos proyectar a futuro, con reglas claras y una sociedad más justa.

¿Qué te dejó esta experiencia?
Primero, que somos vulnerables, que debemos seguir trabajando en la construcción de una sociedad más justay que el cuidado del ambiente es esencial y es ahora.







María Victoria Rodríguez 
Madre y ama de casa (en ese orden). Madre de 6 hijos, nacidos por partos sin intervención, los últimos 2 en mi casa, el último a mis 47 años de edad. Defensora de los partos respetados, libres de violencia obstétrica y a favor de los partos domiciliarios.Partidaria de la medicina antroposófica, homeopática y naturista, de la libre vacunación, NO obligatoria,  masiva y compulsiva. Defensora de la alimentación saludable y orgánica, libre de agrotóxicos, transgénicos, aditivos, etc.



¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En mi casa en Benavídez, partido de Tigre, provincia de Buenos Aires.

¿Cómo la vivís?
En lo cotidiano no me afectó  porque trabajo en mi casa. Como no consumo medios de comunicación (no tengo TV, ni radio, ni compu), tampoco me vi impactada ni afectada por las falsas noticias apocalípticas que dan esos medios, (cuyo único fin es el de inocular miedo y paralizar a la gente y desde ahí manipularla).

¿Qué opinas de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
De las versiones "oficiales" creo que son todas mentiras, una farsa. Una gran puesta en escena con todos los medios de comunicación al servicio de la propaganda. Si escuchás algo muchas veces durante todo el día, a lo largo de las semanas, meses, años... ¡lo terminás creyendo! ¿Un virus que existió siempre de pronto es terriblemente mortal e invencible? 
Cualquiera con sentido común y la cabeza despejada de tanta porquería mediática, se daría cuenta de las enormes contradicciones e incongruencias de todas y cada una de las medidas sanitarias que se van tomando. Mienten en todo con un descaro vergonzoso y obsceno.  Es que salta a la vista todo está organizado con un fin bien siniestro.

¿Cuál crees que será el desenlace?
Quieren imponer un nuevo orden mundial y reducir la población y luego esclavizar a los que queden para servir a la élite. El panorama es por demás desolador,  pues son auténticos criminales, con una impunidad casi indestructible. Y sucederá, a menos que todos "despierten y vean" lo que están haciendo, y JUNTOS DECIDAMOS DECIRLES ¡¡¡NO!!! ¡Es que podemos porque somos muchísimos más que ellos! Nosotros somos el 90% del mundo y ellos el 10%  (1% la élite y los 9% restantes, los gobernantes a su servicio) ¿Se dan cuenta???

¿Crees que éste es el mayor problema que padeció el mundo en lo que va del siglo XXI?
¡NO! Creo que el mayor problema es la ausencia casi absoluta de valores morales, lo que nos lleva irremediablemente a la corrupción en todos los estratos sociales, a la destrucción de las instituciones, al desinterés, el individualismo, la discriminación, el odio, etc, etc. Y otro factor no menos importante, el lugar de máximo valor que le han dado a la TV, la compu y a los celulares. Han destrozado las relaciones interpersonales directas y lo hemos permitido. 
La gran mayoría se ha vuelto adicta a la tecnología,  con todo lo que eso conlleva. Parece una tontería pero es gravísimo. (La tecnología como herramienta de trabajo está bien, pero como prioridad absoluta no, y para muchos ya es una dependencia).

¿Y la Argentina?
Tristemente me di cuenta que Argentina viene siendo gobernada por empleados de intereses muy poderosos y nuestros funcionarios son títeres que obedecen sus  órdenes.
La élite, con sus caras visibles del FMI, la ONU y la OMS, les traen sus "agendas" y ellos las hacen cumplir.

¿Qué te dejó ésta experiencia?
Que no tenemos que creer ciegamente lo que dicen, que debemos investigar, averiguar, cuestionar todo. Todo está al alcance de todos, pero es mucho más fácil y cómodo "hacer lo que dicen", pues nos libra de responsabilidades,  pero también nos hace esclavos.
Que tenemos que luchar por nuestra libertad, pero la verdadera, la auténtica (no la que nos quieren hacer creer), que somos seres soberanos de nuestras vidas. Que debemos recuperar los verdaderos valores: dignidad, honestidad, respeto, tolerancia, veracidad, amor...
Que debemos poder ser individuos independientes, (que nada tiene que ver con ser individualista), con derecho a elegir aquello en lo que creemos. Que hay mucho por hacer, que no será fácil ni sencillo, pero tampoco imposible. Yo lo hago cada día y es lo que trato de trasmitir y compartir.






Mariela Alejandra Casini
Técnica Universitaria en Diseño de Comunicación. Cursa la Licenciatura en Diseño de Comunicación (quinto año) “Me gusta escribir, soy ama de casa, consultora de belleza y ante todo madre y esposa”, expresa.
Formó parte de la Comisión de la Feria Internacional del Libro de Villa Mercedes, trabajó en la Secretaría de Cultura de Villa Mercedes (San Luis) como jefa de subprograma de Biblioteca Ediciones Literarias y Promoción de las letras.



¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
Me tocó hacer la cuarentena en mi casa, en Villa Mercedes (San Luis) junto a mi esposo y mis tres hijos varones.

¿Cómo la vivís?
Con mucha tranquilidad tengo a mi familia conmigo, cerca todo el tiempo sin el peligro que puede acechar cuando salen de casa. Un poco preocupada porque mi esposo no está exceptuado y debe ir a trabajar, pero tomamos todos los recaudos posibles antes de su ingreso a casa, al igual que él toma los suyos al salir de su trabajo y en el mismo. También mi preocupación es por la situación que se atraviesa en lo económico, para muchas familias es complicado.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
La manipulación de la veracidad de la información provoca una cadena de opiniones subjetivas que en ocasiones crea diferentes actitudes en lo que cada ser humano percibe. El pánico es una de ellas, haciendo reaccionar a las personas con miedo, otras toman responsabilidad y conciencia.
A mi criterio es lo que cada medio hace como trabajo y cada uno de nosotros tomamos de la información lo que creemos, vemos o suponemos, y con ella vamos entretejiendo la idea de qué es el virus, qué ocasiona y cómo haremos para convivir con él.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
La situación ha desencadenado mucha tristeza por las muertes, una devastación de la población a nivel económico, en la salud, en el trabajo de cada profesional, el mundo cambió y debemos habituarnos a eso.
El mejor desenlace debería ser que encuentren la vacuna y que todos aprendamos de lo sucedido y tomar los recaudos sin volver a permitirnos desviar la mirada y pensar que dejará de existir, es invisible por lo tanto nunca sabremos si dejo de estar entre nosotros. Tomar conciencia y no verlo como algo insignificante y pasajero.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
No, el mundo ha padecido muchas crisis y problemas en lo que va en el siglo XXI.
La diferencia es la magnitud de algo desconocido, nunca visto, y que no pueden solucionar de manera inmediata, donde todo el mundo está involucrado y no distingue ni edad, ni raza, ni condición social. El impacto es mayor.

¿Y la Argentina?
La Argentina ha tomado la situación a tiempo, el hecho es si fue un beneficio o el creer que el no esparcimiento del virus en algunas de las provincias nos lleve a la inconciencia de no cuidarnos y sea perjudicial para todos.
La situación ha despertado inquietudes y problemas que afectan al país, y que había muchas problemáticas que no estaban solucionadas y la hacen aún peor. La mirada de lo político debe reflejar cada una de ellas y que quienes nos gobiernan vean y refuercen cada debilidad mostrada y fortalecer lo que se ha hecho bien. Crear nuevas alternativas en caso de ser necesario.

¿Qué te dejó esta experiencia?
Está experiencia me dejo que no hay nada más importante en esta vida que estar en nuestro hogar y con quienes amamos. Extrañar los demás afectos, para ir a verlos, lo que refleja cuán importante debe ser cada momento que compartimos. Como recuperamos dentro de casa algunas cosas que olvidamos por estar ocupados o apurados. Lo importante también es ver la educación en la conciencia de cada persona con los actos. Esta experiencia deja a la vista las miserias que tienen ciertas personas como seres humanos para con su prójimo.










Nora Carina Benítez 
Madre, cocinera profesional,estudiante de enfermería 








¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
La cuarentena la hago en casa junto a 8 de mis hijos y mi pareja, en San Miguel.

¿Cómo la vivís?
La verdad, al principio, temerosa porque tenía que ver cómo seguíamos sin poder trabajar nuestra roticería,pero luego mi esposo consiguió trabajo, mis hijos lo ayudan van y vienen en el auto, están solos así que no hay contacto con nadie. Así que se crearon y se fortalecieron los vínculos, volvimos a cenar todos juntos y a compartir más tiempo. A veces pueden estar irritados pero pasa pronto y la verdad estamos muy bien, esperando que todo pase pronto para mucha gente que la está pasando muy mal.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Creo que es algo experimental y que se les fue de las manos por un descuido. La verdad que se dicen tantas cosas que uno termina por sólo apagar todo y esperar que todo esto sea un mal trago. Somos víctimas de nuestra ignorancia.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace? 
Creo fehacientemente en que todo termina bien, que este virus va a ir perdiendo fuerza y que va a irse así como llegó y la verdad creo que antes que se consiga una vacuna.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI? 
Sí absolutamente, porque es difícil pelear contra lo que no se ve. Los científicos fueron aprendiendo a medida que pasó el tiempo, era algo nuevo, e hicieron acá en nuestro 
país todo lo que deberían haber hecho en el resto del mundo.Argentina da el ejemplo. Tenemos un buen gobierno y hay que confiar y resistir.

¿Y la Argentina? 
Argentina fue un paso adelante, espero que bajo la presión no cedan y si continúan con la cuarentena, pesé a todos los que están en contra, vamos a salir airosos.

¿Qué te dejó esta experiencia? 
Creo que valoramos muy poco la vida, lo cotidiano, las oportunidades, la familia, y todo esto nos va a dejar ese sabor amargo por lo sucedido pero tenemos que aprender, tenemos que dejar de ser una comunidad tan egoísta .
Pero siempre después de la tormenta sale el sol, y vamos a volver a poner a nuestra Argentina de pié.








Victoria Aquino 
Estudiante de psicomotricidad, trabajadora y madre.









¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En mi casa y en familia, en Villa Bosch, provincia de Buenos Aires.

¿Cómo la vivís?
Y tengo mis momentos. Todos los días son distintos. Teniendo una hija chiquita y trabajando desde casa y a la vez estudiando se vuelve muy difícil  se hace lo que se puede. Con las herramientas que uno tenga. 
¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
Y mirá la verdad hay que tomarlo con pinzas lo que uno ve y escucha. Tratar de informarse desde fuentes confiables. No estar todo el tiempo buscando información y llenarse de eso. Porque no es sano para la salud mental. 

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Si tuviera que imaginarme pienso en que todo esto que atravesamos como seres humanos no tuvo que ser en vano.  Algo tuvimos que aprender. Nos ayudó a crecer y ser más solidarios con los que tenemos cerca. Valorar las pequeñas cosas. Transformar todo esto nuevo en hábitos. Y el desenlace sería eso. Encontrar la cura y valorar lo que hay que valorar. La medicina y los trabajadores de la salud en primer lugar. 

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Considero que hay varios antecedentes que marcaron al siglo XXI y que aún continúan y que seguirán estando si no se ocupan los que verdaderamente deberían hacerlo. Como por ejemplo los feminicidios que cada vez van en aumento. Las leyes que no se modifican. La desnutrición, la crisis ambiental. Todo esto lo estamos transitando y estas son las consecuencias si nos hacemos nada por cambiarlo. 

¿Y la Argentina?
Con respecto a la pandemia. me parece que la idea de la cuarentena estuvo bien. Pero que no tuvieron en cuenta caso por caso. Porque en este país hay mucha desigualdad social. No todos tienen las mismas posibilidades. Personas sin hogares, mucha pobreza. Y no cuentan con agua potable. Servicio esencial y fundamental teniendo en cuenta a la pandemia.

¿Qué te dejó esta experiencia?
Que el mundo no para de sorprendernos. Cuando pensás que viste todo, siempre aparece algo nuevo. Que no estamos preparados para vivir aislados de otro igual o diferente a nosotros.  Que podemos cambiar el mundo si cada uno pone lo mejor que tiene. Que está en nosotros esa decisión. Que el futuro es hoy.






Carlos Minucci
Secretario General de la Asociación del Personal Superior de Empresas de Energía y referente de la Corriente Federal de Trabajadores.




¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
Parte en el Gremio y parte en la casa, en la provincia de Buenos Aires.

¿Cómo la vivís?
Con los problemas e incertidumbres que todos tienen, pero ocupados del cuidado de los trabajadores y trabajadoras en las empresas que representamos de servicios eléctricos, cuyo trabajadores, por el servicio que brindamos, muchos están arriesgándose a toda hora, y en general colaborando con el gobierno en apoyos a los que nos requieran para enfrentar la crisis.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
Si ni los especialistas en este tema pueden asegurar de qué se trata, mal podría opinar, sólo pedirles a todos que cumplamos con la cuarentena y las indicaciones que nos dan los que saben.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Creo que en el mundo se ha visto crudamente la verdadera cara del liberalismo, los muertos son la fiel imagen de la falta de presencia del Estado y hoy que se dan cuenta que hace falta el Estado, en nuestro caso como en el mundo, hace cuatro años que trabajaron para destruirlo y terminada esta pandemia, habrá que volver a pensar en un nuevo Estado y nuevas reglas de juego, y ojalá lean la Constitución del 49 y a partir de ahí cambiar nuestra historia.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI? 
Creo que es el mayor, pero no creo que sea el último, han destruido el planeta y muchos políticos manejados por grupos económicos seguirán atacando al hombre.

¿Y la Argentina?
Hemos tenido la suerte de tener un gobierno que optó por la gente y no por la economía, pobre hubiera sido de nosotros con el anterior gobierno, si en esta pandemia no solo atacan sino que hasta hacen negocios vendiendo barbijos, sin importar la necesidad de la gente, y ojalá que terminada está locura, iniciemos la creación de una Patria que la justicia, la equidad y el trabajo sean la base.

¿Qué te dejó esta experiencia?

Por un lado que si somos serios podemos enfrentar todo lo que nos amenaza, y que no nos descuidemos porque siguen plenamente acechando los pocos serios y miserables que nos han hecho tanto mal, que pretenden seguir haciéndolo y ojalá que en el futuro desaparezca esta clase de hacer políticas y destruir países.










Horacio Juarez
Profesor y Licenciado en Psicología








¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
Estoy haciendo la cuarentena en mi casa en San Miguel junto a mi mujer.

¿Cómo la vivís?
Podría decir que bastante tranquilo. Haciendo la actividad docente virtual desde aquí. Tengo horas en un Profesorado y una Universidad. Además tengo algunos pacientes que atiendo por video llamada.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
Hay demasiadas versiones sobre el origen del coronavirus y creo que va ser muy difícil saber científicamente qué lo originó. Sólo sabemos dónde pero no cómo, y no creo que lo sepamos ya que hay muchos intereses políticos y económicos de por medio. Me parece que lo más importante para nosotros es trabajar, investigar, pensar qué vamos a hacer con esta situación.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Tarde o temprano se va a hallar una vacuna y/o medicación que atenúe los síntomas. Se está trabajando en muchos lugares del mundo y aquí también, pero va a llevar, por loque dicen los científicos, como mínimo un año. Mientras tanto tenemos que cuidarnos. En ese sentido tenemos un gran déficit ya que hay poco lugar para la promoción de salud.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Hasta aquí pareciese que sí, aunque ya sufrimos en el mundo guerras como la de Siria, que trajeron uno de los problemas más serios que enfrenta la humanidad que es la de los millones de refugiados. Cerca tenemos el problema de los millones de refugiados de Venezuela que con la pandemia han agravado su situación por las pérdidas de trabajo en los países donde se refugiaron. También tuvimos los terribles incendios del Amazonas y de Australia. El siglo XXI ha puesto a la humanidad ante un desafío mayor, como lo es saber si seremos capaces de atender seriamente los problemas que se nos están presentando que cada vez más amenazan más la vida en la Tierra y de los cuales somos enteramente responsables nosotros, los seres humanos. 

¿Y la Argentina?
Es difícil hablar del país en el que uno nació y vive con cierto grado de sensatez sin que las emociones dominen nuestras ideas. Me parece que debemos ser más responsables y maduros con nuestra realidad, ya que desde que tengo memoria venimos viviendo en crisis. La normalidad ha pasado a ser estar en crisis y por lo tanto siempre estamos alertas para atender las emergencias que dichas crisis provocan. Nos cuesta mucho llegar a consensos y acuerdos que integren las diferencias, que es como se desarrollan los proyectos a largo plazo, por ejemplo, los de promoción de salud. Nos cuesta escuchar las opiniones contrarias y por ello vivimos en un River-Boca permanente. Así, no hay sociedad que pueda progresar, construir a largo plazo y afrontar las causas más profundas de nuestra permanente decadencia.

¿Qué te dejó esta experiencia?

Por ahora, la revalorización de la pausa y de los afectos cotidianos, las pequeñas cosas que por el ritmo frenético en el que vivimos, no apreciamos, como por ejemplo en estos días escuchar el canto de los pájaros. Quizás sea un paso necesario para construir esa especie de sabiduría que por si sólo el paso del tiempo no da. Gracias.










Jorge Cernadas
Investigador y docente universitario en Historia









¿Dónde le tocó hacer la cuarentena?
En mi domicilio particular, en CABA.

¿Cómo la vivís?
Desde luego sin alegría, pero razonablemente bien.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
Son tantas, que no estoy seguro de estar al tanto de todas, y claramente gentes más calificadas que yo para establecerlo discrepan entre ellas sobre este punto. Como lego completo en la materia, no obstante, las más verosímiles me parecen (pero sólo eso) las que vinculan su origen con los desastrosos y destructivos efectos ambientales de la acción humana, y en particular la insaciable voracidad de lucro del capitalismo local y global a expensas de la naturaleza, por caso, dañando brutalmente la biodiversidad del planeta, la cual alberga naturalmente virus y bacterias que, de no haber sido atacada esa biodiversidad, nunca habrían tenido oportunidad biológica de tomar al ser humano como huésped, como está ocurriendo con la COVID-19 y otras pandemias recientes.

¿Cuál creés o imaginás que será el desenlace?
Soy historiador, no futurólogo, pero cabe imaginar que, más temprano que tarde, la COVID-19 será controlada mediante un mix de medidas sanitarias y socio-económicas adecuadas y la generación de farmacología adecuada para su prevención y/o tratamiento (que espero sea de acceso universal y gratuito, como en su momento lo fueron a fines del siglo XIX la vacuna contra la rabia desarrollada por Pasteur y sus discípulos, o, más cerca en el tiempo, la vacuna Salk-Sabin contra la poliomielitis). No obstante, si -como creo- el capitalismo global sigue su vertiginosa carrera hacia la muerte, creo que lo más probable es que pandemias similares se repitan con cada vez mayor frecuencia, con su séquito de horrores y desprecio por la vida humana.

¿Creés que este es el mayor problema que padeció el mundo en lo que va del siglo XXI?
No, en absoluto. El mayor problema lo planteó dilemáticamente en todo su alcance una gran mujer y revolucionaria polaca, Rosa Luxemburg (vilmente asesinada en Berlín en 1919), hace un siglo: "Socialismo o barbarie" (que podría traducirse como "el capitalismo es barbarie"). La deslumbrante prognosis de Rosa no ha hecho más que confirmarse desde entonces: el despliegue histórico de un capitalismo cada vez más canalla y predatorio (de las fuerzas del trabajo, de la naturaleza, etc.), es lo que crea las condiciones estructurales para que: a) se generen enfermedades nuevas y cada vez más frecuentes (la COVID-19 es ya la tercera o cuarta en los apenas 20 años transcurridos desde el inicio del siglo XXI), y b) las padezcan de manera extremadamente desigual los distintos sectores sociales, dependiendo de su mayor o menor acceso (a su vez cada vez más desigual) a recursos de salud, vivienda digna, alimentación, educación, etc. Basta "leer" el porcentaje de infectados y muertos en clave clasista y/o étnica (frecuentemente superpuesta a la primera) para verificarlo.

¿Y la Argentina?
Nuevamente, no soy experto alguno en materia sanitaria. En este terreno, pareciera que no somos ni los "campeones del mundo" que proclaman algunos exaltados opinadores oficialistas, ni menos aún los idiotas que denuncian los detractores interesados de la estrategia gubernamental (grandes empresarios, medios de comunicación y políticos empleados y voceros de los mismos, autodesignados "intelectuales" que proclaman la vigencia de una "infectadura", etc.). Sin embargo, me preocupa (e irrita) que, tras la evidente prioridad que requiere la cuestión sanitaria, se hayan congelado en un freezer debates sobre cuestiones inevitablemente "políticas" (y no contradictorias, sino más bien complementarias al problema de la pandemia, el hoy y el "día después"), cuya oportunidad de poner en agenda e impulsar es mayor ahora (y no cuando "todo pase"): por ejemplo, el proyecto de un módico impuesto "por única vez" a las grandes fortunas; la carencia de iniciativa respecto de una reforma impositiva progresiva ya; un direccionamiento más claro hacia los sectores populares (y no hacia Techint y otros grandes grupos económicos concentrados, explotadores y fugadores masivos de divisas escasas, que pueden subsistir perfectamente sin ella) de la asistencia del tan celebrado "Estado presente"; la ausencia de cualquier discusión pública acerca de la legitimidad de la brutal deuda externa contraída por la mafia macrista; la carencia de una firme condena y persecución penal por parte del gobierno de los múltiples "abusos" de las mal llamadas "fuerzas de seguridad", a partir del rol de control último que se les delegó en virtud de las medidas sanitarias; la continuidad (amparada legalmente en la emergencia) de las formas más dañinas de economía extractivista (gran minería contaminante, desmonte de bosques en el Norte, etc.). 

¿Qué te dejó esta experiencia?

Por ahora, una mezcla de sensaciones agridulces. Pero es una experiencia en curso, y, como decía, Hegel, el búho de Minerva (es decir, la sabiduría) levanta el vuelo al anochecer (traducción propia: con el diario del lunes...). Y desde luego, no importa en absoluto un saldo "individual" de esta terrible experiencia, sino el que extraigan de ella grandes colectivos. Cuando ello suceda (y seguramente sucederá), sólo espero -sin certeza alguna- que sea para el lado de la justicia.



José Bianco
Soy un emigrante italiano, llegué a Argentina en 1957. Teniendo 10 años de edad, ya han transcurrido 63 años más. Creo haber recalado en el mejor país del mundo, “a pesar de todo lo que sucedió”. Continué mi 4º grado en la Escuela nº 1 “Domingo Faustino Sarmiento” de San Miguel, mi primer gran hermosa experiencia, especialmente por la Maestra que me tocó, llamada Gladys. Rendí libre 5º y 6º grado, estudiando de noche. Inmediatamente comencé a trabajar como empleado de una fábrica de calzado en Bella Vista. Luego empecé a fabricar calzado y posteriormente a comercializar calzado. Soy comerciante de calzados en San Miguel desde 1970.
Entre los años 2004 a 2014 me desempeñé como Presidente de la Asociación Italiana de Socorros Mutuos de San Miguel. Durante ese período obtuve un reconocimiento del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, como personalidad solidaria a favor de la comunidad. 
Entre los años 2013 al 2020 fui elegido como consejero del COMITES de los italianos en Buenos Aires, “es un pequeño Parlamento italiano elegido por voluntad popular en la gran mayoría de las naciones del mundo”.
Entre los años 2009 al 2012 fui nombrado como Presidente de la Federación de Lengua y Cultura Italiana (F.E.L.C.I) en Buenos Aires. 
Desde 2007, hasta la actualidad, me desempeño como informador social de la comunidad italiana en Radio AM 1090 “Décadas”, todos los domingos de 10 a 11:30 hs.Estoy casado con Ana María Ruiz Díaz hace 45 años, tengo tres hijos y 4 nietos.Mis hobbies son escribir música, cantar, soñar la utopía de la igualdad, etc.etc.etc.

¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
Me encuentro realizando la cuarentena en mi casa, en San Miguel Centro, junto con mi esposa. Observando detrás de la puerta el comportamiento (desordenado) de muchas personas del pueblo y de algunos comerciantes. Cuento con la compañía de mis perros, mis gatos y de un montón de palomas…en donde afloran mil recuerdos, mil fantasmas, canciones y poesías. Más el pánico y los insomnios. Privado y prisionero de mis últimos tiempos, como saqueado en mi tiempo restante, sin aire y sin alegría.

¿Cómo la vivís?
Vivo la cuarentena con mucha incertidumbre y desasosiego. La verdadera pandemia es el hombre sin límites en sus ambiciones. Se extraña enormemente el altruismo. Todo es estimular las pasiones, los vicios. Las mentiras abundan, el pueblo cae constantemente en la emboscada de sus políticos. La gloria y la honradez son palabras totalmente desusadas. En Argentina alguien nos dijo una vez, “si digo la verdad, no me votan” (el gran riojano). En Italia alguien nos dijo una vez, siendo nombrado como un gran estadista “Dr. Alcides de Gasperi”, ‘Busquen fortuna más allá del océano’…es decir, ‘vayanse’. Esto era un proyecto político de la floreciente democracia…si esto no es también una pandemia, entonces ¿qué es? Es una pena ver como se arrastra el hombre. Perdió su vertical, quizás nunca la tuvo.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
A mi interpretación el origen de este virus y de la pandemia es una consecuencia más de la conducta humana. Desigualdad, pobreza, promiscuidad, sometimiento histórico al hombre…millones de personas ‘sobran’ al sistema. Deudas impagables en más de 180 países. Crisis educacional, de salud. Los derechos de los trabajadores, sin duda, serán flexibilizados. Sin duda, la economía es más importante que el hombre mismo. Cristina Lagarde, ex presidenta del F.M.I, dijo “sobran muchos ancianos en Italia”, como así también sobran miles de centroamericanos en los Estados Unidos y sobran millones de personas para ocupar en las naciones industrializadas del mundo, ni que hablar en las naciones subdesarrolladas. Por lo tanto ‘sobra vida’… ¿qué hacer?  Estamos nuevamente a un paso de volver a la antropofagia, seguramente es un proyecto más del capitalismo.
En distintas épocas de la historia se han eliminado millones de personas de distintas maneras, continuas guerras, millones de migrantes buscando nuevas tierras en donde sobrevivir, viajando en miles de barcos que eran cementerios flotantes…muchos nunca llegaron, siempre escapando del hambre…de la muerte…mientras el sistema se enriquecía de la miseria y de los hambrientos.
Entonces, a mi entender, las pandemias, los virus, la pobreza, el hambre, surgen de la conducta del hombre egoísta, profundamente enfermo de capitalismo, sin alma y sin solidaridad…el prójimo no existe.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Creo que el desenlace está ligado siempre a los totales intereses del imperio dominante. Lo que cabe a nosotros y, según mi experiencia personal, los desenlaces son siempre los mismos: padecerán siempre los más débiles. 
En mi caso personal, mi bisabuelo murió en una guerra. Mis abuelos también. Mis padres, mis hermanas y yo…emigrantes. Cargando con un estigma tradicional “desocupados”. Luego de 25 días de viaje en un barco mal oliente y de tercera, llegamos a Buenos Aires. Para nosotros fue ‘tierra bendita’ (“desahuciado está el que tiene que marchar a vivir una cultura diferente” León Gieco). El desenlace produce millones de desahuciados, que serán arrebatados de alguna forma, el virus es una de ellas.
A nosotros en particular, a los italianos, nos cambiaron por carne, en acuerdos de gobiernos con gobiernos, o sea, vacas por mano de obra descartable, una vaca por dos italianos. Más experiencias de golpes de Estado, terrorismo de Estado, aquí y allá. Hiperinflaciones, inflaciones, deflaciones, estafas de los bancos, estafas, clausuras, impuestos impagables, desnacionalización de las personas, invasión de mercadería china-coreana–japonesa. En esta situación de intercambios desiguales todos compran su despido laboral. Todos entretenidos con cervezas, celulares y estímulos pasionales.
Por lo tanto, el desenlace será cruento, criminal e inhumano. El profesor Ernesto Sábato escribió en “Sobre héroes y tumbas” en una de sus reflexiones “no hay casualidades, sino, destinos. No se encuentra sino lo que se busca, se busca lo que en cierto modo está escondido en lo más profundo y oscuro de nuestro corazón”.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
No creo que la pandemia sea el mayor problema que padeció el mundo en el siglo 21. Siempre existieron de distintas formas, los problemas se agudizaron y las conductas no cambiaron, por el contrario recrudecieron la explotación del hombre. Hay más pobres, como siempre; más discriminados, como siempre; más explotados, como siempre; y en esta situación especial de robotización ni los quieren para explotarlos. Un filósofo italiano, Franco Costábile, decía que ‘era una desgracia no tener patrón’. Por lo tanto, las guerras, las persecuciones, la eliminación, la perfección de las razas, el capitalismo, el consumismo, la globalización…son la puerta de la pobreza para una cantidad enorme de personas. Nada es muy diferente en la historia. El hombre ha sido objeto de descarte siempre y eso es una vergüenza humana de todos los tiempos. El virus, como tantos otros, será combatido con una vacuna. Pero para la conducta esclavizante, humillante hacia el prójimo no hubo vacuna. Nada cambió, nada cambiará… en toda la historia humana el hombre tuvo precio. Gran caballero es Don Dinero (Quevedo). Treinta monedas valen más que un hombre, aunque sea Cristo (Judas).

¿Y la Argentina?
La Argentina, personalmente para mí, buena madre y generosa para los extranjeros, adoptó españoles e italianos en su gran mayoría, entre otros. A mi entender eso no fue un acierto porque heredaron los mismos e históricos errores, decadencia sin límites. El resultado de las tristes historias fueron: traiciones, mentiras, muertes, sometimientos y esas naciones exportaron sus crisis, exportando pobres al mundo. Eso lo está padeciendo Argentina. Con esos condimentos estructurales en nuestro país, la crisis está siempre asegurada. El cambio de rumbo político actual, profundamente popular, llamado progresista, es el camino correcto y si fuese apoyado por el resto de los países sudamericanos, cosa difícil, sería un ejemplo a imitar para el resto del mundo. De hecho el gobierno eligió la vida y no la muerte, eligió la concordia y no la grieta...no fue así en los países europeos, especialmente en Italia y España, que terminaron en tragedia.

¿Qué te dejó esta experiencia?

La experiencia que me deja es que desde el desconocimiento nunca habrá cambios favorables para el pueblo. Mientras estemos por debajo del conocimiento elemental perteneciendo a los subdesarrollados estructurales, siempre habrá víctimas y serán los más humildes, que desde el consumismo descontrolado se repetirá con mayor virulencia en la pobreza. La discriminación, la desigualdad, el desconocimiento…son un gran negocio para el capitalismo salvaje. Habiendo tenido ya mucho tiempo de ocio y reflexión, constantemente me he acordado de Discépolo, desde ya no soy optimista con los desenlaces futuros, es por mi experiencia de 74 años de vida. Un pensamiento final particular: necesitamos que vuelva Cristo tan solo un minuto, el último minuto!!, que por favor no nos perdone más, porque te volveremos a sacrificar y esta vez sí sabemos lo que hacemos. Te volveremos a vender por 3 dólares. Por favor, no nos dejes el libre albedrío. PERDÓN.Solo la verdad nos hará libres…pero la mentira ganará siempre. PERDÓN.











Juan Manuel Castro
Militante. Concejal de San Miguel. Congresal Provincial del PJ de Buenos Aires. 43 años de edad.








¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
La cuarentena la estoy pasando en la casa de una tía, en San Miguel.

¿Cómo la vivís?
La vivimos con responsabilidad. Respetando el protocolo dictado por el gobierno Nacional. También se vive con preocupación. La gente tiene que tomar conciencia de que la pandemia es una problemática sanitaria seria. El gobierno nacional y provincial se encuentra trabajando las 24hs para que esta pandemia tenga el menor impacto posible. Pero también está la otra parte que es responsabilidad de cada uno de nosotros de respetar las medidas tomadas por el Estado para que haya la menor cantidad de contagiados y el sistema de salud no colapse.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Las versiones conspirativas son muchas. Lo cierto es que el covid 19 está entre nosotros. Y que está generando muchísimo daño a nivel mundial. Esperemos que algún día se sepa la verdad del origen del covid19. 
¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Es difícil saberlo en estos momentos. Si observamos lo que sucede en otros países como Brasil y EEUU por ejemplo, el panorama no es alentador para los que viven en esos Países. Pero son casos particulares. Creo y vuelvo a insistir que el desenlace va a depender de las medidas que tome cada Estado y de la toma de consciencia de la mayoría de las personas.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Existen otros problemas en todo el mundo como la pobreza, otras enfermedades o patologías  que causan muertes en el mundo. Como así también los desastres naturales. Tal vez la rapidez con la que se generaron los contagios  y sin una vacuna aún, posicione al covid 19 como el mayor problema en estos momentos. Pero vivimos en una “sociedad líquida” donde todo puede cambiar a la vuelta de la esquina para bien o para mal lamentablemente.

¿Y la Argentina?
En el caso de nuestro País hemos atravesado muchos inconvenientes o situaciones difíciles. Como las crisis económicas que conllevan a problemáticas sociales con las consecuencias que ya todos y todas saben. Así mismo,el covid 19 no es un problema menor para el País. Más en un contexto de endeudamiento, índices de pobreza y de desocupación alarmantes que han dejado quienes gobernaron los últimos cuatro años. Donde también, se achicó el presupuesto en Salud eliminando el Ministerio. Por suerte hoy tenemos un gobierno que invirtió la ecuación poniendo el foco en el cuidado de cada uno de los que viven en este suelo.

¿Qué te dejó esta experiencia?

Por el momento, diría cambios en los hábitos, en las costumbres.Y reafirmando aún más que la solidaridad de la sociedad y de un Estado presente deben conjugarse para el bienestar del bien común.










Mariana Belén Vera
 Estudiante de Trabajo Social. 









¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
La cuarentena me tocó pasarla en mi casa, en la localidad de Bella Vista, partido de San Miguel, junto con mi madre y mi hermano.

¿Cómo la vivís?
La vivo de todas las formas posibles, hay días que son muy buenos, ya que estoy con una parte de mi familia, podemos satisfacer nuestras necesidades, desde una manera virtual, aunque difícil puedo continuar con mis estudios, además mis afectos también la están pasando lo mejor posible, dentro de este contexto, claro. 
Otros días no son tan buenos, tengo presente que estamos atravesando una pandemia, y aunque trato de no tener miedo, sí me preocupa ya que mi madre está dentro de un grupo de riesgo. 
Así como lo están tantas otras personas, que además están atravesadas por otros aspectos de la vida, y que no la están pasando bien. No me es indiferente la situación de emergencia sanitaria, social y económica que estamos pasando, y cómo afecta a las personas del mundo, y de Argentina en particular. Pienso cómo impactó esta situación en la vida cotidiana de lxsargentinxs, con realidades tan diversas. Trato de no caer en la "romantizacion de la cuarentena", mientras que hay algunxs, que desde el privilegió pueden transformar la cuarentena en vacaciones o pueden permitirse pasar por muchas emociones y sentimientos ante esta situación, muchxsotrxs la padecen, tienen que rebuscárselas para poder vivir desde siempre, y la pandemia es un frente más al que tienen que resistir, y no queda tiempo para otra cosa. 

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Sobre las versiones que se difunden, algunas las tomo como válidas y otras me cuesta creer que sean ciertas, como la que plantea que "el Virus surgió de una mercado con malas condiciones de higiene". Pienso que detrás de toda esta situación, hay sectores que se están favoreciendo. Es una estrategia más, pero también más atroz, del sistema capitalista, para concentrar cada vez más  riqueza y poder en pocas manos, y por lo tanto la pobreza, la miseria, la desigualdad y exclusión social de los sectores populares, son parte constitutiva de la lógica del sistema. 

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Creo que es lo que expresé anteriormente, el desenlace va ser el incremento aun más la desigualdad y exclusión social, económica y política para el 99%, al tiempo que incrementara el poder y la riqueza del 1%. 

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI? 
Pienso que es una parte más, de un todo. Desde el siglo XXI, y mucho antes también, el sistema capitalista ha generado un gran problema para la mayoría de la sociedad, y esto es un nuevo aspecto. 

¿Y la Argentina?
En relación a la Argentina, considero que esto agudiza aun más la crisis económica, política y social que vienen atravesando hace muchos años ya como producto del modelo neoliberal, que arremetió con el Estado Social, la Seguridad Social, los Servicios Públicos, y sobre todo los Derechos Sociales. 
Si bien ahora estamos ante la presencia de un Estado que intenta dar respuesta ante la desigualdad y la exclusión, que pretende garantizar el cumplimiento de los Derechos Sociales, pero en este contexto la intervención del Estado, a mi entender, está siendo repensada ante la urgencia de esta situación.

¿Qué te dejó esta experiencia?
Está experiencia me ha estado dejando muchas reflexiones, personales pero también en torno a todo lo que expresé anteriormente. A veces esas reflexiones derivan en pesimismo, en pensar que la existencia en este mundo egoísta y perverso, se trata sólo de sobrevivir de la mejor manera. Otra veces, la gran mayoría, esas reflexiones derivan en la utopía de un mundo igualitario, solidario y colectivo, que la transformación social es posible y que más tarde o temprano llegará. 

Y como dice Galeano "Y al fin y al cabo, actuar sobre la realidad y cambiarla aunque sea un poquito, es la única manera de probar que la realidad es transformable"








Mariano García Colinas

Padre de Seis y Arquitecto de profesión. Docente en la Carrera de Arquitectura de la Universidad Nacional de Moreno y Director de Regularización Dominial, Hábitat y Vivienda en el Municipio de Malvinas Argentinas.






¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
La vivo en el funcional departamento de la familia en Almagro (CABA), con mis dos hijos más chicos (6 y 2), junto a Andrea, mi compañera.

¿Cómo la vivís?
La suerte de nacer “del lado correcto” de la vía del tren, me permite transitar la época de crisis sanitaria sin la preocupación de lo cotidiano. Cuando llueve, no me mojo; cuando tengo hambre, puedo comer; Si tengo frío me puedo abrigar. . . sin embargo, la situación de millones de compatriotas duele, preocupa y me ocupa.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Recuerdo el origen atribuido al HIV, o las historias leídas sobre “castigo divino” en diversas epidemias que atravesaron a la Humanidad en su historia, y desestimo debatir sobre el origen… prefiero enfocarme en la acción concreta y cotidiana de enfrentarlo sin poner en riesgo “al otro”.
¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Los escenarios que se presentan son variados. Prefiero ser optimista y pensar que en poco tiempo encontraremos una vacuna y que servirá de aprendizaje para corregir injusticias estructurales y profundizar nuestra democracia en una democracia popular de alta intensidad.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
El mayor problema del Mundo es la desigualdad, lleva al menos 40 años (el ciclo neoliberal inaugurado por Reagan, Pinochet,Thatcher, Martínez de Hoz), y la naturalización de la injusticia como cultura global. El CoVID 19 es un enemigo invisible que aumenta el padecimiento, no lo genera.

¿Y la Argentina?
Es claro que, por el temprano confinamiento, aún no sufrimos las consecuencias del coronavirus en términos sanitarios, aunque si podemos observar otras consecuencias: 
la desinformación y mentira reproducida por las empresas de comunicación son similares a la época de Malvinas,
la miseria de las clases empresarias que siguen fugando capital, especulando con divisas, y atacando la riqueza nacional mediante el conflicto por la deuda externa, y,
la reciente visibilización de un viejo problema nacional: la desigualdad espacial en la producción de nuestras Ciudades, que surge como consecuencia de su lógica mercantil de crecimiento.

¿Qué te dejó esta experiencia?

Aún estoy elaborando que nos deja este nuevo episodio de nuestra serie de vida.










Mariano Vrhovski
Abogado, político, Secretario de Adoctrinamiento del Partido Justicialista de San Miguel, padre de Familia, Peronista Profundamente Cristino y humanista








¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
Al principio, como la gran mayoría de los argentinos, me tocó quedarme en casa con mi familia en Bella Vista, Bs. As.

¿Cómo la vivís?
La verdad que la viví en paz, me sirvió para detener un poco la vorágine cotidiana en la que vivimos y tuve tiempo para acercarme más a Dios, para compartir más en familia,  para estudiar, leer e informarme más sobre las acciones pasadas que nos llevaron a la situación actual, como ser las consecuencias de la Primera y Segunda guerras mundiales, la Sociedad de Naciones que luego se transformó en las Naciones Unidas, las historia de la Banca Mundial, la FED, la influencia de las Familias Rothschild, Rockefeller, hasta llegar a los jesuitas y el Papa Francisco.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Por lo que he podido investigar e informarme, sobre todo los experimentos que se realizan en la manipulación genética de los virus y las advertencias que se venían dando, por varios medios, escritos, gráficos, audiovisuales, películas e incluso, en el EVENTO 201, SIMULACRO DE PANDEMIA, en el que participó el Centro Hopkins de Seguridad en la Salud, el Foro Económico Mundial y la fundación Bill Gates, en la cual se anuncia lo que está pasando hoy en día, sumado a la participación del Dr. Anthony Fauci(epidemiólogo y socio de Bill Gates) en la financiación del laboratorio de Wuhan (China), es claro que es intencionado todo lo que está sucediendo, el virus es solo la mecha que enciende el fuego de un plan superior con intereses supranacionales.
Fíjese Ud. que en las noticias sólo se habla de este tema y no de otras cosas graves que están pasando en el mundo y quedan ocultas o invisibilizadas por los pulpos de la prensa mundial, la vacunación universal obligatoria, el plan ID 2020, la tecnología 5G, el derrumbe económico de los grandes bancos y la moneda virtual, el plan de ONU 2030, la concentración de la riqueza en monopolios, reducción de la población mundial, el trans humanismo, la implementación de una educación universal, y las consecuencias que van a traer estas políticas a la humanidad. 

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Es difícil dar un respuesta, atento que hay dos poderes en disputa, por un lado el poder supra nacional, los que realmente manipulan el mundo con un objetivo claro que es la dominación y el control mundial por intermedio de los supra Estados, ONU, OMS, OMC, BM, FMI,etc. y sus satélites como los son los llamados “Filántropos humanitarios” (fundación Bill Gates uOpen Society de Jorge Soros) que influyen en los gobernantes condicionándolos a orientar las políticas de sus Estados a los intereses de la Elite Gobernante, o Elite Mundial, y por otro lado tenemos a las personas comunes que habitan el planeta y que están despertando, que por ahora tienen acceso a la información y van a reaccionar ante este plan que se quiere imponer al mundo entero.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
En la historia desde que el mundo es mundo atravesó por muchos problemas, guerras, catástrofes, enfermedades etc. Y experimentos como el que estamos viviendo, se ensayaron varias veces en lo que va del siglo (gripe aviar, porcina, etc.), lo que sí esta vez tiene un grado de organización y manipulación sin precedentes por la tecnología y la planificación previa con la que se vino preparando. Como se suele decir, la mejor manera de ocultar algo es dejarlo evidente a la vista de todos, cualquiera de nosotros hoy tiene acceso a la WEB y puede verificar que todo lo que sucede fue premeditado para crear temor, y así posibilitar la aceptación de lo que muchos gobernantes llaman EL NUEVO ORDEN MUNDIAL. O un gobierno mundial único y una sola moneda, en un mundo con pocos habitantes que acepten sin discutir las directrices de los que gobiernan o ejercen el poder mundial.

¿Y la Argentina?
Argentina siempre se diferenció por el pueblo argentino, es un pueblo inteligente, rebelde, con raíces peronistas, profundamente cristiano y humanista, que no se va a doblegar tan fácilmente, si bien por el temor infundido al principio de la cuarentena el pueblo aceptó sin cuestionar el mandato del gobierno o mejor dicho las disposiciones de la Organización Mundial de la Salud, a través del gobierno, al pasar el tiempo y analizando que mueren más personas por dengue, abortos, enfermedades infecciosas, cáncer, tabaco, alcohol, y hasta accidentes de tránsito, y ni hablar de las consecuencias de violencia domestica que el aislamiento provoca, el abuso infantil,  la baja de la defensas naturales, las muertes de los mayores por depresión e incluso lo suicidios por depresión, y demás de cuantas personas se quedaron y se quedarán sin trabajo, las empresas que van a cerrar, y la depreciación del peso argentino, y seguramente se van congelar las paritarias, con lo cual no es de buen augurio lo que se avecina. Sobre todo con las intenciones de la fundación Open Society de JORGE SOROS, de empobrecer al pueblo argentino, para comprar los activos más baratos, como así también la deuda pública, monopolizar las empresas de energía y servicios, implementar la ley del aborto estatal para el arribo de las clínicas abortistas, impulsar la educación de género,  montar los laboratorios que experimenten vacunas en la población argentina y si hay secuelas las pague el Estado, lograr un control social por intermedio de la tecnología 5G, saquear las minas de litio del norte argentino etc. etc. Hay mucha tela para cortar…

¿Qué te dejó esta experiencia?

La cuarentena y el temor que provocóacercóa muchas personas a Dios y a afirmarse en la FE. Como así también dejó al desnudo a aquellos que obran en contra del plan divino de Dios, el plan teleológico de Dios, puedo afirmar que de la siembra y de la cosecha nadie se escapa, y lo que me deja esta experiencia que ningún virus puede ser más que Dios, es él el que da la vida y la quita, nada ni nadie puede pretender estar por encima de Dios. El que quiera oír que oiga.










Roberto Langone
Guardia de seguridad en Syngenta Agro, una planta agroquímica donde, entre otras cosas, se distribuye glifosato y súper semillas para el campo.





¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
No pude hacerla, la verdad, soy empleado esencial, trabajo en el rubro seguridad, además  tuvimos que trabajar  sin franco porque a los mayores de 60 años, a diabéticos e hipertensos le dieron licencia, eso hizo caer esas horas en nuestras espaldas para poder cubrir la expectativa del cliente y la empresa.

¿Cómo la vivís?
Con un poco de miedo ya que al no poder quedarme en casa y al ver todos los días lo que pasa en la calle, da bastante temor, se ve mucho en la calle que la gente  no cumple con las normas y en el transporte público se ve mucho más, los cafeteros van y vienen, la gente se baja el cubrebocas para toser, no se cumple el distanciamiento de 1 metro y medio y esto es peligroso para todos.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Se dicen muchas cosas pero creo que el hombre desde que apareció en la tierra está peleando con el medioambiente para sobrevivir y bueno en estos últimos años con la globalización, al estar todo tan conectado era, creo, de esperarse y no creo que sea el último virus en mutar y atacarnos,  pero lo que si es cierto es que el hombre destruyó, contaminó muchísimo el ambiente, esto también genera todo tipo de males.
¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Creo que saldrá una vacuna y volverá a ser todo normal, pero en 2 ó 3 años.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Sí, a nivel global sí.

¿Y la Argentina?
Y bueno nosotros somos un país sufrido, hemos sufrido pobreza, hambre, inundaciones, epidemias, dictaduras, invasiones, atentados terroristas. Creo que por ahora no fue lo peor, pero igual seguiremos acá luchando por nuestro país, nuestros hijos y nuestra familia.

¿Qué te dejó esta experiencia?

Me mostró la vulnerabilidad que tiene el Primer Mundo y cómo una decisión de los expertos tomada a tiempo puede salvar tantas vidas en un país como el nuestro, tan golpeado por deudas y servicios de salud insuficientes, pero nuevamente le estamos demostrando al mundo que con poco hacemos mucho.








Rubén Darío Ojeda
“Ese es mi nombre, pero en los diferentes ámbitos en los que me desarrollo (política, universidad, trabajo, barrio, etc.) me conocen como Laly”, aclara y continúa: “Me considero un militante del campo Nacional y Popular, tanto en territorio como en el ámbito universitario. Actualmente soy referente de la Agrupación “Néstor Kirchner Cristina Conducción”, y Secretario General de la Agrupación “19 de Diciembre-UNLu”. Estudiante de la Licenciatura en Trabajo Social en el C.R. San Miguel de la UNLu. Y además, me encuentro realizando relevamiento de viviendas en barrios populares para el ReNaBaP.


¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
Estoy pasando la cuarentena en mi casa, en San Miguel.

¿Cómo la vivís?
Cumpliendo con las medidas que viene implementando el gobierno nacional, por lo cual estoy saliendo a realizar sólo lo permitido. Si bien yo tengo las necesidades básicas satisfechas, hay otras personas que no, así que dentro de las posibilidades que tengo voy acompañando a aquellos que no la están pasando bien. 
Es compleja esta situación porque nos encontramos con la profundización de la desigualdad social, económica y cultural, con la presencia de las emociones alteradas, con la falta física de los afectos, y con una nueva manera de comunicarnos, por lo que es fundamental el uso de internet y todo lo digital, así que adaptándome a esta nueva realidad.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Lamentablemente no vamos a saber cuál ha sido el verdadero origen, al haber varias afirmaciones al respecto, desde nuestro lugar es un tanto difícil, ya que no contamos con el acceso a determinada información. La información que llega a la sociedad en general es a través de los medios de comunicación. Entonces, podemos politizar, debatir, y confirmar o refutar las diferentes teorías, y es desde esas subjetividades que nos vamos nutriendo de saberes.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
En principio soy optimista, ya que considero que las medidas de salud y económicas tomadas por el gobierno nacional vienen dando los resultados esperados, aunque entiendo que aún no hemos llegado al momento más crítico. 
Imaginando siempre el mejor escenario posible, en donde el sistema de salud pueda brindar la atención requerida para cada persona que de positivo de Covid-19.
En cuanto a lo que nos dejará esta pandemia espero que, aunque suene utópico, un mundo mejor. Con sociedades menos desiguales, más solidarias, y siempre hacia algo mejor para aquellos que hoy son víctimas de un sistema que oprime.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Definitivamente sí, ya que en este siglo aún no habíamos tenido un escenario así. Y ojalá no ocurra otro peor que este, ya que si lo pensamos cronológicamente, recién estamos en la primer parte del siglo XXI. Yla historia nos dice que ya han ocurrido otros hechos atroces cometidos tanto por el hombre como por la naturaleza.
Nos encontramos con una profundización de la desigualdad social, que abarca varios aspectos en la vida de las personas, y ello es consecuencia de la materialización de un sistema que oprime y vulnera. Esta pandemia, afecta en la salud, en la economía, en las diferentes posibilidades que tenemos las personas para transitarla, en las emociones, en la vida cotidiana, y demás.

¿Y la Argentina?
También, porque más allá del desenlace, hasta ahora es lo que nos viene modificando la vida en relación a como vivíamos hace dos meses atrás. Indudablemente será un momento bisagra en nuestra historia.
Podríamos pensar que en nuestro país ha habido más muertes por otras causas hasta el momento en este siglo, entendiendo esto como algo significativo para considerarlo como un problema mayor. No obstante, no todas las causas vienen modificando de alguna u otra manera la vida y los hábitos de las personas, ni desarrollan una nueva organización de la sociedad.

¿Qué te dejó esta experiencia?

Me viene dejando muchas cosas, la valorización del tiempo, de los afectos, la nueva manera de comunicarnos, en donde la virtualidad es una nueva herramienta. Me deja pensando que otro mundo es posible, un mundo más solidario, más humanitario, y menos opresor.












Alejandra Adriana Mármol
Ama de casa. Instructora de Zumba, Maquilladora Artística, Periodista - locutora free lance en APYCRA. Representante de Artistas de Folklore. Emprendedora, actualmente abrió una cerealera en su domicilio.





¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En mi casa, en San Miguel (prov. de Buenos Aires), con mis hijos.

¿Cómo la vivís?
La vivo con las ansías de que termine pronto ya que yo llevaba una vida al aire libre, por las mañanas con amigas hacíamos caminatas y luego me tocaba el rol de madre y esposa.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
Opino que de algún lado surgió este virus y que así como surgió también el hombre tiene la inteligencia de luchar contra él.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Muchas personas fallecidas, muchos infectados, muchas personas con pánico, miedo de salir de sus casas. También por otro lado mucha solidaridad, ya que esto nos une como hermanos a causa de los malos momentos que la sociedad vive y debe sostenerse mutuamente.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Sí.

¿Y la Argentina?
Por tema de la pandemia la Argentina se está comportando de la mejor manera, el gobierno y el pueblo. Hay muy buenas medidas por eso tenemos menos fallecidos que en otros países.

¿Qué te dejó esta experiencia?

Paciencia Respeto a la misma pandemia, Solidaridad. Compromiso con el prójimo.









Ángeles Ferreyra
Licenciada en Ciencia Política. Asesora en Compras y Contrataciones en el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. En los primeros pasos como docente universitaria. Sanmiguelina (aunque hoy me toque estar lejos).






¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En mi caso, siendo una trabajadora de la administración pública no esencial, me tocó continuar prestando mis tareas desde casa, donde vivo con mi pareja, mi cuñada y su compañero. Nos encontramos en la Ciudad de Buenos Aires y nos consideramos unos privilegiados, casa grande y con patio. La convivencia compartida cuando tenés una buena relación es un tesoro en tiempos de escasa sociabilización cara a cara. 

¿Cómo la vivís?
Intento vivirla con serenidad. Me propongo plantearme metas, desafíos, aunque sean de lo más triviales, como terminar de leer una novela colgada, dejar impecable un sector de la casa, o hacer una receta nueva. El teletrabajo es un desafío en sí mismo. Me desempeño en el área adquisiciones y abastecimiento de la administración, donde en medio de una pandemia, no hay días ni horarios. Esto implica trabajar sin descanso y en oportunidades, con una mezcla de frustración. Pensar que de mi esfuerzo, en parte, depende que mis compañeros en áreas de salud o seguridad tengan los insumos para trabajar es una motivación para seguir adelante.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Creo que todo es posible, pero no tengo las herramientas suficientes como para emitir una opinión sólida al respecto. Sí considero muy posible que haya habido una respuesta tardía en el origen de su propagación, y me inclino a pensar que ésta se debió a cuestiones políticas y económicas, más que a desconocimiento. 

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Me imagino que al menos en Argentina, el desenlace será paulatino. En las regiones metropolitanas salir de casa parece muy lejano. No creo que deje de haber circulación del virus hasta fin de año, y me temo que no tendremos la oportunidad de volver a las aulas y a las oficinas públicas, hasta cercano el último trimestre del año. Pero creo que tarde o temprano, el día a día se irá normalizando, y volveremos a odiar viajar en transporte público quienes hoy lo extrañamos. Seguramente muchos hábitos habrán venido para quedarse, como la mayor conciencia acerca de lo que con nuestros cuerpos circulando adentramos en nuestros hogares. Pero espero que esa costumbre de pedir mate a quienes acabamos de conocer (o adesconocidos) en eventos populares no desaparezca.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Percibo que es un problema diferente a los que hemos afrontado en lo que va del siglo. Y en especial, que es un fenómeno con una gran transversalidad. Creo que ha hecho que todos nos preguntemos en cualquier parte del mundo respecto a las mismas cuestiones. ¿Qué esperamos del Estado? ¿La economía es equiparable a la salud? ¿Puede haber salud sin economía? ¿Cuál es la mejor forma de proteger a nuestros adultos mayores? ¿Qué implica la libertad en estos tiempos? ¿Cuál es el valor de la vida?

¿Y la Argentina?
Lamentablemente los argentinos pareciéramos no extrañarnos tanto con los períodos de crisis. Un amigo que trabaja en una multinacional de videojuegos me contó, casi riendo casi llorando, que en este tiempo tuvo la oportunidad de exponer ante pares suyos de otros países, estrategias de mercado para este tipo de contextos, donde pareciéramos estar más preparados. 
Nuestro antecedente, en la crisis del 2001 es realmente trágico. Creo que al día de hoy no podemos vislumbrar las consecuencias finales de esta pandemia como para compararlas. Un fenómeno llamativo por estos días, es el trabajo conjunto entre ejecutivos de diferentes signos políticos, pareciera que ante la pandemia, los líderes privilegian el consenso a la confrontación. Personalmente, más que genuina colaboración, por momentos siento que nuestros líderes siguen tomando decisiones en base a las encuestas y a la temperatura en los medios de comunicación. Creo que gobernar es establecer prioridades, y si bien la pandemia debe ser nuestra prioridad hoy, me desconcierta la decisión de demorarse en presentar una oferta a los bonistas de la deuda, la de levantarse de las negociaciones del Mercosur, o la de deslizar la posibilidad de enviar un proyecto de legalización del aborto a un congreso que sesiona virtualmente, en medio de este escenario de desinformación y de confusión.

¿Qué te dejó esta experiencia?
Esta experiencia me deja como aprendizaje el valor de lo cotidiano. Lo importante de poder llegar a mi lugar de trabajo y decir: buen día. A pesar de que muchos tenemos todos los instrumentos para cumplir nuestras funciones desde casa, y de que estamos, poniendo todas las herramientas al servicio de la colaboración y del trabajo en equipo, siento que falta algo. Considero firmemente que el intercambio presencial, el estar presentes, el escucharnos cara a cara, otorga un valor inmenso a la producción en equipo que la virtualidad hoy no permite explotar.

Por otro lado, ser adulta y vivir sólo con adultos hace que se extrañe la fuente inagotable de frescura que tienen los niños. Y en el otro extremo, este tiempo me hizo pensar más en lo mucho que tenemos que aprender de quienes hoy son los más vulnerables, nuestros compañeros cerquita de jubilarse, nuestros papás, nuestros abuelos.











Gustavo H. Mayares

Periodista. Editor del portal patagónico Elandino.com.ar. Padre y apasionado de la literatura y de Mozart, Bach, Gardel, Los Redondos y Divididos. Patagónico por adopción. Carpintero aficionado.








¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En mi casa, en San Martín de los Andes, junto a mi compañera de (casi) toda la vida.

¿Cómo la vivís?
Como se puede: sufriendo un poco el encierro (sobre todo cuando vivo en un paraíso terrenal y no puedo recorrer las bellezas naturales que me rodean, como lo hacía hasta marzo), cocinando y comiendo, escribiendo bastante; trabajando (por suerte); peleando de vez en cuando con Estela (mi compañera) pero por lo general riéndonos de cosas y asuntos sencillos; planificando qué vamos a hacer cuando acabe la cuarentena. Extrañando a mis hijos... También preocupado por la cantidad de gente que no puede ganarse el mango, que no puede changuear ni cirujear para parar la olla.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Si te referís a las que indican que se originó en China por el consumo de animales salvajes (según dicen, algún tipo de murciélago), tengo una tendencia natural a creer en la ciencia y lo que dicen los científicos; así que supongo que será verdad. De hecho, pienso que, sea o no sea así, hay que terminar con el comercio y el tráfico mundial de animales exóticos.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
No sé si habrá un desenlace, en el sentido de que un día llegará el final de la pandemia y de la cuarentena y todos volveremos a la normalidad... Creo que la poscuarentena va a ser complicada para la mayoría de los trabajadores; creo que, como pasa habitualmente, los grandes empresarios, la burguesía querrá cobrarse sus eventuales pérdidas de los bolsillos de las mayorías argentinas, de los laburantes. Va a ser complicado y habrá que resistir y pelearla para que la crisis la paguen los que más guita tienen. 

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Si nos limitamos a las dos décadas que van de este siglo, tal vez; pero si vamos solo un poquito más atrás, las hubo peores: guerras mundiales, invasiones a países subdesarrollados, que también siguen en este siglo... Hambrunas globales...

¿Y la Argentina?
Creo que no. El siglo arrancó en el 2001 y siguió durante un par de años en los que la economía argentina colapsó, literalmente, producto de varios años de saqueo sistemático por parte de capitalistas e imperialistas, con la complicidad necesaria de la mayoría de la casta política administrativa argentina. No llegamos a eso, todavía...  

¿Qué te dejó esta experiencia?

Como esta película todavía no terminó, no podría darte una conclusión definitiva. Por ahora, algunos momentos de angustia, especialmente por la preocupación que me aqueja cuando pienso en mis hijos y en mi vieja. Y cierta sensación general de rareza y extrañamiento que con el paso de las semanas se siente menos; quizá porque uno, como cualquier ser humano, se acostumbra a casi todo.








Jorge Dughetti
Locutor comercial y de espectáculos. Conductor de espacios televisivos. También desarrolla actividades periodísticas en la provincia de Buenos Aires y en especial en los distritos de San Miguel, Malvinas Argentinas y José C. Paz desde su programa “Punto de Encuentro” que se emite por Canal Provincial Telered.





¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En mi domicilio, en el centro de San Miguel (provincia de Buenos Aires)

¿Cómo la vivís?
Trato de sobrellevarla de la mejor manera posible. Por momentos se hace muy tedioso. No estamos acostumbrados a vivir una pandemia de este tipo. Vivo solo en un edificio céntrico y en lo psicológico pienso cómo manejar los trabajos que, evidentemente, se han cortado en forma considerable, no sólo a mí sino también a parte de mi equipo. Pero trato de llevar el día a día de la mejor manera. A la vez, mentalizarme en organizar la vida de otra manera, que no es habitual, y sobrellevar una situación económica que ha tenido consecuencias bastante graves en cada uno de nosotros. No obstante, con el ánimo al cien por ciento. Además, desde casa,  dentro de nuestras posibilidades, seguimos informando a la gente sobre cómo se desarrolla esta cuarentena con el material que nos acercan de los tres partidos.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
No me manejo mucho con las versiones que se están difundiendo. Sí tomo nota de lo que informan distintos medios, locales y nacionales. Evidentemente esto surgió en un país oriental y se diseminó a todo el Mundo, sin duda fue algo inesperado y trato de no influenciarme con versiones, simplemente sabemos que apareció este Covid 19 y que los científicos tratan, día a día, de experimentar hasta que aparezca una vacuna. Esto ha sido una sorpresa para el Planeta. Esperemos que sólo sea una película que finalice lo más pronto que se pueda para volver a tener una vida mucho más tranquila, aunque por un buen tiempo no vamos a volver a la normalidad, ni en lo personal ni en lo laboral.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Espero un desenlace positivo a corto plazo, aunque creo que por el momento no será así. De todos modos estimo que el desenlace será muy bueno, después de tanto tiempo de angustia, de incertidumbre. Siempre uno, como creyente, espera un desenlace feliz y que la gente no se contagie, no muera y que no tengamos serios problemas económicos.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Sí, con 59 años creo que estamos viviendo algo que la gente no esperaba. Algo similar ocurrió cien años atrás. Pero con estas características de no saber cómo tratar una pandemia como el Covid 19, para mí, creo que este es uno de los mayores problemas que se ha vivido.

¿Y la Argentina?
La Argentina siempre vivió momentos muy difíciles en décadas, en lo social, en lo económico pero, sin duda, este es el momento más difícil que le toca al gobierno de nuestro país. Un nuevo gobierno que recibe esta situación y debe tomar decisiones no muy fáciles para un Presidente y para quienes manejan este país. Sin duda es uno de los mayores problemas que estamos atravesando. 

¿Qué te dejó esta experiencia?

Todavía no terminó esta experiencia. Cuando esto finalice y vuelvas a entrevistarme, sin duda podré responderte qué experiencia me dejó. Espero que me deje cosas positivas.






Marcello Mastroianni

Abogado egresado de la UBA en actividad profesional. Fue asesor parlamentario en el Honorable Concejo Deliberante de San Miguel en dos oportunidades; Prosecretario en la comisión de Obras y Servicios Públicos del Senado de la Provincia de Buenos Aires y titular del Área legal y técnica de la Corporación Mercado Central de Buenos Aires, asesor letrado de la Asociación de Trabajadores del Estado ATE, seccionales San Miguel, Malvinas Argentinas y José C Paz.  Actualmente Miembro de la Mesa Política del Manifiesto Argentino San Miguel. 


¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En Bella Vista, provincia de Buenos Aires, en mi domicilio habitual junto a mi esposa y mis dos hijos.

¿Cómo la vivís?
Confieso que no la he sufrido, claro que cuesta un poco estar distanciado de amigos y familiares, con quien mantuvimos a diario comunicación de manera virtual. En lo personal disfruto de la compañía de mi familia, somos muy unidos y armonizamos bastante bien. Sé que nuestra situación en relación a ello, es de cierto privilegio, vivimos en una casa con fondo, con árboles y mucho verde, sin dudas eso ayuda mucho. En cuanto a lo económico es mucho más complicado, soy independiente tengo mi propio estudio, y mi actividad se encuentra totalmente paralizada. En ese punto la ayuda Estatal fue fundamental y se sintió a través de distintas líneas de crédito. Actualmente trabajo un poco de manera virtual, aunque el incipiente sistema electrónico aún no está en condiciones para resolver las innumerables etapas procesales que un juicio demanda y es muy poco lo que se puede avanzar. Logré que me salgan aprobados algunos amparos, por lo que festejo que la Justicia otorgue algunas respuestas, al menos en situaciones de extrema necesidad. Por otra parte, en lo social me mantuve atento, pude ayudar a varias personas con la tramitación del IFE. En síntesis, al menos en mi caso, creo que aprendí a vivir con menos expectativas materiales y ciertas limitaciones en pos de priorizar la salud, sobre todo teniendo en cuenta el bienestar de mi familia, de mi compañera y mis hijos.   

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
No creo en las teorías conspirativas de la creación artificial de virus, aunque veo que están siendo utilizadas en la guerra comercial que mantiene EEUU y China, lo que resulta sumamente preocupante, sobre todo teniendo en cuenta las características beligerantes y poco humanista de los lideres involucrados. Soy militante del pensamiento científico y no me parece descabellado pensar que el virus resulta ser una mutación natural que permitió el traspaso de un animal salvaje al ser humano. Sobre todo, si tenemos en cuenta que no es la primera vez que ello sucede, ya hay antecedentes de otras enfermedades que sufrieron el mismo proceso el SARS entre otros. Por otra parte, debemos tener en cuenta que todo indica a China como epicentro del origen del virus, en la cuidad de Wuhan, de alta densidad poblacional, con habitantes con buenos ingresos, con necesidades imperiosas en la adquisición de proteínas. Hecho que empuja a la manipulación y venta de todo tipo de animales en pésimas condiciones fitosanitarias.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Creo que al igual que otras enfermedades permanecerá entre nosotros, lo que cambiará será la forma de enfrentarla. Con seguridad la llegada de una vacuna será inminente, no sé si este año, pero es un hecho que está en proceso. También surgirán nuevas técnicas de tratamiento y medicamentos que bajarán la letalidad del virus. Hay numerosos datos históricos que nos muestran los posibles procesos y evolución de la enfermedad, estará en nuestros gobernantes y en nosotros como sociedad elegir el camino para atravesarla con la menor cantidad de sufrimiento humano posible.  

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
 Sin dudas es el que puso en vilo al mundo entero y al menos en este siglo no tiene precedente. Por otra parte, no es menos cierto que otros problemas que no nacieron en este siglo pero que afectan a las sociedades, tal vez con mayor fuerza que el propio coronavirus, siguen presentes y parecen agudizarse, como son la desigualdad en todos los aspectos, el autoritarismo y la concentración inmoral de la riqueza.    

¿Y la Argentina?
Creo que en Argentina tuvimos la suerte de que se tomaran las decisiones correctas en el tiempo justo, lo que evitó el aumento descontrolado de la enfermedad y la pérdida de numerosas vidas, como ocurre lamentablemente en otros países hermanos. Por otra parte, observo una clase política que revalorizó el rol del Estado y, salvo algunas penosas excepciones, está a la altura de la grave situación, y una sociedad que, aunque con esfuerzo, acompaña y hace su parte. El aislamiento es duro, sobre todo para los que menos tienen, es ahí donde el Estado tiene la obligación de desplegar todo sus esfuerzos y recursos.   
¿Qué te dejó esta experiencia?

Me diola oportunidad de convivir mucho más tiempo con mi familia y me dejó la certeza de que es posible vivir, en armonía y con felicidad, con mucho menos de lo que uno cree necesitar. Que lo que parece importante de repente deja de serlo y que no hay nada más preciado y reconfortante que tener a los que uno quiere cerca y con buena salud.









María E. Cauda
Estudiante de geografía en Alemania






¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En mi departamento en Colonia (Alemania).

¿Cómo la vivís? 
La verdad es que las primeras semanas fueron muy bien. Gozando el tiempo para trabajar desde casa, teniendo tiempo para ocuparme de plantas, y viendo una posibilidad para reencontrarme con mi misma. Después de 5 semanas ya es bastante agotador estar siempre en el mismo lugar, pero tuve mucha suerte en cuanto a no estar sola. Mialrededor sufre mucho más: tengo mucha gente cerca que perdió su trabajo, especialmente gente joven, que ahora tienen problemas económicos y no pueden esperar a la ayuda de los padres, porque ellos tienen los mismos problemas. Hay mucho miedo en la gente y especialmente padres de chicos jóvenes están muy preocupados por no poder darles los contactos sociales que necesitan en su infancia. Lo mismo con la gente mayor: aquí en Alemania hay un gran problema con la soledad de los ancianos que trae mucho sufrimiento.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Es importante saber sobre el origen para la medicina y para los modelos matemáticos en cuanto al control pandémico. Usar el origen de la pandemia para un argumento racista no tiene sentido.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace? 
Ojalá se encuentre una vacuna o un remedio pronto. Va ser interesante ver como el distanciamiento social cambiará a la sociedad - especialmente en una sociedad que ya es bastante distanciada y seria como la de aquí.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Visto desde la perspectiva geográfica: sí, porque afecta globalmente.Visto desde la perspectiva humanitaria: no, porque hay y siempre huboguerras, crímenes y atrocidades en muchos lugares. Me imagino quevivir una guerra será una cosa muy distinta a quedarse en casa yquejarse por no poder salir a bailar...

¿Y la Argentina? 
Viviendo en el exterior no sé lo que pasa actualmente en Argentina.

¿Qué te dejó esta experiencia?
Me dejó la confirmación de que el sistema económico es bastante frágil. Y me dejó la esperanza que el ser humano pueda aprender de esta situación y mejorar ecológicamente, socialmente y económicamente. Una situación así demuestra que no sirve pelear solo para uno mismo o para la propia familia, porque es mucho más grande. Esta situación demuestra que lo único que ayuda es trabajar en grupo como humanidad unida.







Mariela Borello
Formadora de Formadores y de Psicopedagogos. Licenciada y Profesora en Ciencias de la Educación de la UBA. Se especializó en Gestión de las Instituciones (FLACSO). También es Psicopedagoga y Counselor. Fue Investigadora Docente de la Universidad Nacional de General Sarmiento en el tema de Nuevas Subjetividades infantiles y Educación y Nuevas Tecnologías.  Escritora, miembro de la Sociedad Argentina de Escritores Filial Moreno, colaboró en la fundación de la Filial San Miguel.



¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
Cumplo la cuarentena en mi casa en San Miguel junto a mi hijo mayor de 26 años. Hace 20 años que vivo en esta casa, la familia fue cambiando y la casa quedó grande y espaciosa, tenemos bastante verde para despejarnos y estar en contacto con la naturaleza. La verdad es que, a pesar de las circunstancias poco agradables, las condiciones son buenas.

¿Cómo la vivís?
Al principio creo que un poco como todos, con estupor por la sorpresa, adaptándome al trabajo remoto. Antes de que el gobierno declarara la cuarentena el 20 de marzo, en educación ya se habían suspendido las clases. En el Nivel Superior de la Formación no habíamos llegado a conocer a los alumnos ingresantes. Fue complicado contactar con ellos. Hubo que armar una base de datos colaborando entre todos, organizar las clases por medio de plataformas. En mi caso ya usaba algunas, pero siempre como apoyatura a las clases presenciales. Dar clases a distancia es otra cosa. En el comienzo fue muy estimulante explorar y experimentar, luego fuimos constatando las limitaciones de conectividad de los estudiantes. Construir el lazo con ellos sin estar en el aula es todo un desafío, así como trabajar con los compañeros. Hasta ahora el trabajo me ha insumido muchísimo tiempo. No he experimentado la angustia o ansiedad que veo otros refieren ante no tener una obligación externa. Casa y trabajo siempre habían estado bastante mezclados en mi vida, pero ahora ello se ha incrementado. También atiendo consultantes por video llamadas. 
Salgo lo indispensable y ahora estoy empezando a sentir el aislamiento. Trato entonces de hacerme un tiempo para reuniones remotas con amigas, con mi hijo menor que vive en Dublín, bailar sola en el living con alguna música que me guste, meditar, leer. Dejo un día del fin de semana para limpiar, lavar, hacer compras. Lo que no puedo hacer, lo dejo. Tenía arreglos pensados pero obviamente habrá que esperar. Nada es realmente importante en lo personal. Socialmente sí estoy preocupada. Las condiciones de vida de mucha gente están lejos de ser buenas y el país ha quedado devastado, con un sistema de salud deteriorado y un endeudamiento atroz. El gobierno está muy condicionado, con poco margen de acción para la implementación de las políticas que necesitamos para contener a la gente.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Creo que discutir el origen no tiene sentido, son solo especulaciones. En lo personal me inclino a pensar que es el resultado lógico y esperable de un sistema que va a contramano de la salud, de la vida y de la naturaleza.  De todas formas, el coronavirus ya fue fagocitado por el neoliberalismo y sus lógicas.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Para mí está muy claro cómo se va a gestionar la crisis económica provocada por la pandemia y el aislamiento social.Por ahora pareciera que vamos a salir de esto, a nivel mundial, con muchos muertos, en especial de las clases más bajas, con mayor concentración de la riqueza y con un crecimiento inusitado de la pobreza. Todos, salvo un pequeñísimo y minúsculo grupo, seremos más pobres cuando esto termine. El papel de la tecnología en la vida cotidiana y productiva llegó para quedarse y terminar de dar un vuelco rotundo al mundo. Pero la tecnología por sí misma no generará una mejor calidad de vida a nivel planetario. Eso dependerá de las políticas que se tomen y de los márgenes de acción de los gobiernos que están y estarán muy condicionados por los grupos de poder. Sinembargo, hay un gran signo de pregunta: ¿cómo reaccionaremos individual y colectivamente frente a esa situación? Ahí me reservo una luz de esperanza, pero en el largo plazo, no el futuro cercano.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Por el carácter globalizado, sin ninguna duda. Pero no lo veo como un problema, sino más bien como un producto de nuestra manera de vivir. Hemos creado esto, como sociedad me refiero. La desigualdad es tan grande, las condiciones de vida de las grandes mayorías son muy malas. Éramos una humanidad muy vulnerable y no lo veíamos. Ahora lo sabemos, y sabemos que la vulnerabilidad ha sido creada por un sistema económico cruel. El sistema que nos ha enfermado no puede curarnos. La pregunta es si tendremos la honestidad de reconocerlo y la valentía de construir creativamente otra cosa.

¿Y la Argentina?
Estamos complicados. El macrismo nos dejó en una encerrona. De todas formas, confío en la experiencia del gobierno actual y de los expertos que ha convocado para renegociar la deuda. Eso es lo primero, para todo y en especial para afrontar las medidas concretas frente a la pandemia. En relación a esto último, creo que Argentina está en un buen camino, teniendo en cuenta nuestras dificultades que son muchas. Si no caemos en falsas dicotomías, podemos lograr un equilibrio entre control del Estado y respeto a la privacidad, que nos permita retomar paulatinamente la actividad económica sin perjuicio de la democracia. La Dictadura nos ha marcado fuertemente y creo que como sociedad vamos a encontrar una manera creativa de resolver el problema. En cuanto al escenario económico pos pandemia, va a ser doloroso y difícil, requerirá coraje y decisión política, consenso, y mucha solidaridad y humanidad de parte del conjunto.

¿Qué te dejó esta experiencia?

La experiencia aún no acaba, la estoy transitando. Es como un ejercicio de flexibilidad, de reflejos, de adaptación activa, a veces siento que nos estamos deshaciendo. Es una experiencia de transformación. Por momentos duele y de a ratos lo disfruto.



Norma Edith Juárez 
Soy Profesora Universitaria en Historia, graduada en universidad pública y gratuita. Amo mi profesión, me gusta no sólo enseñar Historia sino tratar de que los estudiantes la vivan, participando en diversas actividades. Estudié desde niña inglés. Me encanta la decoración y por eso estudié diseño de interiores hace unos años. Debe ser que me quedó el carma de lo que deseaba ser cuando terminara la secundaria en época adolescente. Quería ser arquitecta. Por experiencia de vida y relacionada con mi carrera, me gusta la temática de derechos humanos y me considero una humilde militante ad honorem de ella. Este compromiso se relaciona con acompañar a quienes padecen o han padecido injusticias en los diferentes ámbitos de su vida. 

¿Dónde te tocó hacer la cuarentena? 
En mi casa, en Los Polvorines. Acompañada de mi mascota,mi fiel compañero, un cuasi cooker negro que me sigue cual sombra. Suelo tener la visita de mi hijo mayor que construyó su casa sobre la mía. 

¿Cómo la vivís? 
Al principio fue difícil porque para mí, mi trabajo no es “trabajo”,es un placer estar en un aula. Tratar de brindar al prójimo lo que sé. De enseñar todo lo que aprendí y como lo aprendí. Tener conocimiento de algo y no compartirlo con un otro/a,no es coherente para mí. Hice mi carrera de grande,casada,con dos hijos y con todas las cuestiones que eso implica (trabajo,problemas de dinero,discusiones,etc). Siempre estudiaba de noche porque trabajaba. Además,debía dejar la casa ordenada para que nadie me pudiera decir que “por estudiar” desatendía otras obligaciones. Me pasaron miles de cosas y nunca dejé de estudiar. Fue mucho sacrificio para mí. Por ello,considero que no sería justa conmigo misma si mi trabajo fuera sólo cumplir cuestiones burocráticas,dar una fotocopia y un cuestionario y ya está. Por el contrario,me gusta la charla,el debate,salir con mis estudiantes,que conozcan otros lugares,otra gente. Trato de que en cada asignatura que dicto el estudiante tenga acceso a las fuentes,que viva y sea sujeto de la Historia. Que tenga pensamiento crítico que no repita como lorito lo que yo digo,no tengo yo la verdad sobre una disciplina. Es más,me gusta aprender junto con mis alumnos/as. Y eso se extraña. Si bien ya en el mes de febrero uno está en las escuelas,es en marzo cuando se inicia el ciclo lectivo. Tuvimos una semana de clases presenciales. No hubo tiempo para “conocer” a los alumnos/as. Y de pronto,tener que buscar alternativas para asegurarles a ellos/as el derecho a estudiar. Ni hablar de Fines,un programa de educación popular inclusiva al que le he dedicado mis años de docencia. Me encanta trabajar con adultos. La pandemia no dio tiempo a que se llegaran a realizar los actos públicos de asignación de profesores. Días de angustia,de estar en la cama,de incertidumbre. Adoro estar en mi casa pero por momentos,empecé a pensar lo difícil que sería luego salir o lo peor….¿podría salir? 
Por suerte los directivos de las distintas escuelas en las que trabajo son muy humanos,en el sentido de ser seres con conciencia social. De pensar en los estudiantes y en su cuerpo docente. Acompañan. Uno de ellos apoya mucho mi iniciativa de que el alumnado participe en proyectos. Y me enfoqué en eso. A lo que se refiere continuidad pedagógica virtual para los cursos que tengo (24 x 7 como se dice ahora),me inscribí con mis cursos de Historia de un CENS para participar en dos programas que también se han adaptado al dinamismo virtual que nos depara el coronavirus: Jóvenes y Memoria y la Escuela va a los Juicios. Así que me siento como si estuviera cursando una carrera online. Tengo bibliografía para leer para cada encuentro virtual de ambos programas y participar de seminarios,talleres. Y resultó/a hasta ahora una experiencia gratificante. Hace unos días participé de un taller “federal”,como lo denomino yo. Casi ciento cincuenta personas interactuando en una plataforma llamada Zoom. A ello le sumé dos seminarios de Historia que brinda Página 12 dos veces por semana y que se extienden hasta casi los primeros días de julio,otra capacitación virtual que ofrece la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación y una que otra invitación virtual que llega de algún organismo y/o avisos de directivos de escuela. Hace una semana la CPM(Comisión Provincial por la Memoria) ofreció una charla con un panel de lujo sobre Violencia institucional,el CIIE de Malvinas Argentinas una capacitación sobre TICS,pensada para darnos un apoyo a docentes con respecto al uso de la tecnología en este contexto excepcional. Por otro lado,estoy usufructuando mi curso de decoración y aprovechando el estar en casa,haciendo algunas cambios en la misma. Trato de prepararme para el contexto actual y que debo estar entera para lo que se vendrá cuando,si Dios quiere,todo vuelva a la “normalidad”.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
En este sentido mis puntos de vista son muy ambiguos. En primer lugar creí el versito de la sopita de murciélagos. Pensaba si los chinos,siendo del primer mundo,se alimentan así,que nos quedaba para nosotros,país tercermundista. Luego me convencía o convencían que primaba algo cultural en ello. Pero luego empecé a validar posturas que sostenían lo de la creación del virus en un laboratorio. Primero me decía a mí misma: No,no puede haber gente tan mala en el mundo. Pero si me remonto a la Historia,acontecimientos internacionales y nacionales dejaron en evidencia cómo el egoísmo,el individualismo de la especia humana no tiene límites. Cabe nombrar las dos guerras mundiales,el holocausto nazi. En nuestra nación, uno de los periodos más nefastos,la última dictadura militar. Y uno sabe que todas esas aberraciones tenían como inicio la lucha por un poder económico,la persistencia de un sistema económico que vino para quedarse y cada vez más salvaje. Por todo ello,no me extrañaría que esto fuera un invento de laboratorio para desestabilizar economías de potencias que se creen dueñas del mundo. 

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace? 
Es difícil de predecir un desenlace. En cuanto a un pronóstico sanitario,he escuchado a referentes de salud decir que,por ejemplo,el uso del barbijo se va a extender por unos años, es más hay que incluirlo como parte de nuestro outfit diario. Y esto me lleva a pensar que esto no es un chiste y de no serlo cómo va costar que todos/as lo cumplan. Pues si ahora,sabiendo que estamos ante un periodo de mayor infección nos cuesta su uso o bien es mal usado, cómo concientizar a la población de asimilar esta costumbre. Considero que es un virus nuevo que vino para quedarse,de ahí su dinamismo porque nadie sabe cómo evoluciona. Soy optimista y creo en versiones de una posible vacuna para atacarlo. Sin embargo, no he de ser ilusa y pensar que llegara a nuestro país este año. Somos tercer mundo,un país en vías de desarrollo o subdesarrollado. Las invenciones e innovaciones nos llegan mucho tiempo después de que han pasado por el Primer Mundo. 

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI? 
Desde mi punto de vista sí. Es uno de los problemas que ha tenido la particularidad de hacer un parate en la vida de todos los habitantes del planeta. La incertidumbre de gobernantes,el debate entre los que priorizan la vida o la economía. El no saber cómo combatirlo más que apelar a un aislamiento social y a mejorar condiciones de higiene(no respetadas por la mayoría de la población). Las grandes potencias económicas desestimaron la pandemia en su gran mayoría. Lo reflejan los índices de mortalidad de estadísticas mundiales. El cierre de fronteras, considero también, llevará tiempo su apertura porque no hay que olvidar que existen cuatro estaciones de clima y éstas cambian de acuerdo a su ubicación en el planisferio. Se dice que el frío no es bueno porque aumentaría el contagio de este virus que ataca vías respiratorias. 

¿Y la Argentina? 
La pandemia ha dado visibilidad a problemas preexistentes desde hace años en nuestro país. La desigualdad social se percibe aunque no lo queramos ver.  Es lo que más me duele porque amo mi país. Me preocupa el sistema sanitario que no alcance a las demandas que se puedan dar en el trayecto que aún queda. La falta de recursos e insumos en los hospitales no es realidad nueva pero en estos momentos tener un respirador puede ser una cuestión de vida o muerte espontánea. Cuando miro tv y veo las recomendaciones de lavarse las manos (te lavas con agua y jabón cantando el feliz cumpleaños dos veces o bien usá alcohol en gel) pienso en la costumbre de hablar como si todos/as tuvieran acceso a ello. Somos un país donde el agua no es un recurso,aunque sea impensable que esto pase en el siglo XXI,que poseen todos/as. Y hablo de agua que pueda ser consumida por la población para uso en tareas hogareñas,ni siquiera agua potable. Yo vivo en un barrio bastante “urbanizado” y no tengo acceso a agua corriente. Valoro que nuestro primer mandatario haya priorizado la vida a la economía. Somos un país que está siempre al borde del precipicio,estamos acostumbrados a los vaivenes económicos. Considero que es peor estar en la cima y luego tener una tremenda caída. Pero soy una persona que veo a mi alrededor...cuando voy al supermercado veo cómo,a pesar de los supuestos controles,los precios siguen en alza y pienso que mi gasto es para una persona y me pesa,y tengo trabajo...¿cómo la estarán pasando aquellos/as que tienen familias numerosas? Gracias a Dios tenemos un gobierno presente hoy. Pero diez mil pesos no es dinero suficiente para cubrir una canasta básica. A la distancia lo observo en mis estudiantes y debo entender y comprender que no todos tienen acceso a recursos virtuales ya sean dispositivos de hardware o software. Y en el caso de que alguien los posea,nadie me asegura que sepa manejarlos.

¿Qué te dejó esta experiencia? 
Lo que más valoro de esta experiencia que aún no tiene una fecha límite de finalización, es la sensación de cómo la vida cotidiana puede cambiar vertiginosamente de un día para otro. Escucho a veces hablar lo positivo que pueda resultar tener este momento de introspección,de estar con uno mismo. Si bien es algo que tiene bastante espacio en mi vida diaria porque me es imposible que mi mente no esté en el continuo pensar... esta vez ha sido más profundo puesto que es un acto que se da de manera continua y atravesada por la incertidumbre. También escucho que todos saldremos mejor de esta experiencia. Me encantaría que así fuera. Sin embargo,veo que la sociedad mantiene ciertos hábitos. Por ejemplo,el otro día tuve que ir a cobrar mi sueldo al Banco Provincia donde hay días que las filas son interminables y están los vivos que se ponen en filas que no les corresponden,aunque alguien les haya avisado de cuál es la correcta. Se quedan inmóviles,faltando el respeto a todos/as. Y todo esto bajo el supuesto control policial y de personal auxiliar que suele estar dando una mano al banco. Esto de por la noche aplaudir a los médicos y al otro día encender la tv y ver que a médicos y enfermeras los acosan con carteles de que no los quieren en sus edificios. Que un grupo de policías violen a una compañera de trabajo en el baño de un edificio destinado para recibir posibles pacientes infectados de coronavirus. Que en los supermercados hayan cartelitos que dicen no se permite llevar más de un kilo de azúcar por familia y van más de uno de esa familia e ingresa por separado no sólo porque no está permitido ingresar más de uno, sino para obtener más del producto que el resto,que te aumenten los precios cuando hay personas que no tienen un salario mínimo asegurado,que grandes empresarios se aprovechen del contexto de pandemia para obtener beneficios para pagar sueldos, pidiendo la ayuda del Estado,cuando venimos de un estado ausente y contradiciendo uno de principios del capitalismo... “hay que dejarlo todo al libre albedrío del mercado”. Que vendrán momentos duros en el plano económico,no me cabe la menor duda. La desigualdad social se percibe más, mientras unos piden flexibilización de la cuarentena para “salir a correr”,en las escuelas públicas nos reunimos cada quince días para repartir bolsones de mercadería y cuadernillos escolares de cupo limitado. 

¿Deseamos todos realmente “la igualdad”? ¿Somos realmente solidarios?









Oscar Peretto

Músico- Coordinador del área de música de la Universidad Nacional de General Sarmiento.





¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En mi casa, en Hurlingham, provincia de Buenos Aires. Junto a mi compañera e hija. Tengo tres hijos mas que me dieron 5 nietos a quienes no veo hace mas de 50 días. 

¿Cómo la vivís?
Hay días que son buenos, tengo trabajo que hacer a través de la web, estoy estudiando una tecnicatura en música popular en la UNLP y eso me tiene ocupado cursando virtualmente, haciendo trabajos prácticos y estudiando partituras. Además, sigo componiendo y escribiendo. A pesar de esa actividad hay días que el encierro me abruma y me saca las ganas de hacer cualquier cosa, es como que todo me asfixia, en ese momento respiro y espero que pase hasta que vuelven las ganas. Paciencia. Extraño a la familia.

¿Qué opinas de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Es un hecho de la naturaleza, como las anteriores pandemias. Me superan las teorías conspirativas, 

¿Cuál crees o imaginas que será el desenlace?
Bueno, a pesar del hecho traumático de las muertes, algunos son escépticos, pero creo que algunas cosas van a ser modificadas para bien. Por lo pronto ya le vimos la cara a los buenos tipos y a los miserables, estos momentos nos muestran cómo somos. 

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
NO. La desigualdad y la injusticia tiene mas victimas a cuestas. Volviendo a la respuesta anterior, la pandemia muestra al mundo tal cual está organizado, lo saca a la superficie y nos pone a la vista la falta de equidad y el problema de la distribución de la riqueza.

¿Y la Argentina?
El mayor problema del país, es como el de todo el universo, la distribución injusta de la riqueza, como rareza doméstica y que no puedo explicar menciono el apoyo de amplios sectores de la sociedad a gobiernos neo liberales que acrecientan la desigualdad y a pesar de ello, son votados, como si estuvieran enamorados del verdugo.

¿Qué te dejó esta experiencia?

Un proceso de retrospección; en lo personal, en lo musical; hay cosas que a la salida de la cuarentena no van a ser iguales, además estoy en un momento de mi vida donde quiero que lo que venga sea muy bueno.











Thomas Platzbecker
Jubilado pobre, anteriormente trabajando como traductor (inglés, francés, español = castellano)








¿Dónde te tocó hacer la cuarentena? 
En Bonn, la ex-capital de Alemania, donde vivo. 

¿Cómo la vivís?
Bastante solo, leyendo, escuchando música, andando, corriendo, ayudando a un médico sirio a prepararse para un examen, cocinando para una persona vulnerable… 

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
El virus es una nueva mutación, por eso se llama SARS-CoviD-2. Los virólogos y epidemiólogos o pandemiólogos  piensan que  se transmitió por casualidad de animales al hombre. Por supuesto todavía no pueden saber mucho sobre el virus, necesitan datos confirmados. Vienen entonces tarados como Trump para distraer de la propia incapacidad (o del manejo miserable de la pandemia), niegan o minimizan el problema produciendo así muertos y condiciones catastróficas del sistema de salud. Y si ya no se puede mantener esa postura, se buscan los malvados hacedores en el reino del mal. Ese cambia según las estaciones. Primero fuimos nosotros, los malditos europeos, ahora son los chinos con gran apoyo de la OMS. El señor Chomsky viene con otra teoría de conspiración retorcida (recomendada lectura por la NAN ¿Por qué?) sin ninguna documentación de apoyo: ¡Bienvenido en el imperio de la estupidez! 

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Buena pregunta pero no soy ni adivinador ni oráculo. 

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
No, hay un mayor problema, hay un montón de mayores problemas: el cambio climático, el medio ambiente, el capitalismo, los derechos humanos (niños, mujeres, ancianos, etnias, refugiados)...paro aquí para no ponerme depresivo. 

¿Y la Argentina? 
No tengo ni la mínima idea como maneja Argentina el asunto y como va a salir de esto.

¿Qué te dejó esta experiencia?

Creo que todavía es demasiado temprano para una retrospectiva y una conclusión.













Evelin Delgado

Estudiante de Enfermería y Madre.







¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En mi casa. En San Miguel, barrio Trujui(ciudad Santa María)

¿Cómo la vivís?
Y, la vivo como se puede con mis hijas que son chicas y trato de tenerlas entretenidas y activas con el colegio también. 

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Es dudoso todo, porque primero dijeron que salió de un murciélago en China, luego que la fabricaron en EE.UU., después que China la hizo para atacar a EE.UU. y para reducir su población misma. Como que fueron muchas cosas que no se entienden y no se sabe bien su origen, sólo quien lo hizo lo sabe,jeje…
¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
La verdad que no sé porque es como una incógnita para todos. Sólo dicen que saldrá una vacuna, pero para que eso pase falta bastante por lo que eso tarda, lleva su tiempo. No creo que salgamos pronto de esto, mientras esperemos por la erradicación del virus perderemos muchas vidas y aunque no sea justo, lastimosamente, tendremos que esperar por una pronta mejoría para todos y para llegar al feliz desenlace contra el virus. 

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Creo que no hubieron otros problemas que padecer y transitar, pero este es uno grave por el solo hecho de que es invisible ante nosotros y el mundo y no sabemos "aun" cómo combatirlo, sólo como prevenirlo. Los trabajadores del Área de Salud están dejando todo para poder superar este problema, para poder manejarse con los insumos que tienen, que no es mucho en algunos países para la gran demanda que tienen.

¿Y la Argentina?
La argentina tuvo sus altibajos también pero los pudo superar y manejar. Ante este virus se está manejando muy bien con respeto al aislamiento obligatorio temprano, que pudo evitar muchos más casos y muertes. A lo que va en el resto de los países,el nuestro va bastante bien y espero continúe así y termine pronto esto.

¿Qué te dejó esta experiencia?

El lavado de manos frecuente me dejo, jeje. Pero también deja una hermosa parte al estar unidos todos para el bien de todos, muchos trabajadores que perdieron parte de su tiempo con sus hijos lo están recuperando, esa unión, ese amor de estar en casa unidos eso es lo más bello que nos queda. Capaz que por momentos es fastidioso estar encerrados y quebrando la antigua rutina, pero es por el bien de nuestra familia y de todos. En estos tiempos queda sólo estar unidos pero lejos. #quedateencasa #unidosperolejos.





Gerardo Reimers Ortiz *
Docente, Comunicador, Diseñador gráfico, Escritor. Varios sitios web dedicados a la gráfica, el dibujo y el rock, Conductor de radio en distintos programas de interés general, promotor de espectáculos, creador de varios y distintos fanzines a lo largo de su vida. “Al final de la entrevista dejo link de referencias”, apunta.


¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
Hace 30 años decidí vivir en el interior de mi país, actualmente resido en la Ciudad Capital de La Rioja, donde encontré mi lugar en el mundo. Es un lugar donde todo está a la mano, así que (supongo) no es tan traumático como en grandes ciudades.

¿Cómo la vivís?
Supongo que como la mayoría, esto nos tomó de sorpresa y quedar encerrado de un día para otro puede ser traumático. En nuestro caso, una semana antes que se diera a nivel nacional, ya habíamos empezado hacer distancia social y el sábado 14 de marzo, mientras hacíamos nuestro programa, dábamos información de este virus y las primeras recomendaciones para combatirlo.
Tenemos suerte de vivir en una era tecnológica en la cual no estamos desconectados y podemos saber al instante como están nuestros seres queridos. Lo demás es costumbre. El ser humano está preparado para adaptarse a cualquier situación.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
No soy un opinador, pero la libertad con que manejamos las redes sociales hicieron que un poco en broma, varias versiones se hicieran famosa como la sopa de murciélago... pero algo de cierto tienen.
Ya hubo dos casos de coronavirus tristemente famosos: el SARS-CoV-1, causante de la epidemia del síndrome respiratorio agudo grave (SARS) en 2002, y el MERS-CoV, que produjo la epidemia del síndrome respiratorio de Oriente Medio en 2012. Lo que está claro es como los demás coronavirus humanos, este es también de origen animal producido a través de un salto de hospedador del patógeno hasta la nuestra.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Todo evento como este suele tener finales desordenados y pregunto ¿para quién termina la epidemia y quien lo decide?. Un final posible es que,aunque no hayamos vencido la enfermedad, nos hemos cansado de estar en modo pánico y aprendemos a vivir con ella, como está sucediendo ahora después de dos meses de encierro.
Y la otra estará determinada, no por los médicos, sino (como siempre) por un proceso sociopolítico.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Un problema que padece el mundo y no es nuevo, y en que las cifras son alarmantes, pero como no contagia a los que tienen dinero, no es importante.
8.500 niños mueren cada día de desnutrición y según las estimaciones de Unicef, el Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud (OMS), se calcula que 6,3 millones de niños menores de 15 años murieron en 2017 por causas, en su mayoría, prevenibles.

¿Y la Argentina?
A veces me indigna leer comentarios escrito por gente que está sentada cómodamente en su sillón en su casa y que tiene resto para pasar esta pandemia, cuando hay millones de personas en estado de pobreza total, una al lado de otra tal cual habitaciones de un departamento enrome. Gente que vivía del día a día,
Agradezco que no nos haya tocado en un gobierno neoliberal como el que había rebajado a secretaria el Ministerio de Salud, no quiero imaginar la cantidad de muertos que hubiésemos tenido.

¿Qué te dejó esta experiencia?
No creo que se haya terminado. Vivo en un lugar muy sociable donde se acostumbra a reunirse casi todos los días para tomar algo, hacer un asado o una picada. Eso se extraña.
También nos hemos dado cuenta de cuánto gastábamos en cosas superfluas, en trasladarnos, ahora consumimos lo que necesitamos.
Y está claro que habrá una nueva normalidad, lo virtual que ya venía imponiéndose en la gente mayor, hoy es casi un elemento indispensable. Acá hacemos reuniones virtuales cada uno en su casa tomando mate, pero no perdemos la costumbre de hablar cara a cara.
Y estoy seguro de que en unos 10 ó 15 años, tal vez menos, la educación pasara a ser virtual, así como muchos trabajos.

*(Soy más conocido por mis seudónimos como Kapitam o Gero)
Páginas y Blog
https://www.pedazodebestia.com.ar/
https://www.bocetosgraficos.com.ar/
https://kapitam.blogspot.com/
http://des-tiempos.blogspot.com/   (Dibujos y escritos)
http://unbuenmate.blogspot.com/
http://manomanka.blogspot.com/

Redes sociales
https://www.instagram.com/pedazodebestia1/
https://www.pinterest.es/kapitam/
https://twitter.com/PedazoBestia
https://www.youtube.com/c/KapitamRocx  (canal)

Facebook 
https://www.facebook.com/Kapitam
https://www.facebook.com/bocetosgraficos/
https://www.facebook.com/pedazodebestia/
https://www.facebook.com/unbuenmate/

https://www.facebook.com/groups/perroscalllejeros/




Gustavo Ojeda
Vive enBrasil desde 1993. Viajó al día siguiente que Argentina jugó el repechaje con Australia. Estuvo en la cancha. Es licenciado de Turismo y Guia de Turismo (Universidad de Morón). En Buzios alquiló un restaurante y después una posada. “Como sabia trabajar con turismo receptivo cree en su época la mayor empresa receptiva de Buzios”, explica. Se casó con una médica nefróloga hace 25 años y tienen 2 hijos. Por el trabajo de ella se fueron a Macae, a 70 km al norte de Buzios. Ahí fue corredor de inmuebles, perito tasador y, por último, constructor.

¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En casa, hacemos cuarentena doble. Mi esposa al ser nefróloga, especialista en riñones, está al frente de la pandemia, porque así como fallan los pulmones de los más comprometidos, también fallan los riñones. Entonces la clínica donde ella es directora junto con la municipalidad montaron un lugar para tratar solo pacientes con covid.
Ella aplica todos los protocolos y hasta algunas veces es un poco exagerada, porque con esto no se juega. El gobierno le da equipamiento para trabajar pero ella compra también para su protección. Cuando llega a casa se saca toda la ropa que viene de la calle, en el patio de la frente, con la posibilidad que vecinos de edificios cercanos puedan verla haciendo esto, pero lo hace para no contagiar a la familia. Yo soy diabético.
Automáticamente pone la ropa a lavar y se baña en el baño de la empleada. Nosotros no podemos usar el mismo baño. El baño son 20 minutos de reloj, luego entra en su cuarto (mi ex cuarto jeje) y se queda aislada de la familia. 
Las comidas las hago yo y le dejamos la comida en el vestíbulo para ella. Eso estamos haciendo hace 2 meses. Yo me encargo de la casa, todas las compras las hacemos por delivery, la empleada tampoco viene, pero a ella, al señor de transporte escolar, a la señora que limpiaba la casa una vez por semana, continuamos pagándoles normalmente porque en estos momentos debemos ser solidarios.

¿Cómo la vivís?
Como colecciono monedas y estampillas en mis horas vagas (jaja) me dedico a catalogar mis colecciones.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Las versiones del origen del virus son las mismas que todo el mundo escucha, pero entre los médicos hacen comentarios. Como en china no hay jubilación, ni máquinas de hemodiálisis, ni hacen operaciones cardiacas, esos son gastos mucha veces cubiertos por las propias familias y, o casualidad, son los más viejos los cardiacos, diabéticos y se registran pocos casos de jóvenes saludables. Es extraño. Para mí es un virus que se les escapó de algún laboratorio, igual que el MERS y el SARS, todos originarios de la China.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
En Brasil el panorama es sombrío. El sistema en las grandes ciudades, Río y San Pablo, está desbordado. La semana pasada (la entrevista se realizó el 13 de mayo) en Río había 16 respiradores disponibles para 640 pacientes en estado crítico. Están abriendo nuevos hospitales de campaña, pero ahí esté el otro problema: los médicos y enfermeros son humanos y se contagian.
Estas ciudades están trabajando con 40 % de los profesionales que estaban preparados para la pandemia, porque no cualquier médico sirve para trabajar en esa área, entubar, colocar catéter, son los médicos intensivistas, médicos de terapia intensiva. Mi esposa pasa catéteres a diario, hoy lo pasa de taquito pero para llegar a eso estuvo entrenando un año. Los médicos están pasando por mucho estrés, además, como todos, con miedo de morir.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
En lo que va del siglo, por lo menos aquí en Brasil, ya vi dengue, chicunguña, fiebre amarilla, SARS, MARS, H1N1 y este lo sentimos en la piel, el bebéde una enfermera, que no conseguía quedar embarazada, murió de H1N1, sarampión y ahora Covid 19. Esta podríamos decir que es la que más consecuencias trae para todos, económicas, sociales, familiares, laborales y psicológicas.

¿Y la Argentina?
Yo no voté a Alberto Fernández, soy del otro equipo jeje, pero me saco el sombrero por las actitudes del Presidente porque en realidad Argentina es uno de los pocos países, si no es el único del mundo, que tiene una legislación específica de pandemia. Creo que es del año 1922 ó 1923. El Presidente sólo tuvo la capacidad y sabiduría política para hacer valer la ley. Por eso, países como Brasil y otros no cumplen bien las cuarentenas, la gente hace la vida norma, inclusive vivo a 50 metros del mar y veo que hay gente nadando en el mar y disfrutando que no tiene que ir a trabajar, una locura, por eso que los números que difunden los medios son los "oficiales" y no los reales.
Una manera de investigar las muertes es en el Registro Civil, que hacen las actas de defunciones, en esta ciudad aumentó casi 300%  de lo que era antes de la pandemia

¿Qué te dejó esta experiencia?

Creo que  vamos ser más solidarios, mirarnos más a los ojos, dejar de lado muchas costumbres buenas y malas, por lo menos por un tiempo, como el beso y abrazo. Económicamente para los países es barajar y dar de nuevo. También muchas ideas buenas van a surgir porque la gente tuvo tiempo y pensó.



Juan Manuel Mengucci
Licenciado en Ciencias de la Comunicación, graduado en la Universidad de Buenos Aires (UBA). Trabaja en el Ministerio de Seguridad de la Nación. Actualmente cursa el cuarto año de la carrera de Ciencias de la Educación y está por comenzar una Maestría en Docencia Universitaria en la Universidad Tecnológica Nacional (UTN). “Tengo como objetivo desarrollarme profesionalmente dentro del ámbito de la docencia universitaria”, asegura

¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
Me tocó hacerla aquí en mi departamento en la ciudad de Córdoba.

¿Cómo la vivís?
En mi caso particular lo tomé como un periodo para aprovechar el tiempo y enfocarme en aquellas cuestiones a las cuales en “tiempos normales” no les puedo dedicar demasiada atención por motivo de la vorágine con la cual transitamos nuestra vida diaria.Por ejemplo, la lectura de algunos libros que tenía pendiente. 
Por otro lado, en lo que respecta a mis actividades diarias y, aprovechando que en el trabajo aún no se han retomado las labores, dediqué gran parte de este tiempo para ocuparme con la facultad. En lo que concierne a momentos de recreación, mas alláde los espacios reducidos, continuo realizando actividad física aquí dentro de mi departamento.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Considero que se trata de una pandemia como tantas otras que le ha tocado sufrir a la humanidad a lo largo de su historia.En mi opinión, no creo que exista algo raro o intencional detrás del origen de la misma. Han circulado algunas versiones por parte de líderes mundiales, como por ejemplo el Presidente de Estados Unidos, que atribuían al origen y propagación de la pandemia una intencionalidad por parte del Gobierno de China para sacar un redito político y económico. Más allá de esto, sí pienso que al principio, cuando todo esto se originóen el país asiático, no hubo una advertencia acerca de la gravedad y propagación que el virus podía tener en el corto plazo. Eso hizo que los casos se multiplicarán en pocos días afectando especialmente a los países del continente europeo. 

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
En lo que respecta a términos sanitarios aún tiene un desenlace un tanto inciertotodo esto. Por un lado, todavía no existe una certeza de cuándo podrá haber una vacuna contra el virus. Así como tampoco un final de la propagación del mismo, ya que según la opinión de algunos especialistas en el tema, podría existir una posibilidad de rebrote del coronavirus en países o regiones que ya parecen tener más controlada la situación.
En definitiva, como consecuencia de estos factores creo que aún estamos ante un final y escenario incierto de la pandemia.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
En este punto opino que existen divergencias en torno a la gravedad del problema, ya que depende la región o el país que se tome en consideración. Si uno se posiciona en países europeos que poseen un próspero nivel de vida, donde las problemáticas de sus habitantes no revisten la misma gravedad que en otras zonas del mundo, puede que este sea el momento de mayor consternación que les toque atravesar en lo que va del siglo XXI. Ahora, si tomamos aquellas regiones del planeta que sufren mayores postergaciones, tal es el caso de África y muchos países de América Latina; creo que aquí lacuestión del Coronavirus se suma a la extensa lista de  otras problemáticas con las cuales sus habitantes conviven a diario. 
No obstante ello, considero que después de la segunda guerra mundialeste es un problema que afectará con consecuencias directas e indirectas a la mayoría de los países del mundo. En términos económicos esta pandemia va a generar un retraimiento de las economías de los países que tendrá un impacto negativo en gran parte de las distintas regiones del mundo.

¿Y la Argentina?
En cuanto a nuestro país, aun no podría precisar si este fue el mayor problema por el quedebimos atravesar desde que comenzó el siglo XXI debido a que, como aun nos encontramos en plena expansión del virus, no sabemos cuan grave será el resultado final de la pandemia; por lo menos en lo que en términos sanitarios y económicos refiere. Sí considero que después de la crisis que nos tocó atravesar y, sufrir como país, en el año 2001, este es el problema que mayor tensión ha generado en nuestra sociedad.
Por otro lado, y haciendo un poco de futurología, creo que en materia económica esta pandemia va a dejar muy debilitada a nuestra economía. La cual ya, debido a otras circunstancias, como por ejemplo la renegociación de la deuda externa, venía acumulando un largo periodo de estancamiento. Me parece que con todo este complicado panorama llevará un prolongado tiempo poder recuperar el crecimiento económico en el país.  
¿Qué te dejó esta experiencia?
En mi caso particular creo que ha sido un momento para pensar y replantearse un montón de cosas. Como se dice habitualmente, y utilizando una metáfora futbolera; parar la pelota, levantar la cabeza y tomarse un instante para pensar. Ser capaces de aprender a darle valor a aquellas pequeñas y simples cosas de la vida que hacen a nuestra cotidianeidad, y que tal vez por esa vorágine con la que transitamos nuestros días no percibimos. Así como también aprender a valorar el tiempo que compartimos junto a las demás personas. 
En tanto que la forma en que se han ido sucediendo todos estos acontecimientos a nivel mundial han evidenciado lo frágil que somos como especie. Esperemos que todo esto nos deje una enseñanza y salgamos mejores que antes. Pienso que las crisis o momentos difíciles son siempre una gran oportunidad para reinventarse y salir un poco mejores de lo que éramos anteriormente. En nosotros estará la capacidad de aprender la lección y ser capaces de no dejar pasar el tren nuevamente.

En lo que concierne al país, espero que todo esto por lo que estamos atravesando nos haga dar cuenta, en especial a quienes llevan adelante los destinos institucionales del país, de la importancia que posee lo público. De destinar recursos e invertir en aquellas áreas que son claves para el desarrollo y el futuro de una Nación; tales como la salud, educación, ciencia y tecnología. Puesto que, si hay algo que esta pandemia nos ha enseñado, es que estas cuestiones tienen que estar en primer lugar al momento de hablar acerca de  dónde se deben destinar los recursos de un país. Lamentablemente,desde hace ya varias décadas,Argentina viene padeciendo una gran crisis y debilitamiento de las áreas mencionadas.









Julio César Franchino
Abogado, ex concejal, hijo de Blanca (93 años), padre de Daniela, Florencia y Agustín, abuelo de Guillermina y Blanquita. Presidente de Viagraphic S.A., católico, hincha de San Lorenzo. Radical “alfonsinista, el mejor presidente desde que tengo uso de razón”, afirma.






¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En mi casa en San Miguel, junto a mi esposa Cecilia.

¿Cómo la vivís?
Mejor de lo que hubiese pensado. Con el amor de mi vida, Cecilia (35 años de casados más 4 de novios). Además las visitas de nuestro hijo Agustín (gran compañero de sus padres) con el cual nos trenzamos muy seguido en partidos de tenis caseros sobre césped (nos divertimos muchísimo). Luego muchas lecturas (pendientes  y actuales). Descubrí o redescubrí que me apasionan las Neurociencias. (Manes, Barbach, Golombeck )……¡¡¡ja, nunca me aburrí!!!  

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
No creo en las teorías conspirativas.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
El desenlace Sanitario, con el aporte de la Ciencia inexorablemente (medicación para tratarlo o vacuna para erradicarlo). El desenlace Económico, veo una recesión global que hará más pobres a los pobres, por mayor pérdidas de empleo y más inflación.En lo político, espero que los gobernantes no se vuelvan autoritarios y quieran alejarnos del republicanismo y emulen aTrump,Bolsonaro,Maduro,Erdogan,Putin etc. 

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Creo que el mayor problema del Siglo XXI es el crecimiento de la pobreza, donde el 1% de los habitantes concentra más del 90% de la riqueza. Los ricos cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres. Es el principio de todos los males de este siglo.

¿Y la Argentina?
Avizoro que la Argentina no escapará a los males del Mundo, no somos una isla, si seguimos profundizando nuestras diferencias, nuestras grietas, nunca revertiremos el estado de nuestraPatria, donde de cada dos niños, uno es pobre de toda pobreza. Esta Pandemia debe hacernos CAMBIAR el rumbo, que se generen nuevos liderazgos que piensen en valores ideológicos, hoy casi olvidados, como Igualdad de oportunidades para todos, Solidaridad, Empatía, Educación Pública y Gratuita, Bien Común, etc. Creo que este mal global podría sentar las bases de un Nuevo Sistema Político, menos Presidencialista y más Parlamentario. El coronavirus es una oportunidad para cambiar, pero cambiar en serio.El sistema político actual con esta división de partidos políticos de existencia formal, ya no sirve. Creo en el devenir de nuevas coaliciones, por lo menos dos, una de centroizquierda y una neoliberal de centroderecha. Hoy los partidos son ficciones que se ponen en marcha sólo en los procesos electorales y luego se las apaga para que no molesten. Son sólo fábrica de candidatos, vacíos de contenido ideológico.

¿Qué te dejó esta experiencia?

Advertir la fragilidad del Ser Humano, su escasa robustez, ver cuán efímeros y mortales somos. Ojalá esta circunstancia tan terrible, con tantas muertes, sobre todo de ancianos y pobres, nos acerque a valorar más a Dios y a nuestra Familia.










Marcelo Kinsfater
Profesor de Historia.Docente Jubilado del IPS.Ex Director de EEM 7 de San Miguel; de la Dirección de Educación de la Municipalidad de San Miguel, Coordinador Regional del Curso “Todos Somos Mercosur” de Cancillería Argentina.




¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
Hice la cuarentena en mi casa, en San Miguel, sólo salí a realizar compras de alimentos, medicamentos o ir al médico con turno

¿Cómo la vivís?
No soy una persona que se desviva por salir; siempre fuicasero por lo tanto no me molesta mucho no poder salir, sí me perturba tener que hacer trámites; que esté todo cerrado y que sea imposible contactarse vía telefónica o por Internet. Debo reconocer que hace unos días empecé a sentir cierta sensación de ahogo, pero sé que es preferible eso a perder la vida. Por ahora la voy llevando bastante bien.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
El mismo año que Netflix lanza el documental “Pandemia”; en momentos en que el FMI hace hincapié en que los Estados no pueden invertir tanto dinero en previsión social, el origen del virus me hace ruido. No descarto para nada que sea un método de control poblacional y que sea una guerra no declarada entre oriente y occidente. Pero no lo puedo probar por lo tanto es sólo una teoría.
¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Creo que terminará cuando los que lo crearon consideren que debe terminar y haber cumplido el objetivo para el que se creó.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
No tengo ninguna duda, es lejos el mayor problema.

¿Y la Argentina?
Quedó demostrado que en estas cuestiones no hay potencias o paísesperiféricos; hay Estados que toman determinadas políticas. No tengo ninguna duda que si hoy el Presidente  fuera Macri u otro similar, los muertos serían miles, ya que para el mercado la salud es gasto y no inversión, que la presencia y acción de un Estado fuerte resulta fundamental para afrontar estas cuestiones.  

¿Qué te dejó esta experiencia?

Que hay que valorar lo que se tiene, porque eso que parece cotidiano puede no estar más.










Marcelo Vallejos
Soy una persona que disfruta compartiendo, asombrándose, jugando al ajedrez, con la lectura y yendo a la Provincia de San Luis con la firme intención de cambiar de domicilio.





¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En casa, con mi esposa, en San Fernando. 

¿Cómo la vivís?
Estoy desocupado desde hace más de un año, mi rutina no se vio tan afectada. La vivo con asombro, curiosidad, con una dosis de bronca que va y viene, confirmando no tener la ansiedad de salir, extrañando algunos abrazos, besos y apretones de mano.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
Que son versiones, tan sólo narraciones hechas por personas que saben tanto como la mayoría de nosotros: nada. Tal vez haya alguien que sepa cómo se originó, si esto es así nosotros no lo vamos a saber.Después de todo, los murciélagos no hablan. 

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Probablemente ocurra lo que siempre sucede: que algo cambie para que todo siga igual. Quintaesencia del sistema neoliberal. Vivimos una infección bidimensional: la del Covid19 y la del capitalismo, el virus más letal de la humanidad. Es terrible volver a darse cuenta de que es necesario verse rodeado por la muerte y tener mucho miedo para reflexionar, para preguntarse qué somos, y es muy triste saber que ese momento de reflexión va a durar lo que dure ese miedo. Habrá un desenlace político sí. ¿China prevalecerá? ¿Estados Unidos mantendrá su dominación? ¿Europa sobrevivirá a su canibalismo? 

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Claro que no. Más del 90% de la gente que muere por guerras y enfermedades, muere en lo que graciosamente algunos llaman Tercer Mundo. Son millones los que padecen y mueren por decisiones políticas. No es conocido por ejemplo, al menos por mí, algún sistema en el que se cuestione el gasto militar. Considero que la guerra con sus consecuencias es el mayor problema que padece y padeció el mundo. Esta conmoción es provocada porque le ha tocado muy de cerca al otro 10% de la población.

¿Y la Argentina?
La Argentina se vio beneficiada con la no reelección de la banda de CEOS que se dedicó a seguir enriqueciéndose sin cuartel durante el gobierno anterior. Ese momento de reflexión que mencioné no hubiera tenido lugar con un segundo mandato de Macri y sus socios. Esta pandemia permite ver la miserabilidad de gobiernos pasados y toda la hipocresía actual. Resulta que ahora se dan cuenta de que no es posible aislar a las personas que habitan barrios populares, personas que por lo visto fueron invisibles por décadas. 

¿Qué te dejó esta experiencia?

Todavía no terminó pero algunas cosas están dando vueltas. Una cuestión que me llama la atención es la paradoja de la prevención, en la que las medidas tomadas para el bien público finalicen siendo consideradas exageradas porque “sólo hubo unos cientos de fallecidos”. Me alegra saber que algunas personas se sumen a los que estamos convencidos de que la salud y la educación pública son patrimonio intocable. El deseo de que este sufrimiento sirva para que no gane por medio del voto un gobierno neoliberal en nuestro país nunca más.











Morena Zuppiani Arguedas
Periodista de carrera, Profesora de danzas. Trabaja en Movistar área de imagen Institucional.








¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En mi casa, en Perú,con mis dos hijos Benjamín y Renato

¿Cómo la vivís?
Wow…me levanto muy temprano, 4 am, dando gracias a Dios y escuchando un buen rock o música disco, una de mis pasiones. Veo las tareas domésticas de casa incluyendo pasear mascotas, después comienzo mi día remoto de trabajo hasta las 7 pm el cual me apasiona porque me hace sentirme viva. Soy hiperactiva, no estoy quieta, es por ello que la cuarentena no es buena amiga mía, pero la salud es básica para cumplir metas y sueños.

¿Qué opinas de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Es algo difícil de creer, intereses, complicaciones que los ciudadanos de a pie no podemos entender. Queremos un mundo mejor así de simple.

¿Cuál crees o imaginas que será el desenlace?
Viviremos de manera diferente. No le tengo miedo a volver a empezar, lo vamos a necesitar, me preocupa mi estabilidad económica. Imagino que a los que Dios permita seguir vivos aprenderemos a ser humanos fuertes, valientes y con grandísima humanidad.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Así es, porque no estuvimos preparados para afrontar esta pandemia y nos ha golpeado fuertemente emocional y económicamente.

¿Y el Perú?
60 días de cuarentena en el Perú. Ochenta mil infectados y más de dos mil muertos. Perú cumplió este viernes 60 días desde el inicio de las medidas de inmovilización ciudadana por la epidemia de COVID-19 (esta entrevista se realizó el 15 de mayo del 2020), con la confirmación de que ha pasado la barrera de los 80.000 casos y llegado a 2.267 fallecidos.
Las últimas cifras del Ministerio de Salud mantuvieron el promedio, entre los más elevados de Latinoamérica, de unos 4.000 nuevos detectados y alrededor de un centenar de fallecidos al día, aunque el Gobierno asegura que ya se llegó a la meseta de la enfermedad y pronto se comenzará un lento descenso de los casos.
Es natural que los ciudadanos del Perú y el mundo nos preguntemos insistentemente qué pasará después de la cuarentena. La ansiedad que genera el confinamiento es todavía más aguda para las familias que viven del día a día, que no tienen ahorros e incluso, en muchos casos, ni siquiera refrigeradores para subsistir por semanas sin tener que salir al mercado. Lo cierto, sin embargo, es que nada está claro: ni cuándo terminará la cuarentena ni cómo será la vida después.
El secretariodel Interior, señaló hace algunos días que, una vez que termine la inmovilización social obligatoria, es muy posible que se pase a una fase de cuarentena focalizada: es decir, el confinamiento tendrá lugar en ciudades o regiones específicas o, incluso, para distintas poblaciones. Es probable, por ejemplo, que las personas mayores de 60 años o con condiciones preexistentes deban quedarse en casa un poco más de tiempo.
Sea cuando sea, el final de la cuarentena será gradual. Esto quiere decir que el Gobierno no 'liberará' a toda la ciudadanía para que vuelva a realizar sus actividades cotidianas de un día para el otro, porque eso sólo provocaría una segunda ola de contagios y, por consiguiente, el colapso de hospitales y Unidades de Ciudades Intensivos.
Lo que sucederá -como ya se viene dando en algunos países- es que algunos sectores (básicamente construcción, minería, sectores productivos importantes para la economía) empezarán a funcionar, pero la mayoría, no. No habrá clases presenciales, ni mucho menos actividades de ocio -ni deportes, ni cine, ni discotecas, ni teatros, ni conciertos- hasta nuevo aviso. El primer ministro, Vicente Zevallos, habló de la posibilidad de suspender dichas actividades hasta el próximo año.
Nuestra vida, como la conocíamos hasta antes de que llegará la pandemia, no volverá a ser igual. No hay ninguna duda de eso. Eso que llamábamos normalidad será reemplazado por otra normalidad, lo que implicará, sin duda alguna, un cambio de hábitos que supondrá un desafío para los peruanos y el resto de ciudadanos del mundo. Nada volverá a ser como antes.
La propagación del COVID-19 está golpeando a las economías del mundo. Las principales industrias productivas han quedado paralizadas por las cuarentenas obligatorias establecidas en los distintos países del mundo, lo que generará un gran impacto negativo en la economía mundial.
Turismo, exportaciones y consumo las más perjudicadas
Estas consecuencias económicas que está generando el COVID-19, también afectarán a los distintos sectores productivos de nuestro país. Ante el cierre total de las fronteras del Perú, el sector turístico se verá seriamente afectado. Se estima que este sector representa alrededor del 4% del PBI y genera cerca 1.1 millones de empleos. En el 2019, nuestro país recibió 4.2 millones de visitantes extranjeros y para este año el Gobierno proyectaba un crecimiento del 10% en el número de visitantes antes de esta crisis sanitaria.
Las exportaciones también se verán afectadas por esta pandemia. Se presumen que el total de envíos peruanos con destino al mercado asiático representa el 46 % del total de exportaciones, lo cual estaría en riesgo por los problemas en la cadena logística global. Además, se proyecta que Apurímac, Cusco y Puno serían las regiones más afectadas por esta situación.
Por otro lado, el sector del consumo también se encuentra en riesgo, ya que, debido al Estado de Emergencia, las personas están imposibilitadas de ir al cine, a restaurantes o a centros comerciales. Algo importante, ya que, según Luis Falen, head de Macroeconomía de Intéligo, este sector representa cerca del 60% del PBI de nuestro país.
Los principales analistas coinciden en que el país está dejando de producir cerca de S/1.072 millones al día, esto significa que alrededor  55% de la actividad productiva del país está paralizada.
El efecto del coronavirus en la economía mundial también podría golpear directamente a nuestro país. Alfredo Thorne, exministro de Economía, expresó que el PBI del primer y segundo trimestre podría disminuir en 6% a raíz del impacto económico global.
El Ministerio de Economía y Finanzas proyectó un crecimiento económico por debajo del 4% este año, como consecuencia de la pandemia del coronavirus. Por su parte, la calificadora Fitch Ratings estima un crecimiento de 2,3%, mientras que el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial presumen un crecimiento aproximado de 3,2%.

¿Qué te dejó esta experiencia?

En lo personal, conocerme a mí misma la fuerza y la vitalidad que tengo, porque tuve que afrontar muchas circunstancias duras. Pero con la ayuda de un ser superior que es Dios me ayudó a conocer a mis hijos, hablar con ellos y lo importante que es mi familia y afectos. Me hizo recapacitar que el perdón existe, que tenemos que perdonar por más daño que nos han hecho, comprender que nadie da lo que no tiene y ser más paciente, lo que no era costumbre mía.








SueliMartins Pereira
Es brasileña. Vive en Alemania desde hace dos años. Está casada conun alemán. Trabaja en un Jardín de Infantes como cocinera. En Brasil fue tesorera en una empresa mayorista. Su familia vive en Brasil.




¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
Mi cuarentena  fue de seis semanas. La cumplí en mi hogar, en Bonn Alemania. Junto con mi esposo. Pero salía a veces para ir al mercado y a veces para caminar, pero manteniendo la distancia segura.

¿Cómo la vivís?
Al  principio estaba realmente asustada. La noticia mostró caos. Me puso muy angustiada. Pero afortunadamente vivo en un País que tiene una gran estructura en todos los sentidos. Luego me tranquilicé un poco porque creo que haciendo lo que el gobierno recomienda, estaremos  bien.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Creo que independientemente de la verdad, ahora ya no tiene sentido. Lo importante ahora es encontrar la cura, tratar de salvar tantas vidas como sea posible y trabajar para la nación. Después de que  todo haya terminado, entonces ver qué salió  mal y prevenir para el futuro.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Yo pienso que todavía habrá miles de casos este año y que seguirá rondando por lo menos dos años o más. Lamentablemente, esto significará desestabilizar principalmente a los países más pobres.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
El siglo apenas comienza. Este es muy preocupante por ahora, pero creo que pasará. Pueden pasar muchas cosas en 100 años. Ciertamente tendremos otras tragedias.

¿Y la Argentina?
No puedo opinar. No vivo allí.

¿Qué te dejó esta experiencia?

Espero que esta tragedia abra los ojos del gobierno a otros problemas futuros. Y que las personas se unan más, aprendan a respetar a los demás en sus diversidades. El mundo está dividido entre ricos y pobres, pero frente del Covid 19, no importa cuánto tenga en su bolsillo o el color de su piel. Necesitamos más amor y solidaridad con los demás. Durante la cuarentena vimos cómo degradamos el medio ambiente. La naturaleza también está agradecida por este descanso. Ahora es el momento de reflexionar y ver dónde se puede mejorar. Esto va para todos.











Yolanda Vera López
Asistenta en una empresa de servicios financieros, cantante y madre.







¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En Buchs Suiza, no hemos tenido que hacer cuarentena ya que no fue una imposición sino una recomendación.

¿Cómo la vivís?
Como una gran gripe, en casa hubiéramos actuado igual que con la gripe A, B, cualquier gripe es un virus que hay que dejarlo irse sudando la fiebre y ayudando al sistema inmunológico a luchar contra él. La fiebre es buena, es el momento en el cual se desencadena el contraataque al virus¡Yuju hasta las células cancerígenas se mueren con fiebre!
Al principio desconcertados como con el SARS, SIDA, etc., después con mucha información no de los medios de comunicación tradicionales manipulados por los gobiernos sino con muchísimos videos de virólogos, científicos, medicina alternativa etc.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
¡Terrible para todos! No fue información, fue provocación, manipulación de masas casi un holocausto.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Ojalá las personas lean y busquen la información y no se conformen tragando televisión. Verán cómo se les manipula con el miedo y se les empujará a que se vacunen y eso puede ser el fin de millones y millones de personas, de echo es lo que quieren en una tierra tan falta de recursos para tanta gente…tristemente. 

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
No ni mucho menos cada año mueren dos millones de personas por la malaria, la vacuna no cuesta ni 1 USD y no se la dan, de hambre cada 30 segundos muere otro niño, a los africanos se les engaña en todo, sus gobiernos son vendidos a China y EEUU para explotar las riquezas de sus suelos. Y a ellos nada de nada. Esta es la tragedia de nuestro siglo, que todavía muere gente de hambre y otras explotan de tanto comer.

¿Y la Argentina?
Argentina es y será siempre una de los mejores lugares para vivir en el mundo, hay que seguir unidos para salvar lo que nos queda.

¿Qué te dejó esta experiencia?

Muchas horas con mi hijo, estar en casa, relax, nos ha ido bien algo diferente, se pueden hacer muchísimas cosas en casa. Si no fuera por las personas que han fallecido en soledad.Las que pierden sus empleos etc., esto ha sido una bendición que esperamos no se repita más, aunque tengo mis dudas. Si a alguien le beneficia económicamente, ya sabés: Bill G. OMS (WHO) Farmacéuticas, y Rothschild, Bruce, Cavendish (Kennedy), Windsor, Warburg, Sinclair, Hanover, De Medici, Habsburgo, Krupp, Plantagenet, Romanov, Rockefeller… ¡a su ladoTrump es un santo ! ¿Sabías que el holocausto nazi fuesubvencionadopor la familia Rockefeller? 









Alicia Ayoroa

Soy una persona alegre, me gusta ayudar a los que necesitan de una palabra o simplemente que lo escuchen, especialmente a parejas o matrimonios.






¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
Soy de Hurlingham y me tocó en mi hogar, con mi esposo.

¿Cómo la vivís?
Al principio con mucho temor, soy del grupo de cuidado, ya que soy jubilada, al paso de los días comencé a hacer muchas cosas para mí, cómo pensar en mi cuerpo y espíritu.
Muy tranquila y rezando por todo el mundo.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
Todo puede ser, el hombre es un enamorado del poder, de la soberbia y compite para ver quién tiene más poder, sin importar el mal que puede causar al otro.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Creo que todo va a pasar, pero sin duda no será lo mismo, creo que habrá un antes y un después, tendremos que prestar más atención en el cuidado de la naturaleza.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Si ya que es una guerra con enemigo invisible que combate con todos.

¿Y la Argentina?
Nuestra Patria estaba desbastada y esto terminó por dejarla más desgastada
económicamente, creo que nos ayudó una buena decisión de nuestros gobernantes.

¿Qué te dejó esta experiencia?
En primer lugar que todos somos iguales, no hay distinción de clase, de credo, ni de razas. También que no debemos olvidarnos de cuidar la naturaleza, las relaciones con la familia, amigos y principalmente hacer un parate y reflexionar sobre cómo estoy viviendo, creo que todos saldremos victorioso si nos cuidamos y somos responsables.









Christine Dyble
Intérprete y traductora de manuales técnicos.








¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En mi hogar en Canadá

¿Cómo la vivís?
La vivo sin ningún problema, colmé el tiempo ‘libre’ de múltiples actividades
descuidadas, por ejemplo: leí más, escuché más música, practiqué y toqué más mis instrumentos, piano y cajón/Ashiko. Experimentando, reflejando...

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
No creo en teorías de conspiración, pienso, como lo hacen los científicos, que sea muy probable que el origen se busque en los mercados de animales vivos en China.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Soy de la opinión que ese virus de la familia de los Corona nos acompañará para
siempre, o un tiempo muy largo, similar al sarampión. Para protegernos, una vacuna es indispensable. De lo que sabemos actualmente, ese virus no solo se muta, se muestra además con síntomas variados, afectando los órganos de personas de cada edad. Un periodo de varías días sin síntomas de una persona infectada facilita la propagación.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Estoy convencida que hasta ahora sea el mayor problema de salud del siglo XXI,
tomando en cuenta también las ramificaciones inmensas sociales, no solo en países desarrollados también, y aún más, en países pobres que no tienen redes de protección.

¿Qué te dejó esta experiencia?
Donde hay luz, hay sombra, o en este caso es al revés. Para mí el beneficiario más grande es el medio ambiente que respira más libremente desde la aparición del virus.

Personalmente no tengo problemas con las restricciones impuestas.








Eugenia Mansilla

Argentina de 33 años. Ama de casa y mamá de una nena y un varón. Colaboro con la casa con mi pensión, ya que soy discapacitada motriz por mala praxis cuando nací.






¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
Por suerte me agarró en mi casa de Barrio Trujui, San Miguel (prov. de Buenos Aires), donde vivimos con mi pareja y mis nenes. Y adelante, comparto terreno con mi mamá, viven mi mamá, mi hermana, mi sobrinita y mi cuñado.

¿Cómo la vivís?
Al ser varios en la casa y tener un patio se hizo más fácil para los chicos. Pero yo por mi problema motriz, hace 17 años desarrolle ansiedad generalizada post traumática de la infancia, y se me hizo muy difícil. A nivel psicológico lo padecí, necesitaba salir al mundo que yo conocía y perder mi cabeza en vidrieras y tiendas. Pero ese mundo ya no estaba disponible y el miedo siempre pudo más, hasta el día de hoy, no salí de mi casa.
Pará los que no saben, la ansiedad potencia los miedos, las emociones, me convirtieron en una persona muy cuidadosa y con ataques de pánico.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
Soy de las que piensan que en este mundo se ocultan muchas cosas por el bien mayor.
Los seres humanos somos grandes consumidores y el miedo todo lo puede. Por un tiempo creí que el virus había sido liberado, luego pensé que podía ser un error humano, biológico o algo que salió mal. Pero pensar en cómo se originó en este momento, ya es tarde.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Supongo que llevará bastante tiempo volver a la normalidad, calculo un año mínimo para volver a vivir sin barbijos. Lamentablemente al nivel que estamos actualmente, imagino muchas más muertes en nuestro país, ya que la gente se ha relajado. Y obviamente creo que todos vamos a contraer el virus tarde o temprano.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Sí, sin dudas. Y sobre todo porque afecta en mayor parte a nuestros adultos mayores.
Gran número de ellos están en condición de abandono, tienen patologías y son los que amamos. Tengo mi abuela de 84 años y mi mamá de 60 años y no estoy preparada para que ninguna de las dos me falten.

¿Y la Argentina?
Argentina tiene un buen Presidente, que se deja asesorar, que escucha y toma las medidas necesarias. El problema es cada distrito, en muchos lados es zona liberada. Los argentinos somos buena gente, somos solidarios pero la economía se nos está escapando, muchísima gente quedó varada en otras provincias, con riesgo a perder su trabajo. Como es el caso de mi tío, que es de Tierra del Fuego y para llegar tiene que cruzar la frontera de Chile. Cuando todo empezó el quedó acá en San Miguel por el cierre de fronteras. Pero más allá de eso veo un gran avance a nivel social y político.

¿Qué te dejó esta experiencia?
Por ahora, me enseñó a valorar más lo que tengo. A querer más mi hogar, me unió mucho más a mis hijos. Dejamos la tecnología de lado y pudimos conectar con música, con juegos, con risas. Aunque nadie me cree, esto fortaleció el lazo con mi pareja. El miedo a perder todo te aferra aún más. ¡Y sobre todas las cosas me enseñó que se puede vivir sin un montón de cosas! (pero devolveme el fútbol jaja) que si nos organizamos mucha gente puede estudiar. Yo con mi discapacidad, descubrí que puedo estudiar desde casa, ahora que no podemos salir, puedo hacer una carrera a distancia y obviamente ya está en mi lista de deseos a corto plazo.


Gladys Pérez
Tiene una librería en Ciudad Santa María
(San Miguel Oeste, como lo denomina ella).

¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En mi casa, en San Miguel.

¿Cómo la vivís?
Tratando de tener todos los cuidados, la mejor información. Sin miedo.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
Creo que se debe a la falta de higiene, al hacinamiento.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Espero y deseo un desenlace positivo.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Sí, por supuesto.

¿Y la Argentina?
Sí, también.

¿Qué te dejó esta experiencia?

Apreciar el valor de la libertad y de las relaciones sociales.




Héctor Meana


Artista visual. Profesor Nacional de Pintura Dibujo e Historia del arte. Expuso en los Museos más importantes de CABA como el Museo Nacional de Bellas Artes, el Museo de Arte Moderno (Mamba), el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Malba), el Fondo Nacional de las Artes, el Museo Eduardo Sivori, el Centro Cultural Recoleta y el Centro Cultural Borges entre otros. Realizó para la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, dos Murales Históricos, uno en la Línea B de subte y otro en la Escuela nro 17 de Comercio “Santa María de los Buenos Ayres”. Participó en muestras colectivas e individuales de Dibujo Pintura y multimedia en CABA y Argentina.

¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En mi Casa Taller, en CABA.

¿Cómo la vivís?
Trabajando tranquilo ya que es muy similar a mi rutina.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
Al principio me parecieron estrafalarias y falsas; ahora ya no pienso en el origen porque tratándose del ser humano este virus pudo provenir de la negligencia, de la falta de higiene o de un laboratorio de avanzada.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Quiero creer que algo mejor para proseguir el camino de la humanidad, en el sentido de un aprendizaje; tengo fe en que todo será mejor cuando podamos atravesar este desastre definitivamente, en el sentido de una más alta humanidad y menos materialismo.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Uno de los mayores, por su carácter abarcativo, pandémico.

¿Y la Argentina?
La Argentina está actuando con responsabilidad, precaución y conciencia; y deberá aprender como el resto del planeta más damnificado.

¿Qué te dejó esta experiencia?
Que la mente tan ordinariamente materialista no va más. La humanidad debe volver a la espiritualidad.




Jorge Omar Pagés

Periodista, director del periódico “El Espejo”, de Hurlingham, desde diciembre de 1995 hasta diciembre de 2015. Congresal y coordinador del círculo de Políticas Públicas en el IV Congreso Latinoamericano de Cultura Viva Comunitaria que se realizó en Argentina en mayo de 2019. Integra actualmente el grupo de teatro comunitario Merequetengues, de Hurlingham.



¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En casa, en Hurlingham, solari.

¿Cómo la vivís?
Tranqui, ¿qué otra queda? Tratando de no pelearme conmigo mismo. Sabiendo que esto es largo y que hay cosas que vinieron para quedarse hasta que haya vacuna o medicación eficaz para contener o morigerar los efectos del virus. Se extraña mucho el cuerpo a cuerpo, el abrazo, la vibración de las ceremonias colectivas. Pero ya volverán.
Saber que ese horizonte existe, aunque no tengamos claro todavía a qué distancia nos encontramos de él, ayuda a hacer más soportable el confinamiento obligatorio.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
Bueno, convengamos en que es un tema polémico, basta con recordar el caso de la gripe A, el Tamiflú y Donald Rumsfeld, o con haber leído “La doctrina del shock” de Naomí Klein, como para que se active el costado conspiranoico que en mayor o menor medida todos tenemos. Ni qué hablar de las asombrosas coincidencias entre lo que hoy está pasando y las especulaciones de “Scenarios for the Future of Thecnology”, un documento publicado en 2010 por la Fundación Rockefeller, que imagina los escenarios posibles ante la aparición de una pandemia que afecte al mundo globalizado, con simetrías que ponen la piel de gallina.
Yo creo no obstante que todo este tipo de especulaciones, como las que señalan que se trata de un virus creado en laboratorio o las que sostienen que sería un arma biológica utilizada en el marco del conflicto entre Estados Unidos y China, no tienen demasiado asidero. En todo caso la crisis desatada tiene potencialmente tantas posibilidades de volverse en contra de ellos mismos, que si se tratara de una operación habría que pensar que hubo una falla grosera al analizar las posibles consecuencias de la misma, algo que no resulta creíble en cuestiones de geopolítica donde no hay espacio para la improvisación. No estamos ante el Superagente 86 enfrentándose con el Gran Garra.
En mi opinión se trató de un hecho que no había sido previsto, no casual, ya que tiene sus raíces en el modelo de sociedad en que vivimos, pero sí imprevisto, por lo menos en su magnitud, ante el cual reaccionaron de manera disímil. China fue quien más rápido entendió la dimensión del problema con que el mundo se enfrentaba y las medidas que tomó de inmediato así lo prueban.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Bueno, depende en qué plano. En el sanitario seguramente saldrá en no demasiado tiempo una vacuna, ya hay varios países que están trabajando en eso y con notables avances. A partir de ahí las cosas volverán a su cauce. Dejará alguna huella temporaria en la psiquis de la población, seguramente, pero eso también se difumina con el tiempo.
El país pasó ya por varias pandemias: poliomielitis, sida, gripe A y en cuanto apareció un método de cura eficaz y el peligro cesó, todo volvió a ser como era antes. A nivel de la población, digo, a nivel del sistema de salud sí, está claro, que se van a producir cambios profundos y que pese a los inevitables lobbies en contrario de la medicina privada, a la larga se impondrá el fortalecimiento del sistema público que se ha revelado como el único idóneo para controlar situaciones de este tipo.
En el resto de los planos no habrá desenlaces en lo inmediato, pero sí una reconfiguración de escenarios y la posibilidad de surgimiento de nuevos paradigmas.
Algunos sostienen inclusive que la pandemia terminará por sumergirnos en una
profunda crisis civilizatoria. En este sentido los análisis más optimistas, como el de Slavoj Zizek aseguran que ya nada será igual y que nos encontramos en los albores del tantas veces anunciado y nunca concretado fin del capitalismo. Los más pesimistas, como el de Byung-Chul Han, consideran en cambio que un virus no cambia el sistema y que lo que sobrevendrá será una sociedad de control mucho más férrea que la actual, con una restricción aún mayor de las libertades individuales. Ambos desenlaces son posibles, todo dependerá de cómo se juegue la partida. Esta tensión está hoy presente en la disputa entre los que ponen el acento en la vida y los que lo hacen en la economía.
Son las mismas fuerzas sociales, económicas y políticas que siempre estuvieron en pugna y cuyo enfrentamiento seguramente se intensificará ante la posibilidad de que estemos en un umbral de cambio.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
No, se podrían mencionar entre otros el hambre, las guerras focalizadas, o una serie de enfermedades de la pobreza que producen muchas más muertes que el COVID 19, de manera constante y a lo largo del tiempo. Pero tienen la característica de ser muertes silenciosas -o mejor dicho silenciadas- normalizadas como si fueran una suerte de fatalidad que debiera ser asumida -y en buena medida lo es- por el cuerpo social.
Pero a decir verdad el mayor problema que padeció el mundo en lo que va del siglo XXI es el mismo que viene padeciendo desde los inicios de la globalización y que no es ninguno de los antedichos sino más bien el causante de todos ellos. Me refiero al modelo de sociedad desigual y excluyente impulsado a escala planetaria por el capital financiero, que concentra cada vez más riqueza en cada vez menos manos, margina y excluye a las mayorías, contamina y destruye el medio ambiente, dilapida los recursos naturales, impone el pensamiento único, alienta el odio y la discriminación y promueve la guerra. Un modelo que no es solamente económico sino también cultural y cuya expresión en el plano de las ideas es lo que se conoce vulgarmente como neoliberalismo.

¿Y la Argentina?
En Argentina, con el gobierno actual, estamos más cerca por suerte de las ideas de Zizek que de las de Byung, con Macri en cambio es posible que hubiéramos estado, como a lo largo de todo su gobierno, en el ámbito de la falta absoluta de ideas y las acciones en sintonía con los lineamientos emanados de la embajada de los Estados Unidos.
Se presenta en las actuales circunstancias una posibilidad de cambio más que interesante si se la sabe aprovechar. Hasta ahora el gobierno de Fernández parece estar operando de la manera correcta, no sólo en el plano de la salud pública, donde mostró determinación y liderazgo al tomar medidas sanitarias complicadas, sino en el de las finanzas, donde encaró una reestructuración audaz pero a la vez consistente de la deuda con los acreedores privados y con el Fondo Monetario Internacional. Claro está que todos los pronósticos coinciden en que como consecuencia de la pandemia se espera a nivel global una recesión más grande aún que la de los años 30, de modo que nada va a ser fácil.
Pero como dicen los chinos, toda crisis es a la vez una oportunidad de cambio. Habrá que ver qué vientos soplan. Antonio Machado decía que en política aciertan aquellos que colocan la vela en el lugar por donde pasa el viento y no los que tozudamente quieren llevar el viento adonde ellos tienen la vela. En ese sentido creo que estamos ante un gobierno pragmático que buscará administrar los vientos de la mejor manera. Y en este sentido creo que los movimientos sociales están destinados a jugar un papel importante en esa estrategia constituyéndose en el respaldo imprescindible para la creación de los propios vientos.

¿Qué te dejó esta experiencia?
En lo personal creo que la posibilidad de reflexionar sobre algunas cosas a las que no les damos la debida importancia porque forman parte de lo habitual, hasta que las perdemos. En lo social no sé, por ahí es temprano para sacar conclusiones. Algunos sostienen que los lazos de solidaridad que se generaron para enfrentar a la pandemia van a perdurar y que prefiguran un nuevo tipo de sociedad. A mí la experiencia me ha llevado a ser un poco más desconfiado. No me convence demasiado este brote de solidaridad espontánea de las clases medias, creo más bien que es producto del miedo y que va a desaparecer en cuanto el miedo se disipe con la llegada de la vacuna. Del mismo modo que desapareció el “Piquete y cacerola, la lucha es una sola”, que cantaban cuando el corralito les había incautado los ahorros, y que terminó convirtiéndose en furia anti piquetera ni bien lograron recuperarse económicamente.







José Mario Costamagna

Profesor en Centro Educativo 14 “Dora Ochoa de Masramón” de Villa Larca y Escuela 288 “Antonio Esteban Agüero”, Piedra Blanca, Merlo (San Luis). Es abogado y en sus tiempos libres escribe sobre Historia Regional. Tiene publicados varios libros sobre la temática.







¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
La cuarentena me toco hacerla aquí en mi domicilio en Merlo, San Luis.

¿Cómo la vivís?
Vivo la cuarentena siguiendo haciendo las actividades que desarrollaba con anterioridad, en la parte escolar mediante las clases digitales, realizando las tareas correspondientes para que los alumnos no se atrasen y luego las correcciones de dichas tareas. En el ámbito del ejercicio de la abogacía la actividad está prácticamente paralizada, no obstante siempre hay trabajos atrasados, aprovecho para leer bastante que es uno de mis hobbies preferidos, y por supuesto el de poder escribir, estamos preparando con mi hermana Nora, dos libros para que puedan ser publicados cuando todo esto termine, y publicaciones destinadas a divulgar nuestra historia local y regional difundidas por redes sociales.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
Entiendo que no hay una explicación clara y concreta sobre el origen del coronavirus, sino una serie de versiones contrapuestas, yo considero que este no es el momento para encontrar culpables o responsables, sino para hallar soluciones a la problemática, ya vendrá el tiempo de análisis para más adelante con más calma, lo importante ahora es priorizar el aspecto sanitario y tratar de salvar la mayor cantidad de vidas posibles.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
El desenlace espero que sea el mejor para todos, que esta pandemia termine, que no se vuelva a repetir, y que aprendamos algo de ella, sobre todo en el aspecto de la preservación de la naturaleza a la cual lamentablemente estamos destruyendo desde hace tiempo, por lo cual sería bueno que tomemos consciencia definitivamente que estamos haciendo las cosas mal y que todavía tengamos tiempo para cambiar.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Es un problema muy importante pero debe ser evaluado cuando finalice, el hambre y la miseria en el mundo también son un flagelo muy importante del siglo XXI.

¿Y la Argentina?
Para Argentina, como no podía ser de otra manera, es un grave problema, por suerte hasta el momento, y espero que siga así, no tenemos la cantidad de afectados y víctimas como el resto del mundo, pero seguramente va a profundizar la crisis económica que vive nuestro país, aunque ojalá sirva para que la clase política en general una vez por todas deje de lado sus diferencias y se pongan todos juntos a sacar al país adelante.

¿Qué te dejó esta experiencia?
A nivel personal entiendo que esta experiencia nos deja una enseñanza de que debemos ser menos individualistas y preocuparnos por la sociedad en general.









Oscar Adolfo Sanuchi

Enfermero Universitario. Trabaja como paramédico en un servicio privado de
emergencias domiciliarias.







¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
Por mi trabajo, estoy combatiendo esta pandemia que nos toca vivir desde mi puesto de trabajo. En una ambulancia.

¿Cómo la vivís?
Con mucha preocupación y respeto, cumpliendo todos los protocolos de seguridad, pero muy convencido que lo vamos a transitar sin mayores sobresaltos.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
Realmente hasta el momento no me detuve a pensar por que vino, ponemos todo el esfuerzo en hacer nuestro trabajo lo más correcto posible. Seguramente una vez que pase, me interesará saber porqué ocurrió este desastre mundial.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Creo que va a poner al desnudo las miserias humanas y el maltrato al que exponemos a la naturaleza, ojalá sea el punto de partida para modificar las actitudes nuestras y de las grandes potencias.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Sí, sin dudas.

¿Y la Argentina?
La Argentina, gracias a los malos ejemplos europeos, pudo prepararse mejor para afrontar la pandemia, está trabajando a conciencia, respetando la vida humana antes que la economía, prolongando la cuarentena lo que sea necesario.

¿Qué te dejó esta experiencia?
Hasta el momento, me hizo ver cómo se extraña todo lo cotidiano, el mate en grupo, los abrazos, las reuniones con amigos, en fin, todo lo que hacíamos, bien o mal, antes de todo esto, y por sobre todo el amor y lo necesarios que son nuestros mayores.









Paula Vega

Locutora Nacional, periodista, productora de tv, directora del diario primermandatario.com






¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En casa en San Miguel.

¿Cómo la vivís?
Positivamente, pensando que vamos a salir de esta situación y que vamos a tener que replantearnos mucho sobre cómo estamos viviendo… Cuidar a nuestro planeta, cuidar a nuestros ancianos y centrarnos en lo verdaderamente importante. Vivimos en un mundo de consumo, y es hora de replantearnos sobre cuáles son las cosas que verdaderamente necesitamos. Pensar en momentos vividos, compartidos y atesorar vida, en vez de acumular cosas que es un mensaje que recibimos desde la publicidad, desde lo subliminal.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
Las versiones son muchas, desde una guerra bacteriológica, algunos la denominan la tercera guerra mundial. Se suman las versiones de las conspiraciones nacidas de una guerra entre EE.UU y China; y muchas hipótesis que florecen día a día.
Lo cierto es que el coronavirus llego a cada rincón del planeta y es tiempo de mirar cómo fortalecer los sistemas de salud del mundo, como invertir en ciencia y tecnología, para que las generaciones futuras no tengan que atravesar este dolor tan profundo de perder a seres queridos de esta forma tan drástica, que no permite ni despedirnos de aquellos a los que más queremos.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Hoy pensaba en las cifras que arrojan los números, cada día llega un parte matutino y otro vespertino, a nivel nacional. También llegan datos a nivel local con los resultados de cada municipio y a nivel global más cifras que obtenemos a través de la red. Pienso que las cifras son datos fríos, e imagino que detrás de los porcentajes hay un nombre, una persona con sueños truncados, una familia atravesando un mar de sentimientos y sin explicación a lo sucedido…
El desenlace nos brinda un desafío humano aprender a vivir con aquello que nos
atraviesa. El coronavirus, unas simples gotas diluidas en el aire nos generó incertidumbre, despertó angustia y nos colocó en una situación impensada, no pensábamos que el 2020 nos iba a encontrar llevando tapabocas, cargando alcohol en gel y desinfectantes para cada lugar y cada cosa que con la cual tenemos contacto; y menos lavando incansablemente las manos para combatir el virus de todas formas posibles. El enemigo es invisible y no nos permite detectarlo…
Se modificaron tantas cosas, desde la forma de trabajo desde nuestras casas y sólo salimos a comprar los productos esenciales y meses atrás ni pensábamos que tendríamos que solicitar un permiso para transitar o trabajar…
Así cambiaron nuestros hábitos y estamos a dos metros de distancia del otro. Y algo tan simple como saludarnos se modificó, dejamos de darnos un fuerte abrazo o un simple apretón de manos…

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Creo humildemente, que venimos atravesando un conjunto de problemas, y que no nos estábamos ocupando de tener una mirada global sobre lo que ocurría, la pandemia nos hizo frenar para ver todo en conjunto y dejar de tener una mirada parcial sobre lo que nos acontece.

¿Y la Argentina?
Es momento de pensar, de evaluar, de observar las prioridades y darles el lugar que merecen. Y de acompañar a aquellas familias que están atravesando o transitaron con mayor dificultad esta pandemia.

¿Qué te dejó esta experiencia?
Hay un antes y un después, de cómo vivíamos a como seguimos el camino. Aquello que damos por sentado que era la forma de vida que llevábamos ha cambiado, y también nos hemos modificado. Tenemos tiempo para analizar y reflexionar sobre cómo podemos ser mejores seres humano y entender que no existen fronteras, ni distancias para pensar en mejorar la calidad de vida de todos los habitantes de la tierra.









Raúl Oscar Albarracín

Maestro Mayor de Obras , Gasista Matriculado y Sanitarista.







¿Dónde te tocó hacer la cuarentena
En la casa de mi pareja en Florencio Varela, provincia de Buenos Aires.

¿Cómo la vivís?
Acatando la cuarentena lo máximo que pude durante los primeros 30 días y saliendo después de este tiempo a hacer alguna que otra emergencia para la que estoy habilitado.
Creo que esto fue como un Tsunami, con la diferencia que muchos sobrevivimos y vamos a recuperarnos.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
No creo en las versiones que todo fue planeado. Para mí fue producto de un virus que fue mutando de especie en especie y llegó al ser humano.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Al principio pensé que esto se iba a controlar en pocos meses, pero ahora estoy
pensando que lamentablemente es muy probable que nos toque a todos, y sobrevivan los más fuertes. Creo que tenemos que seguir cuidándonos para que esto pase lentamente y no saturar el sistema de salud, y que los que sobrevivan van a tener los anticuerpos para que, una vez pasado, esto se detenga.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Creo que sí, que fue el mayor problema del siglo XXI por lo pandémico que es.

¿Y la Argentina?
La Argentina está actuando de manera positiva, tanto desde el gobierno como la
oposición de CABA, ya que al poner como prioridad la salud por sobre la economía, logró que está epidemia no sea tan destructiva y tan mortal. Y nos va a dar la chance de recuperarnos económicamente con el tiempo…de nada sirve un país brillante económicamente si no hay habitantes.

¿Qué te dejó esta experiencia?
Por un lado, que se extraña la libertad y que ser libre es impagable, y por otro lado, que de nada vale tener de todo si no lo podés disfrutar…tener algo y no usarlo, es como no tenerlo. Y también que tenemos muchas cosas superfluas que pensamos que nos dan confort, cuando en realidad nos quitan confort porque tenemos que trabajar más para mantenerlas y nos quitan tiempo de estar con nuestros seres queridos.


Rubén Antonio Locasale
Trabaja en una Mutual como vendedor de electrodomésticos. Todos sus clientes están en la provincia de San Luis. Viaja una vez por mes “y aunque sea un poco estresante esto de estar viajando todo el tiempo, es lo único que pude encontrar como para poder mantener la economía del hogar”, afirma

¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
La cuarentena me tocó hacerla en San Luis.

¿Cómo la vivís?
La vivo como puedo. Gastando la plata del trabajo, porque al trabajar en negro y no tener sueldo, (lo mío son solo comisiones de venta), se puede decir que estoy viviendo de prestado.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
La verdad que no lo tengo claro.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Cuando todo esto pase creo que va a estar todo muy cambiado, van a cambiar nuestros hábitos, nuestra economía y también la del país.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Sí, sin lugar a dudas.

¿Y la Argentina?
Creo que también.

¿Qué te dejó esta experiencia?
Mucho dolor de no poder estar con mi familia y una gran cantidad de deudas que no sé cómo las voy a poder solventar.








Sebastián Saldivia Andersen

Docente de colegios secundarios estatales y privados, delegado sindical y militante peronista.








¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En mi casa en San Miguel junto a mi esposa y mi hijo

¿Cómo la vivís?
Ahora un poquito más tranquilo, pero al principio fue muy alarmante ver cómo moría gente en el mundo y pensar que ese nivel de muertes podía llegar a suceder acá. Soy padre de un hijo que todavía no cumple el año de vida y eso en mi caso hizo más terrorífica la situación. Por suerte nuestro Presidente priorizó la vida por sobre la economía y las medidas que tomó trajeron un poco más de calma a la familia.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
Me gustaría creer que el virus fue algo fortuito y no una fuga de un experimento de laboratorio, pero sólo el tiempo dará los motivos reales y sacar conjeturas ahora sin las herramientas necesarias seria poco serio.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Creo que vamos a tener que esperar un buen tiempo para poder ver una vacuna o una cura. Por lo pronto tengo esperanzas en los científicos y médicos que en todo el mundo están haciendo un esfuerzo enorme para aliviar esta pandemia.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
El mayor problema en el mundo sigue siendo la desigualdad, las grandes mayorías sufren por culpa de unos pocos que son dueños de la mitad del planeta y cuando surge una pandemia, una guerra o gobiernos neoliberales, los que la terminan pagando con su vida o su salud son los que menos tienen. Pero es un hecho que el coronavirus vino para hacer un antes y un después en las formas de vivir a nivel mundial.

¿Y la Argentina?
Por suerte gobierna el peronismo y esto no pasó el año pasado sino no tengo ninguna duda que hoy estaríamos como nuestros vecinos brasileños o como los yankis contando muertos por doquier.

¿Qué te dejó esta experiencia?
No voy a decir nada nuevo pero sí lo creo, que esta pandemia dejó ver quién es
realmente solidario, empático y responsable y quién no. Y hablo en todas las escalas y funciones de nuestra sociedad desde el vecino común hasta el político o empresario que digitan la vida de millones. Y como docente quiero creer que otra sociedad es posible y que una nueva escuela es necesaria para poder tener una Argentina más politizada y menos ignorante.





Aurora Cristina Sayus


Docente nivel inicial y primario. Licenciada en Servicio social (UBA). Actualmente
jubilada. Se desempeñó como asistente social en la obra social del Sindicato de
Publicidad y orientadora social en escuelas de nivel inicial y primario.






¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En mi casa, en Hurlingham, afortunadamente.

¿Cómo la vivís?
Transcurro esta cuarentena cumpliendo el protocolo establecido para la pandemia. Con sentimientos ambivalentes por el aislamiento. Extraño mis actividades pero confío plenamente en las medidas que implementó el gobierno del Presidente Alberto Fernández quien se adelantó a los tiempos de la pandemia siendo esto un muy inteligente mecanismo de defensa.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
No creo en la sopa de murciélago ni en el laboratorio del Dr. Frankenstein. Dudo si alguna vez sabremos con certeza cuál fue el origen y expansión del Covid 19 pero acuerdo con Noam Chomsky cuando menciona que “Esto es una falla masiva y colosal de la versión neoliberal del capitalismo. Después de la epidemia del SARS en 2003 los científicos sabían que vendrían otras pandemias de la variedad del coronavirus pero no se prepararon para abordarla. Los laboratorios tienen recursos pero los mercados dicen que no hay beneficios en prepararse para una catástrofe”.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
No visualizo un desenlace cercano. Deseo profundamente que se descubra una
medicación o vacuna para este flagelo. Creo que tendríamos que replantearnos y descontextualizar nuestra actitud de vida. Deberíamos generar un nuevo modelo económico social y cultural a nivel mundial. Tal vez esto sea una postura utópica pero no creo que imposible.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
La pandemia es uno de los graves problemas de este siglo, pero también mueren millones de seres humanos por desnutrición, guerras, catástrofes naturales y ambiciones imperialistas. No olvidemos que en nuestro país el dengue está asolando muchas poblaciones.

¿Y la Argentina?
En la Argentina hay un gobierno progresista y sensato que toma medidas atinadas que se ajustan a la realidad. Tenemos nuevamente Ministerio de Salud que había sido degradado a Secretaría durante el gobierno anterior. Se está trabajando en todos los frentes: salud, educación, laboral, etc. Debemos tener en cuenta que se recibió un país devastado y con una deuda impagable. El Estado se halla cumpliendo con su función.

¿Qué te dejó esta experiencia?
Aún falta mucho para evaluar qué experiencia nos dejó esta tragedia. Tendremos que reflexionar sobre el individualismo y la intolerancia reinante. En el transcurso de la historia mundial se produjeron grandes catástrofes y en general no cambiamos demasiado. Dicen que la naturaleza se está depurando pero es triste que sea a costa de sangre, sudor y lágrimas. Tenemos que ser conscientes que el modelo capitalista planetario (salvo excepciones en algunos países) sólo sirve para la destrucción.


Emilce Geoghegan
Mamá de un niño de 11 años. Profesora Universitaria de Historia -UNGS-, trabaja en Escuelas secundarias, es Capacitadora de Docentes en la Región IX, dicta cursos virtuales, también trabaja en Institutos de Formación Docente en Historia y es profesora de Residencia de la UNGS. “Trabajos en su totalidad que, en la actual situación, demandan muchísimas horas de virtualidad, preparación, investigación, clases, elaboración de materiales, audios, videos, charlas, adaptación de los mismos a entornos virtuales, sostener a los estudiantes, a las docentes, atender a las diferentes demandas de cada una de las Instituciones, etc”, manifiesta.

¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En mi casa en Haedo, provincia de Buenos Aires.

¿Cómo la vivís?
Por el momento con salud, cuidando mucho mis afectos, trabajando un montón en las tareas que demanda mi profesión, y con todo lo que hace al mantenimiento de la casa.
Soy sostén de familia, madre de un preadolescente que tiene toneladas de tareas. Por momentos me encuentro atendiendo mil cosas a la vez y en el mismo momento. Hace unas semanas descubrí que la amabilidad es un excelente ejercicio que hoy podemos realizar con nosotros mismos y con los demás. Lo incorporé como premisa y lo expreso siempre que puedo. Aprovecho y te lo digo también a vos: “se amable con vos mismo y con los demás. Hay mucha gente que lo está pasando realmente mal.” Esto refuerza la empatía con los otros y es un aspecto que todavía tenemos que trabajar como personas.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
Heterogéneas, algunas se parecen a las historias de ciencia ficción. Desde mi punto de vista son tóxicas, como la exagerada exposición a las noticias, tóxico y dañino. No pierdo tiempo en buscar el origen, no lo sabremos nunca, prefiero dedicar mis pocos ratos libres a leer una novela que me guste o hacer algo con mi hijo.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Otro mundo, un nuevo paradigma, con un profundo cambio en muchos temas de la Humanidad. Al mismo tiempo, con una gran crisis económica que va a profundizar aún más la distancia entre los ricos y los que menos tienen.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Sí, pero también y en el mismo orden lo son la desnutrición, el hambre, el femicidio y el liberalismo económico y eso que el siglo XXI lleva poco tiempo.

¿Y la Argentina?
No sé, pero las evidencias nos muestran un panorama desalentador desde el ámbito económico y social. Creo que la vamos a pasar mal por un tiempo largo, ya veníamos de una crisis económica muy grande, sin pandemia sabíamos que el 2020 y el 2021 serían años económicos muy complicados. Sumale la pandemia, la cuarentena, el stop financiero, el parate económico…., no le veo muchas posibilidades a la recuperación económica del país en el corto plazo. Es más, creo que nos esperan índices de inflación y devaluación monetaria cada vez más altos en los próximos meses.
Aun así, la Argentina tiene mucha experiencia histórica de auto reconstrucción, lo hizo después del terrorismo de Estado, se volvió a recuperar luego de la crisis del 2001. Nuestro país sabrá capitalizar las experiencias históricas para sobrellevar la crisis actual y sobrevivir a la pandemia sin volvernos locos. Somos un pueblo resiliente.

¿Qué te dejó esta experiencia?
Todavía es demasiado pronto para contarte que me dejó, aún no ha terminado. Voy registrando día a día. Por lo pronto me permito el ejercicio de la reflexión y la aceptación en un sentido amplio.



Fernando Rey
Procurador judicial; desenvolvimiento en el ámbito del Derecho Público y Privado.-

¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
La estoy viviendo en mi domicilio, en San Miguel, provincia de Buenos Aires.

¿Cómo la vivís?
Ciertamente con preocupación; por la cuestión sanitaria por supuesto, cuanto por las consecuencias socio-económicas, las que se dimensionarán ciertamente al transformarse en “la” realidad circundante; cabe aclarar que no se trata aquí de trazar un maniqueísmo axiológico – emocional adolescente, son ambas circunstancias y las consecuencias sociales pueden perdurar un par de décadas después de olvidar como se llamaba el virus. Por otra parte, me preocupa también vislumbrar ciertos rasgos de locura social, cual el caso de aplaudir al médico desde el balcón y amenazarlo para que abandone el edificio después.
También espero no nos acostumbremos a un control fáctico estatal impropio de sociedades democráticas.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
Están de moda las denuncias de conspiraciones internacionales, instrumento algo infantil al que echar mano para hacer creer al niño que entiende porque pasan las cosas.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Un virus más, al que hay que tomar en serio claro, que la humanidad sobrevivirá… acostumbramos hacerlo.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Pienso que el problema del S. XXI será la infranqueable oscuridad en que las realidades serán pergeñadas, entiéndase, bajo formas más sofisticadas que las conocidas hoy, las que no son pocas, la confusión y la inocencia serán usufructuadas como nunca antes.

¿Y la Argentina?
Si hay vida hay esperanza, dicho esto mi amigo, no tenemos remedio.

¿Qué te dejó esta experiencia?
Kilos de más y un mejor guitarrista, además de mejores hábitos de higiene respecto de la interacción social. No es mi intención ser frívolo pero guardo un particular rechazo para con la desmesura; no estamos sobreviviendo la III guerra mundial muchachos.






Leonardo Smerling



Periodista, Locutor Nacional. Trabaja en el móvil de FM la Uni 91.7 (radio de la
UNGS), recorriendo los barrios de Malvinas Argentinas, José C. Paz, San Miguel,
Moreno y Pilar. Participa en proyectos de comunicación alternativa y radio comunitaria.




¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En Los Polvorines, donde vivo. Es un departamento chico, pero tengo patio y vista a una zona verde con muchos árboles.

¿Cómo la vivís?
Vivo solo, así que es importante mantener el contacto humano lo más posible. El trabajo me mantiene ocupado, así que en general no me aburro. Tengo la suerte de tener internet, así que aprovecho para ver muchas películas de todo tipo, desde cine arte hasta las más pochocleras. También leo un poco, aunque solamente ficción. Algo pasa con la cuarentena que complica leer cosas más complejas. Hablo mucho con amigos y familiares a través de videollamadas.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
Leo algunas por diversión. Hay muchos intereses para usar política o económicamente estas teorías. Creo que más allá del origen, lo importante es conocer las consecuencias y de alguna manera, aprovechar la oportunidad que tenemos como sociedad para parar la pelota y ver qué se puede cambiar a partir de esto.

¿Cuál crees o imaginas que será el desenlace?
Puedo decir lo que me gustaría. Que aprendamos a valorar lo que tenemos en términos humanos. Que este sentimiento de comunidad que se cuida mutuamente se mantenga una vez terminada la emergencia. Que baje la fiebre del consumismo y aprendamos a correr la energía y el tiempo que usamos en las cosas para apostar por las personas. Y que tomemos conciencia del daño que hacemos a los ecosistemas en los que vivimos que, en este corto tiempo, ya dieron muestra de mejora por la reducción de nuestra contaminación.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
No. Hace varios años un periodista que cubría las inundaciones en Santa Fe relataba la situación de las familias pobres que viven en la ribera del río y contaba cómo habían perdido lo poco que tenían por vivir en zonas inundables. Él explicaba que el problema no era el agua, sino la pobreza que las había empujado a vivir ahí. De la misma manera la pandemia está poniendo en la superficie situaciones que estaban tapadas para muchos. No creo que la pandemia sea el mayor problema, solo expone los que sí lo son: la desigualdad, el hambre y la violencia.

¿Y la Argentina?
Tampoco. Nuestro país vivió la crisis del 2001/2002 y vive la situación heredada del gobierno anterior. Esto se suma a décadas de reducción del Estado y destrucción del tejido social. La pandemia es un evento coyuntural que estamos enfrentando con varias de las herramientas de organización que heredamos de esas experiencias y que, a su vez, son hijas de luchas anteriores.

¿Qué te dejó esta experiencia?
Por ahora la prueba de que frases como “los argentinos somos desorganizados”, “este país no tiene arreglo porque no sabemos unirnos”, etc son falsas. Me hizo crecer la confianza en mis compatriotas. También me demostró que hay sectores a los que sólo les interesa ganar dinero y no tienen ningún escrúpulo en poner en juego la vida de trabajadoras y trabajadores. Y por sobre todas las cosas, que hay sectores mayoritarios que tienen la solidaridad a flor de piel. Las organizaciones sociales están jugando un rol importantísimo en este momento.
En lo personal, me ayudó a disfrutar de mi propia compañía. Esta oportunidad de parar la pelota y pensar(nos) me está abriendo la posibilidad de reformular prioridades. Y eso no es poco.






Silvia Nora Borrajo

Licenciada en Comunicación (UNGS), Profesora de Secundaria y Terciario (ISFD 112) en Escuelas con la Modalidad Comunicación y Sociales. Colaborador/a en
“LaOrejaQuePiensa” Medio Gráfico On Line (Espectáculos, opinión, ficción, Etc.).
Periodista de vocación y de hecho. Escritora.




¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
Estoy atravesando este periodo en mi casa, tenemos la fortuna con mi compañero de vivir en un espacio amplio y por circunstancias de la vida familiar contamos con dos casas. Vivimos atrás pero adelante del predio está la casa de mis padres, la cual en circunstancias la habitamos. Esto nos posibilita un aire renovado muy necesario en esta época de encierro.

¿Cómo la vivís?
Que pregunta difícil, tiene en sí varias respuestas. Por un lado, estoy muy bien porque disfruto mucho estando en casa, tengo muchos animales que requieren de mi cuidado y del cuidado de Fidel (mi compañero). Esto permite que el tiempo transcurra en buena medida cuidando a alguien y eso me da placer; pero no todo es magia. Estuve muy preocupada desde el inicio por una afección que padeció mi hermana, ella tuvo Dengue y a pesar de estar bien fue muy angustiante seguir ese proceso a la distancia. Por otro lado, extraño muchísimo mi vida social. Es por eso que me he vuelto muy dependiente de las redes sociales y eso tampoco lo vivo muy bien. A veces me pregunto porqué desperdicio tanto tiempo en reenviar o contestar determinada información y no valoro este tiempo para actividades que siempre me quejo no tengo el tiempo; por ejemplo escribir, terminar una novela que comencé en el 2013. Je, je a veces no hacemos lo que nos da verdadero placer, sino, que seguimos haciendo nuestros deberes. En fin, vivo esta cuarentena con toda la angustia y todo el placer de la vida misma. Me preocupa mucho lo que le pasa a los seres que están hacinados o marginados socialmente, me preocupan las personas de la tercera edad, los niños sin un buen plato de comida, me preocupan los presos y sobre todo me afligen los, las y les compañeres que sufren violencia en sus hogares.
Como ves son muchas cosas en las que pienso y por eso no puedo recapacitar este momento de forma objetiva, sencillamente porque lo estoy transitando y aprendiendo
con él.

¿Qué opinas de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
Creo que esta pandemia estaba haciendo falta en el mundo, fíjate vos que cada país tuvo una respuesta singular y específica con su tipo de gobierno. Cada Estado reaccionó según su idiosincrasia y los pueblos se manifestaron de acuerdo a sus costumbres. En nuestro país, tuvimos la fortuna de tener un gobierno nacional y popular elegido en elecciones democráticas y aunque fueron casi la mitad más unos, nos permitió zafar de un feroz neoliberalismo. No ocurrió lo mismo en Norteamérica ni en Brasil. Lo de China fue como mirarlo desde afuera y muy pocos iluminados previeron que eso podía llegarnos. Es muy interesante pensarlo, a mi me gusta mucho jugar al T.E.G., entonces voy pensando en esa dirección esta pandemia. Indudablemente, tuvimos mucha suerte de no haber sido los que salimos primero a jugar, pero tenemos la gran desventaja que somos un país arrasado por políticas Neo-Liberales y eso nos deja tan empobrecidos que nos va a costar salir airosos del Coronavirus 19/20.
Pero, vamos a aprender a ser solidarios, colaborativos y muy creativos, ojalá, ese es mi deseo más ferviente.

¿Cuál crees o imaginas que será el desenlace?
Bueno, te lo contesté un poco más arriba, sin embargo el desenlace me gusta pensarlo más como ficción y de esa forma imagino alternativas de comunicación entre humanos mediados por la tecnología. Lo que antes nos parecía imposible de transitar, como ponernos ardientes o enojarnos con una imagen propia o ajena, ahora es muy normal y nos sacamos selfies e inundamos nuestras redes poniéndole música o emoticones y las reenviamos a nuestros seres queridos y nos produce placer. Yo a veces lo hago con mi compañero en la misma casa que habitamos y compartimos. Bueno, ahí creo que está el cambio o el desenlace más significativo, de esto salimos diferentes. Claro, no sé si mejor o peor pero transformados.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Sin duda, este reacomodamiento va a marcar un cambio de paradigma en la segunda década del siglo XXI.

¿Y la Argentina?
Ojalá en Argentina se consolide un retorno auténtico del Peronismo, que podamos salir del chiquitaje y de los egoísmos de algunos dirigentes y hablo de derecha hacia izquierda. Creo que tenemos un buen Presidente que le tocó una situación muy difícil pero como buen profesor que es está haciendo una planificación adecuada a las circunstancias. Soy militante, lo voté y lo ayudé a estar conduciéndonos y lo estoy bancando con todas mis fuerzas.

¿Qué te dejó esta experiencia?
Como toda experiencia me dejó muy buenos amigos pero también enemigos. Y eso me está pareciendo lo más relevante hoy por hoy. Ah, también me deja la inmensa satisfacción de valorar mi oficio y comenzar a disfrutarlo. Creo o estoy segura que si sobrevivo a esto, voy a salir fortalecida.


Rocío Belén Lucero Lionte.
Madre, estudiante y ama de casa, 26 años. Sin trabajo actualmente.

¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
Me tocó hacer la cuarentena en mi casa en San Miguel, junto con mi familia.

¿Cómo la vivís?
Lo vivo bien, disfrutando de mi bebé todo el tiempo y descansando.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
Respecto a las teorías "conspirativas" no las creo, sólo me baso en la versión oficial del origen del virus.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Creo que nos va a costar mucho volver al estilo de vida anterior, muchas hábitos han cambiado y que desafortunadamente muchas personas van a fallecer en todo el mundo.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
No creo que sea el mayor problema, a diario muchos países enfrentan grandes crisis o situaciones de riesgo como está ocurriendo en Siria, por ejemplo. La crisis climática o la desnutrición son problemas más graves a nivel mundial.

¿Y la Argentina?
En Argentina no creo que sea tampoco lo más grave sucediendo, solamente creo que no estamos preparados económicamente, así como el sistema de salud no tiene los recursos para afrontar la pandemia.

¿Qué te dejó esta experiencia?
Particularmente me dejó muchos aprendizajes sobre estar con uno mismo, estar en el hogar, cuidar de su familia, la felicidad y tranquilidad que da lo simple.


Rody Rodríguez
Periodista. Director del periódico “El Ciudadano del GBA” y del sitio web “Hurlingham al Día”. Fue director y creador de los periódicos “La Opinión de Morón” y “El Diario de Hurlingham”, entre otros y de Radio MAS y coordinador general del periódico “El Cronista del Bicentenario” dirigido por Norberto Galasso. Es Miembro del Consejo Superior de la Universidad Nacional de Hurlingham.

¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En mi casa en La Plata, con mi compañera Gabriela.

¿Cómo la vivís?
Estoy acostumbrado a trabajar en casa, así que en cuanto a mis hábitos personales sin demasiados inconvenientes, pero soy conciente que soy parte de la sociedad que puede transitar la cuarentena con el privilegio de contar con comodidades, puedo trabajar con tranquilidad, puede leer, ver televisión, no estoy desarrollando tareas que impliquen un riesgo para mi salud… eso comparado con infinidad de casos de familias hacinadas, sin elementos básicos, con dificultades hasta para contar con agua potable es claramente un privilegio.
¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
Ya ver que todos los que andan por la calle andan con barbijos me hace sentir dentro de una película de ciencia ficción. Pero no sólo los que yo puedo ver en mi barrio, pasa en todos los rincones del mundo. Es algo impensado. Todavía estoy tratando de digerir que el único lugar en el planeta en el que podés andar con libertad sea la Antártida. Voy a ver si me da la cabeza, -y si tengo la voluntad- de meterme en conocer y evaluar las distintas hipótesis sobre el origen de esta pandemia. Por ahora prefiero no ocuparme de eso.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Todos los días termino pensando cosas diferentes. Hay días que pienso que esto es el fin del Capitalismo, que superada la pandemia la humanidad va a revalorizar la importancia del Estado. Otras pienso que la derrota del Capitalismo es momentánea y que va a encontrar la vuelta para reconvertirse. Mantengo la idea de que los gobiernos de cualquier signo, le darán a la ciencia un lugar preponderante que muchos no le dan.
Pero claramente va a ser un desenlace doloroso. Muy doloroso. No solo por las pérdidas humanas si no por las gravísimas consecuencias económicas, con millones de hombres y mujeres desocupados en todo el mundo. Respecto a la Argentina, tengo la esperanza de que el desenlace sea más tenue. Creo que estamos en un camino correcto. El gobierno nacional se ocupó de este problema desde temprano, más allá de estar obligado a encarar este tema en malas condiciones económicas y sociales. Y cuando hablo de un desenlace tenue me refiero exclusivamente al tema del coronavirus.
Antes de que el Covid 19 hiciera su irrupción fatal, el drama de nuestro país era la pobreza, la desocupación, y su consecuencia más dramática que es el hambre. Hoy no estamos hablando de eso, porque hay un monotema global, pero el hambre sigue.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Sí. No sólo del siglo XXI. Es cierto que la cantidad de muertos no se compara con otras catástrofes del último siglo como las guerras mundiales, pero el hecho de que todo el mundo, -y hablo de mundo en el concepto literal, no la idea del mundo que tiene el liberalismo por ejemplo, que creen que el mundo es solo las potencias económicas- digo que todo el mundo, desde Oruro a Kiev, de Alaska a Río Gallegos, San Miguel, Hurlingham, Oslo, Angola, menos la Antártida todo y todos, estén amenazados por un virus de efectos letales, nos enfrenta a un problema inédito para la humanidad.

¿Y la Argentina?
Y la Argentina -mal que les pese a algunos, es parte del mundo. Igual nos gusta pensar que no podrán con nosotros. Que es uno de los tantos desafíos a los que nos debemos enfrentar y vamos a ganar. Hay muchos que tienen una concepción futbolera y mundialista de cualquier tema, aunque sea la pandemia más masiva de la que se tenga memoria.

¿Qué te dejó esta experiencia?

Todavía no me dejó. Cuando me deje te cuento.








Sergio Antonio Sánchez Muñoz

Docente (preceptor)







¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En mi casa en San miguel. Me tocó con mi esposa y 3 de mis 4 hijos. Habitualmente somos 4 en casa, pero esta cuarentena somos 5. Mi hijo el más grande vive con su mamá pero le agarró la cuarentena en mi casa, siempre viene unos días y ahora ya hace más de 40 días que está en casa.

¿Cómo la vivís?
La vivo tranquilo gracias a Díos. Pero es algo nuevo el tema de trabajar solo con el celular. Yo que no tengo computadora. Todo tengo que hacerlo desde mi celular, se me complica un poco pero bueno acá estamos. Justo me agarró sin sistema de wifi en casa, sólo con internet móvil desde el celular. Y no sólo tengo que hacer mi trabajo sino también hacer las tareas de mis hijos, que los 3 están en edad escolar, y tratar de cumplir con sus tareas. Que son muchísimas. También con algunos problemas económicos como muchos. Mi pareja trabaja de empleada doméstica en varias casas y con todo esto dejó de trabajar y esto generó un ingreso importante menos lo cual trae aparejado otros problemitas como necesidades y mal humor en diferentes momentos.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
La verdad qué creer qué es cierto hoy en día, es lo difícil. Tantas versiones de todo que ya no se sabe nada qué es qué y quién es quién. Yo sólo sé que la maldad y la miseria humana no tienen límites. Y todos expuestos a esto todos los días. Para mí las grandes potencias del mundo están atrás de esto...

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Todo esto termina con muchos países dependiendo económicamente de las grandes potencias mundiales.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Para mí no es lo peor que le pasó al mundo. Para mí es el comienzo de otra manera de ver las cosas. El mundo se dio cuenta que una peste nos puede matar a todos. Y las grandes corporaciones y potencias mundiales también se dan cuenta de muchas cosas, como por ejemplo que no hay que subestimar a los países más vulnerables porque siempre te pueden sorprender.

¿Y la Argentina?
La Argentina es una sorpresa para el mundo entero. Muchos habrán pensado: “este virus nos mata a todos” y no fue así. Esto recién empieza, pero la Argentina ya está preparada para enfrentar esto y más. Estamos preparados humanamente, no económicamente y de ahí se agarran las potencias para presionar y tratar de sacar de foco a la Argentina. La Argentina está trabajando, superando las expectativas en contra del virus.

¿Qué te dejó esta experiencia?
Me dejó muchas cosas lindas: Valorar la vida. Valorar las personas del día a día.
Valorar el trabajo que tengo, mis compañeros de trabajo. Valorar la familia que Dios me dio. Y me deja económicamente destruido pero estoy vivo. Y como dijo un loquito:

“una economía se levanta pero una vida no” ... Y hoy estoy vivo.






Ángel Manuel Gatica 
Docente. Director de la ES 7(El Nacional de San Miguel) - Profesor ES 6 Juana Manso de San Miguel y del I.S.F.D Nro 112 de San Miguel - Conductor del Programa de Radio Educación Pública - Al Dia (lunes de 16:00 hs a 18:00 hs) y del Programa de Radio Mi Escuela El Nacional (miércoles de 15:00 hs a 17:00 y Jueves de 14:00 hs a 16:00 hs las dos producciones radiales se emiten por Radio Provinciana AM 1290 de San Miguel. 




¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En mi casa en San Miguel, con algunas excepciones para salir por mi trabajo, yendo una o dos veces por semana a la escuela por las obras que están haciendo o para recibir o entregar mercadería. 

¿Cómo la vivís?
Como todos como puedo: ayudando en casa, haciendo tareas domésticas, leyendo, trabajando vía internet, charlando y compartiendo más tiempo con mis afectos,  en días normales estoy mucho tiempo fuera de casa.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Para mí todas son posibles, nos ha tocado vivir un mundo injusto, desigual, donde el dinero es el Dios. 

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Por una cuestión de estilo de vida soy optimista, no ingenuo, me imagino un desenlace donde se encuentre primero un tratamiento y luego la vacuna, con cambios en la vida cotidiana, espero que, en el aspecto político - económico, la importancia del Estado se revalorice y sea más fuerte en todo sentido.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Sí, pero lo califico como una consecuencia del Neoliberalismo. El gran problema de esta pandemia es que los sistemas de salud no pueden atender a los enfermos, los Estados Neoliberales creen que el Mercado debe organizar todo, donde el individualismo, la meritocracia, son factores fundamentales. Por lo tanto la Salud no es una preocupación colectiva, sino individual como todo y así estamos padeciendo una pandemia porque no tenemos los suficientes respiradores, las camas.... 

¿Y la Argentina?
Siguiendo con mi optimismo, es una gran oportunidad y la estamos viviendo con un gobierno que hasta ahora está haciendo las cosas bien dentro del contexto mundial en el que vivimos y con una sociedad que acompaña. Con un Estado opuesto al Neoliberalismo, es decir activo, donde la Salud estaba muy mal, el anterior gobierno la descendió a Secretaría. También hay que decir que una gran parte de la dirigencia política, oficialismo y oposición, han entendido cuál es el problema y trabajan en forma conjunta haciendo hincapié en la salud, sosteniéndose sus decisiones en los expertos de la salud. Algo para destacar es que Argentina, ha demostrado el alto nivel de nuestros científicos y de la capacidad de trabajo de una sociedad cuando se Organiza.

¿Qué te dejó esta experiencia?

Aun la estoy transitando, pero hasta el momento puedo decir, que esta experiencia ratifica todos los principios con los cuales me formé y son mi base a la hora de mis decisiones, ni de esta pandemia, ni de ningún problema que tengas en la vida salís solo, el Estado debe ser fuerte, ordenador de la vida colectiva, donde la solidaridad, es un factor fundamental, que debería hacernos pensar que es muy necesaria una nueva distribución de la riqueza. Y entender que la Salud, al igual que la Educación, los servicios públicos y los recursos naturales no deben estar manos privadas.






Daniel Cueva

Antropólogo. Desde hace dos décadas docente de dos materias del ciclo de ingreso de la Universidad de Buenos Aires: una materia “clásica”, o sea, presencial; y otra materia de modalidad “a distancia” o, como se dice ahora, virtual. Desde hace seis años, también, es trabajador no docente, responsable del Departamento de Cultura de la Universidad Nacional de José C. Paz. Entre otras cosas… 




¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
El aislamiento preventivo me encuentra en mi casa, en la localidad de José C. Paz, con mi familia.

¿Cómo la vivís?
Me siento un privilegiado: en mi casa no paso frío ni hambre. Tengo comodidades. No me obsesiona salir, ni pasear o distraerme por ahí. Eso sí: extraño a los familiares, a los amigos. Ahora trabajo a distancia en las universidades donde lo hago; ya conté que tengo antecedentes en eso, pero ahora pareciera que los trabajos y toda la enseñanza pasaron a ser “virtuales”. 
¡Qué simple! “¿no podemos hacer cosas de manera presencial? ¡Ah, bueno! ¡Hagámoslo de forma virtual y listo!” En general las propuestas de “enseñanza virtual” o “a distancia” lo que encubren es la carestía. Por ejemplo, los estudiantes de UBA XXI, donde soy docente, son gente que sabe que va a estudiar “a distancia”, que se someten a ese régimen, que tiene una PC de escritorio y una línea wi-fi al menos, que se consiguen los textos y los leen. (Así y todo los que tienen poco capital cultural quedan en el camino…) Aprender “a distancia” es como comprarte un mueble desarmado con una bolsita de tornillos: sabés a lo que te atenés.
Pero esta situación imprevista  opera como un mecanismo de desigualdad (otro más): de los que no tienen PC, de los que no tienen celular con abono, de los que en realidad no tienen método de estudio… porque si nunca lograste armar el mueble, paso a paso, concurriendo a un taller donde te explican ¿cómo lo vas a armar ahora, solito en casa? La pandemia global deja a la luz las inequidades de la sociedad.
Por eso, para retomar la respuesta que quería dar, más allá que uno esté bárbaro, no se me escapa que todos los estudiantes lo están pasando mal: la mayoría se cayeron del desarrollo de los contenidos del año (de por sí se “caen” de manera presencial… imaginémonos); algunos los siguen de manera virtual, “leyendo” contenidos por la pantallita del celu, etc; y la mayoría quizás puedan “pasar” los objetivos del año, pero la cantidad y calidad de los contenidos que garantiza una educación “cara a cara” ni en sueños los tendrán. De nuevo: eso sólo lo podrá alcanzar una pequeña elite. 
¡Y qué decir de los trabajadores! Los informales, los que viven de changas, del comercio barrial, etc. Acá es donde sí que la situación debe angustiarnos. Y esto nos llega en un país sobre el que pesa una deuda y una recesión formidable en cifras objetivas. Creo que para muchas personas en este punto es donde la pandemia se constituye como un encierro asfixiante: saber que con el aislamiento mucha gente no puede reproducir sus medios de vida, sufre de la angustia de no poder armar una cena para la familia, de no poder pagar los precios exorbitantes de los servicios; de no poder sostener un alquiler…  

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Cómo mi formación es en ciencias sociales (y a duras penas las comprendo) no tengo la menor idea sobre el origen de un virus nuevo, más allá que casi todos los panelistas de los programas de TV de la tarde parecen saberlo todo al respecto.
¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
¿¡Qué es un “desenlace”!? ¿Las escenas finales de una peli? El sistema que nos gestiona es un producto  histórico que cada tanto soporta crisis cíclicas: pongamos que la pandemia puede dar lugar a una de esas fases. La restauración (¿desenlace?) de esa supuesta crisis (si la hubiere) se hará del modo histórico, o sea: de unas partes de la población a expensas de otras. Aclaro que crisis y normalidad tienen que ver, en nuestro mundo, con tasas de ganancias. Esto dicho groseramente. Salvo que las mayorías nos organicemos y… 
Hablando con total honestidad, creo que hay unos cuantos países (no muchos) en donde están dadas las condiciones para instalar en la agenda públicauna línea de discusiones serias y profundas que aborden desde temas menores (por ejemplo: ¿no es ya un derecho una señal pública de internet gratuita?) hasta la reformulación del sistema de salud sobre bases no mercantiles (¿por qué no hay “camas” disponibles?); o una renovación efectiva del sistema educativo general… en fin, una re-valoración y análisis del lugar del Estado. Creo que Argentina es uno de esos países.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
¡Ni de lejos!No hay otro quinto de siglo en la historia de la humanidad tan inequitativo, tan desigual y de tanta asimetría como estos veinte años del siglo XXI. El hambre, la concentración de poder, el gasto militar, la pobreza… ya liquidaron más seres humanos que cien pandemias juntas. Lo que sí parece es que este es el mayor problema globalmente difundido por los dispositivos mundiales de comunicación en lo que va del siglo XXI, por la cualidad “democrática” del COVID-19: no le importa (¡aún!) el estrato social de quien ataca. 

¿Y la Argentina?
Argentina se encuentra en América Latina, una de las zonas mundiales que, junto al Africa, tiene los peores índices de desigualdad del planeta.

¿Qué te dejó esta experiencia?

Me deja preguntas, curiosidad por los cambios queexperimentarán las sociedades… y una especie de reformulación de la subjetividad. Alejados de la seducción de ciertos consumos, nos vamos distanciando del consumo de los cachivaches que perseguimos todo el tiempo… y entonces revaloramos la salud y la presencia de los seres humanos, a los que extrañamos para charlar “de verdad”, para reunirnos…









Fidel López

Vecino oriundo de San Miguel, residente en la localidad de Muñiz. Trabajador de la educación de nivel secundario (Profesor de Historia). Graduado en la Universidad Nacional de Gral. Sarmiento y tesista de la Universidad Nacional de Luján. Campo de investigación: Historia reciente. Militante político-sindical del movimiento nacional y popular. Curioso por oficio.




¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
La estamos haciendo en casa, junto a Nora, mi esposa, con quien comparto pasiones y la cotidiana y maravillosa aventura de vivir; además del amor y cuidado recíproco de un grupo bullicioso de animalitos entrañables (bípedos y cuadrúpedos).

¿Cómo la vivís?
Creo que como muchos, con una mezcla de sensaciones, muy fluctuantes por cierto. Hay momentos de angustia e incertidumbre, pero sobre todo, de resignificación generalizada. A veces pienso que estamos en el medio de un nuevo “giro copernicano”. Por caso, con el tiempo. Sobre todo el social y productivo. Aunque también el de ocio. En este punto asaltan recurrentemente mi memoria de lector hedonista, los escritos del “jorobadillo de Königsberg” (Immauel Kant) donde alude al tiempo como “una forma a priori de nuestra sensibilidad”.En todo caso, ya con Borges,siento al tiempo apenas como una delusión y, en tal caso, trato de saborearlo, instante tras instante; sin distinguir entre sueños y vigilias.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Hay mucho todavíapor indagar en este punto. Concedo que las teorías conspirativas y las cosmogonías más actuales son seductoras, pero no terminan de conformarme. Más bien, trato de interpretar el actual escenario como parte de los “daños colaterales” inherentes a la manipulación genética y a la biotecnología. Me consuela pensar en términos de “errare humanunest” que en el de un episodio de una nueva “guerra fría”.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
El desenlace no está escrito (¿o sí?). Depende de nosotros o para decirlo mejor, de nuestra condición humana. Esta vez no podemos echar “culpas” a la divinidad, a la naturaleza o al azar. Recuerdo un texto de SusanSontag, “La enfermedad y sus metáforas” que para mí fue iniciático y que en la actualidad trato de recuperar para orientar mis reflexiones. Una de las metáforas o analogías que más circula por estos días, es el de considerar a la lucha contra el covid-19 como una “guerra contra un enemigo invisible”. Concedeme detenerme aquí. Si convenimos en aplicar el “discurso de la guerra” (de hecho yo lo hago), deberíamos pensar (nos) desde la “lógica de la guerra” con sus batallas, teatro de operaciones, estrategias, tácticas, principios, recursos, logística, dispositivos, mando,etc..  Es decir, demasiadas y complejas variables que impiden vislumbrar de antemano cualquier derrota o victoria. Es un final abierto. Por ahora solo nos toca resistir; y hoy, resistir es vencer.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Desde ya. No solo por sus consecuencias respecto a la pérdida de vidas humanas sino también porque pone en evidencia la desigual distribución de recursos materiales y simbólicos. A esto hay que sumarlela intolerable desigualdad en el acceso al derecho humano a la salud, entre otros aspectos. Creo que cuando esta guerra nos brinde una tregua, el “mundo” (¿”la condición humana”?) cambiará. Antes hablaba del tiempo. Te agrego ahora la economía y, con ella, el rol del Estado y de la comunidad organizada. Pienso que esta pandemia vino a acelerar la defunción del (neo) liberalismo como modo de vida; como cultura del “sálvese quien pueda”; del “mercado” como asignador de recursos. El próximo eje de reconfiguración económico, social, político y cultural tiene que ser la SOLIDARIDAD Y LA JUSTICIA SOCIAL para los pueblos.

¿Y la Argentina?
Vuelvo al discurso de la guerra. Es el Estado (en la figura del compañero Presidente Alberto Fernández) el que ejerce el mando (conducción) y el que define su “Estado Mayor”. Nosotros, como comunidad organizada, somos los combatientes, los soldados. Aquí me permito una nueva digresión. El siglo pasado vio al general prusiano Colmar von  der Goltz, aportar una doctrina militar,“la nación en armas”. Allí, básicamente se sostiene que una nación debe movilizar todos los recursos humanos, económicos e ideológicos para poder imponerse en un enfrentamiento bélico. Perdón por la analogía pero creo que si analizamos el actual escenario argentino de “guerra” contra el covid-19, podemos estartranquilos. Nuestra conducción estratégica no cayó en el falso dilema que los esbirros y Ceos de la minoría oligárquica trata de vendernos. La “nación en armas” supone que el recurso más importante en toda guerra es el humano, el soldado.

¿Qué te dejó esta experiencia?

Como la guerra aún no terminó, te pudo señalar algunas reflexiones provisorias. Tenemos que aprovechar y disfrutar cada instante de la vida, saborearlos.Necesitamos salir (nos) del aislamiento que nos impone la dictadura de la inmanencia posmoderna. Nuestro imperativo categórico debe ser construir una sociedad más equitativa, más justa, más solidaria.Y, sobre todo, que a esta guerra solo la vamos a ganar si estamos juntos, todos, todas y todes.




Gustavo Lattaruolo
 Maestro Mayor de Obras – Guardambiental-Abuelo(es un título que me gusta exponer).

¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En mi casa de Los Nogales en la Villa de Merlo. San Luis.

¿Cómo la vivís?
Con mucho optimismo. Buscando el lado positivo. Mucha gente se reencontró con familiares que no recordaba que tenía. Descubrieron vecinos que hacía años que estaban ahí. Descubrieron el valor de los recolectores de residuos, enfermeros, médicos, playeros de estaciones de servicio, colectiveros, etc. lo dijo Charly García “¿por qué tenemos que ir tan lejos para estar acá?”¡Con decirte que muchos exfuncionarios seguidores de RamYancar consiguieron la “iluminación” recién ahora! En hora buena.

¿Qué opinas de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Si fue manipulando ¿Dejarán de financiar a los laboratorios para que jueguen a la ruleta rusa? Y si fue la naturaleza ¿Destinarán más fondos a los científicos y ONG para prevenir?El huevo o la gallina…tiempo perdido.¡Si hoy baja un marciano de un plato volador lo descuartizan en ochocientas partes para sacarle el ADN antes que el pobre diga si viene en son de paz! Siempre se destruyó en nombre del progreso y de la ciencia, y el planeta…bien gracias.

¿Cuál crees o imaginas que será el desenlace?
Se sumará una vacuna más al calendario de vacunación, los Estados se harán más fuertes, se destinarán más fondos a Salud, Educación, Ciencia y Tecnología…y como dijo el Presidente, seremos mujeres y mejores. Y los mercados… seguirán tratando de ganar dinero sin entender nada.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
No, el principal problema del mundo no es el corona virus. Creo que hay problemas mayores que venimos arrastrando de siglos anteriores. En un mundo que produce alimento suficiente para alimentar a todos y que sigan muriendo personas por desnutrición significa que fallamos. En el siglo XXI no debería haber en el mundo una sola persona con las necesidades básicas insatisfechas.

¿Y la Argentina?
La Argentina es un país hermoso habitado por seres indescifrables. Tuvo que llegar una pandemia para visibilizar nuestras virtudes y al mismo tiempo nuestras pobrezas humanas. La ética y la moral ofertadas al mejor postor y según las circunstancias. Lo mejor y lo peor en el mismo plato. Lo bueno que esto derrumbó muchas caretas. Lo malo es que tenemos muchos cortos de memoria. Recuerdo un país asiático que suspendió la guerra civil para luchar contra la amenaza extranjera y terminada esa guerra retomar la guerra civil. Espero que encontremos vacuna para eso también.

¿Qué te dejó esta experiencia?

Todas las muertes duelen. Todas las muertes desnudan cuentas pendientes. Pendientes de justicia, de alimento, de salud, de tolerancia, de amor, etc. Cuando el ser humano sienta empatía universal y le duela cualquier muerte por el motivo que sea sin distinción de color, ideología, clase social o lugar del planeta¡ese día el mundo comenzara a sanar!










José Luis D´Agata.

Nacido, criado y educado en San Miguel, Abogado, padre de 3 hijos adolescentes, divorciado, ex concejal de San Miguel, dirigente del espacio #ContaConmigoSanMiguel, comprometido con esta sociedad y doctrinariamente peronista, cristiano y humanista. 






¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En Mi domicilio de Bella Vista junto a mis 3 Hijos, Luciano de 21, Agustín de 18 y Emilia de casi 17 años. 

¿Cómo la vivís?
La vivo como un aprendizaje. Por momentos hasta la celebro ya que nos ha obligado a compartir día tras día y horas tras horas momentos de dialogo, de conocimiento y demás que jamás pensé que volverían, lógicamente por los tiempos en que vivíamos, las edades y las costumbres de lo que significa ser generaciones con muchas diferencias. Por ese lado hasta creo que es una bendición. Por el otro, por lo más terrenal, se pone difícil se hacen largos y rutinarios los días, modificando en muchos casos hábitos y conductas. Particularmente en mi situación, debo cumplir tareas laborales en un organismo del Estado, y como parte del personal jerárquico debemos, mas allá de exceptuarnos si quisiéramos, estar presentes en la actividad diaria del mismo de manera presencial y eso tal vez haga que en mi caso el hecho de salir, aunque sea algunas horas a trabajar, al distanciamiento social obligatorio más llevadero. 

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Como bien vos decís, son versiones. Creo que debemos centrarnos ahora puntualmente en salir adelante, en ver cómo podemos protegernos y proteger a nuestra sociedad, sobre todo a la de mayor riesgo y en paralelo sin descuidar el objetivo principal de las medidas, que es resguardar LA VIDA, encontrar soluciones que a la par de la protección del individuo en términos sanitarios, permitan también no descuidar su fuente laboral, su educación, su actividad comercial o formación cultural, ya que todas, después de la vida son determinantes en el desarrollo individual, social, comunitario y espiritual.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
En mi opinión, esto pondrá a la humanidad frente a la posibilidad de volver al humanismo, a colocar al hombre en el centro de las cuestiones, lo que no quiere decir que así será, ya que somos el único ser vivo que vuelve a tropezar con la misma piedra dos veces. Un nuevo paradigma se aproxima en el que sin dudas el Estado, pensado en términos de satisfacción de necesidades y la propia felicidad de los Pueblos, es el único claramente capacitado para hacerse cargo a ultranza del ordenamiento prioritario de estas al momento de distribuir y programar los escasos elementos disponibles para tantas demandas y necesidades a satisfacer, en equilibrio y armonía bajo el principio de la equidad. Muchos hoy se dan cuenta que sin el acompañamiento del Estado no podrán superar la crisis que se avecina y los más, tal vez ni siquiera con ese acompañamiento serán capaces de llegar al otro extremo, debiendo entonces, a mi entender, dejar en manos del Estado la dirección de tal o cual actividad. Esto sin dudas lo estamos viendo sobre todo hoy en aquellos prestadores de salud privados donde por ahorrar recursos o personal, terminan sin aplicar protocolos y causando daños irreparables, donde al final y una vez más, el Estado debe intervenir. Creo además que si Argentina no tuviera un sistema de salud publica como el que tiene, esto estaría muy pero muy mal, y otra cuestión no menor es el rol que desarrollan en esta crisis las Obras Sociales Sindicales y hasta los mismos gremios, quienes gracias al sistema de solidaridad que conceptualmente entiendeny aplican a la perfección, se transformaron en aliados estratégicos del gobierno y la patronal para sobrellevar esto y que no sea aun peor. 

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Tal vez sí, de las crisis económicas que se han atravesado y en comparación, sí lo sea ya que ahora lo que está en juego es algo irrecuperable, como ya dije, LA VIDA, pero sin dudas y más allá que es gravísimo seremos capaces de superarlo y el siglo recién comienza , por lo que aún falta mucho.

¿Y la Argentina?
La Argentina, o mejor dicho la gran mayoría del PUEBLO (con mayúscula como diría A. Jauretche) ha entendido cual es el orden y la prioridad. Somos fuertes y sin dudas tenemos mucha gimnasia para salir de las crisis. Fijate que siempre después de gobiernos entreguistas, pro capitalismo en función de la acumulación de riqueza y cuando pareciera que la Argentina ya no tiene más retorno por su endeudamiento y falta de chance, aparecen los gobiernos tal vez con una mirada más amplia, que ponen al hombre, a su familia y al trabajo como principio regulador pero sin desconocer que existe en una comunidad y que a partir de ella debemos poder ser capaces de desarrollarnos hasta volver a ser lo que alguna vez fuimos. La Argentina por suerte ha reaccionado con reflejos, el Presidente y su equipo se comportan como verdaderos hombres de moral y compromiso, fijando claramente el rumbo primero de la conducta social conociendo las limitaciones del Estado y dejando de lado banalidades o internas para primero salir con vida (si hay vida hay esperanza) de esto y sin dudas para poner a la Argentina de pie como una y otra vez lo han hecho los gobiernos que se identifican con la doctrina y el modelo del Peronismo. 

¿Qué te dejó esta experiencia?

Esto todavía no termina, pero más allá de haber dejado experiencia, me deja una confirmación. Seguimos siendo un PUEBLO unido, un pueblo con esperanza y estamos condenados a ser sin dudas una Nación prospera para colaborar en este mundo, que hoy más que nunca esta globalizado y debe ser entendido de una vez por todas en su conjunto. Sólo nos falta una sola cosa para lograr ese objetivo, definir el modelo de Nación de una y única vez.





Luis Carlos Aguirre
Poeta y cuentista nacido en Posadas, Misiones en 1956. Vive en el actual partido de San Miguel desde 1963. Militó en la Unión Cívica Radical desde 1981. Fue concejal por su partido entre 1993 y 1997. Casi siempre vivió de su trabajo como empleado de comercio o comerciante independiente. Desde hace dieciséis años es cajero en un tradicional negocio gastronómico de la zona. En los últimos años integra un movimiento interno del radicalismo que no comparte la alienación de su viejo partido con los sectores conservadores que gobernaron en los años anteriores. Tampoco adhiere a quienes desde el radicalismo se vincularon con el actual gobierno. Como no está de un lado ni del otro de "la grieta", tiene amigos y enemigos en todos lados. Vive en Muñiz, solitario, a la espera de un nuevo amanecer.

¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
Me ha tocado estar en Muñiz, en el departamento que alquilo, junto al gato Deniro que es de mi hija mayor que vive en Villa Crespo. Entiendo que volverá con ella "cuando pase el temblor" (diría Cerati).

¿Cómo la vivís?
Lo estoy pasando, creo no ser muy original, un poco bien otro poco más o menos. Trato de escribir (tengo dos historias con ánimos de novela), ordenar papeles, leer libros que "me estaban esperando" y pensar cómo será el mundo cuando salga, como una especie de "Juan Salvo" del siglo XXI.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Hay muchos delirios conspirativos dando vueltas por todos lados. No tienen importancia, son intentos de justificar autoritarismos futuros. Lo importante sigue estando para adelante. Es cierto que hay irresponsabilidad en el diseño de la atención sanitaria en muchas sociedades. El país adónde comenzó el tema manipuló información puesto que los regímenes "omnipotentes" acostumbran manipular todo en función de su propia miopía totalitaria. De cualquier manera lo importante, hoy por hoy, es la construcción del amanecer.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Imagino que el problema sanitario se superará. Quedará una sociedad empobrecida (más empobrecida) que es nuestra responsabilidad superar. Habrá que evitar (como de mojar el colchón) las tentaciones autoritarias, los atajos salvadores de los irresponsables. También debe quedar claro que los bienes y prioridades de una sociedad no son el lucro de sus empresas sino el bienestar de sus ciudadanos. El viejo esquema sanitario universal que había ideado la sociedad argentina desde fines del siglo XIX debe reconstruirse (es patrimonio de quienes desde diferentes ideas políticas y sociales pensaban un país integrado y en crecimiento). Es una de las enseñanzas básicas de esta tragedia.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
No podemos decir que es el mayor problema del siglo. Hace cien años la sociedad consideraba a la guerra de 1914 (con su gripe española incluida) como una gran tragedia. Sin embargo faltaban horrores impensables, retrocesos humanos inauditos. El siglo recién empieza. Además de la pandemia mundial sigue habiendo guerras infames, injusticias, atentados a la condición humana, daño al equilibrio biológico del planeta. Hay mucho para resolver cuando nos saquemos los barbijos.

¿Y la Argentina?
En el medio de todo este tema mundial nuestro país tiene sus particulares problemas. Pareciera que se ha tomado el ataque de la pandemia con seriedad. Es importante que la sociedad deje de actuar como "nosotros y ellos". Una sociedad debe ser construida con todos. Con los "buenos" y los "malos", los pobres y los ricos, los de acá y los de allá. Eso nos debe quedar grabado. También saber que la opción es ética. Desterrar la corrupción como opción en la vida cotidiana. Se ven señales, se declaman estas cosas, habrá que lograr que no sean slogans sino objetivos.

¿Qué te dejó esta experiencia?

 Me dejó un montón de cuentas a pagar y un poco más de serenidad, por ahora.





LuisinaGiusto
Lic. en Psicología. Feminista.


¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En Capital Federal, zona de edificios, en departamento que da a pulmón de manzana. En ese sentido, el “mequedoencasa”, en este caso, es posible y como sabemos, un privilegio: vivo en una casa donde puedo quedarme a cuarentenear. Si poder quedarse en casa es un privilegio me pregunto… ¿de cuál pandemia hablamos?

¿Cómo la vivís?
Esta cuarentena me encuentra en posición de única adulta a cargo de una niña de 6 años que ha comenzado hace semanas su primer grado escolar. Nos reúne a ella y a mí en un full-time que no acostumbrábamos, más allá de las vacaciones. Pero “no estamos de vacaciones”, más bien todo lo contrario. No hace falta detenerse en -más tampoco invisibilizar-  lo que eso implica en cuanto a recarga de tareas para las que solemos estar más acompañadas. Algunas de esas tareas estaban a cargo de otras trabajadoras: de casas particulares, de educación escolar y extraescolar. Esas y otras tareas convocan ahora a un dueto que se estrena en varias de ellas: teletrabajo y escolarización son las más evidentes. Tampoco vendría al caso detallar ni dejar de nombrar la enorme creatividad, capacidad lúdica y destreza afectiva de esta pequeña que me acompaña y que impide el aburrimiento o cualquier desesperanza. Y yo me dejo jugar en esa sabia alegría abandonando lo más posible los imperativos de productividad. 
En esta circunstancia tengo que redoblar esfuerzos que ya hacía por inventar momentos de soledad para dar espacio a mis ganas de estudiar y de compartir-pensar. Todes les amigues que están con las mismas ganas han intensificado intercambios. Recibimos y reenviamos publicaciones de pensadores de distintos lugares del planeta, como siempre. En ese sentido, no estamos aislades. Se extrañan los abrazos, la expresividad de los rostros amigos y las mesas de reunión, pero nuestras complicidades permanecen y en algunos casos se intensifican creativamente. Incluso hallamos nuevas complicidades de cuarentena porque nos acompañamos a pensar-la y no a pasar-la. 
Tampoco estamos desmovilizades. El aislamiento físico no necesariamente conlleva la discontinuación de nuestros activismos. Necesita por el momento valerse de otros medios que nos mantengan actives hasta el horizonte de reencontrarnos, a la salida de la cuarentena, una vez más, en las calles desbundadas, en marchas de bronca, lucha y esperanza. Mientras tanto, no tomamos la pasividad. Nos inquietamos pensando cómo intervenir esta cuarentena, más allá del quedarse en casa. Intervenimos por ejemplo con ruidazos porque las Violencias de Género (VG) y los femicidios que se extienden por todo el mundo se intensifican en cuarentena. ¿Cuál pandemia?

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
Los mitos tienen una doble función: explican velando, encubriendo… Pero como toda articulación discursiva, revela, para quien se sirva prestar atención, algunas “verdades” muy fundamentales de nuestra existencia…
Sólo por tomar un ejemplo muy obvio… el relato del “chinese virus” deja muy a la vista cómo este mito articula una dimensión muy en superficie de nuestra existencia, tan ahí que la hemos naturalizado: el relato del Otro como extranjero, como enemigo. 
A su vez, estas formaciones discursivas se ensamblan en dispositivos biopolíticos de control, en estrategias de dominio y gobernabilidad cuyo uso político no es tampoco, creo, ninguna novedad. En un contexto minado de fakenews, estos mitos tienen campo fértil para proliferar a sus anchas. Lo demuestra la facilidad con que se logró instalar la metáfora bélica, y esa especie de “pandemovigilancia gorreada y balconera”: vecinos asomados al balcón, denunciando al que salió comprar el pan!
Fakenews y memes secuestraron los celulares. Considero que muchos de ellos -en su aparente banalidad- son como los mitos sobre el origen del virus: ensambles de una discursividad muy particular. Algunos nos hicieron reír. Algunos nos inquietan. ¿Son una banalidad o un analizador? Son una banalidad y un analizador. Y al modo de aquellas formaciones que articulan su contenido manifiesto por condensación, operan como banalizadores que requieren que podamos re-politizarlos para así desactivarlos. Metáforas bélicas, mensajes de odio, mensajes de pánico, desinformación-desamparo en insidiosos formatos livianos, hiper-pregnantes, fugaces y a velocidad. Echan a correr deslizamientos de sentido que nos toman de rehén para que interpretemos que si rompés la cuarentena sos basura. Más tarde, otro dará a entender que aunque tu salida sea para hacer las compras esenciales, no sos, pero te pareces mucho a una bolsa de basura….
Hay uno de estos memes que me dejó pensando: Un personaje, sentado a la mesa con otres de igual pigmentación dérmica cuenta que al salir fue detenido por la policía al grito de “¡Papeles!”/ “Y qué hiciste?”/ “Grité ´tijeras´, gané y me fui corriendo”. 
¿Es lo mismo no poder salir en una cuarentena en contexto de pandemia que ser un sinpapeles en democracia? Ilegales son los que dejaron ir a Pinochet. Pero no estamos, como quisiera León Gieco, “De igual a igual”.
Ese es otro mito de cuarentena que insiste con eufemismo cansino. “La pandemia nos iguala”. ¿Qué quiere decir? ¿Que no hay más clases sociales, violencias, discriminaciones? ¿Que no hay grupos de riesgo? ¿Que no hay selección darwiniana para los escasos respiradores? ¿Que no hay médicxs sin insumos de protección en lugares olvidados del mapa? Y la lista podría seguir… ¿Qué clase se protege con esa frase?
Humildemente, opino que deberíamos optar por producir inteligencia colectiva en nuestras comunidades, por virtuales que se tornen en este momento, para repensarnos en este contexto de pandemia, antes que intentar escrudiñar las invenciones ajenas, muchas veces infiltradas, sobre los orígenes, sobres los enemigos y otras hierbas de mala calidad.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Deseo fuerte que por fin acontezca el cambio cultural que se viene gestando desde los eco-feminismos verdevioletas y algunos otros movimientos que en los últimos tiempos impulsan les más jóvenes. Que el desenlace, posiblemente con un mundo en quiebra económica global fuerce la invención de hábitats donde el cultivar la vida esté en el centro. La vida, no la supervivencia.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Si tenemos en cuenta que el propósito del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio es proteger principalmente no a las personas sino a los sistemas de salud que, en todo el mundo, en su debilitamiento de larga duración capitalista no aguantan un contagio masivo a velocidad, insisto con mi pregunta: ¿cuál es la pandemia?
Y si tenemos en cuenta, una vez más, la diseminación de violencias de género, los femicidios, las muertes por abortos clandestinos, lo vuelvo a preguntar. Las academias y los activismos de los feminismos hace tiempo hablan de genocidio. El más antiguo, el más sistémico, el más global. Es un acumulado de muertes, de vidas despreciadas que difícilmente la pandemia covid-19 pueda igualar.
Ni hablar de la destrucción a mansalva de los hábitats al galope del extractivismo rapaz. Y por supuesto tampoco podemos descontar la indolencia frente a todas las muertes evitables por falta de agua potable, alimento o abrigo. 
De verdad pienso que el covid-19 la tiene bien difícil para erigirse en la peor peste de este mundo en este siglo.

¿Y la Argentina?
Después de las botas, el menemato y la macrisis: ¡hacé la fila covid-19!

¿Qué te dejó esta experiencia?
Esta experiencia no cesa de no dejarnos… Cada vez que hay un anuncio presidencial se relanza…
Pero tal vez rescataría algunas cuestiones que no me parecen desdeñables. Por ejemplo, el hecho de que en esta cuarentena hay mucho votante de Macri que se alegra de tener Ministerio de Salud. A mí eso no me parece poco, como sí me lo parecieron los pañuelos blancos de esta manzana el 24/3.
Sin embargo, también rescato cierto “fiestactivismo” en esta manzana. Ese primer fin de semana de ASPO fue largo, tal vez lo recuerden. Aquí sucedió que el sábado por la noche se armó una especie de fiesta de balcón a balcón y se bebió y se bailó. Al día siguiente, el clima invitó a asomarse al solcito y en determinado momento sin darnos cuenta, los contrafrentes se convirtieron en plateas. Alguien salió a tocar con su guitarra y se empezó a parecer a un domingo en Plaza Francia. Esa noche el broche de oro fue un exquisito y vitoriadísimo concierto de piano.
Creo que este clima festivo nos permitió algo que sucedió unos días después.
Se habían reactivado los trolls y el 30 se armó el ciber-cacerolazo antipolítica. Desde un balcón bien munido de altoparlantes un sonido de sirena de policía partió en dos la noche y dio arranque a la batería de cocina a-diestra-da. 
Pero digo que rescato el fiestactivismo porque creo que brindó las condiciones para que al segundo cacerolazo-troll-de-las-21.30hs. consecutivo lo tapásemos con gritos y lográramos frenarlo. A mí -como a tantes más- el primero me hizo sentir por primera vez una afectación que desconocía: agobio de cuarentena. 
Al silencio de cacerolas le siguieron gritos transformados en jolgorio. Alguien pidió cantando por “unas chinas hoy”, como la canción SKA-P. Desde otra ventana, se ofreció “vení a buscar, voy a estar acá” y todo ese ruido concluyó en carcajadas. 
Entonces, me quedo con que es posible encausar esta experiencia en un hacer. En que es posible intervenir la cuarentena. No es obligatorio asumirla pasivamente, padecerla.
En estos días concentro mi activismo en procurar amparo a niñes que están siendo agobiades de tareas escolares en una especie de home-school que se nos impone en medio de una vacancia grande de infraestructura. Me opongo a que sostengamos con nuestros cuerpos, tiempos, flaquísimos ingresos, etc. esa decisión política que me desconcierta.
Me desconcierta porque parece que olvida que en este país enormemente desigual no en todos los hogares se cuenta con las habilidades culturales, niveles mínimos de escolarización y capacidades simbólicas y psico-afectivas para sostener la honrosa tarea docente. O como si se creyera que en todos los hogares se cuenta con los medios técnicos y de conectividad. Como si se desconociera que hay adultesexasperades, denigrando y destratando a sus niñes a cargo al subordinarse al imperativo de “hacer que hagan la tarea”. Esto de verdad preocupa. Y hace imperioso y urgente que repensemos qué significado queremos darle al tal objetivo de “cuidarnos”.
A su vez, es una medida que se parece mucho a un “como si” que no se condice con la solidez de esta gestión para enfrentar otros aspectos de la pandemia.
Se instala este home-school como si en Argentina no hubiera escuelas rurales. Como si se pasara por alto que muches han perdido los espacios de apoyo: fonoaudioligía, maestras integradoras solo por nombrar algunas. ¡Y como si fuese poco que casi todes han perdido sus espacios de recreación! 
Si acordamos en que la educación pública tiene por objeto (por ilusorio que sea) la accesibilidad universal, la homogeneización de las diferencias de clase a ese respecto, esta modalidad resulta contradictoria. Es una máquina de acrecentarlas y parece que en un abrir y cerrar de ojos hemos permitido que la Educación Pública que siempre hemos defendido ahora se convierta en tremendo privilegio de clase…
Y ¿cuál es el sentido? ¿Por qué no apostar por un 2021 de sana permanencia general y un 2020 lo más amoroso posible?
Estamos aislades, sí, pero me parece que más que eso estamos muy subordinades y obedientes en puntos que resultan contradictorios con el cuidado. 
Si yo, como muchas otras mamás o adultes que estén a cargo, privilegiades en cuanto a todo lo necesario para continuar las clases desde casa, lo seguimos haciendo, “a nuestro ritmo”, “tranqui”… ¿No estamos trabajando fuerte en acentuar la desigualdad? A la salida de la cuarentena, ¿qué vamos a hacer para sostener los grados que reunirán niñes que habrán tenido todo esto “servido” y niñes que no habrán tenido acceso? ¿No deberíamos estar debatiendo qué queremos que se enseñe en la escuela, en todo caso? ¿Qué contenidos son relevantes en nuestras comunidades? ¿Por qué nuestros sistemas de salud no dan abasto? ¿Cómo hacer un mundo habitable para todes? ¿Por qué la salida no es individual? ¿Cómo se construye paz? ¿Cuándo se logrará implementar la Educación Sexual Integral como contenido transversal? ¿No se trata este momento de que aprendamos uno de sus contenidos centrales: cuidado de sí y de los otros?
También me pregunto qué opinaran les docentes de todo esto. ¿Por qué hay maestras recibiendo tareas por WhatsApp a cualquier hora de cualquier día? ¿Por qué agendaron 200 contactos nuevos a sus WhatsApp (los números de sus estudiantes)? ¿Por qué trabajan en la dinámica del uno a uno lo que se supone que se debe trabajar en grupo? ¿Dónde está el par (si más o menos capaz no viene al caso) en este esquema? ¿Y la zona de desarrollo proximal? ¿Y la inteligencia colectiva para parar un poco la mano?
No todes “caímos” en la escuela pública. Hemos decidido ser parte de ella. Defenderla y construirla como comunidad. ¿Pero qué nos pasa que estamos tan paralizades? ¿Tan en la chiquita? ¿No nos estaremos “quedando muy en [la realidad de nuestra] casa”?
Además de funcionaries y especialistas de educación, docentes y adultes a cargo, están elles, les niñes, que ya se resisten desde su sabia e infantil politicidad. No quieren hacer más tareas, preguntan qué significa obedecer, piensan que las maestras que esperan de elles que se sienten frente a la computadora a cumplir horario “están en pedo” (aún no saben que no son las maestras las que mandan eso). Incluso llegan a esgrimir que el presidente decretó que las clases se habían suspendido y toman el envío de tareas como un acto ¡ilegítimo de toda ilegitimidad!
Algunes extrañan a sus amigues e incluso a la nueva Seño.
Cuando no hacen la tarea, lo que veo en quienes están mínimamente cuidades y querides es que hacen reflexiones filosóficas de las buenas, inventan mundos, resuelven problemas, exploran emociones, desafían nuestra “autoridad” cuando está flojita de criterio, llaman casi todo el tiempo a ese adulte a cargo que el aislamiento arrancó de una rutina frenética y se los ha devuelto a elles.
Y sí, así debe ser. No somos sus maestres, estamos aquí para cuidarles, quererles, jugarles, alimentarles y mirarles con amor cuando explotan de emoción con el clásico y urgente “¡¡¡mami, mirá esto!!!”
Tal vez, en esta situación dinámica nos haya llegado el momento de abandonar también el adultocentrismo…











Marcela Martínez 
Profesora de Historia de nivel secundario y mamá de dos niños que asisten a la escuela primaria. 





¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
Afortunadamente, puedo pasar la cuarentena con mi familia, en mi casa en San Miguel, dato no menor para el conurbano bonaerense en el que, desafortunadamente sé, que no es la realidad de todos. 

¿Cómo la vivís?
Es una cuestión ambigua, porque me encanta pasar tiempo con mis hijos, pero por cuestiones de trabajo y horarios, es bastante difícil lograr tiempo de calidad y uno tiende a pensar que estando dentro de casa eso puede ser diferente y sin embargo,paso tanto tiempo frente a la compu, que tampoco lo estoy logrando; así que por ese lado se complica. Pero por otra parte, tengo a mis hijos y padres en casa y saber que están bien, que están conmigo es muy reconfortante, pero soy muy consciente que no todos tienen esa suerte. 

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
He escuchado de todo, desde las políticas conspirativas más extremas a las mejores creaciones de ciencia ficción. Todo el mundo tiene versiones de la verdad. Yo por mi parte, creo que soy un poco escéptica de todas. 

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
No puedo, ni me arriesgaría a hacer futurología, pero espero que se encuentre la cura. Que esto sirva para generar consciencia en las personas, en la llamada “gente de a pie". Creo que mientras no tomemos real consciencia de lo que somos como Aldea global, difícilmente vamos a superar esto o lo que pueda venir.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo 
XXI?
No lo creo, creo que tiene mucho marketing. Ayer fue la N1H1 y antes el Sars, la gripe porcina y la aviar…la hambruna y destrucción en los países “tercermundistas” no reciben la misma prensa y no por ello los niveles de muertes son inferiores, el tema es a quién afecta y ahí entramos en otra discusión, para la que no muchos están realmente dispuestos a participar. Latinoamérica siempre ha tenido un rol dentro de la economía mundo y hablar de desarrollo y bienestar social, ya pareciera un tema tabú en los grupos que deciden el futuro de todos. 

¿Y la Argentina?
Argentina, me duele. Uno ve mucho descreimiento, falta de compromiso, la indiferencia hacia el otro se ha convertido en un credo. Pareciera que todos sufren un agudo caso de “esto a mí no me va a pasar”y salen a la calle sin ningún tipo de protección, con los chicos de la mano como si nada, o el caso opuesto de “esto a mi seguro me agarra” y se esconden. Pero afortunadamente, también aparecen los otros, sin caer en un lugar común como el caso de los médicos, porque atender a la salud de las personas es la vocación y la cumplen lo mejor que pueden. Entonces también están aquellos que son voluntarios en comedores o deciden ayudar a sus vecinos mayores. Eso también se ve y es reconfortante. 

¿Qué te dejó esta experiencia?
¡Agotamiento! El bombardeo de información mezclado con la angustia de no saber a ciencia cierta. La sobre exigencia para tratar de cumplir con mi trabajo, pero también como mamá y la angustia de pensar que nada es suficiente. Pero todo eso, lo equilibro con esperanza, sé que esto se termina, pero hoy ya no hago planes a largo plazo, intento que cada día termine del mejor modo, por los que me rodean pero también por mí.














Nicolás Rosano
Docente. Promoción de la lectura en ámbitos no formales.






¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En mi casa, en Ciudad Santa María, partido de San Miguel.

¿Cómo la vivís?
La primera etapa, con aburrimiento. Luego haciendo varias cosas. En este último tramo, con angustia.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Que todas pueden ser posibles. Sobre todo la de la creación voluntaria.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
El descubrimiento de la cura a no muy largo plazo. Una vuelta lenta al mismo orden anterior.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Sí, sin dudas.

¿Y la Argentina?
Sin dudas, también.  

¿Qué te dejó esta experiencia?

Una sensación de vulnerabilidad. Y dos aspectos positivos: un reencuentro forzado con cuestiones familiares y la ratificación de que la institución escuela es, por ahora, irreemplazable.






Alejandro Domíngues Martins
Periodista, Fotógrafo y Locutor. Vive en Alemania, en la ciudad de Bonn, y es corresponsal de una radio de la ciudad de Lincoln, Provincia de Buenos Aires. También trabaja en Radio y Televisión Luxemburgo, para su canal Fox Sport, como locutor oficial de habla hispana, para las emisiones de Europa, USA, Canadá y Latinoamérica. Como hobby, canta en coros de Alemania temas alemanes y latinoamericanos.

¿Dónde te tocó hacer la cuarentena? 
Mi cuarentena fue de tres semanas nada más y la hice en casa, que tiene fondo arbolado. Después de las tres semanas, nos dieron permiso para salir a pasear, andar en bicicleta. Alemania es un bosque con casas diría yo, de modo que como fotógrafo y amante de la naturaleza, salgo a pie o en mi bici a tomar fotografías. Justamente hoy es mi cumpleaños número 59 (la entrevista se hizo el 1° de mayo) y como no se pueden hacer reuniones, nos encontraremos 4 amigos en un gran parque junto al Río Rhein, para conversar sobre nuestras vidas, y festejar mi cumpleaños comiendo y bebiendo cada uno lo que lleve. Esa es la forma que hacemos todos aquí las cosas y en la forma en que llevamos nuestra cuarentena.

¿Cómo la vivís?
La pandemia, obviamente la vivo con miedo, ya que no es que tenga tanto miedo a morirme, pero no me gustaría morir asfixiado. Aquí, el gobierno alemán nos cuida mucho a todos los que vivimos en su suelo, y todo el mundo, alemanes o no, respetan lo que el gobierno marca como medidas de seguridad a seguir. Es muy cierto que yo viniendo de Argentina, es tal la confianza en las autoridades de este país, que el miedo a la infección no es tanta. Aquí cuentan con todos los medios necesarios para atenderme en caso que fuera necesario. El gobierno no hace diferencias de nacionalidades, credos, razas o lo que fuese, y el pueblo alemán tampoco. Yo voy a mi trabajo con barbijo, en las calles hay poca gente porque sólo se sale a hacer lo que uno necesita hacer y nada más, y en los lugares cerrados y medios de transporte también es obligatorio el barbijo. Así se hace. En las calles también hay mucha gente caminando con barbijos aunque no es obligatorio, y todo eso hace que uno se sienta bien en semejante concientizacion social. Como periodista sé que lo que describo suena a una vida un tanto aburrida, pero a quien pueda leer esto quiero que sepa que es la vida que llevamos aquí, y es muy pero muy divertida. La pena que tienen hoy los alemanes, es que estamos en primavera, época que comienzan los conciertos, por ejemplo los míos con los coros en lugares cerrados, pero hay muchos de orquestas sinfónicas en parques, multitudinarios conciertos al aire libre gratuitos, y con esto de la pandemia se han suspendido. Que pena siente este pueblo por ello.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
Al comienzo de la pandemia estaba más posicionado sobre una idea al respecto. Luego, la cantidad de información es tal sobre quién fue y con qué motivo, que ya dejé de preocuparme por ello. Ahora sólo me preocupo por pasarla lo mejor posible y ver que las medidas que se tomen entienda yo también que sean las correctas. Si hay un culpable no se quién pueda ser ni quién será, sólo sé que están haciendo muchas cosas malas mientras estamos todos en nuestras casas, pero que después deberíamos luchar porque se vuelvan las cosas a su lugar original.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Creo que el desenlace, será dentro de mucho más tiempo del que creemos. El principal problema será económico, pero si contamos toda la gente que ya no estará en este mundo de pos pandemia, no será tan malo. Lamento las muertes, pero creo que vino bien al FMI, a gran cantidad de gobiernos, a Capitalistas en general. El problema será fuerte pero creo que la economía va a cambiar radicalmente y habrá trabajo para todos los que sobrevivamos pero en otras cosas que antes no pensábamos. Por ejemplo el campo. Producción de materia prima para elaborar alimentos. Volveremos a una vida diferente. Pero ojo con los Chinos...

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
No sé si será el mayor problema del siglo XXI porque recién empieza, pero es la triste gran solución a problemas acarreados del siglo XX. Creo que ayudara también a ver, incluso, la religión de otra forma. Este opio mundial que genera tanto dinero a tan poca gente, creo que ayudará a mucha gente a madurar de una vez por todas.

¿Y la Argentina?
La Argentina.... Creo que quedará totalmente destruida en su economía. Es lo que gente como Soros por ejemplo, espera que sea. Argentina si bien fue y es de los mejores países de Latinoamérica para vivir, cada vez lo es menos gracias a que nosotros, el pueblo argentino, nunca maduramos. Es lamentable, pero yo vivo en Alemania, no por traidor, ni cómodo, ni ninguna otra cosa que no se me ocurra a mí, pero sí porque me sentí despedido de mi trabajo de ser Argentino. Un gobierno que no me da seguridad en nada. Un gobierno que no genera políticas para que tenga trabajo. Un gobierno que no se ocupa de mi salud. Un gobierno que lo menos que le interesa es la Educación de mi pueblo. Un gobierno que me cobra más impuestos que el gobierno Suizo y no me da nada. Ojo. No hablo de ningún gobierno, de ningún partido político. Porque de absolutamente todos los partidos los políticos entran a la política pobres y se retiran ricos. Y por todo lo que enumeré y podría estar días enumerando, es que me sentí siempre despedido de mi función de Argentino, y me fui de allí...

¿Qué te dejó esta experiencia?
La experiencia que me deja esta horrible pandemia es muy sencilla: Los amigos de verdad se ven en las malas y yo estoy en la peor en Alemania. Lo hemos hablado por video conferencias con muchos latinos y creemos que estar aquí en estos momentos, fue la decisión más acertada que tuvimos en toda nuestra vida. Eso es lo que me dejó esta pandemia, la seguridad de que no me equivoqué al salir de Argentina, y tampoco al venir a Alemania, la “locomotora de este tren llamado Comunidad Económica Europea”.




Arturo Lev Álvarez

Es migrante venezolano. Profesor especialista en geografía e historia. En un principio vino a la Argentina en el 2013 a realizar una maestría en Historia Contemporánea en la Universidad Nacional de General Sarmiento. Por diversos motivos se quedó en el país. Continúa trabajando su tesis de maestría con el tema de los desaparecidos de origen venezolano durante la última dictadura militar en Argentina. Aquí formó su familia con otra migrante venezolana que conoció, Andreina, que vino por estudios de postgrado también. Tienen dos niñas. Ambos Trabajan en el área administrativa tanto del sector público como privado y tienen un pequeño emprendimiento de comida venezolana en la Feria de la Facultad de Agronomía de la UBA. Actualmente militan en la Secretaría de Trabajadores/as Migrantes y Refugiados/as perteneciente a la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP). “Desde ese espacio de lucha nos concentramos en defender los derechos de los migrantes y refugiados, asistirlos con alimentos en esta cuarentena  a causa del coronavirus, o con bolsones de mercadería donada o directamente en nuestro comedor comunitario ubicado en el barrio Néstor Kirchner -La Base- en José C. Paz”, comenta y agrega:“Además, tenemos una lucha por el problema de identidad que están presentado los migrantes, ya que, una gran cantidad de ellos no tienen documentación por el propio atraso de las autoridades y esto genera que sean víctimas de la precarización laboral, que no puedan conseguir alquiler ni acceder a beneficios sociales del Estado”.


¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
La cuarentena la estoy cumpliendo en nuestro hogar, un departamento de 3 ambientes, alquilado, en Boedo, CABA. Estamos mi compañera y nuestras 2 hijas de 11 y 3 años.

¿Cómo la vivís?
Es complicado. Un adulto se adapta a espacios y tiempo pero un menor de edad es diferente, en mi caso tengo una niña de tres años que no comprende lo de la pandemia  ni tiene porque hacerlo y pide salir a caminar, ir al parque, salir, jugar al aire libre, el encierro le ha afectado mucho. Tanto la hermana de 11 años como nosotros como padres hemos tratado de inventar y crear juegos o participar en los de ella pero al final se cansa de ello. La niña de 11 años la pasa un poco mejor con la realización de sus tareas online, hablando por chat con sus amiguitos de escuela y dibujando que es su pasión. Mi esposa va a la oficina a trabajar dos o tres días a la semana y los otros días hace el mismo trabajo desde el hogar en su horario habitual, aunque le ha afectado las amenazas en su empresa con respecto a la reducción salarial. En lo personal he aprovechado el tiempo que tengo en la noche o en la madrugada bien temprano para escribir los capítulos de tesis, leer y hacer los comunicados o las tareas asignadas desde la Secretaría. El tiempo durante el día es para las niñas. En el hogar siempre hay cosas que arreglar, hay que limpiar y cocinar todos los días, así que el tiempo es bien usado. Tanto mi esposa como yo hacemos cursos online en nuestras áreas, en mi caso es algo nuevo para mí. Se extraña el compartir personalmente con colegas y amigos. Se extraña un parque y divertirse al aire libre con la familia. Sólo salimos a comprar los víveres que se necesitan para el mes.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Oye son diferentes tesis, las que más circulan y causan impacto público son las conspirativas que hablan de las acusaciones de generar el virus entre China y Estados Unidos, esas acusaciones parecen más bien parte de un enfrentamiento que apenas comienza entre ambas naciones por el control del mercado mundial. La otra tesis es que sea un virus difundido desde animales a humanos y que se originó en un mercado de pescado. Sería muy irresponsable de mi parte decir que el origen es chino o de otro país. Lo que sí es real y nos afecta es que no hay una solución en este momento más allá del aislamiento y distanciamiento social, el día después de la cuarentana me parece muy complicado, más de lo que es desde ya con Estados que criminalizan la migración, que protegen al sector empresarial y que no tienen un plan de políticas públicas que les llegue a todas y todos los ciudadanos. Acá es donde se ven aún más las desigualdades creadas y la clase social más vulnerable, siempre los de abajo son los más expuestos.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Quisiera ser optimista pero lo que se observa actualmente parece que nos lleva por un camino de dificultades aún mayores. Más allá de que las economías queden golpeadas siempre tienen de donde tomar fuerzas y continuar. Los gobiernos parecen ser sus salvavidas. El “sálvese quien pueda”se impone con su individualismo ante la solidaridad y unión de algunos. Ciertos Estados y sus campañas de “quédate en casa” no piensan en que no todas ni todos tienen las condiciones para quedarse en casa cuando no están dadas las condiciones, cuando no hay un techo o no se tiene ya como pagar un alquiler porque pasó a formar parte del grueso de desempleados o por reducción salarial, cuando no hay acceso a agua potable o electricidad o gas, cómo estudian online niños y niñas que no tienen posibilidad de acceder a internet o no tienen computadoras o simplemente celulares, cuando hay hambre y no se llega a fin de mes con lo poco que se obtiene de dinero. Sólo la lucha y la solidaridad de los pueblos transformará la sociedad, es nuestro deber organizarnos y hacer las demandas a nuestros gobiernos. Hay que volver al campo con la aplicación de principios ecológicos. Crear nuevas y mejores formas de vida entre nosotros con acceso para todes a una vivienda digna, a la educación, a la salud, a la alimentación, al trabajo, a los servicios básicos, a un mejor vivir, es una deuda que tienen los Estados con la población más vulnerable. 

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
No, pueden venir peores, el mayor problema es el sistema capitalista, contra eso es que debemos luchar.

¿Y la Argentina?
La Argentina tiene un reto importante en la región, o decide negociar y estar al lado de los imperios y mantener una mirada política conservadora, ya dañada por el gobierno anterior de Mauricio Macri, Cambiemos y sus aliados políticos, o transita un camino de unión con los pueblos hermanos latinoamericanos con políticas innovadoras. Se debe volver la mirada hacia la región, estrechar vínculos económicos y de solidaridad. No participar de bloqueos económicos que afectan a nuestros pueblos. Tener una mayor presencia en la geopolítica de la región impulsando acuerdos que beneficien a los pueblos, como transferencias de recursos a cambio de energías, retomar la creación del Banco del Sur, el gasoducto, de una moneda de circulación comercial entre los países latinoamericanos que no dependa de monedas extranjeras, de medidas flexibles para la producción y comercialización de productos por empresas regionales antes de entregar la explotación de productos a grandes corporaciones extranjeras con intereses imperiales que pretenden socavar la paz y estabilidad en la región. A lo interno es necesario tener una mirada abarcativa de toda la sociedad argentina y dejar de pensar en políticas públicas para una clase social media de CABA y alrededores. El reto es inmenso: hay que romper con ciertas mafias del mercado inmobiliario que tanto daño hacen y comenzar a promover la construcción de viviendas de uso familiar con créditos accesibles para el grueso de la sociedad; hay que promover un mejor sistema de salud público que llegue a toda la población; hay que fortalecer los lazos con médicos y maestros y no criminalizar sus luchas; hay que trabajar mancomunadamente Estado y movimientos sociales que son los que realmente conocen y viven el territorio, apoyarlos con recursos que les permitan crear nuevas formas de trabajo comunal, de autoabastecimiento del colectivo territorial; hay que fomentar y apoyar a los trabajadores de la tierra y la visión agroecológica; hay que estatizar las empresas básicas como el agua, la electricidad o el gas que son necesarias para sobrevivir y a su vez, hacer llegar estos servicios a toda la nación.

¿Qué te dejó esta experiencia?
A sensibilizarme más con los que menos tienen.




Carlos Maida
Jubilado. Analista de Sistemas Universitario. Militante político. Padre de familia. Siete hijos distribuidos por el mundo.  

¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
La cuarentena nos agarró en casa, en Ushuaia, Tierra del Fuego, perteneciendo ambos (mi compañera y yo) a grupo de riesgo por ser mayores de 60 años y, en el caso de ella, tener enfermedades previas que complican el riesgo con el Covid-19. 

¿Cómo la vivís?
Bien, dentro de todo. Nos hacemos a la idea que es para toda la vida y no nos desespera esperar la terminación de la medida preventiva. Disfrutamos todo lo más que podemos. Salir a caminar con barbijo por solo 30 minutos, compartir una película, organizar la única compra semanal en el supermercado, son verdaderos placeres, que antes no teníamos en cuenta. Reorganizamos nuestra vida de otra manera, no muy diferente a cuando teníamos libertad de salir, pero con más tranquilidad. Lo nuestro -por la zona geográfica- empezó una semana antes que en el resto del país.  
Confiamos plenamente en las decisiones que toman nuestros gobernantes, especialmente en Alberto Fernández y en el Gobernador Melella, a nivel local. Nos sentimos contenidos por el sistema de salud y nos hemos adaptado plenamente a esta nueva vida. 
Por suerte no tenemos problemas económicos para sustentar la medida de aislamiento (ambos somos jubilados) y el espacio en el que vivimos es relativamente grande para dos  y cuenta con un pequeño jardín, lo que nos permite estar al aire libre, cuando las condiciones meteorológicas lo permiten (pocas veces). Realmente somos unos privilegiados en todos los sentidos. Hay personas que están sufriendo mucho.
Nos mantenemos permanentemente en contacto con toda nuestra familia (algunos están bastante lejos) y vamos pasando el tiempo.
Tenemos organizadas las tareas, hacemos ejercicios, leemos, vemos televisión y series, aprendemos nuevas cosas, escuchamos más radio que TV, debatimos e intercambiamos opiniones, planificamos juntos.
¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Ambos creemos que el virus se desarrolló en forma natural, como todos los virus que han surgido en la historia de la humanidad. No creemos en las teorías conspiranoicas porque nadie tiene asegurado nada en medio de una pandemia. 

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Creemos que tarde o temprano esto se va a superar, como ha ocurrido siempre. Lo más probable es que terminemos todos o casi todos contagiados, si es que no se descubre antes una vacuna efectiva, que sea universal y gratuita para toda la humanidad. Hay que poner todo el énfasis en proteger a los grupos de riesgo y no permitir que el sistema de salud colapse. Esas son las dos claves de la pandemia.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
No. El mayor problema es el neoliberalismo imperante en el mundo que deja a la humanidad desguarnecida para enfrentar crisis de esta naturaleza. Ha quedado demostrado que nada de lo que encara un privado o una corporación puede colaborar fehacientemente con problemas que afectan a los seres humanos, ya que el único objetivo que persiguen es el lucro desmedido. La destrucción del Estado, como el capital de TODOS, queda puesto en evidencia durante la pandemia.
Tenemos que prepararnos adecuadamente para futuras crisis, las que seguramente vendrán y adecuar el Estado como herramienta organizadora de los ciudadanos para preservar los derechos básicos de la persona, como son vivienda digna, alimentación básica y nutritiva, educación, servicios públicos, etc. Y, dentro de esa prioridad, darle cabida a la iniciativa privada para que razonablemente pueda obtener alguna ganancia en función de la superlatividad de sus productos y/o servicios, y no al revés, como es hoy, que la mayoría de las cosas están manejadas por los intereses privados.
No hay manera de salvarse individualmente. O nos salvamos todos o no se salva nadie…   

¿Y la Argentina?
La Argentina no pudo escapar a lo que pasa a nivel mundial. El discurso neoliberal, la manipulación de las personas a través de complejos y oscuros mecanismos, los errores cometidos por las fuerzas que representan fielmente a los intereses del Pueblo, las relaciones de poder real, han facilitado la destrucción del Estado. Por suerte no estamos como otros países en la región como Chile, Brasil, Ecuador y tenemos la capacidad de reconstruir el Estado de bienestar. 
Lo que más nos jode es la manera en que algunos políticos se montan en la crisis. Son tiempos de solidaridad, de postergar diferencias, de respetar al que tiene determinada función, haciendo bien lo que le corresponde hacer. Aquí vemos cómo afloran los caranchos, tratando de sacar la mayor tajada. No se dan cuenta estos tipos que los ciudadanos los estamos viendo actuar. Son actitudes propias de quienes no tienen respuesta concreta frente a la crisis y no se les ocurre nada mejor que caranchear. Esto no solo ocurre con los opositores al gobierno, también hay un montón de caranchos de este lado de la grieta…

¿Qué te dejó esta experiencia?
Esta experiencia me sigue dejando cosas, puesto que aún no ha terminado y tampoco tenemos un fin claramente definido a corto plazo. Lo que más temo es que la crisis y la pandemia se la hagan pagar a los más desposeídos, a los sectores medios a los profesionales y -una vez más- los gobiernos terminen ayudando a los Bancos y a las grandes corporaciones como se hizo a nivel global en el 2008 (aunque hay que resaltar -porque no fue casual- que esa crisis mundial no nos pegó tan duro en la región, puesto que todavía teníamos a líderes de la talla de Chávez, Lula, Correa, Evo Morales, Néstor y Cristina en la Argentina).





M. Inés Lucero Belgrano
Socióloga y docente.

¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En mi casa. Vivo en Godoy Cruz, Mendoza junto a mi compañero y mi hija.

¿Cómo la vivís?
Con angustia y preocupación más allá de los momentos en los que una puede encontrar tranquilidad y cierta estabilidad.En lo personal extraño mucho a mi familia y mi preocupación por ellos/as es constante, vivimos en distintas provincias y eso hace que la distancia sea aún mayor. Sin embargo, creo que es fundamental mantenerse comunicados/as y que compartir tanto las angustias como las tranquilidades, hace que podamos acompañarnos de mejor manera.
Al mismo tiempo creo que lo disruptivo  y traumático de la situación nos lleva necesariamente a reflexionar acerca de la vida que llevamos y hacia dónde orientamos nuestros proyectos. Es notable cómo las situaciones de crisis sacan las peores y las mejores cosas que los seres humanos podemos generar; más que nunca creo necesario alimentar las mejores desde el lugar que a cada uno/a le toca teniendo en cuenta la solidaridad como base de los vínculos, el cuidado y el respeto por los/as demás, la necesidad de tener proyectos sociales y políticos que pongan en cuestión la terrible desigualdad en que vivimos y que desactiven las tendencias al control, la desconfianza, la delación y las prácticas fascistas como base de las relaciones sociales.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Personalmente no adhiero a las teorías conspirativas. No obstante, lo que se manifiesta atrás de cada una de ellas son los intereses económicos y políticos de quienes dominan el mundo. Estoy convencida que más allá del origen del coronavirus lo que se hace evidente es la imposibilidad de seguir con la vida como la llevamos. Esto incluye la organización económica y por ende la destrucción de la naturaleza, la hiper explotación de los/as trabajadores, la desigualdad social, el patriarcado y la discriminación por nombrar sólo algunos de los aspectos que hacen nuestra existencia agobiante e insostenible.De principio a fin el coronavirus es un problema sanitario pero tanto su origen como resolución son de índole política e ideológica.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
No puedo pensarlo aún, creo que falta mucho para ello y que lo que nos queda transitar será arduo y también doloroso. 
De lo que sí estoy convencida es que las posibles soluciones a esto deben sustentarse en una mirada colectiva de la vida, que va más allá de que no nos salvamos solos/as. Es la posibilidad de modificar nuestra cosmovisión, es darnos cuenta que siempre es posible construir otras formas de vida, otras sociedades. Es abrazar la política en el sentido más amplio del término para volvernos cada vez mejores.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
En principio creo que es el más desestructurante. Toda nuestra cotidianidad se ha visto modificada radicalmente y los lugares conocidos y rutinarios sobre los que nos manejamos, por lo menos de momento, no están más. Eso afecta nuestra vida personal y nuestra vida social y requiere que tengamos que buscar/inventar nuevas formas de encarar la existencia.
 La crisis es mundial, por lo menos en lo que llevamos del siglo XXI nada había trastocado el orden internacional con tanta velocidad y profundidad. La incertidumbre es enorme y creo que es lo que más nos cuenta aceptar teniendo en cuenta que desde muy pequeños/as se nos introduce en la previsibilidad y el cálculo como premisas de vida, como única opción. Ni hablar del individualismo y la desafectación como condiciones del “éxito”. Todo ello está puesto en cuestión, que el rumbo que tomemos sea solidario o sanguinario dependerá de la organización política que logremos y de cuánto aceptemos la importancia de los/as otros/as en nuestras vidas.

¿Y la Argentina?
Hace unos días alguien me dijo a modo de chiste que para los/as argentinos/as esto no es tan terrible porque siempre estamos en crisis. Creo que algo de cierto hay en el chiste, como en todo chiste. A mi modo de ver, no creo que siempre estemos en crisis pero sí que hemos pasado por muchas y que han sido traumáticas. El genocidio sin duda, pero también grandes crisis económicas y políticas que han puesto en jaque nuestro orden social. Hemos logrado reponernos y allí creo que podemos encontrar algunas respuestas y estrategias para sortear esta pandemia. Apelar a nuestras memorias es vital en todo momento, hoy más aún.
En este sentido, valoro profundamente las luchas colectivas, la centralidad de la salud y la educación pública, y la necesidad de un Estado presente con políticas públicas basadas en los derechos de las personas y con perspectiva inclusiva. 
Asimismo, es notable la calidad de los recursos humanos con los que cuenta la Argentina que aun en las situaciones más adversas destaca no sólo por su formación y capacidad sino también por su compromiso. Por poner sólo un ejemplo, esta pandemia ha puesto de manifiesto la calidad del sistema científico y sanitario de nuestro país, que aún luego de cuatro años de desguace macrista responde hoy en primera línea a las necesidades de las personas.

¿Qué te dejó esta experiencia?
Bueno, creo que esta experiencia está aún en curso y que lo que puedo pensar hoy probablemente sufra modificaciones en poco tiempo. Sin embargo, lo que seguro no se modificará es que me niego y no quiero una vida virtual. Más allá de las maravillas comunicacionales que nos trae la tecnología (y a las que agradezco poder acceder) mi valoración por el contacto humano, la necesidad vital de los vínculos es más fuerte que nunca, aún cuando tengamos que mantener distancias para nuestro cuidado y el de los demás. El encuentro y desde allí la posibilidad de crear en conjunto es irremplazable.
Por otra parte, la confirmación, una vez más, de que los más afectados por las crisis, y ahora por la pandemia, son los sectores más vulnerables, los que este sistema considera desechables; los/as pobres, los/as ancianos/as, las mujeres que conviven con su agresor…hacia ellos/as debe estar orientado todo nuestro trabajo y compromiso, a mejorar sus condiciones pero también a transformar las estructuras que sean necesarias para un cambio real.
Las crisis son devastadoras pero también son oportunidades. Nos invitan a imaginar y crear nuevos mundos posibles, siempre con otros/as, tolerando el no saber cómo será ni cuánto tiempo durará, ese pavoroso pero a la vez fabuloso interregno donde “lo viejo no termina de morir y lo nuevo no termina de nacer”.






José María Karam
Reside en Barcelona (España) desde el año 2000. Su actividad laboral es empresarial y es licenciado en Ciencias Políticas y máster en Dirección Estratégica.

¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
Esto me está tocando pasar en mi piso de Barcelona.

¿Cómo la vivís?
Yo creo que como todos, hay días mejores y otros no tanto. Intento tener la cabeza fría y ejercitar el optimismo, al punto que dejé de informarme en demasía del virus chino o Covid.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Sobre la información referente a la pandemia, creo que hay muchas teorías, desinformación, y pocas respuestas claras. Lo que sí es evidente fue la irresponsabilidad del régimen chino de evitar informar a tiempo sobre los riesgos que esto tenía para la población mundial, y la falta de transparencia e inoperancia de la OMS desatendiendo su principal función que es velar por la salud mundial. 

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Esto marca un antes y un después. Aprenderemos y nos adaptaremos a vivir con este virus; pero también nos reinventaremos en nuestra vida diaria. La tecnología nos complementará más en nuestro trabajo, en el campo de la salud (el cual deberá replantear su futuro) transacciones financieras, y en nuestras relaciones personales. 

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Sin duda este es el mayor drama vivido para Argentina y el mundo en lo que llevamos de siglo. 

¿Y la Argentina?
El problema es que a nuestro país lo sorprende en un momento de debilidad económica y con muy pocas excepciones la población está experimentando un sufrimiento extraordinario con el que no tenía previsto lidiar.

¿Qué te dejó esta experiencia?
Esta experiencia me está enseñando a desarrollar herramientas para enfrentar los grandes cambios con nuevas habilidades. En otras palabras, cerrar la puerta al pasado y abrir otra mirando el futuro.




LotharStrunk
Asesor profesional de la Cruz Roja Alemana, sucursal Bonn, Departamento: Asilo y Migración.

¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En la vida privada hay muchas restricciónes a la vida cotidiana como no poder encontrarse en público con amigos y familiares (maximo 2 personas), limitaciones de todos los servicios públicos, restricciónes a la libertad de movimiento, casi el cierre total de toda la vida de ocio, cierre de restauranes, bares, mercados, cines etc.
En la vida profesinal en el sector con servicio publico vivimos un cambio total, con evitar el contacto personal con los clientes y trabajar solamente con los medios de comunicación, asesoramiento por teléfono y internet, conferencias por video etc. 

¿Cómo la vivís?
Al saber o tener la esperanza que todo esta crisis no va a durar tanto tiempo me adapté y acostumbré a esta vida nueva con más facilidad que había pensado cuando empezó. Lo mismo observé en la sociedad alemana. La gente se acomada con la situación nueva. Hay que decir que tenemos muy poca gente que realmente vive una crisis de ser o no ser. Tenemos garantizado un minimo vital por nuestro sistema social que le da prestaciones a quien lo necesita sin ocultar la lucha por su existencia de mucha gente que trabaja en la gastronomia o el turismo. 

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Ningún comentario para no crear una nueva teoria conspirativa.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Una vacuna que estará a disposición para todo el mundo, pobre o rico. 

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Es la primera vez que el mundo monderno tiene que enfrentarse en común a un enemigo que afecta a todos los países a la vez, un reto que no se pude combatir con los militares sino con un esfuerzo global que exige un pensamiento nuevo como vivir y actuar juntos en este mundo unico que tenemos. 

¿Y la Argentina?
(No respondió por ser un ciudadano alemán que desconoce la realidad de Argentina)

¿Qué te dejó esta experiencia?
Vamos a superar esta crisis y espero aprender cómo evitar semejante desgracia en el futuro o por lo menos como prevenir mejor una situación como esta con la experiencia que vivimos. Creo que la mayoria de la gente se dio cuenta que frágil es nuestra vida cotidiana y la valorará más que antes.

Lothar Strunk
Fachbereichsleitung Soziale Dienste

Endenicher Straße 131
53115 Bonn 

Tel:       +49 228 9831 – 38
Fax:     +49 228 9831 - 21
Mail:     Lothar.Strunk@drk-bonn.de
Web:    www.drk-bonn.de




Lupe Larzabal(Argentina) y ArisArgiris (Grecia)
Lupe es cantante de ópera, directora de coros y profesora de canto lírico. Aris es cantante de ópera y profesor de la cátedra de canto en la Universidad de Artes de Berlín. Están casados desde hace 11 años, tienen dos hijas y viven de la música. Alquilan un estudio de música en el centro de Bonn donde enseñan y realizan actividad coral.

¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
La cuarentena nos tocó en Alemania.

¿Cómo la viven?
Al comienzo estuvimos estresados por el confinamiento, pero al tener un jardín en casa, la vida se nos hizo más fácil. El verdadero stress es ver la irresponsabilidad de varios ciudadanos, especialmente ancianos, que no se cuidan y no respetan las distancias. Eso es una falta de consideración que se ve muy a menudo con tal sólo ir al supermercado.
No tenemos vida social, aún cuando aquí en Alemania las medidas restrictivas son mucho menos estrictas que en Argentina. 
Si nos contagiásemos con Coronavirus y afectase nuestra capacidad pulmonar, resultaría para nosotros en un gran deterioro y detrimento para nuestro trabajo.
Seguimos nuestras propias leyes y nos quedamos en casa y sin vida social para proteger nuestro instrumento de trabajo.

¿Qué opinan de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
No creemos en ninguna teoría conspirativa. Las versiones son tantas y tan variadas que es muy difícil dar una opinión sobre este tema. Tampoco queremos especular porque no sería de ninguna manera fructífero para nosotros. Creo que la verdad, si es que sale a la luz, la sabremos dentro de mucho tiempo.¡¡Aún se especula sobre si el hombre pisó la luna o no, y esto data de 1969!!

¿Cuál creen o imaginan que será el desenlace?
En Alemania, según vemos y de acuerdo a las medidas dispuestas por el Estado Federado de Renania del Norte, se vendrá un pico de contagios que nos mantendrá una nueva cuarentena en casa. Vemos mucha irresponsabilidad en la calle.En el resto del mundo, es más difícil saber, pero intuimos que sucederá algo similar. 

¿Creen que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
No, no es el mayor problema… muchos más mueren por gripe. El problema de este virus es el alto nivel de contagio. Eso lleva al confinamiento y eso hace nuestra vida en todo sentido más difícil, empezando por las personas que están solas, los ya pacientes de otras enfermedades y terminando por la economía mundial.

¿Y la Argentina?
No vivimos en Argentina, pero tenemos nuestra familia allí (la de Lupe Larzabal). Ellos están sin trabajo y lo que cobran de jubilación, no alcanza. Enviamos dinero cada mes para que nuestra familia subsista. Eso es difícil porque nosotros también sufrimos de falta de trabajo.

¿Qué les dejó esta experiencia?
Esta experiencia abre las puertas a muchos a repensar el modo de vivir.No viajar tanto para asistir a una reunión cuando se puede hacer online (menos costos de viaje, menos afectación al medio ambiente). Esto también reduce nuestros niveles de agotamiento y ansiedad.
Pensar esta experiencia como una oportunidad. Con esto no queremos que se entienda que no tenemos en cuenta a la gente que en este momento carece de recursos, de trabajo y de posibilidades.
Tal vez nuestra oportunidad es darnos cuenta el valor de la vida, de lo que tenemos.
En nuestro caso particular, atesoramos cada día el estar con nuestras hijas, el estar con nosotros mismos, aprender cosas nuevas (online, por ejemplo) para lo cual nunca hubiésemos tenido el tiempo antes.
Volver a la normalidad sería el problema porque el problema ES la normalidad.
Gracias por esta entrevista. Los saludamos desde Alemania y les deseamos a todos un futuro próximo más sano y humano.




Ricardo José Rando
Comerciante en la Villa de Merlo (San Luis), en el rubro de productos y accesorios para piscinas.

¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
La cuarentena la estoy pasando con mi esposa Raquel en nuestra casa.

¿Cómo la vivís?
La vivo con tranquilidad, haciendo cosas que relajen mi mente, como por ejemplo actividad física, leyendo y compartiendo con mi esposa charlas que por falta de tiempo (trabajo) no podíamos hacer. Cambiamos nuestras costumbres, como levantarnos sin horarios, ver películas hasta altas horas de la noche y disfrutar de nosotros.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Trato de no estar todo el tiempo viendo noticias que puedan alterar mi estado de ánimo, analizo cuando veo a nuestros profesionales de la ciencia, me transmiten tranquilidad, igual que nuestro señor Presidente Dr. Alberto Fernández. Desecho al periodismo amarillista (que abundan en nuestros medios). Me preocupan las familias de pocos recursos, los niños a los que les falta el sustento diario, que a su vez el Gobernador se los hace llegar de alguna manera lo que les haga falta. También me preocupan los adultos mayores, entre los cuales mi esposa y yo nos incluimos.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Como primera medida, agradecer a nuestro Presidente que se anticipó a todos los Presidentes del mundo a tomar la decisión de priorizar la salud y dejar de lado la economía, rompiendo la “grieta” y demostrando al mundo que los argentinos estamos siendo cuidados por gobernadores, ministros e intendentes, sin banderas políticas ni credos. En cuanto al desenlace, opino humildemente que no será fácil, ni a corto plazo. Esto va para largo, desde mi punto de vista.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Totalmente. Esta es una guerra bacteriológica por el poder que demuestra el Presidente de los Estados Unidos, culpando a su mayor competidor comercial: China. Ejemplos: Las Torres Gemelas, por el poder económico. La gripe aviar. La gripe porcina y otras más. El ébola en África. Todas estas epidemias salieron de laboratorios de los Estados Unidos. 

¿Y la Argentina?
La Argentina va a padecer una gran crisis económica como le pasará a todo el mundo, pero saldremos adelante con este Presidente a la cabeza y los funcionarios que lo acompañan, y cada uno desde nuestro lugar.

¿Qué te dejó esta experiencia?
Me dejó muchas cosas, enumerarlas sería imposible. Considero que nada ni nadie será igual. Lo vemos en la Madre Tierra que nos está demostrando que con el dinero no hacemos nada, que es cosa secundaria y que nosotros ya no seremos los mismos después de esta pandemia.




Sandra Pascual
Durante 20 años importó joyería de Tahilandia hacia España. En 2019 cerró su negoció y se radicó en aquel país en abril de ese año. Por problemas con las autoridades tailandesas, dado que le pidieron dinero en una oportunidad en el aeropuerto, negándose a ello, terminó exiliada en Laos donde vive en la actualidad. Es autora del libro “Un corazón herido. Cabalgando hacia el cambio” (Editorial Círculo Rojo, España). Sandra es transexual.

¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
Si realmente se puede decir que lo que hice es una cuarentena, porque prácticamente aquí no hubo tal cuarentena, como explicaré más adelante, es en la capital de Laos, Vientián.

¿Cómo la vivís?
Aquí hubo mucha libertad, sólo dieron pequeñas recomendaciones, pero aquí la gente tuvo libertad de movimiento. Se recomendó que si no tenían la necesidad de salir que no salieran, pero no hubo prohibición expresa de nada. La minicuarentena de aquí duró, como mucho, dos semanas en las que se paró un poco la actividad, pero apenas afecto al movimiento económico porque se  permitía que la gente hiciera su vida normal

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Laos tiene frontera con China y aquí la información la tuvimos en el mes de noviembre (de 2019) y enseguida el gobierno de Laos, en diciembre, dijo oficialmente lo que pasaba y qué medidas se iban a tomar. Así fue que se tomaron medidas muy rápidamente. Sobre el origen, aquí se supo que venía de China, en un principio se habló del murciélago, pero finalmente se confirmó que lo que había ocurrido era que un virus se escapó de un laboratorio. Esta versión es la que se escuchaba en la calle, es decir que si la gente de aquí decía esto es porque ya lo sabía y significa que el gobierno ya estaba informando. Yo no pude recabarlo oficialmente del gobierno porque me es muy difícil comprender su idioma y la gente me lo traducía al inglés.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Creo que dependerá mucho de cada país y su situación geoestratégica. En Laos, por ejemplo, quedamos muy al margen de esto y no creo que aquí vaya a afectar en gran medida, cosa que sí en Europa y América. Pero en Asia y África el coronavirus ha pasado muy por encima, a excepción de algunos países que harán cambios, probablemente muy negativos para la población, pero esto está por verse.
Aquí, de momento, lo que ya tienen muchos países que es la videovigilancia, no hay. En Tahilandia sí, pero aquí en Laos no y eso que estamos en un régimen comunista, pero eso de las cámaras en las calles no se ve. Aquí ni la gente del país, ni la extranjera tienen esa sensación de que su gobierno vaya a hacer algo raro contra ellos. Pero a nivel mundial el desenlace será muy malo. Creo que Europa lo pasará muy mal al igual que América Central y América del Sur,  y Estados Unidos y Canadá se libren bastante, pero eso el tiempo lo dirá.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
En realidad no es un problema, ya que ha sido una enfermedad inventada, no ha sido tan mala como se le ha querido hacer creer a la gente que es, porque es muchísimo menos grave de lo imaginado. El problema principal es la situación económica que hay en el mundo y se aprovechó este tema del coronavirus para intentar implantar de golpe algún orden mundial para someter a la población. Pero no creo que la pandemia esta tenga algo que ver porque, sí es verdad que en muchos países ha afectado muchísimo, pero también hay que tener en cuenta que no se están haciendo las autopsias de las personas que han muerto, no se están haciendo pruebas, ni nada de nada y a cualquier persona que se encuentre un poco mal, o tenga fiebre le dicen que tiene coronavirus, lo ponen en una lista y sinceramente los gobiernos, sobre todo el de España, los están matando. Esto lo sabe todo el mundo porque hay órdenes y se han enviado documentos a los hospitales de que a los mayores de “X” años que no los atiendan y que los dejen morir. Está muy relacionado con la eutanasia. Incluso el Presidente de EE.UU. lo ha dicho. Por eso no creo que sea el mayor problema del siglo XXI, el problema real es la economía. 

¿Y en Laos?(esta pregunta originalmente es “¿Y en Argentina? Aquí se modificó por el lugar en el que vive el entrevistado y porque desconoce qué está ocurriendo en nuestro país)
Cómo dije más arriba, desde noviembre del año pasado ya había rumores de lo que ocurría, por eso en diciembre se confirmó que en China había una enfermedad y el gobierno de Laos en enero cerró las fronteras con China e informó que si hubiera casos aquí, se cerrarían los distritos. Laos está dividida en distritos y si algo ocurría, cada habitante tendría libertad de movimiento en su distrito pero no podría trasladarse a otro distrito.
Entonces, en la primera semana de enero, cuando aun en el resto del mundo se desconocía lo del coronavirus, Laos prohibió todos los vuelos provenientes de China y sólo autorizó a los ciudadanos chinos que estaban aquí a poder irse a su país, desviándolos a un aeropuerto militar y de ahí a China. Lo mismo con la frontera terrestre, había posibilidad de salida pero no de entrada. En ese momento Laos no tenía casos de contagio.
En los países de alrededor comenzaron a complicarse las cosas. Vietnam tuvo 16 casos durante un mes y medio, Tahilandia 7 u 8. Fueron casos de ciudadanos chinos que en seguida los localizaron y los aislaron. En Camboya hubo un solo caso y en Myanmar (Brimania) no hubo ninguno. Esto fue durante enero y febrero. A comienzos de abril, Laos prohibió todos los vuelos internacionales con cualquier parte del mundo y permitió, hasta el 7 de ese mes, el ingreso de ciudadanos de Laos que estuviesen en otros países.
Aquí el primer contagio se produjo en la última semana de marzo por un ciudadano de Laos que provenía de Tahilandia, al día siguiente se le detectó a una ciudadana de Laos que venía de Suiza. Días más tarde se detectó el tercer caso con un hombre que había hecho un recorrido desde Nueva Zelanda, Singapur, Tahilandia y Laos.
En total aquí hubo 19 casos, porque de los tres que mencioné antes, dos fueron detectados en el aeropuerto y aislados, y sólo pasó uno que produjo aquellos contagios. Como no hubo más casos, aquí se dio por terminada la cuarentena el 20 de abril y sólo prohibieron que se hicieran en las calles las fiestas del año nuevo que aquí se festeja los días 13, 14, 15 y 16 de abril.
En Laos, aun estando bajo un régimen comunista, las cosas se han hecho perfectamente bien. La población estuvo informada permanentemente, hubo muy pocos contagios y ninguna víctima mortal. En definitiva, en los países asiáticos hubo dos oleadas, una de ciudadanos chinos que fueron detectados rápidamente por eso se dieron pocos casos en la región. Y la segunda oleada, que fue la que esparció el virus, coincidió con la temporada baja en Asia y con muchos turistas viniendo, especialmente, de Europa y alrecorrer distintos países asiáticos fueron llevando el virus de un lado a otro.

¿Qué te dejó esta experiencia?
La única conclusión que puedo sacar, en principio pensando en mí, es que no me ha tocado la enfermedad por la zona en la que vivo. Sí creo que se ha querido llevar al mundo a un estado de caos, aunque hubo algunos países que no entraron en este juego y no les afectó nada, pero a la mayoría de los países los afectó muchísimo. Supongo que ya se están tomando medidas, especialmente por parte de EE. UU., para destapar todo esto y en lo personal pienso que los políticos se venden al mejor postor, incluso en naciones que se denominan democráticas. Aquí no puedo decirlo, porque siendo un país comunista nos han informado todo, pero en mi país de procedencia, España, tienen mil calamidades, con la gente encerrada en sus casas y con multas por todos lados, gente muriendo, están literalmente asesinando a los ancianos, gente a la que se le diagnostica una cosa que no es, mil y una barbaridades.
Este es un intento de golpe de Estado mundial para instaurar un nuevo orden. No sé cómo terminará, pero seguramente haya una lucha de dos o tres poderes a ver quién se hace con el control de todo. 





Ángel Félix
Actor y director del grupo teatral “La Vereda”.

¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
Estoy haciendo la cuarentena en casa, en José C. Paz.

¿Cómo la vivís?
La vivo tranquilo, no hay mucho desde mi óptica para no hacerla, se trata de la salud y como tal hay que cuidarla. Para mí es fácil, creo que tiene que ver con mi forma de ser. No estoy en una cárcel, estoy en mi espacio, mi lugar, mi casa. El gran objetivo es, creo, tratar de no tener contacto cercano con el resto de la gente, para no contagiar o para que no me contagien. Simple, sentido común. Y esta es la forma en que entiendo se hace esta pelea, no permitiendo que esto se propague.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
Hay muchas y variadas… que los Yankis, que los Chinos, que los Iraníes. Versiones, versiones, hay que esperar y dejar que el tiempo nos esclarezcay dé alguna respuesta, de qué manera y cómo ocurrió esto.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Esto lo vemos en series y películas extranjeras. En donde se utiliza todo tipo de recursos para neutralizar al otro. El mundo hoy busca contrarrestar el desastre y lo va a lograr. Y como en toda guerra, lamentablemente, hay muchas vidas que se pierden. Creo que al final, no sé en cuanto tiempo, se logrará frenar este virus.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Sin dudas creo que es un desastre mundial. No creo que sea el más grande. No es una guerra del hombre contra el hombre, Es la guerra del hombre en contra de…. la miseria, la pobreza del hombre, generada por el hombre, es el mayor problema que tenemos desde hace mucho tiempo y cada día se expande más y más.

¿Y la Argentina?
Mi País, nuestro País, con dificultades económicas muy graves, desde siempre.Lo que veo y me parece que queda muy claro, que el mal no está en un solo lado, lo tenemos enfrente nuestro, y cuando ataca no hace distinción de ningún tipo, y es hasta la muerte. A nosotros nos toca, como a todo el mundo, hacer frente a la pandemia. Creo que nuestros gobernantes han acertado con las medidas que se llevan a cabo. VAMOS A SALIR!!!  Tenemos mucho que aprender, mucho. Nuestros políticos tienen mucho que aprender, en donde a la mayoría no les interesaba las personas, en donde hay muchos que vinieron millonarios, y otros que se hicieron millonarios con la política. Fijate que hoy se llevan detenida  a tres personas que están en una esquina, buenísimo! Por la seguridad sanitaria de todos. Ahora yo me pregunto; no estaría bueno que aquellos que atentan contra la economía del pueblo corran la misma suerte…(aumentan los productos básicos para la supervivencia y ningún político hace nada) Creo que la Argentina se merece, después que pase todo esto, una gran reflexión. Decía Bairolletto en la obra de teatro: “Un hombre para su subsistencia supongamos que necesita; CASA, COMIDA, ROPA y SALUD  que también cuenta. Y para eso es necesario quea cada cual según sus capacidades y a cada cual según sus necesidades…” Creo que me fui del tema. Hoy se habla mucho del adulto mayor, porque el virus es al que más ataca. Y en la Argentina siempre se lo tuvo a un costado, a pesar de los constantes reclamos, las largas e interminables colas en los bancos con terribles fríos de invierno, y agobiante calor del verano, los trámites burocráticos para acceder a la atención médica o la compra de alguna medicación, (creo que me fui del tema, otra vez).

¿Qué te dejó esta experiencia?
Todavía la estoy pasando. Ojala aprendamos a tirar todos del mismo carro, para eso tenemos que lograr borrar las diferencias de todo tipo. Y lo que me está quedando es cuidarme, cuidar a mi familia primero, y seguir a rajatabla con las recomendaciones sanitarias sin entrar en el miedo. Seguir cuidando a mis familiares mayores y a aquellos que tienen algún problema de salud, estar atento. Lo que me queda no sé si llamarlo experiencia. Creo que es una reflexión… No tengo que confrontar con ideologías, religiones, razas. Tengo que hacer frente y derrotar a la miseria y la pobreza.





Camila Di Benedetto

Me describo como una persona sociable,  simpática, que le gusta hacer amigos y conocer cosas nuevas todo el tiempo. Me desempeño como profesora de Matemática en escuelas secundarias. 



¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?

En mi casa en José C. Paz, con mi pareja, Nicolás. 



¿Cómo la vivís?

Bien. Tengo mucho tiempo para dedicarme a pensar y reflexionar. Extraño mucho a mi familia y amigos, creo que eso es lo que más cuesta del aislamiento social. Se torna difícil no poder ver a nuestras familias. Pero soy consciente que esto es  para el bien de toda la comunidad. 



¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 

Opino que son muy diversas y que es probable que se haya originado por el contacto de humanos, con animales que tienen la enfermedad  tal como advirtió la OMS. De todas maneras, sea cual fuere el motivo, esto habla de la irresponsabilidad humana.


¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Creo que estaremos mejor, para los meses de agosto y septiembre, todo va a ser distinto. Aunque es muy probable que debamos seguir protegiéndonos. Espero que esto se termine rápido y con la menor cantidad posible de afectados por la enfermedad.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Yo creo que sí. Lamentablemente, debemos vivenciar esta problemática, que nos agarra desprevenidos, económica y anímicamente. 

¿Y la Argentina?
Creo exactamente lo mismo. Nos agarró desprevenidos, aunque tuvimos la suerte de tener un Presidente que logra privilegiar la vida y la salud de los argentinos, antes que elegir la economía.  Sé que esto traerá consecuencias, pero también entiendo que es la mejor opción. 

¿Qué te dejó esta experiencia?
Me dejo la capacidad de la paciencia, de estar tranquila y a veces en Soledad. Aprender a vivir en la incertidumbre, en el día a día. En pensar en el otro más que nunca. También puedo decir que pude reflexionar y reafirmar que la familia es lo más importante que tenemos, que debemos estar unidos siempre que podamos.Que un mate a la mañana con mamá y papá… ¡es todo! En estos días entendí, que si no somos buenas personas, cuando esto termine, no entendimos nada sobre la vida y los valores. Y entiendo que el único objetivo de nuestra vida, debe ser…¡vivir felices!





Eduardo Correa
Jubilado

¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En mi casa en la Villa de Merlo, provincia de San Luis, con mi compañera humana y 6 compañeros caninos.

¿Cómo la vivís?
Con serenidad, soy jubilado, ¿de qué debería preocuparme?

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
Como siempre las versiones no son más que versiones y obedecen a quienes las emiten y van desde una sopa hasta una guerra mundial epidemiológica, alguno tendrá razón, ¿o no?

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Tarde o temprano hallaran el antídoto necesario para combatir y/o prevenir el avance del virus, mientras tanto se van a seguir lamentando muertes.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Llevamos vividos solo 20 años de este siglo, ocurren a diario cantidad de padecimientos, ejemplo desnutrición en el mundo, explotación infantil, inseguridad, distintas enfermedades, la muerte por cáncer al que aún no le han hallado la cura, etc. etc. Pero con la repercusión simultánea en casi todos los países del mundo de una pandemia como la que vivimos y que afecte a todos por igual, sin distinción de razas ni de condición social, además de poner en jaque a las economías de los países,creo que es, si, el mayor problema.

¿Y la Argentina?
Vivimos geográficamente en un rincón del mundo, en donde la mayoría de las cosas llegan con Delay, es decir, con determinado retraso, sea tecnología o cualquier otra situación, por suerte, lo mismo sucedió con el Covid 19, llegó a nuestro país luego de causar conmoción y tragedia en países del 1er. Mundo, lo que permitió a las autoridades Argentinas a preparar la defensa necesaria para atenuar los efectos sanitarios, lamentablemente una vez que esto pase, las consecuencias, fundamentalmente económicas para la nación y sus habitantes serán difíciles.

¿Qué te dejó esta experiencia?
Viviendo toda mi existencia en Argentina y pasando por todas las instancias políticas, sociales y económicas que se pueda imaginar, pensé que no me quedaría nada por experimentar, pero, la vida siempre te da sorpresas, sobre todo habitando nuestro “bendito” país y hoy me toca terminar de convencerme el grado de  vulnerabilidad que padecemos producto de fenómenos de la naturaleza o provocados por las ambiciones desmedidas.





Jorge Pedro Colman
Secretario de Interior de la CTA Regional Malvinas Argentinas, San Miguel y José C Paz, Consejero Escolar MC, Trabajador de la Educación. 

¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
La cuarentena la estoy haciendo en mi hogar, junto a mi familia, en el distrito de Malvinas Argentinas, provincia de Buenos Aires.

¿Cómo la vivís?
La vivo con bastante angustia porque miles de argentinos están sumidos en la pobreza por las políticas neoliberales del gobierno de Mauricio Macri e impedidos de salir a trabajar, pero a su vez como un desafío militante para construir poder popular y hacer políticas sociales de otra manera, apelando a la creatividad, con la experiencia colectiva acumulada y en el trabajo territorial con el distanciamiento social preventivo.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
No descarto ninguna, puede ser un virus de laboratorio creado para destruir sociedades y generar pánico, pero también puede ser producto de la tercera revolución industrial y un modelo productivo sumamente peligroso para la humanidad. Me inclino más por la segunda, pensando lo ocurrido previamente, que no creo casual. Si hacemos memoria en el fin del Siglo XX y principios del siglo XXI padecimos otras epidemias, ambas vinculadas directamente con la forma de producción hablo de la gripe porcina y la gripe aviar. Reafirmo sobre esto, que no es casual, que la industrialización de la cría de animales, la manipulación genética para el mercado podría producir este tipo de catástrofes. Creo además que no será la última, esto puede empeorar si no se toman medidas que sean más respetuosas de la vida y la naturaleza.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Es muy difícil de hablar o pronosticar un tipo de final, creo que esto es continuidad de las anteriores pestes, plantear el final es muy aventurado y prematuro. Descreo de un cambio de paradigma por el momento, no veo el sujeto social que lleve adelante el cambio, tanto el movimiento obrero, como los movimientos sociales se están reorganizando ante una situación inédita en su historia. Sí creo que el neoliberalismo pierde legitimidad y el Estado recupera iniciativa ante el sálvese el que más dinero tenga.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Creo que es parte de la crisis del capitalismo del siglo XX, junto con la pobreza y la exclusión creciente de un modelo productivo, que deja a millones de personas al margen de la sociedad. 

¿Y la Argentina?
Para la argentina se suman otros problemas heredados del macrismo, un default económico, una gigantesca deuda externa que se diluyen hoy en medio de un default mundial. Pero creo también que estamos preparados para resistir, tenemos una historia y una identidad Estatal que nos permite pensar de otra manera la crisis. Alberto Fernández atendió esta identidad y puso al Estado como organizador, defensor del derecho a la salud y la vida. Los resultados se están viendo, cuando venga lo peor, los médicos no van a elegir a quién curar y a quien no, todos tendrán su cama, su respirador y su derecho a la vida.

¿Qué te dejó esta experiencia?
Creo que mucho en principio, lo veo como un desafío, repensar la sociedad luego de una década de oro para la liberación suramericana. Tenemos una tradición de resistencia popular única en América Latina, todo ese conocimiento y militancia va a ser fundamental para hacer frente a la pandemia y cimentar una nueva sociedad que va a quedar luego de ella. El aislamiento no es tal, podemos vivir nuestra libertad hasta en el peor encierro, porque tenemos la capacidad de soñar una sociedad distinta y nuestro pueblo lo merece.






Marcela Viguera
Militante política, feminista, Presidenta del bloque de Todos - Partido Justicialista en el Honorable Concejo Deliberante en San Miguel.


¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En mi casa de siempre, junto a mi familia, en San Miguel

¿Cómo la vivís?
Habito este proceso de aislamiento preventivo obligatorio desde varios lugares. En primer lugar soy grupo de riesgo, pero soy militante política y estoy dentro de las exceptuadas, con permiso de circulación. Me divido entre la asistencia a los casos de vecinos en condiciones de mayor vulnerabilidad, compañeros, diversidades, descanso por intervalos de un día, día y medio, y sigo. También hay un proceso introspectivo necesario, al menos para mí, que tiene que ver con disfrutar de lo verdaderamente importante. Este tiempo me permitió buscar qué cosas son las que mueven mi propio mundo y cuáles venían teniendo una demanda extrema en relación a mi propio interés. Estoy convencida de que el servicio es un camino que elegí desde distintos lugares, pero que habitarlo con compasión verdadera, necesita que le dé mayor espacio a mi propia vida interior. Esta cuarentena, donde estoy cruzada también por situaciones de salud de las más diversas, propias y de mi familia, es una etapa para detener la prisa y darle lugar al tiempo.Como muchas personas.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
Las hay de todos los tipos, desde las más inocentes, hasta las más conspiradoras. Creo que el origen será motivo de análisis una vez superada esta instancia, pero que en definitiva es producto de la naturaleza. Ya sea porque el origen es natural, o porque el hombre manipuló el virus. Hay que hacernos cargo que somos parte del sistema que destruimos. La naturaleza vive, y en la medida que sigamos ignorando sus avisos, vamos a vivir situaciones más crueles. ¿Qué tipo de seres humanos son capaces de enfermar a más de dos millones de personas? ¿Qué tipo de seres humanos son responsables de miles de muertes sin inmutarse? 

¿Es sólo el COVID-19?
Creo que esto pone de manifiesto también el valor de la vida sobre la muerte silenciosa de miles de personas a diario por distintas razones, o por las mismas. Es un tiempo profundo para dejar de mirar al costado e interpelarnos comprometidamente, romper con los viejos paradigmas y discutir la igualdad, el derecho a la vida con seriedad y sin dogmatismos.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Es difícil pensar en un desenlace cuando no estamos cerca del pico más alto de la enfermedad en nuestro país. Sigo deseando que sea el menos doloroso y considero que se están tomando todas las medidas para que así sea. Me gusta imaginar que al final de todo esto, seremos mejores personas habitando nuestras responsabilidades con el otro. Es claro que la salud no es un bien privado, y si empezamos a analizar con profundidad, nada lo es verdaderamente. Creo que es tiempo de comprender que la desigualdad es una pandemia para la que tenemos antídoto.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI? 
No. El mundo viene teniendo contiendas feroces, sólo que menos mediatizadas. Creo que esta situación pone en tensión la mirada sobre la presencia del Estado en todo el mundo, y me parece importante que se empiece a discutir eso. Hay quienes han priorizado la economía por encima de la vida, eso no puede ser gratuito para ningún proceso político. Hay que emanciparse del neoliberalismo en el mundo.

¿Y la Argentina?
Tampoco creo que sea el mayor problema de la Argentina del siglo XXI, creo que es la urgencia de la coyuntura actual la enfermedad, sin duda. Si pienso que tenemos un país endeudado a cien años y que no han nacido los que lo verán salir de la deuda, no puedo pensar que nuestro mayor problema sea este. A veces lo dramático de la pandemia nos corre de mirar en perspectiva, porque uno vive condiciones extraordinarias que además son dinámicas. A pesar de eso, los que le hacen un culto al trigo no se conmueven por el hambre de sus pares. Indudablemente tenemos temas urgentes e importantes. Asimismo, no he logrado identificar mayor lesión para la humanidad de este siglo que el neoliberalismo y su afamada indiferencia. Es un mecanismo perverso y con muchos adeptos.

¿Qué te dejó esta experiencia?
No lo sé todavía, hay cosas que se empiezan a manifestar en uno, pero siento que es pronto para poder afirmar qué es aquello que me dejó. Con gusto, una vez que lo hayamos superado, si esa es mi condición, me encantaría compartir la experiencia.





Marcelino H. Díaz
En la actualidad, Empleado Administrativo en la Municipalidad de José C. Paz (Secretaría de Hacienda); Director de Promoción Comunitaria en el Ex General Sarmiento, Delegado Municipal ex San Miguel Oeste ( Hoy Ciudad Santa María);  Director de Acción Social Municipalidad de San Miguel; Asesor Parlamentario HCD San Miguel. Actual Vocal Titular del Consejo del Partido Justicialista de San Miguel.

¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En mi domicilio particular del barrio Santa Brígida, Ciudad Santa María, San Miguel junto a mi familia.

¿Cómo la vivís?
Transito la cuarentena con estupor, ansiedad, expectante y extrema curiosidad por el desenlace todavía inimaginable. Por supuesto, por estar ingresando al denominado grupo de riesgo también con los cuidados y previsiones requeridas y exigidas por las autoridades locales, nacionales y provinciales. Nunca había estado en una cuarentena o aislamiento social obligatorio, por tanto vivo este tiempo con disimiles expectativas.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
En general no asumo el análisis de versiones que no estén fundadas en fuentes confiables y eruditas sobre el tema específico. Escucho y leo a epidemiólogos, virólogos y científicos en general que me parezcan confiables. Wuhan es el lugar geográfico donde comenzó en diciembre pasado, es un organismo que mutó y pudo pasar de animales a humanos, esas mutaciones fueron nuevos recursos del virus para su fácil expansión por el contagio social.Salvando las distancias, la pandemia se expandió por todo el globo de la misma manera que hace seiscientos años se produjo la pandemia de la denominada “peste negra”, que se cree produjo 60 millones de muertos durante la Edad Media.  Las migraciones comerciales por mar y tierra esparcieron el mal por todo el mundo conocido entonces, en la actualidad en un lapso de pocos días las migraciones turísticas y por otras actividades, que facilitan los ultramodernos medios de transporte, fueron el vector que impulsó la pandemia por COVID 19. Por supuesto, la Política en general también contribuyó a la expansión del virus en las personas por las fronterizas e inexplicables reacciones de líderes mundiales que, desorientados, no tomaron las medidas de prevención a tiempo y algunos de ellos siguen ponderando el cuidado de los resultados económicos por sobre la salud de la población. Argentina y otros pocos Estados fueron la excepción.

¿Cuál crees o imaginas que será el desenlace?
Según algunas proyecciones serias y confiables esta pandemia matará a más de un millón de personas en todo el mundo, y durante un tiempo prolongado prevalecerá en la Sociedad el “Sálvese quien pueda” inspirados por los poderosos y privilegiados que detentan el poder económico en el mundo. Ellos no se rendirán sin pelear. Sin embargo, en un contexto histórico de largo plazo surgen nuevos liderazgos geopolíticos (Rusia y China junto a EEUU) y nuevos paradigmas, modelos e ideologías políticas, sociales y económicas otra vez desde Europa hacia el mundo. La lógica del devenir histórico nos indica que podrían plantearse nuevas formas y marcos para un nuevo CONTRATO SOCIAL que ponga límites a la expansión del Capitalismo en su forma más fundamentalista y deshumanizante. Tal vez sea el comienzo de una nueva etapa histórica que puede llevar un siglo, pero que otorgue morfología definitiva a la naturaleza ontológica de lo que conocemos como postmodernismo.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
El mayor problema que padece el mundo en lo que va de este siglo son las consecuencias del Capitalismo aplicado a partir de ideologías políticas y económicas  de índole materialista, economicista y consumista a ultranza, la ortodoxia liberal. Hay en todo el mundo epidemias de cólera, paludismo, tuberculosis, sarampión y otras enfermedades infecciosas que se manifiestan ESPECIALMENTE EN SECTORES SOCIALES MARGINALES SUMIDOS EN LA POBREZA EXTREMA, producto de la impresionante acumulación de la riqueza producida por la sociedad en muy pocas manos. Esta es una de las principales consecuencias y resultado inapelable del capitalismo ultraliberal: pobreza, marginación y muerte. La pandemia de COVID 19 fue mediatizada por su rápida expansión, pero según UNESCO cerca de tres millones de niños y ancianos mueren, por año, en todo el mundo POR INADECUADA O NULA ALIMENTACIÓN.

¿Y la Argentina?
Esperanzadora actitud de nuestros gobernantes priorizando la salud de la población antes que los resultados de la economía, que ya estaba en terapia intensiva. Espero con razonable expectativa los nuevos senderos que tomará la Argentina post pandémica, en consideración a la nueva coyuntura internacional según cualquier resultado. Con seguridad el mundo necesitará comida y energía después, Argentina tiene la oportunidad de reubicarse en un nuevo contexto geopolítico con un protagonismo diferente al definido en Yalta y Potsdam para Sudamérica. Si las commodities siguieran como recurso central de intercambio para nuestra economía estaremos perdidos, y definitivamente colonizados.

¿Qué te dejó esta experiencia?
El sabor amargo de haber transitado por el oscuro núcleo central de una Argentina moldeada desde otros confines, cuya patria es solo himno, escarapela y bandera por sobre el compatriota y cuya cultura nacional aún está en ciernes. Sin embargo también me deja el orgullo de pertenecer a un sector político que no pudo ser vaciado de las convicciones más certeras, de los propósitos más altruistas y humanizantes. YO SOY PERONISTA KIRCHNERISTA, hoy más que nunca. No quiero imaginar los resultados actuales de la PANDEMIA si el anterior gobierno hubiera sido reelecto.









Pablo Moledo
Docente de escuela secundaria

¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En mi casa de barrio Sarmiento, localidad Santa María, partido de San Miguel.

¿Cómo la vivís?
Vivo solo en mi casa. De a momentos lo más armónico posible con muchos momentos de reflexión y de a momentos es inevitable que lleguen ansiedades y angustias. Es muy triste lo que está pasando. Trabajo en la docencia y en el marco de la continuidad pedagógica doy clases a través de las plataformas virtuales. Tengo la oportunidad de acompañar al párroco de Trujui llevando a las familias más necesitadas las cajas de alimentos del proyecto #SeamosUno. También estoy participando de un comité barrial de crisis encarado por el párroco de Patriarca San José, Marcos Muiño SJ, junto a varias organizaciones sociales. Estas actividades me ayudan a sobrellevar la situación.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Estamos lejos de los hechos y de conocer en detalle la situación por eso sería muy atinado levantar alguna hipótesis. El virus pudo haber mutado naturalmente o pudo haber una mutación inducida,lo cierto es que esto evidencia que las relaciones que ponen valor en las cosas y no en el ser humano quedan totalmente al descubierto. Esto debe ser transformado. Lo otro sin dudas tiene que ver con la “guerra” comercial entre potencias que intentan sacar tajada.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
El desenlace será como el desarrollo que estamos viviendo, “incierto”. Sin embargo creo que Argentina tendrá buenos resultados debido a los esfuerzos del gobierno y la población. En el mundo está claro que otros países saldrán muy dañados moral-espiritual y económicamente hablando. Las relaciones en el modo de producción capitalista donde poderosos someten a países y, por ende, pueblos más vulnerables no cambiará.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Bueno. Ninguna crisis es igual por empezar, pero sí podemos decir que estamos ante una que ha marcado un antes y un después en la historia, sin dudas. Esta presenta todos los puntos neurálgicos: el sanitario por el virus que genera enfermedad o muerte, una fuerte influencia en el cambio de muchas relaciones sociales, pone mucho más al descubierto las relaciones de desigualdad y ha generado una abrupta caída mundial a gran escala sin precedentes en el siglo, pero además parece ser que con proyección de largo alcance.

¿Y la Argentina?
Nuestro país venía presentando una estructura social endeble y una economía de emergencia. El gobierno está haciendo enormes esfuerzos con mucha responsabilidad. La centralidad del estado vuelve a estar en el tapete y aunque sea controversial queda claro que en todas las crisis el salvavidas lo pone éste. Creo que la economía Argentina post-pandemia será parecida casi a una economía de guerra o a la de algún país muy pobre de África. Sin embargo, puede aprovechar nuevas oportunidades como la re-estructuración de la deuda y la reconfiguración de la economía mundial en que los países que tengan mejor lectura podrán insertarse con mejores posibilidades a los mercados.

¿Qué te dejó esta experiencia?
Valorar cada instante junto a quienes queremos. Valorar nuestro presente y vivir intesamente. La solidaridad como valor altísimo no puede pasar desapercibida. Hoy la solidaridad es la que sostiene a nuestro pueblo, algo que otros tantos lamentablemente desconocen.






Sergio Arias
Nació y estudió en Hurlingham (Pcia. de Buenos Aires). Trabajó durante muchos años en la Secretaría de Salud de esa ciudad, administrando un centro de salud en la localidad de Villa Tesei. Es Veterano de Guerra de Malvinas y fue declarado Ciudadano Ilustre del Partido de Hurlingham.

¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
Estoy solo, en Suipacha, vine a conocer y aquí estoy. Jubilado hace algunos meses y alquilo un departamento. Por suerte y con algunos ajustes económicos, vivo de mi jubilación y no tengo problemas. Personalmente, con el trabajo aunque soy consciente de que se debe cumplir con el "Quedate en casa" y lo hago.

¿Cómo la vivís?
Estoy preocupado por mí y por todas las personas que quiero (como familia y amigos), personas que conozco (comerciantes del barrio, compañeros del trabajo que tuve, sus hijos y sus familias, etc, etc, etc.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
En este lugar, sólo escucho la radio de la Municipalidad de Suipacha (no tengo, por el momento, internet, ni cable) cosa que es bueno y malo, lo que es seguro, es que no tengo el bombardeo de información amarillista de la televisión o internet y entonces no tengo versiones del origen del coronavirus y lo que pienso, sin estar contaminado por la sobre- información, es que el problema es natural. En mi locura, me imagino a la naturaleza dentro de una olla y nosotros la presionamos tanto (calentamiento global, capa de ozono, tala de bosques enteros para cultivo, acomodamientos genéticos y más) que hicimos saltar la válvula y es lo que nos está pasando. Pero tengo la esperanza de que todo se va a acomodar, que en el acomodamiento varias cosas van a cambiar, pero todo se va a arreglar.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Lo que va a suceder con esto es incierto, como el tiempo que va a durar. Lo que sí es cierto (como positivo) es que vamos a saber valorar las cosas realmente importantes y (como negativo) que acarreará cambios socioeconómicos.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Sí, y de los siglos anteriores también, por lo menos, de lo que se tiene registro, hay que tener en cuenta que esto es a nivel global. Hasta este momento, todo lo que ocurrió, en la historia del hombre, tuvo sus consecuencias en parte del planeta (y se encuentran perdedores y ganadores) pero esto es para todos.

¿Y la Argentina?
Igual, la Argentina es parte del mundo, sólo que me gustaría decir que en Argentina no hay aprovechadores, peeeero, hay pocos pero hay (piensan que tienen una nave espacial y van a vivir a otro planeta).

¿Qué te dejó esta experiencia?
Aún no terminó, pero está haciéndonos ver que dábamos importancia a cosas equivocadas y vemos que lo realmente importante es tener buena relación con los demás (ayudarse unos a otros) y no tiene que haber diferencia de color, raza, idioma, situación económica, etc., y aprendamos a respetar la naturaleza y también aprender de los animales.

Lic. Valeria Zingoni 

Prof en audición voz y lenguaje, Lic en psicopedagogía. Actualmente acompaña a niños y adolescentes en cuarentena en forma online con tratamiento de psicopedagogía. 


¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?
En mi casa en San Miguel, con mi marido y mis dos hijos.

¿Cómo la vivís?
Bien, con altibajos en mi energía dependiendo de los días, pero en general bien. Buscando lo positivo, la esperanza y la responsabilidad que conlleva esta situación. 

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 
Es tanta la información que llega desde todos los medios de comunicación, de las redes sociales e incluso de contactos que uno tiene en otros países que realmente no sé qué creer. Dentro de mí siento, lamentablemente, que prevalecieron intereses políticos económicos como desde hace tiempo sucede en la sociedad mundial. 

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?
Imagino que se encontrará la vacuna/solución/mejora de esta pandemia. Tengo esperanza en que podremos salir de esta situación, y por supuesto creo que con muchísimo aprendizaje. De esto último, habrá quien los tome y los aproveche en su vida y otros que los pasen de largo. 

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?
Creo que los problemas que padece nuestro mundo son a largo plazo, esto es una urgencia de momento, la cultura de las personas, la forma de vivir y las prioridades que le dan a lo material es lo que acciona en contra. Por eso todo lo que tiene que ver con el medio ambiente, con los recursos naturales, con la riqueza de algunos y la pobreza de muchos no se va a solucionar encontrando una vacuna.

¿Y la Argentina?
Un problema más de los tantos que hay en nuestro país. Sí entiendo que está pandemia en particular no sólo dejará muertes sino un sistema político económico social a restablecer fuertemente, aún más de lo que ya había que mejorar. 

¿Qué te dejó esta experiencia?
Todos los días me muestra algo, veo y vivo experiencias que no tenía, como estar 24/7 con mi familia, trabajar buscando nuevas alternativas tecnológicas para los niños, sentimientos y sensaciones que con el día a día cotidiano pasaban muy rápidamente hoy puedo sentirlas, pensarlas y dejarlas fluir en mí.



Raúl Alfredo Burgueño
Periodista, Adulto Mayor.

¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?

En mi casa en Villa de Mayo, partido de Malvinas Argentinas.

¿Cómo la vivís?

Como una etapa de aprendizajes y reinventarnos para cuando se vuelva a la actividad cotidiana.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 

Hay muchas versiones, hay noticias apocalípticas. Considero humildemente, que nada es casual, en cada versión, podemos encontrar un 50% de verdad y un resto de mentiras. La verdad jamás la sabremos los que estamos en el llano.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?

Desde lo económico será muy difícil la reactivación. Sí se entendió en esta situación inesperada, que todos somos iguales y vulnerables. Y la unión hace la fuerza…

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?

Totalmente, una guerra contra un enemigo invisible…

¿Y la Argentina?

Ha sido el mayor problema que se ha vivido. Desde su inicio.

¿Qué te dejó esta experiencia?


Que vivir el hoy, pensar en hoy y planificar en hoy… Lo más importante esta en los afectos, en los sentimientos, más que lo material. Hoy podrás tener poder adquisitivo, pero el aislamiento es igual para todos. Y tomar conciencia, respetando las normas establecidas en cuarentena, muchos vecinos no la respetan. No solo se perjudican ellossino a un tercero. Cuanto menos casos positivos, se aplana la curva y el encierro terminara mucho antes.





Pablo Goldberg
Actor. Profe de teatro. Artista callejero (actualmente tocando la armónica en los colectivos por Flores y Floresta – CABA). Director y productor de obras del teatro “under” o “alternativo”. Padre de Leon (6) y Luna (3). Casado con Fernanda, el amor de mi vida (aunque ella no cree en el amor romántico y poético ). Compañero y amigo de muches.Pisiano, 36 años.


¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?

En mi casa con terraza y vista a la calle en Mataderos - CABA

¿Cómo la vivís?

Siempre fui de pensamientos muy apocalípticos, no paranoico, sino de tener la creencia que en tanta vida me podría tocar momentos de gran conmoción mundial. Imaginando mundos ficticios poco probables (supongo que la influencia del cine hollywoodense es clara). Y esto me encuentra bastante protegido, conviviendo con una familia que amo y disfruto. No sé si la palabra es tranquilo, sino dispuesto a afrontar lo inevitable, lo de fuerza mayor. Con la necesidad propia de vivirlo de la mejor forma posible. Intentando mantener la rutina cotidiana. Generando un ambiente de “normalidad”principalmente para les niñes. Entendiendo que con el tiempo cada une necesita su lugar de descarga y que la angustia no solo me invade a mí, también a quienes me rodean y todes necesitamos cosas diferentes en diferentes momentos. Me agarra entendiendo y aprendiendo cosas mías, de les que amo. De todes.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 

Estoy alejado de las cadenas de noticias, del bombardeo de la tele e internet, aunque escucho bastante la radio, pero sinceramente no creo que el origen de esto sea lo más importante, sino cómo nos manejaremos desde hoy y los demás días que vendrán. 

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?

Lamentablemente no habrá un desenlace como tal, no habrá un final de cuento con uno o varios héroes como en las películas o los cuentos más optimistas. Se irán desarrollando todos los días nuevas formas de relacionarnos y operar frente al otre, se intentará volver a lo que fue con desesperación.Habrá confusión y desolación. Pero también aceptación, elaboración de nuevas costumbres y cotidianidades. Como en todo, el que quiere y puede sacar una lección de cada vivencia lo hace y el que no, quizás fichas le caigan más tarde o no ¿no?

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?

No, no lo creo. Entiendo que hay problemas que involucran el peligro de vida de mucha más gente que esta pandemia. Sólo que esos problemas como la falta de agua potable o la posibilidad de una alimentación básica (sin nombrar otros tantos derechos vulnerados) no tocan a las personas más poderosas del planeta. De hecho tienen tanto poder por que los otros pueden tan poco.En el caso del COVID-19 les llega a ellos también y eso pone en alarma todo su modo de vida y toda su influencia esta puesta en erradicar este problema lo antes posible. Por eso todos los medios mundiales están tan alineados.

¿Y la Argentina?

Es igual en todas partes del mundo, la Argentina no es una excepción a la regla

¿Qué te dejó esta experiencia?

En un principio no la doy por concluida. Y por ahora me deja un maremoto de emociones de lo más variado, sólo que con niñes es escaso el tiempo para procesarlas y vivirlas a pleno.Me/nos deja también un tema de charla que durara mucho tiempo. Y un tema para desarrollar desde el arte en todas sus formas. Es tan “universal” como el hambre o la muerte.





Gustavo Suárez


Músico uruguayo (reside en Argentina desde 1974). Docente desde 1982. Grabó varios cds solistas y varios con otros artistas: “Che Botija” (junto a Hernán Alizieri), “Hot Club 4” (Pellican - López Furst-Janon), “Cebolla en aceite” (Adriana Nano)y ha escrito un libro de armonía titulado “De Música”.Compuso la música de varias obras de teatro del dramaturgo local Jorge Paladino, entre ellas “Romance a la Guerra del Atlántico Sur”.

¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?

En mi departamento ubicado en la ciudad de San Miguel provincia de Bs. As.

¿Cómo la vivís?

Hay días mejores que otros.Soy maratonista también y el encierro (y no tocar en público) lo hacen difícil. Doy charlas y conciertos virtuales. Las clases son a distancia, pero en mi caso siempre me han gustado más las presenciales.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 

Creo que fue un virus programado.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?

Muy incierto.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?

Sí.

¿Y la Argentina?

También.

¿Qué te dejó esta experiencia?

Por un lado valorar lo realmente importante, afectos, amigos. La simpleza de las cosas de cada día que pasamos por alto.Escuchar, ser escuchado.  Lo material pasa a segundo plano. Tener tiempo para pensar.



Enrique Emiliani
Católico, Argentino y Peronista. Vecino de Bella Vista, Partido de San Miguel. Abogado. Casado, 6 hijos, 1 nieto. Político retirado. Escritor de a ratos. 

¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?

En mi casa, con mi mujer, mi suegra, 5 de mis 6 hijos y mi nieto de 3 años. 

¿Cómo la vivís?

En lo personal, fue un tiempo fructífero para mi enriquecimiento espiritual y cultural,para escribir, trabajar en modo remoto lo que se pudo desde casa, y para fortalecer la vida en familia y las relaciones interpersonales y comunitarias con cada uno de sus integrantes. Desde ese aspecto, fue un buen tiempo qué de otro modo, por mi habitual ritmo laboral, no hubiera disfrutado, en mi casa.
Pero, Perón nos enseñó, entre tantas, dos cosas: 1.- que no se puede ser feliz en un pueblo que no es feliz, y 2.- que la persona humana necesita y tiene derecho a un bienestar espiritual, afectivo y material (Congreso de Filosofía, Mendoza, 1948). Entonces he vivido y vivo esta extraña y confusa cuarentena con la preocupación que me genera, como a tantos argentinos, el proceso de empobrecimiento material de millones de compatriotas y el proceso de profundización de la quiebra de la economía y del patrimonio nacional. 

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 

No me cabe ninguna duda de que esto ha sido provocado intencionalmente, y que es el principio de un nuevo ordenamiento mundial tendiente a dominar a la humanidad como nunca antes, a través de guerras bacteriológicas, pandemias provocadas, pérdidas progresivasde la libertad y de la dignidad, restricción de derechos humanos y aniquilación de las identidades culturales. Una dominación instrumentada a través del miedo, de las tecnologías, de medidas de seguridad restrictivas de la libertad, de novedosos protocolos de aislamiento, de un discurso único bajado desde los medios masivos de comunicación y organismos como la ONU, del empobrecimiento cultural, educativo y material de la ciudadanía, y del debilitamiento de las democracias y la extinción de las repúblicas. Me vienen a la memoria dos novelas: Fahrenheit 451, de RayBradbury; y 1984, de George Orwell.
En noviembre de 2019 se realizó en EEUU un simulacro de Pandemia que afectaría al mundo. El simulacro se llamó Covid-19. Bill Gates, presente en el congreso del simulacro (entre otros personajes nefastos de las corporaciones y los buitres que dominan y destruyen la humanidad) anunció luego que una pandemia afectaría al mundo.


¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?

Ésta pandemia, desde el punto de vista médico, terminará con la llegada de la primavera. Pero habrá comenzado el nuevo ordenamiento mundial. El 1% de la población mundial será mucho más rica que ahora, y el 99% del resto del mundo será mucho más pobre. Los Fondos Buitres arrasarán con las economías mundiales y los patrimonios de las Naciones Estado, las grandes corporaciones multinacionales querrán profundizar e imponer el reemplazo de trabajadores por la robótica, y la flexibilización extrema de las condiciones laborales en perjuicio de los trabajadores del mundo y sus derechos. Los países como Argentina, los países hermanos latinoamericanos, los africanos, verán arriadas sus banderas históricas de la lucha por la liberación de los pueblos: la soberanía política, la independencia económica y la justicia social. La ONU, brazo diplomático de las grandes potencias, tendrá vía libre para obligar a las personas a colocarse el chip que, con la excusa del terrorismo, tiene proyectado desde años que todos lo tengamos incorporados en nuestros cuerpos antes del 2030. Será otro instrumento de dominación, y de marginación. No vacunados y sin chip, serán los parias de la Tierra.      

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?

De ninguna manera. En el mundo hoy mueren por segundo 7 chicos por desnutrición o enfermedades curables: un genocidio silencioso del que pocos hablan, y del que son responsables las grandes potencias, los fondos buitres, las corporaciones multinacionales, las empresas de medios de comunicación y las dirigencias políticas y empresariales. A ese drama se pueden agregar otros como por ejemplo: la tragedia de los millones de personas que carecen de agua potable y que viven en la pobreza o la indigencia, la desigualdad criminal en la distribución de la riqueza producida con el esfuerzo de los trabajadores, la explotación de mujeres y niños en el turismo de prostitución, los abortos de miles de bebes por nacer con malformaciones (al mejor estilo Nazi); las persecuciones religiosas y étnicas actuales en el Medio Oriente; la masacre del Pueblo Palestino; la diáspora del pueblo Sirio.
Estos son algunos de los verdaderos y trágicos dramas de la humanidad en el Siglo XXI, y de antaño. El coronavirus es una gripe altamente contagiosa, pero menos letal que muchas otras enfermedades. 

¿Y la Argentina?

De ninguna manera puede pensarse con razonabilidad que el Coronavirus pueda ser el mayor problema del Siglo XXI en la Argentina. El nuestro es un país castigado con otros males muchos más graves, como, entre otros: un endeudamiento feroz (desde la Dictadura Militar del 76), con una pobreza creciente que ya raya el 45% de la población,con una democracia cada vez menos participativa y cada vez más formal, con una dirigencia política, empresaria, periodística y sindical cada vez menos nacionalista, cada vez más enriquecida y corrupta, cada vez menos demócrata y alejada de las necesidades del Pueblo y de la Patria; cada vez más materialista, individualista, corrupta y liberal. 
Hoy, al 26.4.2020, hay en el país cerca de 12.000 infectados de Dengue, y menos de 4.000 de Coronavirus. A la fecha, desde el primer caso de Coronavirus, murieron en el país más de 28.000 personas por diversas causas; de Coronavirus sólo 179.
Y si queremos comparaciones históricas: en el Siglo XIX murió el 20% de la población de la ciudad de Buenos Aires a causa de la fiebre amarilla. Equivaldría a que hoy murieran alrededor de 700.000 personas. Pero el país siguió funcionado. En la Batalla de Maipú, en la que San Martín liberó a Chile, murieron en un sólo día más de 1000 argentinos, compatriotas que dieron su vida por la Patria, que cruzaron heroicamente una inmensa cordillera, muertos de frío y de hambre, para liberar la América del Sur del Imperialismo Español. En la década del 50 (la Resistencia Peronista) y en las del 70 y 80, miles de compañeros y compañeras perdieron la vida, su libertad, sus bienes o sus familias, para luchar contra las dictaduras y por la liberación.
Entonces, ¿a qué todo ese miedo que no dejan de inocular los noticieros? ¿por qué tanto sometimiento de la población al aislamiento social y obligatorio? ¿qué salud pretende cuidarse con la cuarentena si el daño moral, psíquico, familiar, educativo, cultural, espiritual y religioso que se está causando con todas las medidas del aislamiento obligatorio son y serán muchos más graves? ¿cuántas operaciones se están dilatando, cuantos diagnósticos preventivos no se están realizando (mamas, melanomas, diabetes, etc.) o se están demorando a causa de la cuarentena; cuantos morirán mañana por ello?
El gobierno alega que basa las extensiones de la cuarentena previo escuchar las opiniones de los infectólogos y especialistas; pero, en una república dónde uno de sus principios son la publicidad y la transparencia de los actos de gobierno, ¿por qué no se transmiten en vivo a la población esas reuniones, o por qué no se publican sus opiniones y conclusiones? El Pueblo tiene derecho a saber, y no basta con una clase de facultad y con filminas dadas por el Presidente cada dos semanas. ¿O por qué tenemos que enterarnos de las conclusiones de los especialistas a través de las entrevistas con personajes harto conocidos por todos nosotros, como Nelson Castro, Marcelo Bonelli, Adrián Ventura; si ya sabemos para qué equipo juegan?       

¿Qué te dejó esta experiencia?

Por todo lo antedicho, en lo personal y familiar, un tiempo fructífero para fortalecer el espíritu y los afectos, a pesar de las dificultades económicas, para enfrentar con dignidad y libertad el mundo que vendrá y nos querrán imponer.
Como ciudadano y como Peronista, ésta experiencia, aun no concluida, me deja una sensación mezcla de bronca y decepción. No se puede hacer historia contra fáctica, tal como me enseñaron en el profesorado de historia de la UNGS, pero a mi modo de ver Perón y Evita hubieran abordado éste tema de otro modo, con un criterio más nacional, más realista en lo geopolítico, y más integral desde lo humano. 
Hoy no hay federalismo en el país (como casi nunca lo ha habido): los gobernadores de las provincias que apenas tienen casos de Coronavirus siguen igual acatando mansamente las directivas del gobierno central. ¿Por qué? Porque si no,no les giran fondos. 
Hoy no funciona la República: el Congreso no funciona, y la Justicia tampoco; todo el poder constitucional se ha concentrado en una sola persona. Los diputados y senadores no se reúnen. ¿Por qué? ¿No podrían hacerlo en un estadio techado y sentados en sus bancas en gradas a distancia? ¿No pueden trasladarse en autos desde sus provincias? ¿Tienen miedo? ¿De qué? Sí Belgrano, Juana Azurduy, MacachaGuemes y Artigas hubieran tenido miedo la Patria no sería libre. 
Hoy no funciona la República: tanto la CSJN como la CJS de la Provincia de Buenos Aires, y de las demás provincias, no han autorizado la reanudación y el funcionamiento pleno y virtual de los Tribunales Nacionales y de las Provincias. Ello constituye una grave violación al derecho humano de acceso irrestricto a la Justicia, y una demora injustificada que lesiona derechos de toda índole. Un ejemplo: llevo adelante un amparo de salud de una joven de 28 años que se puede quedar ciega porque su obra social le niega una operación y tratamiento, y la justicia civil federal donde tramita la acción de amparo de salud me negó el habilitamiento de la feria extraordinaria dispuesta por la CSJN y no se dicta entonces sentencia, y se “desampara” a la víctima. La Corporación Judicial tiene jueces que ganan entre 400.000 y 500.000 pesos por mes, pero hoy ni siquiera trabajan desde sus casas resolviendo casos urgentes o al menos poniendo al día miles de causas que tienen demoradas y atrasadas en sus juzgados, lo cual implica una tácita denegación del derecho a la justicia. Ya lo decía José Martí, la demora de la Justicia equivale a la denegación del derecho a la misma. Por otra parte, tampoco funciona hoy la república porque el aislamiento social obligatorio es inconstitucional y ninguna corte o tribunal dice nada al respecto. 
Por todo ello, es negativa la experiencia que como argentino me deja esta determinación de aislamiento social obligatorio, dónde nadie niega que podrán salvarse hasta un par de miles de vidas, pero el costo espiritual, moral, psíquico, físico, familiar, económico, y laboral que se la hará a la gran mayoría de la población y al patrimonio nacional, tal vez el día de mañana nos demuestre que fue mucho más grave y mayor.









Claudio Santa Maria
Periodista – Artista









¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?

En mi casa…con parte de mi familia.

¿Cómo la vivís?

Con ansiedad y preocupación. De todas formas salgo a trabajar escalonadamente porque en el canal nos dividimos para ser menos en el piso de trabajo. Y cuando estoy en casa hago entrevistas bajo la modalidad “virtual” a través de Skype. Por otro lado ya he escrito mil cosas -que tiré  a la basura- y he tocado la guitarra y pintado una puerta tres veces.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 

Me parece que todas son versiones corporativas. Jamás sabremos la verdad. 

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?

Finalmente habrá vacuna. Pero vendrán nuevos virus. Es casi de manual. Sin restar importancia, porque todo esto ha dejado demasiados seres queridos muertos, el mundo sigue haciendo negocios con la muerte.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?

No. El hambre es el verdadero problema. Han muerto muchas más personas por esta razón y sin embargo no se lo soluciona, cuando lo que sobra es dinero. 

¿Y la Argentina?

Y ahí andamos…Necesitamos que se muera algún conocido para que tomemos enserio la cuarentena. Somos difíciles. Menos mal que cambió el sentido político del Estado “presente”. Sino sólo quedarían los que pueden pagar un servicio privado de salud y comerían solamente los que tienen dinero. Los demás … “que se arreglen”. De todas formas pasaremos tiempos difíciles. No tenemos plata y estamos súper endeudados , combo perfecto para seguir como podamos. Eso sí…los argentinos somos expertos en resistir y sobrevivir.

¿Qué te dejó esta experiencia?

Conciencia de finitud. “Hoy estamos…mañana no sé”  ha dejado de ser poético para convertirse en una rotunda realidad. Esto…si la podemos contar…debería llevarnos a tener vidas más bellas y no postergar nada…nada…porque “mañana nunca se sabe”.




Cecilia Fernanda Gómez 
Empleada administrativa de un Estudio Contable, madre, esposa, ama de casa. 

¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?

Estoy realizando el aislamiento en mi casa en la localidad de Ingeniero Pablo Nogues. Junto a mi hijo de 9 años y mi marido.

¿Cómo la vivís?

Tratamos de llevarlo de la mejor manera posible, tenemos algunos días tristes, otros días complicados pero la mayoría de ellos con alegría ya que estamos juntos, cosa que durante el año con la rutina que llevamos (a mil) no podemos. Tratamos de jugar mucho, reírnos contando chistes, mirar pelis, cocinar, comer (hasta por demás) y un sinfín de actividades diarias que planificamos, para que este proceso se haga lo más llevadero posible.   

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 

He escuchado y leído muchísimas hipótesis y versiones por la tele, radio, internetdel origen del virus, pero la realidad que lo que me preocupa aún más es saber cómo hacer para poder salir de esta crisis, con todo lo que ello implica. Hacer entender a la gente, del cuidado y las medidas que tenemos que tomar como sociedad para aportar nuestro granito de arena para que esto sea lo más leve posible. 

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?

Yo imagino o por lo menos tengo mucha esperanza de que vamos a salir adelante con todo esto, va a costar, no va a ser fácil, va a llevar su tiempo, pero considero que si a la ciencia le sumamos los cuidados que los especialistas nos indican, esta situación se tiene que revertir.  


¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?

Sin dudas es un gran problema la pandemia que estamos atravesando, pero considero que a nivel mundial hay muchas otras que son demasiado graves y hasta aún peores que esta.

¿Y la Argentina?

Creo que también en nuestro país es algo importantísimo y bastante grave, pero sin dudas hay cosas más terribles que esta. (Las muertes por desnutrición, violencia etc.)

¿Qué te dejó esta experiencia?

Si bien todo esto aún no terminó, lo que me deja es la importancia de valorar las pequeñas y simples cosas de nuestra vida cotidiana, que a veces no nos damos cuenta, de abrazar a nuestros viejos todos los días, de decirle a toda la gente que nos rodea lo importante que son en nuestras vidas, de lo mucho que los queremos y de compartir momentos (una charla, un mate, un café, una llamada) con la gente que amamos.



Carlos Raúl Lima

Comerciante, tiene un negocio de indumentaria masculina en San Miguel desde el año 1973. “Mi rubro está dentro de los que no son considerados esenciales y por lo tanto en esta etapa de la cuarentena no tengo permitido facturar ni abrir”, apunta.
Desde hace veinte años integra la Comisión Directiva de la Cámara de Comercio e Industria del Partido de San Miguel y desde hace cuatro la preside. En representación de la misma integra el directorio de la FederaciónEconómica de la Provincia de Buenos Aires con el cargo de vicepresidente adjunto, la Federación de Centros Comerciales a Cielo Abierto como vocal y la CAME como consejero titular.

¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?

La cuarentena la estoy pasando con mi mujer en nuestro departamento de San Miguel.

¿Cómo la vivís?

En principio como unas vacaciones forzadas, desde el primer momento tuve la convicción de que la misma seria por un tiempo prolongado y me focalicé en la forma de administrar mis ahorros, teniendo en cuenta que posiblemente pasen varios meses hasta volver a tener ingresos. 
Desde mi función como dirigente gremial empresario, junto al resto de la comisión directiva de la Cámara continuamos trabajando en busca de medidas que ayuden a nuestro sector (el de las micro, pequeñas y medianas empresas) a sobrevivir económicamente a esta pandemia. Esto nos lleva a trabajar intensamente con FEBA en la provincia y con CAME en lo que respecta a medidas de orden nacional. Entre las medidas solicitadas se destacan, créditos a taza 0 para pago de salarios, ampliación de la moratoria para deudas con AFIP, supresión de cargas patronales o por lo menos su disminución, suspensión de retenciones por ingresos brutos en provincia, etcétera. En el ámbito local nos encontramos analizando junto al gobierno municipal diversas medidas que tienen que ver, por un lado con la paulatina apertura de algunos rubros y su implementación, y por otro con las tasas comerciales y su posible supresión en algunos casos y postergación en otros.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 

Particularmente soy escéptico en lo que refiere a teorías conspirativas, máxime en situaciones como esta en la que a primera vista no hay ganadores, es posible que no sepamos todo, pero en este suicidio económico mundial todos pierden y sea cual fuere su origen, natural o creado en un laboratorio, lo cierto es que difícilmente haya ganadores en este desastre que,másallá de la cuestión sanitaria y del número de fallecidos, va a dejar la economía mundial al borde del abismo.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?

Finalmente esta pandemia va a pasar y posiblemente en lo que respecta a este tipo de gripe tengamos disponible una vacuna a corto plazo. En lo que respecta al efecto económico y su correlato social, dependerá de las acciones que encaren los distintos gobiernos, el siglo pasado el mundo se repuso de dos grandes guerras, en esta en particular la infraestructura queda intacta, solo se tienen que disponer los medios necesarios para volver a poner todo en funcionamiento.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?

Es indudable que es una situación inédita que ha golpeado a la economía mundial de una manera jamás vista, desde el punto de vista sanitario si nos enfocamos en el número de víctimas tenemos que reconocer que hasta el momento está muy lejos de acercarse a la cantidad de gente que muere por causas relacionas con enfermedades varias, algunas de estas producto de la desigualdad social, el hambre o la violencia estructural que sacude al mundo en muchas regiones. 

¿Y la Argentina?

La Argentina hasta el momento no está sufriendo la cantidad de contagios y víctimas que vemos en otros países y ojalá eso no suceda, en eso creo que fue fundamental el haber tomado las medidas de distanciamiento social y aislamiento prematuramente. Desde lo económico, nosotros venimos en caída libre desde hace más de 40 años, esto no va a hacer otra cosa que acelerar esta caída.

¿Qué te dejó esta experiencia?

Creo que todavía tenemos unos meses antes de que esto se termine y podamos empezar a recoger los restos, recién en ese momento, luego de ver en qué lugar quedamos parados creo que voy a estar en condiciones de evaluar qué rescatar de esta experiencia.







Brenda Liener
Periodista. Trabaja en la Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS) desde sus primeros años, siempre haciendo prensa y comunicación institucional. “A lo largo de este tiempo, han sido múltiples y estimulantes las acciones y proyectos desarrollados con el fin de contribuir a que el derecho a la educación superior no sea sólo una enunciación, sino una posibilidad real”, apuntó.




¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?

En mi casa, junto a mi familia. Vivo en Muñiz, partido de San Miguel, en un barrio tranquilo. Afortunadamente, tenemos un pequeño parque que nos permite disfrutar del “afuera”, algo que en estos días es sinónimo de aire fresco, sol y la posibilidad de estirar un poco las piernas. Eso sí, me pierdo el “show” de los balcones.

¿Cómo la vivís?

Sostengo mi trabajo diario de forma remota ya que, especialmente, en este contexto es fundamental brindar información actualizada a la comunidad estudiantil de la UNGS. Eso implica, como en tantas otras familias, una organización especial para conciliar mis responsabilidades laborales con las tareas escolares de mis dos hijxs (niña de 12, niño de 9) porque todo se tramita en una misma computadora. También hacemos algo de ejercicios para despabilar el cuerpo y las neuronas. Trato de no caer en la sobreinformación (es difícil); consumo noticias en horarios puntuales, escuchando a medios y/o periodistas que hacen un trabajo cuidadoso y no alimentan el sensacionalismo. También me gusta leer/escuchar a analistas como el sociólogo Atilio Borón o el psicoanalista Jorge Aleman, que hacen reflexiones que trascienden la inmediatez.Y también me distraigo con otras lecturas, para despejar la cabeza: ahora estoy con Los galgos, los galgos de la exquisita Sara Gallardo.
¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?
Ha pasado mucha agua bajo el puente desde esas primeras teorías conspirativas en las que se hablaba de una acción de inteligencia estadounidense llevando el virus a China para perjudicar al país asiático. Hoy, la versión que más me convence (y me desvela) es que este tipo de virus y otros tantos son consecuencia de la devastación que provocamos los seres humano en nuestro planeta, especialmente por la contaminación y la deforestación para sostener nuestras formas extractivistas de producción.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?

Intento ser optimista, y confiar en que la ciencia, una vez más, hallará una cura.  También quiero creer que esa capacidad de encontrar soluciones no alimente nuestra omnipotencia, y seamos conscientes de la fragilidad de la vida. El mundo está contando muertes de a miles… En el orden de los deseos, ojala avanzáramos hacia una vida de menos acumulación y concentración de la riqueza.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?

Sin duda, por el alcance que ha cobrado la pandemia y el número de víctimas fatales e infectadas es una experiencia sin precedentes. También es cierto que esta crisis tiene una particularidad y es la hipercomunicación. El mundo ha sufrido grandes epidemias, pero en esta oportunidad compartimos en tiempo real lo que sucede en cualquier rincón del planeta. Y no se trata sólo de información, sino de vivencias íntimas compartidas en las redes sociales que intensifican la dimensión de este problema.

¿Y la Argentina?

Afortunadamente, nos encuentra con un gobierno nacional y popular, que entiende y reivindica el carácter de lo público y la importancia del Estado. Una dirigencia que sabe gestionar y ha tomado medidas preventivas y de acompañamiento a la población que, teniendo en cuenta el bajo número de fallecimientos y contagios hasta ahora, han dado un muy buen resultado. Creo que como ningún otro gobierno de la región, en Argentina se ha podido capitalizar la experiencia atravesada especialmente en Europa. Por eso, son miserables los intentos de un sector de la oposición que busca obtener provecho de esta situación, alimentando el discurso de la antipolítica, cuando han sido ellos los que ajustaron y desfinanciaron a la salud pública y sus trabajadores, convertidos hoy en actores esenciales para poder dar esta pelea.

¿Qué te dejó esta experiencia?

Es un virus que viaja en avión, es una enfermedad de clase media, no hace distinción. La crisis pone en evidencia lo que en tiempos normales puede soslayarse: aparecen egoísmos, mezquindades, faltas de empatía… me enojan muchísimo relatos como el del consorcio que intimó a una médica, o los reclamos de usuarios de prepaga reclamando anticipadamente el “derecho” a internarse en una clínica y no en un hospital público. Hay que trabajar por romper la lógica del “sálvese quien pueda” individualista, y alentar modos más comunitarios y respetuosos de vivir y producir; de coexistencia entre las personas y con nuestro planeta…  realmente es tiempo de cambiar nuestras formas de vivir, porque como dice ese graffiti en alguna pared del mundo: “No queremos volver a la normalidad, porque la normalidad es el problema”.



Agustina I. Balbastro
Enfermera Universitaria (M.N. 74.057  M.P. 107.463) Unidad de Cuidados Intensivos – Hospital “Raúl F. Larcade”.


¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?

Dado a que soy enfermera de cuidados intensivos del Hospital Municipal de San Miguel, por un lado continúo mi actividad laboral y por otro lado vivo sola así que el resto del tiempo cumplo con el aislamiento social en el departamento monoambiente que alquilo y que no tiene balcón (prácticamente como si fuese una celda de prisión). ¿Por qué describo mi hogar? Lo hago porque sufro el encierro de la cuarentena en una de las modalidades, que aunque entiendo no es el peor de los casos, es sumamente difícil y desolador.  

¿Cómo la vivís?

Como lo expresé en la pregunta anterior, por un lado padezco mucho el encierro. Trabajo en la Terapia Intensiva en el turno noche, y al no tener balcón desde que inició la cuarentena no pude exponerme a la necesaria luz solar. 
Es una situación absolutamente nueva en el mundo. No es la primera pandemia que la humanidad ha sufrido, recordemos la peste negra S. XIV, o la gripe aviar 2009 (H1N1) entre otras. Pero si es la primera vez que nos enfrentamos a un virus excesivamente contagioso. La preocupación es muy grande ya que no contamos con antecedentes que nos puedan dar una perspectiva certera de cómo será el desarrollo y desenlace de tan desafortunada emergencia sanitaria mundial. Pero debido a que éste virus llegó a la Argentina después de varios ejemplos de diferentes formas de afrontamiento en Asia y Europa con sus respectivos resultados, nuestro Presidente tomó una decisión que, en mi humilde opinión,ha sido muy acertada. Alemania es el país que mejor afrontó la pandemia por dos razones: una fue el hecho de hacer hisopados masivos. Nuestro país no cuenta con la cantidad de material necesario para hacerlo. La otra razón por la que el país germano tuvo tan buen resultado es el hecho de contar con equipamiento suficiente para atender a todos los casos que fueron surgiendo, cosa que es de público conocimiento nuestro país carece. Por lo tanto la cuarentena y el aislamiento social es la mejor forma con la que podemos enfrentar los argentinos la pandemia. Mi querido hospital ha recibido generosas donaciones de protección tales como máscara “total face” y barbijos de las que mis compañeros y quien suscribe estamos muy agradecidos. Pero en realidad en el día a día enfermería habitualmente se expone a gérmenes mucho más letales y virulentos que el Covid19 (tuberculosis, meningitis, pseudomonas, kleibsiellas, etc.). Creo que los aplausos diarios de las 21 hs. surgen de que por primera vez puede visibilizarse los riesgos que afrontamos día a día todo el personal de Salud. Pero me permito en ésta oportunidad contarles que es enfermería quien baña al paciente, rota, aspira sus secreciones, higieniza, controla signos vitales, contiene al paciente tomándose tiempo que no sobra para “prestarle la oreja” al ser humano enfermo que padece y que está sufriendo en la soledad de una unidad cerrada. Todas nuestras actividades como enfermeros nos ponen en la máxima primera línea ya que requieren contacto directo, cercano, cuerpo a cuerpo con el paciente durante toda la jornada laboral. Es cierto que nosotros los enfermeros tenemos una gran vocación de servicio, amor al extraño como relata Elizabeth Kubler Ross (psiquiatra especialista en cuidados paliativos) en su libro “Lecciones de Vida”, lectura que recomiendo para ésta cuarentena.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 

Teorías conspirativas, búsqueda de culpables… Creo que indagar sobre el origen tiene su cimiento en buscar a quién culpar y castigar para saciar nuestro enojo. No tengo una opinión, tampoco creo que en este momento sea importante. Científicos del mundo entero estudian y continuarán estudiando en profundidad hasta tener una respuesta. Pero lo importante de la misma, en mi humilde entender, es aprender, corregir y evitar que vuelva a suceder.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?

Son demasiadas las variables que influyen en el desenlace y dependen de todas las acciones individuales. Con lo cual es muy difícil pensar en un pronóstico. Lo que es de público conocimiento es que nuestro escudo y espada es cumplir con el famoso hashtag #quedateencasa. Además de cumplir con el resto de las medidas tales como de higiene, distanciamiento de 1,5 m., etc. Nuestro país viene sufriendo inflación altísima, crisis económica y desempleo en aumento que ha llevado a que muchísima gente dependa del sistema de Salud Pública. Un gran porcentaje de la población no ha podido continuar pagando las costosas tarifas de las prepagas y el desempleo ha dejado sin obra social a otro gran porcentaje. Es por todo esto que si las acciones individuales no respetan las reglas impuestas, nos dejarían sin nuestra única defensa contra esta pandemia.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?

Puede ser, no se puede todavía saber si es o no el mayor problema. El día de mañana la historia nos va a contar si lo fue. Pero las consecuencias económicas serán enormes y golpearan fundamentalmente a los sectores más vulnerables. En toda crisis unos pocos logran beneficiarse, pero no creo que sean muchos en las circunstancias dadas.

¿Y la Argentina?

Es muy interesante como la Argentina está afrontando la pandemia. Según nuestro Presidente “el mundo nos está mirando”, y no tengo dudas al respecto. Es un desafío enorme para un país latino con sus características afectuosas y acostumbrados a frecuentes reuniones sociales cumplir con tal extenso aislamiento social. 

¿Qué te dejó esta experiencia?

La experiencia la estamos transcurriendo, no creo poder dar testimonio aún de un legado. No obstante, el tiempo que transcurre entre guardia y guardia lo aprovecho para la lectura, el estudio y la reflexión. Evidencio en mis vecinos distintas actitudes que podrían definirse como distantes y hasta opuestas. Hay vecinos que, desentendidos de quienes estamos trabajando y con necesidad de descanso, generan ruidos molestos y no reparan en el otro.  Como también hay familias sumamente solidarias que han formado redes de apoyo colaborando con los vecinos y brindando su ayuda desinteresada. Hay quienes no respetan la cuarentena y atentan contra la Salud Pública. Pero también muchísimas personas que si lo hacen convirtiéndose en soldados valiosos para ésta lucha desigual contra el covid19.









Adriana Wechsler

Docente jubilada.








¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?

En mi casa en Capital Federal en el barrio de Colegiales conviviendo con mis dos hijos y la pareja de uno de ellos.

¿Cómo la vivís?

Vivo este aislamiento preventivo casi como un libro fantaseado de una historia del futuro, estoy pensando siempre cómo queremos o podemos ser después de esta pandemia mundial, qué efectos producirá a partir de lo que hagamos como sociedad. Me preocupa mucho lxs sin techo y la cantidad de femicidios y violencias intrafamiliares que atraviesan la pandemia y este aislamiento, sin toda la ayuda y visibilización que se merecen.Sin dudas, el coronavirus o el covid-19 no discrimina, no diferencia clases, etnias, orientaciones sexuales y evidentemente en el capitalismo lleno de inequidades debería producirse un gran cambio en las sociedades que no imaginé vivir, cuando pensaba esos libros del futuro. 


¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?

No sé mucho del origen y no me gustan las conspiraciones respecto de cómo se generó, pero sin dudas esta enfermedad se muestra como una característica más que el neoliberalismo ha producido y produce en las diferentes necesidades de la vida cotidiana como salud, educación y desnuda, en el caso de la Argentina, los cuatro años de vaciamiento que el gobierno de Macri y sus múltiples cómplices, especialmente los medios de comunicación, hicieron de nuestro sistema de salud un claro negocio y dejaron muy expuesta la necesidad urgente de accionar en reparar los mismos a contrareloj del pico de la enfermedad.Para mí, la pandemia evidencia la barbarie que ofrece la sociedad patriarcal capitalista y hablar de quedarte en casa, implica tener una casa o un lugar agradable, amoroso y contenedor, realidad que a muchxs no les ocurre en el mundo entero.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?

No sé cómo se saldrá y cómo terminará, sé que muchos perderán o perderemos seres queridos, otros serán los héroes de haber contenido o haber curado a muchos, otros están trabajando de modos diferentes, pero sin dudas esta experiencia inédita debe generar cambios en la cabeza, emociones (angustiantes y felices). 
El dinero no invertido en asegurar la mejor cobertura sanitaria de la población o la contradicción de pensar la salud vs la economía, es de alta irresponsabilidad de los que más tienen. Generar mejores recursos materiales o humanos habla de apostar a la soberanía y a la solidaridad, ya que el mercado deje de ser quien marque los designios de lo que pase en la vida de cada unx de nosotrxs. También me preocupa mercantilizar la educación, pensando que desde lo virtual se va a generar el mismo aprendizaje y no considerar la importancia del vínculo docente alumnxs cotidiano, es negar que el vínculo impregna los saberes y aprendizajes y esta etapa si bien acompaña el proceso sin dudas es insuficiente. Ni hablar en los sectores más vulnerables donde ni buena conectividad hay para llegar a acompañar esos procesos.
La falsa oposición de salud vs la economía, que buscan instalar algunos, solo muestran como no están dispuestos a ganar  un poco menos los que siempre han ganado más. En brevísimo tiempo el mundo muestra con este virus las diferentes formas de otorgar valor o de entender cómo se organiza la vida. En otras palabras, que las riquezas de algunas personas que en el planeta acumulan los recursos son  pocas familias y los más pobres son los que padecen siempre.
Imagino salir con una construcción de modelos socio-económicos alternativos, lo cual implica una batalla cultural enorme y esta pandemia al haber surgido, por lo menos en Argentina, de contagios de gente que pudo viajar al exterior con poder adquisitivo, permitió mostrar que no siempre de los grupos minoritarios, diferenciados, más humildes o vulnerables o de los populistas, surgen los problemas. Se evidencian y habilitan cambios drásticos de fondo. Hay que lograr que la salida de esto no sea con más especulación y haciendo que pocos sigan haciendo fortunas a consecuencia de los grupos antes mencionados que padecen desigualdades obscenas. Fantaseo una sociedad con equidad distributiva.
Me ha tocado presenciar lo mejor y lo peor de muchxs de nosotroxs en estos días, en tanto mil gestos de cooperación y de organización para ayudar a los que están en situación de riesgo, pero también ver la poca solidaridad para desmercantilizar o especular y lograr erradicar violencias y desigualdades. 
Cuando empiezo diciendo libro del futuro es porque habiendo militado tanto desde lo sindical para que otro gobierno nos gobierne en Argentina jamás imaginé que ese futuro era con posibilidades concretas hoy tan pronto,  tanto en valores, criterios sobre la deuda o prioridades a desarrollar. Es una suerte para mí estar con esta conducción y no con una neoliberal.
Imagino que las pérdidas humanas se irán incrementando porque el pico de la enfermedad, por lo menos en Argentina, no llegó y hasta que los científicos consigan una vacuna falta, pero también se está tratando de priorizar que la crisis la paguen los que más riquezas han acumulado y no necesariamente los que siempre la han padecido.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?

No creo que sea el mayor problema que padeció el mundo en lo que va del siglo, quizás porque solo pasaron pocos años, pero es algo que a mi generación por ser grupo de riesgo debemos considerar importante.


¿Y la Argentina?

De alguna forma ya respondí en las otras preguntas. La puesta en valor de lo público, la atención especialmente económica a cada sector necesitado, la prioridad que el gobierno le da a la salud especialmente mientras tiene que afrontar la deuda externa y el camino que no sea a costa de lxsArgentinxs, me gusta mucho.

¿Qué te dejó esta experiencia?


Por ser una experiencia vivida en familia tratando de no estar pendiente de la cantidad de infodemia que hay y conectada con los afectos y con no dejar de organizar (mi hábito en la vida en general) comidas, actividades, contención, amigos y familiares y companerxs no es la situación más agradable que me ha tocado vivir pero aquí estamos resistiendo.










Érica Acosta.
Mujer, madre, hija, maestra, profesora de Matemática, amor incondicional hacia perros/as, gatos/as y árboles.








¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?

En mi casa, San miguel, con mi familia.

¿Cómo la vivís?

Tranquila, generando espacios y momentos con mi familia, aprendiendo, trabajando, haciendo yoga.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 

Hay muchas teorías conspirativas pero son sólo versiones. No creo que sepamos nunca la verdad porque las potencias del mundo mienten mucho. En mis momentos de ocio, leo muchas cosas y en una de ellas, leí que casi todos las pandemias de la historia se originaron en Asia. También afirman que muchos animales tienen virus y como en Asia son miles de millones, no hay suficiente alimento para tantas personas por eso recurren a alimentarse de animales. Acá en el mundo occidental nos parece un horror. 

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?

Muchas pérdidas de vidas humanas y economías derrumbadas. 

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?

No. El siglo recién comienza. No soy optimista. Los avances científicos y tecnológicos crecen a pasos agigantados pero no es proporcional con mejorar las necesidades de la mayoría de la población mundial. Por ejemplo: el hambre, la falta de agua, la contaminación, la desertificación, etc. ¿Cómo es posible que tengamos satélites y pensemos en habitar Marte mientras millones de niños/as mueren por desnutrición en el mundo? Si no existe un cambio de paradigma a nivel mundial donde los avances dejen de estar al servicio de la rentabilidad de unos pocos, implicaría que no aprendimos nada de esta triste situación.

¿Y la Argentina?

Este país tiene muchas vidas, no sé cuál es ésta. Al problema de la pandemia, le tenemos que sumar esta crisis económica que venimos padeciendo hace muchos años y parece no tener fin. Se necesita un plan a largo plazo, de 10 años o más. Para ello se deberían realizar cambios estructurales en la mayoría de los ámbitos. 

¿Qué te dejó esta experiencia?


Vi en las redes que el dueño de un banco europeo murió de covid19. Muy simple, esta experiencia me deja que sin salud no tenemos nada; no importa la cantidad de riquezas que tengamos acumuladas.




Gabriela Aznarez
Docente, profesora de Educación Física. Actualmente cumple funciones como Directora en la Escuela Secundaria N°11 del Barrio Rafael Obligado en Bella Vista, Distrito de San Miguel.

¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?

La cuarentena me tocó cumplirla entre mi hogar y la escuela, digo esto ya que la Escuela Pública debe atender el Servicio Alimentario Escolar (SAE), además, del Proyecto de Continuidad Pedagógica (PCP).
Cada 15 días se realiza la entrega de SAE(entrega de bolsones con productos alimenticios), esa tarea es en el establecimiento, ante cualquier eventualidad que pudiera ocurrir me acerco a la escuela o a las casas de los alumnos si es necesario. 

¿Cómo la vivís?

Si bien no estoy entre los grupos de riesgo, vivo esta situación con una enorme preocupación por el presente y el futuro, en especial por mis estudiantes, el vivir la cuarentena entre la escuela y mi casa, me permite ver una realidad muy triste en especial con los que menos tienen.
Me ha tocado acercarme a las casas de distintas familias y encontrarme con que muchos de nuestros estudiantes no tienen un adentro para cumplir el aislamiento, que su adentro es la vereda, la calle y eso me preocupa, y me ocupa en pensar cómo acompañarlos.
Hoy me toca pelear con un monstruo burocrático para poder conseguir un bolsón más para mis estudiantes, cosa que no debería pasar, que llenar planillas, que llamar por teléfono, que te pasan con uno y con otro, y que sabés que aunque hagas todo eso la respuesta no llega a tiempo. Ese es el presente que me angustia y me hace estallar.
Por otro lado, me preocupa el futuro de mis alumnos, sabemos que nuestros estudiantes tienen como punto de anclaje la escuela, en un sentido más amplio que no es sólo aprender contenidos curriculares, la escuela, además, contiene, acompaña, escucha, comparte la palabra, y abre puertas hacia otros horizontes posibles.
Estamos perdiendo la conexión con ellos,si bien hoy el desafío de los que enseñamos es romper con las paredes y hacer escuela desde otro lugar, se dificulta mucho esta tarea ya quenos encontramos con otra barrera: muchos de los estudiantes tienen un solo celular por familia y lo comparten entre 5 ó 6 hermanos, otros se quedan sin datos, y otros no tienen PC.Esta desconexión, no conocida por muchos, en la supuesta era del “ciberespacio o de la conectividad”, en el siglo XXIdonde tenés el mundo en tus manos con solo hacer un “click”, al menos, en el barrio de mi escuela, Rafael Obligado de Bella Vista, Partido de San Miguel, no estaría sucediendo.
Esto me llena de preguntas aún sin respuestas. ¿Qué pasa si a mis alumnos los invade el desinterés?, ¿les va a ganar nuevamente la calle?, ¿es posible que un docente cumpla con el aislamiento obligatorio ante distintas circunstancias que hoy viven nuestros pibes?, ¿se puede ser indiferente ante esto?  Y otras tantas preguntas que me invaden en el silencio del aislamiento.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del Coronavirus? 

Creo que hoy ponerse a debatir sobre el origen del Covid-19, es un tiempo perdido, al menos desde mi humilde opinión, me parece que hoy nos ocupa combatir la enfermedad desde el lugar que nos toca a cada uno y respetando las normativas vigentes establecidas por las políticas de Estado, que fueron analizadas y llevadas a cabo por un equipo especialista en Salud Pública y sus dirigentes. 

¿Cuál creés o imaginás que será el desenlace?

Me imagino un futuro complejo, en el que una vez más, como argentinos pondremos en juego nuestra creatividad para salir de esta crisis a nivel sanitario, económico y educativo.

¿Crees que estees el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?

Creo que es el que más se visibilizó en tanto que afectó a potencias mundiales. El mayor temor de la pandemia es la muerte y la ausencia de vacunas.Sin embargo, el coronavirus no es el que más muerte se lleva, existen causas sin tanta prensa, que afectan a miles de personas, que los lleva a la muerte y que seguramente la vacuna llegará más tarde que nunca.

¿Y la Argentina?

Me parece que en la Argentina pasa lo mismo que a nivel mundial, aquí tenemos serios problemas con el dengue, la desnutrición infantil, tuberculosis, o las muertes por femicidios, entre otras, y a veces pienso que está tan naturalizado que estas situaciones las perdemos de vista.

¿Qué te dejó esta experiencia?


Una vez más aprendí a mirar el vaso medio lleno, me reencontré con mis hijos, redescubrí mi hogar y fundamentalmente el trabajo solidario con otros y por otros.Creo que la vorágine del día a día nos estaba robotizando y está pandemia nos está mostrando que una sociedad sólo se puede pensar como una construcción colectiva, cuando te das cuenta que el otro está a tu lado, te cuida, vos lo cuidas a él y compartimos un mismo horizonte, “el bien común.”













Gabriela Fernanda Fallatti
Profesora de Química, en el nivel secundario y secundaria de adultos.






¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?

En mi casa, en José C Paz. Junto a mi pareja y mi mamá. 

¿Cómo la vivís?

Por un lado, trabajando, soy docente y siento que mi trabajo se volvió de tiempo completo, aunque ahora abordo menos aspectos de la enseñanza, trabajo más. A pesar de ser una persona con manejo de la informática, tuve que adaptarme a manejar muchas tecnologías nuevas para poder llegar a mis alumnos de otra forma. Por otro lado, preocupada por la situación del país en general, toda esta incertidumbre me genera miedo de qué es lo que puede pasar a nivel social y económico. 

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 

Creo que podrían hacernos creer lo que quieran, no sabemos nada y estamos en vulnerabilidad, esto lleva al ser humano a querer creer en algo para afianzarse a eso, a veces creemos lo que nos da tranquilidad y a veces lo que más nos asusta, todo depende de quién lo mire. Lo más importante no es su origen, sino cómo hacemos para terminar con él y volver a construirnos como sociedad. 

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?

Aún falta para que todo esto pase, pero mientras tanto se va a seguir cayendo la economía y espero que la parte sanitaria soporte lo que se viene. La gente está pasando hambre, a eso hay que sumarle la desesperación de ver mal a su familia, el desconocimiento de lo que verdaderamente está pasando, y la incredulidad de gravedad del problema. Esto va a desencadenar en que tengan que salir a trabajar, o en su defecto, a obtener lo que necesitan. Deseo de corazón que podamos manejar esto, que podamos seguir en cuarentena, parando el crecimiento del virus, y que no perdamos el control de la situación. Hemos tomado buenas decisiones a nivel país, por eso no tenemos tantos muertos como en otros lugares, es importante que así nos mantengamos. 

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?

Es difícil responder eso cuando no sabemos si esto es solo el comienzo de algo más grande, sin dudas nos destrozó a nivel mundial, no sólo cayeron las economías de muchos países sino que esta pandemia se llevó miles de vidas, pero considero que es algo que podemos remontar, algo de lo que podemos salir, algo que el día de mañana nos va a dar fuerza para reconstruir lo nuestro. Sin embargo, hay miles de personas desfavorecidas en el mundo, miles de personas muriendo por desnutrición, miles de personas sin acceso a una educación y miles de personas muriendo por la crueldad humana. No creo que esto sea el peor problema, sino el no ver un poquito por los demás. 

¿Y la Argentina?

Como ya mencioné antes, considero que hemos tomado buenas decisiones a nivel país con respecto a la pandemia, no creo que sea lo peor que nos pasa, es mayor el porcentaje de gente desfavorecida socialmente, así como también la gente que muere en manos de otra. Nuestro mayor problema, cuando todo esto pase, va a seguir acá. 

¿Qué te dejó esta experiencia?


Mucha reflexión, vivo intensamente, a veces hasta demasiado rápido. Aprendí a disfrutar de mi familia en este tiempo, a hacer las cosas más tranquila, a no desesperar y a valorar a cada una de las personas que me rodean que hoy extraño muchísimo. Cuando algo como esto te golpea te das cuenta que cambias todo lo que tenés a tu alrededor por un abrazo de mamá, un beso de esa persona especial, una carcajada con amigos o una clase con alumnos inquietos. Hay que tener el corazón lleno de recuerdos, para que nos den ganas de seguir hasta que lo podamos volver a cargarlo.









Leonardo Esteban González
Docente del área artística. Productor y director del film “Una brújula sin sur”.





¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?

Estoy haciendo la cuarentena en mi domicilio, con mi familia. En Muñiz 

¿Cómo la vivís?

Con bastante ansiedad. Aunque no con una “visión apocalíptica” ni mucho menos. Incluso admito que a veces hasta me gusta el hecho de tener tiempo para hacer muchas cosas que siempre estaban postergadas. Me gusta mucho la experimentación artística, y estoy dedicando bastante tiempo a eso. Sobre todo, a las artes digitales y electrónicas. Aprendiendo algunas cosas vinculadas a la programación, el sonido y la imagen digital.
Por otro lado, al igual que mis compañeros de trabajo, no he dejado de dar clases. Obviamente de manera virtual lo que, en sí mismo es todo un desafío. No solo por la cuestión del manejo de los medios digitales sino, también un desafío intelectual ya que hay que reestructurar muchas cosas que con los años de trabajo uno va armando y que toman ahora una dimensión diferente. 

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 

Creo que hay que ser cada vez más cauteloso con la vorágine informativa que circula por las redes y también por los medios tradicionales de comunicación. Como ya escuché por ahí -no recuerdo de quién- uno se termina enterando de todo, pero no conociendo de nada. Y es bastante trabajoso descubrir las fuentes de donde surge mucha de esa información puesta a circular quién sabe con qué propósito. Es un gran dilema al que nos enfrentamos en estos tiempos. Pero para no eludir la pregunta, creo que sí es posible que el coronavirus haya surgido en aquel mercado de animales exóticos en China. A pesar de que en la actual crisis capitalista todos conspiran contra todos (obviamente me refiero a las grandes potencias), no creo que esto haya sido planificado por nadie en contra de nadie. 

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?

Final feliz. El triunfo de la razón -y el pensamiento científico- en pos del bien común... Aunque también la razón es una cuestión de fuerzas. De lucha de clases.   

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?

Creo que el siglo XXI es una versión caricaturesca del capitalismo del siglo XX. El gran problema es que a la descomposición de un régimen como este no hemos logrado oponerle, al menos por ahora, una organización política y social diferente. El gran problema del siglo XXI creo que está atravesado por eso, por ver si somos capaces de organizarnos independientemente de los capitostes del régimen, y oponerle a este una transformación total de las relaciones sociales, de la manera que tenemos de relacionarnos con el mundo y la realidad. De lo contrario, el mayor problema que seguirá padeciendo el Mundo, será el capitalismo. 

¿Y la Argentina?

Nunca logramos descolonizarnos. Y eso hoy tiene un nombre: deuda externa. Cuando observamos la curva de la deuda externa argentina –no la del coronavirus-, enseguida nos damos cuenta que siempre hemos pagado, que siempre los trabajadores hemos hecho todos los sacrificios para pagarla, y que para colmo esa deuda lejos de bajar, siempre creció. Y es increíble de ver con qué afán los distintos gobiernos ponen sus energías en negociar para pagarla. Definitivamente es una gran usura de la que muy pocos se benefician. El problema es que esto no es una novedad. El problema es que estos pocos -que tienen nombre y apellido- sostienen aún hoy, todo el aparato político social y cultural destinado a enriquecerlos. Sería muy diferente atravesar una pandemia de estas características si los recursos, producto del esfuerzo de los argentinos, no fuesen destinados a engordar las riquezas de esos pequeños grupos sino, a satisfacer las necesidades sociales que emergen del pueblo, de esa clase social que es la que trabaja y produce. 

¿Qué te dejó esta experiencia?


Es una experiencia en pleno tránsito. Todavía no tengo muy en claro qué cosas me va dejando. Aunque creo que es un buen momento para reflexionar y para sacar conclusiones.  Se extrañan los abrazos, los besos en el saludo o el apretón de manos, el contacto, la piel, el gesto, la mirada. En fin, el otro en todo su existir. Que no es el que está del otro lado de la pantallita del celular o de la computadora cuando me comunico. Pero me empiezo a preguntar si acaso no hace mucho que ese otro está dentro de una pantallita. Quizás el coronavirus sea como un ensayo burlesco y exagerado de lo que nos fuimos transformando, pasito a paso durante esta primera parte del siglo XXI: una sociedad selfie. Puede que sea esta una buena oportunidad para revisar la forma y el interés por el cual nos relacionamos. Puede que sea también una oportunidad para distinguir con claridad quién es el enemigo. Entonces seremos como un cuerpo que comienza a defenderse de los virus. Ojalá





Luppino, Liliana
Profesora de Lengua y Literatura. Vicedirectora en el nivel secundario. Realizó una especialización en Dirección de Instituciones Educativas. 


¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?

En casa, con mi familia y mis 6 perros.

¿Cómo la vivís?

Es triste no poder ver a todas las personas que quiero y tener amistades lejos. Darme cuenta de la cantidad de momentos o libertades que eran muy importantes y a las que no siempre les prestaba atención por ser algo cotidiano. Sigo trabajando, desde casa. Podría decir que es bastante más trabajo que antes y se me pasan los días con eso. Aún así, me incomoda no poder dar siempre soluciones o respuestas a las situaciones que se van presentando. Los docentes vemos de forma directa lo difícil que esto está resultando para muchas familias. 

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 

Se dijeron muchas cosas estas semanas. Se dijo que es un virus de laboratorio para una “guerra bacteriológica”, que es por el maltrato que le hacemos al planeta, a los animales, por imprudencia de las personas…  No sé cuál será su origen,pero es evidente que tenemos que aprender muchas cosas como humanidad. Nos falta empatía y tener el objetivo de trabajar para un bien común. Dejar de pensar en ganar o dominar  y ser más amables con los demás y con el planeta.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?

Espero que en unos meses encuentren una cura y que la situación pueda controlarse lo antes posible. Sin embargo, espero que cuando eso pase no hagamos de cuenta que no pasó nada. Hay que cambiar hábitos, prestar atención a las nuevas posibilidades, valorar lo que nos pasaba inadvertido y tomar más conciencia.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?

Sin duda, esto nos afectó de una u otra manera a todos. Creo que por eso tiene la importancia actual que tiene. Además, genera miedo la rapidez con la que se extiende y con la que puede colapsar el sistema médico como pasa en algunos países. Pero me parece que la desigualdad y las injusticias que se viven a diario son el mayor problema. Tal vez, en un mundo más equilibrado, en el que la vida y la salud fueran siempre delante de lo económico y el bien de todos fuera más importante que el personal, esto podría haber sido más controlable y la cuarentena menos dura para muchas familias que no tienen la ayuda que necesitan.

¿Y la Argentina?

Tal vez las medidas se pudieron tomar antes, o ser distintas al principio. Pero ya pasadas cinco semanas de cuarentena vemos que no hemos colapsado y eso es importante. Por otro lado, ahora queda claro todo lo que nos falta. Necesitamos mejorar el sistema de salud, estar más preparados, escuchar lo que piden médicos y enfermeros. Creo que eso también está pasando con educación. Nos damos cuenta de que tenemos que actualizarnos, mejorar y que necesitamos ayuda.

¿Qué te dejó esta experiencia?


La seguridad de que tenemos que valorar más los instantes buenos, las personas cercanas, las posibilidades que tenemos y la convicción de que es necesario hacer cambios. Cada uno sabe cuáles debe hacer a nivel personal, pero también tenemos que cambiar como sociedad.No sé si es por trabajar en educación, pero me siento en una lección de la escuela y creo todavía hay cosas por aprender.













Oscar E. Castro
Profesor de Lengua y Literatura. Músico. “Humilde trabajador de la educación”, dice.







¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?

La cuarentena me tocó en mi casa en San Miguel, por suerte.

¿Cómo la vivís?

Con incertidumbre y expectativa. Sabemos por los medios cómo el mundo lo sufre, al igual que nosotros/as. Nuestro país ha reaccionado a tiempo con la cuarentena. En el día a día, aprendiendo a trabajar a distancia con nuestros alumnos/as, con las herramientas que disponemos a mano. Cabe destacar y no es dato menor, el gran esfuerzo que hacen las familias y sus hijos/as, en aprender a distancia. Los estudiantes son muy valientes y ponen todo de sí. Admiro la fortaleza y el compromiso que tienen. 

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 

De todas las teorías que leí por ahí, no creo que por un mercado o tipo de alimentación de una comunidad se haya gestado y mutado un virus tan infeccioso. La teoría del murciélago no la creo. Cada comunidad se alimentó como pudo y en caso de China, por las distintas hambrunas, siempre incorporó en su alimentación lo que tenía a su alcance. Esto no es más que disputas de poder o una guerra fría encubierta.  

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?

El desenlace es lamentar las pérdidas humanas. Ya no seremos los mismos y el mundo tomará distancia. Confío que los Estados y los capitales tengan una política en común donde se respete la salud, educación, justicia y el trabajo. Las económicas, serán graves pero abrirán el debate mundial por el tipo de mundo que dejaremos y cómo no permitiremos ciertas situaciones hoy naturalizadas: El salvajismo del capitalismo y la corrupción de los Estados. 

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?

Hace un tiempo diría que la educación es la primera, pero es la salud. Hoy nos dimos cuenta el valor que tiene la vida. El problema del siglo XXI es la falta de solidaridad y empatía. Todavía, en gran parte del planeta existe el hambre, la falta de salud, educación, justicia y trabajo. La culpa se reparte en el capital y la corrupción pero también es nuestra por permitirlo. 

¿Y la Argentina?

Nosotros sufrimos el “mal de la memoria” de todas nuestras crisis, siempre, las volvemos a repetir. Tal vez, pensamos que las tenemos resueltas y dejamos de analizarlas, estudiarlas y criticarlas. Nos gusta castigar el error del otro con el voto pero no pensamos las consecuencias. Por último, los medios tienen sus intereses pero depende de nosotros pensar y criticar lo que se dice. 

¿Qué te dejó esta experiencia?


Aprender, a dura marcha, a trabajar a distancia. Además, del tiempo aprovechado entre la música y la literatura, tiempo con mi pareja y charlar. Las video llamadas con la familia son un puente para vencer la distancia pero es un buen precio para volverlos a ver.














Sebastián Porrini
Profesor en letras, docente de nivel secundario, terciario y universitario. 








¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?

En mi casa, con mi esposa y mis dos hijos, en Bella Vista. 

¿Cómo la vivís?

Con paciencia, compartiendo tiempo, trabajo y juegos con mi familia. Y también aprovecho para leer un poco más, entre las clases vía internet que llevo adelante con mis alumnos.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 

Lejos de toda visión “conspiranoide”, pienso que la humanidad no tiene un conocimiento absoluto de la naturaleza, de sus desbordes, de lo que puede ser una nueva enfermedad. Me resulta más natural pensar que la enfermedad nos ganó de mano ante lo que creemos un dominio de todas las posibilidades. 

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?

Me imagino que estamos viviendo un mundo que cambiará, y mucho, en cuanto a su orden social, económico, incluso político. El control de la población -o su protección como en estos casos- creo que tiene su lado bueno, pero el avance o la pérdida de cierta libertad, me preocupa. 

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?

A nivel global, sí. Podemos observar un drástico cambio de las relaciones sociales y de poder en todo el mundo. Incluso en los países en los que ya parece haber pasado lo peor, todavía se manifiestan formas de un temor muy generalizado. 

¿Y la Argentina?

Veníamos de una crisis económico-social agudísima. Esta situación creo que profundizará esa crisis, de manera que será preciso un pacto social nuevo que contenga los destrozos que dejará. Eso significa mucho esfuerzo y solidaridad comunes. 

¿Qué te dejó esta experiencia?


Mucho para reflexionar, no sólo a nivel personal sino profesional. La educación -el ámbito en el que me desempeño- está pasando un momento único, que debe permitirnos revisar muchas de nuestras “costumbres”, así como revalorizar el rol único del docente como agente humano de crecimiento de otros seres humanos. No creo que la tarea digital o a distancia sea lo mismo, de ninguna manera. Pero se debe tener en cuenta que la educación, como está, merece una reforma profunda.








Nélida Beatriz Cirigliano
Licenciada en Historia, Profesora Superior y Especializada en Historia, Diplomada en Genealogía, Heráldica, Vexilología , Diplomacia y Derecho Premial entre otras cosas. Vicepresidente 1ª  del Instituto Nacional Browniano.



¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?

En mi casa.

¿Cómo la vivís?

Con momentos de desazón y angustia. Tratando de hacer cosas y elaborar proyectos para el resto del año. Esto me permite superar esta trágica situación.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 

Creo que las diferentes versiones han sido fruto de un desconocimiento de los científicos y especialistas sobre el coronavirus, su desarrollo y control terapéutico. Lamentablemente esas versiones no confirmadas generan incertidumbre y temor en las personas.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?

Espero concluyan los contagios y finalmente se encuentre una medicación adecuada y una vacuna. Hay que tener en cuenta el problema económico que va a acarrear. Controlada la pandemia imagino un mundo con grandes problemas económicos donde muchas personas pueden quedar sin trabajo.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?

Sí,  considero que este es  el mayor problema que hemos tenido en este corto Siglo XXI hasta ahora,porque abarca todo el mundo y es un enemigo desconocido. Los hombres y los gobiernos lo  han enfrentado de maneras diferentes con diferentes resultados. 

¿Y la Argentina?

Argentina tuvo la suerte que el virus llego después de haber recorrido diversos países y creo, hemos podido capitalizar las diferentes experiencias para enfrentarlo.

¿Qué te dejó esta experiencia?


Aun no ha concluido. Por lo tanto la experiencia es parcial y limitada a los tiempos vividos.  Hasta ahora han sido vivencias de incertidumbre y angustia. Podemos reconocer y valorar el esfuerzo de los médicos, enfermeras, laboratoristas, fuerzas de seguridad, etc. O sea  todas aquellas personas que están poniendo en riesgo su vida para proteger y cuidar a los demás. Para mí ha sido una experiencia desfavorable, por ahora. Ojala al finalizar esta pandemia quede una mayor conciencia de solidaridad, valoración del ser humano sobre los bienes económicos y cuidado de la naturaleza.





Carlos A. Grande
Profesor de Matemática, Especialistaen Educación y TIC. Estudió la licenciatura en Sociología – UBA. Fue Coordinador de Desarrollo Profesional Docente en el Instituto Nacional de Formación Docente del Ministerio de Educación de la Nación. Actualmente es Director en una Escuela Secundaria y Profesor en profesorados y Universidades.Participó de la escritura de algunos libros y artículos de enseñanza de las ciencias y la matemática en particular.Formó parte del Partido Solidario, en el Frente de TODOS

¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?

Estoy en casa

¿Cómo la vivís?

En Muñiz (San Miguel)

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 

No me gusta pensar en las cuestiones conspirativas porque me pondría paranoico.
Pero no soy ingenuo y creo que esto tiene que ver con una cuestión de dominación y la guerra bacteriológica, es parte de esas estrategias que algunos países poderosos tienen para ejercer el poder, sin medir las consecuencias humanas que hay detrás de todo esto.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?

El desenlace de toda esta situación será que pasaremos, que sobreviviremos como especie por el momento, que estaremos bien, luego de toda esta tensión invisible que nos genera esta enfermedad. Ahora creo debemos construir aprendizajes de esto, debemos resignificar las acciones de los Estados Nacionales, de la comunidad organizada, de qué es lo importante en la vida y que luego de unos meses no entremos en la maquinaria comunicacional y publicitaria que nos haga perder el verdadero sentido de la vida y olvidemos esto que vivimos.
Una vez escuche a un filósofo que dijo: “La Tierra es un planeta que empezó sin los humanos y terminará sin los humanos”, así que eso también puede ocurrir sin ser apocalíptico.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?

No lo sé, recién comienza nuestra época, cruzada por muchas variables, tecnológicas, comunicacionales, etc. Creo que esta situación es compleja, hace mucho tiempo que la humanidad toda, no vive un grado de agresividad así, en términos de la salud y fundamentalmente de  la salud mental. 
Pero hay otros flagelos que debemos saber afrontar después de esta cuestión y tienen que ver con la gran desigualdad que hay en el mundo, repensar la distribución de la riqueza mundial y de los países en particular, acabar con enfermedades sobre las cuales hay vacunas y no llegan, terminar con que haya personas que mueran porque no tienen agua o no pueden comer. Hay otros problemas que preocupan en el mundo y en este siglo, y algunos de ellos tienen pronta resolución lo que se necesita es decisión política para que esto ocurra. No quiero hacer futurología, pero si no resolvemos cuestiones centrales y de raíz podemos volver a tener otros problemas pandémicos.

¿Y la Argentina?

Creo que tenemos mucha suerte de tener este gobierno que asume un rol protagónico y de conducción ante este problema. Volvimos a tener Ministerio de Salud, recuperamos una sensibilidad que no vemos en otros países de la región, entonces estoy orgulloso de mi Argentina, de mi país y creo vamos a salir fortalecidos de esta coyuntura.

¿Qué te dejó esta experiencia?

La experiencia en principio me deja saber cuáles son las cosas esenciales de la vida.

Sabernos seres sociables y de la importancia de la amistad y la familia, del trabajo colectivo, las risas compartidas, un buen vino y una excelente comida, son momentos que se enriquecen cuando es con otros. Hoy más que nunca entiendo que somos, en tanto, somos con otros.






Carlos Puricelli

Actualmente Jefe de Recursos Humanos de la Corporación del Mercado Central. Militante político del espacio El Manifiesto Argentino integrante del Frente de Todxs, Miembro de la Mesa Ejecutiva Provincial BS. AS. Concejal y Presidente del HCD de San Miguel (MC). 



¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?

En casa junto a mi familia, la cual se compone por mi esposa Daniela e hijo Alejandro, y mis Suegros que son adultos mayores. En la localidad de San Miguel, Buenos Aires.  

¿Cómo la vivís?

Bien, cuidándonos todxs, es una situación muy especial que requiere de mucho compromiso, esfuerzo y conciencia. Con la relación al trabajo, lo desarrollo mediante escritorio remoto y comunicación constante mediante la vía de whatsapp y/o comunicación telefónica. De igual forma acompañando a mi hijo con las distintas tareas escolares, al igual con las distintas tareas posibles de desarrollar y organizar en el ámbito hogareño. De misma manera, siguiendo las distintas novedades que presenta la situación. 

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?

Creo que el avance actual de la enfermedad y la respuesta generada por los distintos gobiernos de las naciones del mundo, superan en relevancia al origen del problema. Claramente la situación actual (accidentalmente podríamos decir) precipitó la confrontación de paradigmas, que, aunque se intenten ocultar y/o minimizar su debate y/o consecuencias, existe: Actitud Individualista o Actitud Colectiva.        

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?

Otro Mundo. Con un cambio y replanteo en muchos temas de la Humanidad. 

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?

Hasta el momento no tengo dudas. Lo que viene y resta del siglo, depende mucho de la enseñanza y/o decisiones que deje al final la presente situación del Mundo y en especial el mapa de poder geopolítico que disponga la misma.

¿Y la Argentina?

Totalmente, en particular con la situación que atraviesa el Estado y en particular la Gestión de Alberto Fernández, con la experiencia de cuatro años de gobierno Neoliberal encabezado por el Macrismo, donde se desarticuló y vació toda función y rol de un Estado presente en el cotidiano de la mayoría de la población. Resulta un total desafío en las peores de las circunstancias. 

¿Qué te dejó esta experiencia?


El valor incalculable de las pequeñas y simples cosas.






Ciro Ebi
Jefe de Agencia PAMI San Miguel

¿Dónde te tocó hacer la cuarentena?

Me tocó hacer cuarentena de forma mixta, aislado en casa con mi núcleo familiar (mi compañera y mi hijo) pero también con la responsabilidad de la guardia de atención que estamos llevando adelante en la agencia PAMI.

¿Cómo la vivís?

Con mucha preocupación, primero porque me toca convivir con el grupo de mayor riesgo que son nuestros adultos mayores. Por otro lado viendo cómo algunos compatriotas no respetan el aislamiento. Por suerte identificado con las medidas tomadas por nuestro Presidente. Haber tomado a tiempo esta decisión, nos da la posibilidad de bajar la parábola de la pandemia. Esperando en definitiva que pase lo más pronto y mejor posible para todos los argentinos y argentinas en particular y para todo el mundo en general. 

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus? 

Como dice la mayoría, estamos enfrentando un enemigo invisible y desconocido. Serán los especialistas que definan cómo se origino todo. A mí me preocupa más cómo va a finalizar.

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?

Con dolor. Lamentablemente los espejos que tenemos a nivel mundial indican que va a ser un desenlace triste. Pero también nos va a tocar vivir grandes cambios de paradigmas. Y nos va a fortalecer como personas, como grupos humanos y como Estado. Todo esto nos tiene que dejar como enseñanza que lo material no puede estar por encima de lo humano, de los valores y de lo afectivo. Y vamos a tener un país más solidario y donde la igualdad de oportunidades debe ser nuestro gran desafío, para volver a construir movilidad social ascendente.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo XXI?

Sin lugar a dudas. Porque a este problema sanitario se le suma la crisis económica que empieza a hacer estragos.

¿Y la Argentina?

Ojalá aprenda de esta experiencia. Creo que saldrá fortalecida. Excepto expresiones mínimas, esta situación unió a las argentinas y a los argentinos. Me preocupa la situación económica que vamos a enfrentar.

¿Qué te dejó esta experiencia?


O lo que me va dejando. Todavía nos queda mucho por andar. Pero rescato la pausa que nos impuso a nuestro ritmo de vida. Darle más importancia a nuestros afectos. No imaginás lo que extraño abrazar a mi vieja a mi familia toda, valorar los momentos compartidos con mi compañera de vida y con mi hijo. Entender que muchas cosas ya no van a ser lo mismo.









Claudia Cecilia Stile

Docente de artes plásticas en escuelas secundarias de la zona de San Miguel y Malvinas Argentinas, y de un profesorado de futuras docentes de nivel inicial. Artista visual con exposiciones a nivel nacional e internacional.





¿Dónde te tocó hacer la cuarentena? 

Afortunadamente en mi hogar, en San Miguel, Bs.As. Regresé al país el 3 de marzo. Estuve en Madrid por una feria de arte y desde que se tomaron las medidas aquí, estuve con el aislamiento social y luego la cuarentena general.

¿Cómo la vivís?

Particularmente bien, dentro de lo grave que es la medida para muchas personas en cuanto a lo económico. Estoy trabajando para mis alumnos desde casa según lo solicitado por cada
Establecimiento. Además, continúo en mis proyectos artísticos, avanzando en algunos pendientes e iniciando nuevos. Tomando clases de clínica de arte online.

¿Qué opinás de las versiones que se difundieron sobre el origen del coronavirus?

Si son ciertas, en cuanto al poderío económico, ¡¡¡terrible!!!

¿Cuál crees o imaginás que será el desenlace?

Realmente inimaginable. Las medidas en nuestro país, están dando buen resultado en cuanto al nivel de infectados pero, las necesidades básicas para muchas familias es muy complicada y se necesita “salir” a trabajar.
No sé cuánto más se podrá sostener la situación general si no toman más medidas no sólo de aislamiento sino de ingreso para estas situaciones. Nuestra vida social también va a verse modificada y mucho. Realmente, deseo que los científicos y médicos encuentren pronto vacunas para esta pandemia.

¿Crees que éste es el mayor problema que padeció el Mundo en lo que va del siglo
XXI?

Para el mundo occidental sí. Imagino que los países en guerra sentirán esta sensacióndel “enemigo acechando” como la estamos sintiendo nosotros en estos momentos.

¿Y la Argentina?

Sin lugar a dudas sí. Y se agrava con los problemas culturales y económicos que se arrastran desde hace mucho tiempo.

¿Qué te dejó esta experiencia?

Toda crisis te hace replantear la existencia, valorando y agradeciendo la vida.
Creo que la introspección que todos estamos sintiendo en este momento, nos está haciendo evaluar muchos aspectos.








Hipólito José Fuentes.
 Vecino de San Miguel, Arquitecto, Licenciado en Seguridad e Higiene en el trabajo, docente y fundador del grupo político técnico“Cultura por la Unidad”, donde se realizan obras de teatro, coro, presentación de libros, proyección de películas, etc. Integra la Mesa de Hábitat San Miguel, donde asesoran y difunden políticas habitacionales nacionales y provinciales a vecinos.



¿Dónde te toco hacer la cuarentena?
El  aislamiento obligatorio lo estoy realizando en mi casa del barrio del Hospital de San Miguel, donde vivo desde que nací.

¿Cómo la vivís?
Junto a mi esposa e hijas, preocupado por la situación difícil que vivimos, pero con una mirada positiva por las medidas preventivas que el gobierno nacional y provincial están  implementado.Realizando tareas que habitualmente no realizo, como cortar el pasto, podar plantas, limpiar la pileta, descubriendo lugares del jardín que fueron parte de mi infancia y hoy no le prestaba atención.Leo y me Informo sobre lo que pasa en nuestro país y en el resto del mundo e investigué como vivieron otros países pandemias en el siglo XX  como la “Gripe Española”, que se inicia en las tropas del ejército de Estados Unidos en plena guerra mundial y se desparrama por todo el mundo, dejando miles de víctimas.Estoy pensando en nuevos proyectos para realizar cuando termine esta pandemia y nuestra comunidad vuelva a la normalidad.

¿Qué opinas de las versiones que se difunden sobre el origen del coronavirus?
Personalmente no creo en conspiraciones, pero pude leer distintas versiones, con mucha imaginación y algunas un poco delirantes, como por ejemplo, que ingenieros en genética en laboratorios de las potencias mundiales desarrollaron esta arma mortal para dominar a otras potencias o que la pandemia fue impulsada por extraterrestres para dominar al mundo pero además existe una información real, donde  el 10 de diciembre de2019, una vendedora decamarones de 57 años, en un mercado de mariscos de la ciudad China de Wuhan, donde las condiciones de higiene y seguridad de los productos comercializados no eran las adecuadas, presenta un  síntoma de una enfermedad desconocida, hoy llamada coronavirus, que rápidamente se trasladó a todo el mundo transformándose en pandemia.

¿Cuál crees o imaginas que será el desenlace?
Creo que toda crisis deja una enseñanza y esta nos dejara un desafío.Deberemos pensar en  la necesidad de realizar cambios profundos donde se privilegie la salud y no la economía.Considerando que la salud pública, preventiva, social y  gratuita, es un derecho humano, irrenunciable e invulnerable.Soñamos también con una sociedad participativa y solidaria donde los gobiernos deberán pensar en la planificación estratégica de sus ciudades asegurándoles la provisión de agua potable y la eliminación de los líquidos cloacales, la forma de producción de alimentos, comercialización, la forma de trabajar, de viajar  y de educar.Cambios  que nos permitirán ser mejores personas.

¿Crees que este es el mayor problema que padeció el mundo en lo que va del siglo XXI?
 Es un tema complejo, donde las potencias del mundo no estaban preparadas para resolverlo pues durante los últimos 20 años los sistemas de salud más importantes del mundo como los de Italia, Inglaterra, España, Francia dejaron de invertir grandes porcentajes de dinero, cómo lo habían hecho durante muchos años antes y prefirieron invertir ese dinero en las especulaciones financieras, dejando sin protección a sus propias comunidades, pero el virus no pide permiso y llega rápidamente a todo los continentes, atacando a ricos y pobres. Los líderes de las grandes potencias están desorientados, un día dicen que hay que privilegiar la economía y cuando se enferman ellos o hay muchos enfermos en su país, poniendo en crisis al sistema de salud, proponen el aislamiento.Hoy existe mucha desigualdad social en todo el mundo, producto del egoísmo de las dirigencias de estos países que llevan a la falta de educación, oportunidades económicas, laborales, sanitarias que padecen la mayoría de los habitantes de este mundo.El coronavirus, el hambre y el egoísmo son los grandes enemigos de este siglo.

¿Y en la Argentina?
Los argentinos estamos acostumbrados a vivir crisis económicas, sociales, laborales y políticas cada pocos años.Hoy este gobierno tiene que enfrentar la crisis que produce la pandemia, pero además tiene que reconstruir un sistema de salud pública que había sido  destruido por el gobierno liberal de Macri.Seguramente, haber adoptado el aislamiento obligatorio y las medidas pensadas para aliviar a los sectores más vulnerables serán criticados por los sectores económicos poderosos que piensan solamente en ganar dinero y no en el conjunto de la población.La historia seguramente juzgara estas medidas que solamente pueden ser tomadas por un estadista, que después de haber escuchado a losespecialistas más importantes del país, tomó la decisión de privilegiar la salud y no la economía.

¿Qué te dejo esta experiencia?
La de atravesar una experiencia importante a nivel nacional donde el gobierno está reconstruyendo el sistema de salud, económico, educativo, laboral y sobre todo el pensamiento de una nueva generación de argentinos que seguramente serán más solidarios y participativos donde nadie se salva solo, como dijo el Papa Francisco.




María Neder 
Escritora, Musicóloga, Docente, Investigadora de la Biblioteca Nacional. Periodista, nació en Ciudad de Buenos Aires, donde estudió Letras. Vivió en varias provincias argentinas ejerciendo docencia y gestión cultural. El período más importante fue en Villa de Merlo, San Luis, durante 20 años realizando importantes proyectos culturales, como Gestora Cultural y Profesora de actuales escritoras y escritores. A poco de radicarse, fue Secretaria de Turismo, Co-fundadora y presidenta de la Biblioteca Puertas Abiertas de Cerro de Oro, creando al mismo tiempo el primer programa radial cultural de la región: “Puerto Almendro®”, de emisión diaria desde 1997. Al año siguiente abrió la Casa que funcionó como Centro Cultural, un foco histórico generador de subsiguientes -actuales- actividades en esta localidad. 
Fue Directora Artística del Festival Guitarras del Mundo designada por el Mtro Juan Falú, hasta el año de su mudanza definitiva, cerrando la Sede, en 2014. Produjo Ciclos de Conciertos y presentaciones con personalidades de la Cultural Nacional como Tata Cedrón, Juan Falú, Jorge Marziali, Rudy y Niní Flores, Quique Sinesi, Quintino Cinalli, Jorge -Negro- González (Jazz & Pop), entre otros del mundo de la música. Promovió y realizó en Villa de Merlo encuentros gratuitos con escritores y poetas nacionales: Marta Mercader, Isidoro Blaisten, Juan José Manauta, María Esther de Miguel, Jorge Boccanera, Ana Emilia Lahite, Horacio Salas, Diana Bellessi, María Negroni, Juan Vitale, son algunas de las figuras visitantes que enriquecieron la vida cultural. 
Su actividad radial en varias emisoras se continuó sin interrupción hasta el año 2015.  
Libros: Contra corazón (Cuentos, Torres Agüero Editor, 1993), Entre los huecos (Cuentos, Ediciones del Dock, 1994). Cuando octubre (Poesía Ediciones del Dock, 1997), Fisura de boca (Poesía, Alción Editora, 2003). Reading Edge lectora a domicilio (Novela, Alción Editora, 2006) presentada en México y en la Feria del Libro de La Habana (Cuba, 2007). Cooperativismo (libro infantil editado por la Universidad Naciona