LA GRIETA Y SUS LABORIOSOS CULTORES

Los mercenarios siempre desean “ganar” dinero, puestos de poder y privilegios que los distingan de sus semejantes. Para esto deciden alimentar las divisiones, para ocupar algún lugar entre las facciones en pugna.

ENTREVISTAS

La pandemia del coronavirus puso al Mundo en cuarentena. Hecho singular para los habitantes del siglo XXI y que generó numerosas y disímiles situaciones.

ENTREVISTAS

La pandemia del coronavirus puso al Mundo en cuarentena. Hecho singular para los habitantes del siglo XXI y que generó numerosas y disímiles situaciones.

PAMPA ARGENTINA

Si te toca emigrar, no olvides hermano, que la tierra sufre cuando la abandonamos. Queda envuelta en un luctuoso mar de dolor silente.

GRAVE REALIDAD: AUMENTARON LAS DENUNCIAS POR VIOLENCIA DE GÉNERO EN EL AISLAMIENTO

La ministra de Justicia, Marcela Losardo, aseguró que las denuncias de violencia de género “aumentaron” desde que comenzó el aislamiento social.

viernes, 25 de septiembre de 2020

LA GRIETA Y SUS LABORIOSOS CULTORES

 Los mercenarios siempre desean “ganar” dinero, puestos de poder y privilegios que los distingan de sus semejantes. Para esto deciden alimentar las divisiones, para ocupar algún lugar entre las facciones en pugna. Luego, los fanáticos imbuidos de una arcaica doctrina tribal quieren que todo esté teñido de su color mental. No saben vivir en democracia, ni respetar la diversidad lógica que los enriquecerían como personas. La pereza intelectual y la inseguridad personal los conducen a estar enclaustrados en sus escasas ideas domésticas carentes de creatividad. Desde este ´cómodo refugio de ilimitada torpeza combaten y descalifican al prójimo en vez de crecer junto al semejante.  


El miedo es un impedimento para evolucionar y de poco nos sirve para vivir una vida plena en creatividad y felicidad. En la confusión de las peleas y el ruido de los gritos, el fanático se siente más satisfecho destruyendo que edificando consenso.  Una Nación necesita de todos los individuos de buena voluntad, más allá de sus dispares criterios ideológicos. 


La grieta política y social no es un fenómeno nuevo ni exclusivo de nuestra Nación. Siempre existió y más o menos profunda siempre existirá en la actual condición evolutiva de la humanidad. El tema es reducirla a su menor número de expresión. 


Es fácil apreciar que “la grieta” ha reinado en todas las latitudes del planeta. La sangrienta guerra de secesión en Estados unidos es una muestra del funesto reino de la separabilidad. Enfrentamiento bélico entre hermanos que dejó miles de muertos y que duró cuatro años (1861-1864) de ininterrumpido dolor que proyectó consecuencias hasta los agitados días del vertiginoso presente. 


El movimiento independista Catalán busca su independencia de España. Esta grieta sí que es profunda y promete futuros días de dura zozobra para nuestra amada Madre Patria. Los recientes disturbios violentos en Barcelona son adelanto lamentable de próximos desencuentros políticos-sociales. También en el Reino Unido de Gran Bretaña Escocia e Irlanda han mostrado firme voluntad de independencia del predominio autoritario Inglés en el gobierno de la isla. Vamos a pasar por alto los desencuentros sumamente violentos en Medio Oriente, donde parece que reinan más los fusiles que las ideas. 


Argentina en verdad posee un “grieta” modesta, pero suficiente para no dejarnos crecer a la velocidad que nuestro pueblo merece. Un puñado de comunicadores sociales están enrolados en ver oscuridad depresiva en el más glorioso y luminoso amanecer nacional. Son los frustrados que buscan culpar a la sociedad que los circundan de sus propias carencias. Actúan como servidores de “causas” extranjeras sin valorar jamás la verdad y belleza de los ideales argentos. 


Los mercenarios buscan lucrar con el esfuerzo ajeno y los fanáticos siembran división donde debe imperar la hermandad. 


Cuando Alberto Fernández logró un histórico acuerdo con los bonistas extranjeros para el pago de una deuda asfixiante, no fue reconocido adecuadamente. Querían un fracaso para producir zozobra interna. 


El presidente logró encarrilar la asignatura más difícil que nuestro país tenía, el acuerdo internacional con los bonistas, mostrando inteligencia y flexibilidad para solucionar problemas que el gobierno de Mauricio Macri sembró. Cambiemos tomó deuda millonaria en dólares y no construyó ni una parada de colectivos. El peronismo hace frente a la deuda y comenzó a reactivar la economía nacional. 


Otro satélite Argentino está en órbita gracias a nuestros científicos y a la decisión de este gobierno de permanecer entre los 7 países del mundo capaces de construir aparatología espacial de última generación. Emprendimiento que Macri y sus aliados desestimó y paralizó.  


Con respeto a otras naciones decimos: Ni Canadá, ni Australia, ni Chile, ni Uruguay construyen satélites propios, Argentina con orgullosa decisión de nuestro presidente Alberto Fernández sí lo logra. No es el primer satélite nacional lanzado al espacio. Una vez más el PERONISMO coloca la nave nacional rumbo a su destino de ilimitada grandeza. 


Claro que hay muchos problemas, pero la pandemia que es un fenómeno lacerante mundial entorpeció los planes de prosperidad preparados. Nuestra administración gubernamental nacional, provincial y municipal evitó un colapso sanitario, y muchísimas vidas se salvaron gracias al esfuerzo mancomunado de todos. Este es el camino a recorrer, el del esfuerzo conjunto. 


Sin desmedro de otras naciones hermanas, estás pisando un suelo sagrado en oportunidades. Nación dueña de un futuro poderoso en oportunidades que estamos construyendo. No escuches las mentiras de los cobardes pesimistas de los medios masivos de comunicación. La verdad está en cada barrio y ciudad, provincia y paraje de nuestra hermosa Argentina, soberana de sus propios ideales, punta de lanza del progreso mundial.



            Máximo Luppino

Basta de violencia Policial en Pilar


 

viernes, 18 de septiembre de 2020

DÓLAR, EL TIRANO QUE SUPIMOS CREAR

 La fiebre del dólar sacude la frágil economía de la Nación. 


Desde las grandes fortunas de argentinos acumuladas bajo el imperio internacional de la verde divisa, hasta las más modestas reservas de ciudadanos que buscan preservar algo de sus maltrechos ahorros, el dólar continúa azotando la cotidianidad económica del país. 


Cual un “escudo nuclear” la comunidad argenta se refugia detrás de la verde estabilidad monetaria que la moneda gringa sabe garantizar. 


El dólar es un tirano impiadoso que los argentinos hemos creado y continuamos alimentando con un desmedido afán apátrida. Alimentamos la unidad monetaria que devora insaciablemente nuestra criolla moneda. Nuestros pesos son golpeados por nosotros mismos, La falta de confianza crónica en nuestra capacidad empodera día a día más a la moneda extranjera.  


Todo se crea o destruye según el pensamiento de las personas. Le damos poder a aquello en lo cual creemos y debilitamos hasta la muerte misma a las cosas que le quitamos fe e identidad. 


Cuando los ministros del gobierno de Mauricio Macri, funcionarios de suculentas fortunas, poseían sus patrimonios depositados en el exterior de nuestra República, era la prueba fiel de que nuestra economía estaba siendo guiada hacia un lacerante fracaso. Los que dirigían las finanzas nacionales apostaban a las coordenadas mercantiles de otros países. ¿Cómo se iban a solucionar aquellos problemas si no se confiaba en las medidas que ellos mismos debían implementar? Era como “tirar la toalla” antes de subir al ring. 


Nos cuentan los economistas que si los argentinos colocaran parte de sus ahorros en dólares en el circuito económico del país, nuestra economía resurgiría de una manera promisoria y próspera. ¿Por qué esto no sucede? Los gobiernos y la clase dirigente en general no es capaz de despertar la confianza necesaria para que veamos al peso, nuestra moneda, como un divisa poderosa en ascenso y capaz de consolidarse como expresión de una producción nacional creciente. El casi ilimitado poder que le regalamos al dólar no deja de ser un gran problema cultural antes que una inconveniente circunstancia económica. Desde hace muchas décadas reina un grupo de apóstoles de la anti-argentinidad que difunden sistemáticamente loas infinitas y fantásticas sobre las bondades de otros países. Otras naciones que poseen problemas de variada índole y que, objetivamente hablando, no son el “paraíso prometido” son sólo una aseveración de mentes ajenas al sentimiento patrio, fábulas de “tordos que buscan anidar en nidos ajenos”.  


El nacionalismo extremo es nefasto, tan dañino como la falta de gratitud y afecto al destino sabio que nos depositó en el terruño donde nacimos. El hombre es “artífice de su propio destino”. 


El día donde valoremos adecuadamente nuestra historia, nuestros próceres y nuestras propias cualidades alejadas de toda actitud fanfarrona, pero con cabal conciencia de nuestras auténticas capacidades, seguro nuestra moneda nacional tendrá el poder que merece. Entonces los argentinos transitaremos el fecundo camino de la prosperidad nacional. 


Los mensajes que nos enviamos a nosotros mismos son suicidas como Nación. Creemos en la prosperidad extranjera y cualificamos desastres internos. Esto es una locura colectiva. Estamos ataviando nuestro propio funeral con flores de malsana ingratitud. 


Debemos realizar una profunda introspección como sociedad. Darle valor a nuestros esfuerzos, despertar la confianza en nuestros hermanos, creer que es posible construir la sociedad equilibrada y justa que merecemos. Fronteras adentro, trabajando como el hornero, con cantos de laboriosidad constante, edificaremos nuestro nido de fecundidad patriótica. 


De forma subterránea y certera, la argentinidad se está cimentando. Los grandes medios de comunicación no lo ven con sus miradas profanas, pero la realidad de nuestra gloriosa Argentina surgirá con la fuerza sana de nuestra estirpe de héroes de la patria. 


A pesar de las alturas financieras que pueda alcanzar el dólar, necesitamos espiritualmente creer en nuestro amado peso argentino. La cultura criolla nos salvará del desastre que anuncian los cultores de latitudes ajenas, ficticias y materialista. 


Creemos en el bien, creemos en nuestro peso porque creemos en San Martin, Belgrano y Rosas, creemos en nuestras Malvinas y en nuestros soldados que entregaron su vida para que nuestra Nación sea gloriosa. En síntesis creemos en DIOS, en su plan y en sus hijos. 




                  Máximo Luppino


martes, 15 de septiembre de 2020

Entrevista: Andrea López


“Tendrían que haber diseñado un plan que contemplara a aquellos niños que no

tienen la posibilidad de seguir estudiando de forma virtual”



Nacida en el partido de Concarán (provincia de San Luis) hace 42 años, realizó sus

estudios primario y secundario en el Centro Educativo N° 14 “Dora Ochoa de

Masramón” de Villa Larca, para luego dirigirse a Villa Dolores (Córdoba) donde

cursó el profesorado de Biología en la Escuela Normal Superior “Dalmacio Vélez

Sarsfield”. Ejerce la docencia desde el año 2007 en el Centro Educativo de Villa Larca

donde fuera estudiante, en la Escuela Técnica n° 34 “Arístides Bratti” de la Villa de

Merlo y en la Escuela N° 288 “Antonio Esteban Agüero” de Piedra Blanca, todas en

San Luis. Actualmente vive en la Villa de Merlo.


¿Qué opinas respecto de las decisiones tomadas por el gobierno nacional y por el

gobierno de San Luis sobre el control de la pandemia de Covid 19?

Con respecto a las decisiones tomadas por el gobierno nacional, opino que se debería

haber realizado una cuarentena gradual sobre todo en el ámbito laboral. En el caso de

San Luis, el gobernador tendría que haber tenido en cuenta que en los primeros meses

en la provincia no había casos y debería haber aplicado una cuarentena gradual,

evaluando el día a día y no haber ordenado una cuarentena tan drástica, exigida y

cerrada al principio cuando la situación no lo ameritaba.

¿Crees que las medidas adoptadas afectará la situación escolar de los estudiantes?

Si, ya que no todos cuentan con computadoras, celular e internet para estar conectados y

cumplir con las actividades escolares, sumándole a esto la falta o pérdida de trabajo de

los padres, la situación de los chicos se complica. Tendrían que haber diseñado un plan

que contemplara a aquellos niños que no tienen la posibilidad de seguir estudiando de

forma virtual.

¿Cómo imaginás que será la relación docente-estudiantes luego de esta

experiencia?

La tecnología llegó para quedarse, siempre estuvo ahí, esta situación le dio el empujón

que necesitaba para instalarse del todo. El vínculo entre docente-alumno se va haciendo

cada vez más fuerte, ya que estamos en contacto todos los días, en mi caso de lunes a

lunes. Mis alumnos saben que siempre estoy ahí, del otro lado de la pantalla para lo que

necesiten consultar sin importar la hora y el día.

¿Considerás relevante el retorno a clases en las aulas o a partir de lo ocurrido este

año crees que se modificará la forma de enseñar?

No considero relevante el retorno a las aulas. Nuestros alumnos nacieron en la era de la

tecnología y a los docentes nos tocó adaptarnos e instruirnos en la misma, y en lo que va

del año escolar la tecnología se ha transformado en una aliada del proceso de

enseñanza-aprendizaje, estoy sorprendida de todo lo que se puede hacer con la


tecnología. Hace unos años atrás a la educación virtual la veía como un proyecto lejano,

sin embargo, hoy está acá hecha realidad y llegó para quedarse.

¿Qué cambios sociales suponés que se producirán después de lo vivido en el 2020?

La forma de enseñar es un cambio que ya lo estamos viviendo, habrá una nueva

organización laboral y también creo que habrá cambios en los hábitos de los

consumidores.

Evidentemente muchos sectores de la economía se vieron afectados por la

pandemia y la cuarentena ¿Crees que se recuperarán?

Si esta situación sigue por mucho más tiempo creo que los sectores más débiles y

pequeños no podrán recuperarse, al menos en un 100%.

En el imaginario colectivo de la Argentina se ve a San Luis como una provincia

pujante, diferente a lo que ocurre en otras regiones del país ¿Considerás que es

así?

Para nada, lo que pasa es que se vende una imagen que no es. El sistema de salud de

San Luis no está preparado para afrontar una pandemia, el gobernador no se preocupó

en mejorarlo. En estos últimos días comenzaron a aparecer casos de covid 19 y los

procedimientos y protocolos aplicados por el sistema de salud dejan mucho que desear.

¿Imaginás un regreso a las aulas? ¿Cómo sería?

Si volvemos a las aulas todo será totalmente diferente a lo que estábamos

acostumbrados. Las normas de higiene serían más rigurosas como así también el tema

del distanciamiento. Paralelo al aula seguiríamos con la virtualidad que desde mi punto

de vista ya está totalmente instalada.

17 AÑOS


17 años un 14 de setiembre del 2003 fue electo DR. Oscar Zilocchi intendente de San Miguel.

2003 - 14 de setiembre - 2020




viernes, 11 de septiembre de 2020

Desestabilizacion y Barbarie


 

sábado, 5 de septiembre de 2020

USURPACIÓN DE TIERRAS, DELINCUENCIA ORGANIZADA

 Lejos de ser acciones espontáneas, la toma de tierras aflora sistemáticamente a lo largo y ancho de todo el territorio nacional. Son actos organizados de saboteadores profesionales del orden democrático que, aprovechando la indudable necesidad que padecen personas humildes, instrumentan la usurpación de inmuebles para lucrar y dañar el orden social. 

Los derechos personales como grupales encuentran un rotundo límite ante el derecho de nuestros semejantes. La propiedad privada como el derecho de expresión son los dos grandes pilares des orden democrático que todos debemos honrar. 


Hoy vemos que desde Villa Mascardi, El Bolsón, en el sur de la Nación, como en los municipios bonaerenses de Quilmes, la Matanza, Vicente López, Escobar, Pilar, San Martín entre otras localidades, son escenarios de esta delictiva modalidad. 


Recordemos la célebre sentencia esbozada por el tres veces presidente de la república y padre del Justicialismo: “Dentro de la ley todo, fuera de la ley nada”


"El Estado tiene que hacer cumplir la ley, y si hay gente tomando tierras lo que tiene que hacer es desalojar"- expresó Sergio Massa.


Sergio Berni manifestó: “El que toma tierras en la provincia de Buenos Aires irá preso, Es un delito que está organizado detrás de la necesidad habitacional” 


La toma de tierras jamás fue una modalidad peronista. Juan Perón fue un gran transformador social. De la mano del orden organizó el progreso del proletariado y de los humildes. El general, alimentó la escalada social ascendente, incentivando la formación de la poderosa clase media nacional. El voto femenino no se conquistó a empujones ni a los tiros, se galvanizó este derecho inalienable para las mujeres desde la ley. 


El peronismo se erigió entonces como un temprano movimiento “feminista” en la más alta calificación del término, de la mano de Eva Perón. 


El Estado Argentino como tal debe responder con claridad y energía ante este fenómeno que atenta contra el orden establecido. Claro que hay indudables necesidades habitacionales, pero no es la solución la “filosofía” de los usurpadores. 


Las necesidades de nuestros semejantes no habilitan a que estos se tornen delincuentes y que sean funcionales a los “sin escrúpulos” que establecen negocios espurios con el padecimiento de los más vulnerables. 


El gobierno de Alberto Fernández muestra constante sensibilidad social para con los más postergados de la patria, pero de manera alguna avala la ocupación compulsiva de inmuebles. 


La cruel pandemia postergó los planes de viviendas que ya se deberían estar construyendo. En estos días se efectivizará el comienzo efectivo de estas casas que brindarán soluciones a familias de trabajadores, además de ser un elemento formidable de la tan anhelada reactivación económica. 


Con ley y orden seremos una Nación prospera. Sin ley pareceremos una tribu primitiva que ostenta la fuerza bruta como argumento de acción. “El cumplimiento de la ley nos hace libres”…


Sabemos que una vez más aparece la “Biblia junto al calefón”. Sepamos discriminar entre los necesitados a quienes debemos ayudar y los criminales disfrazados de “pueblos originarios” o de carenciados, que en verdad parecerían ser socios de agencias inmobiliarias. 


El título de propiedad de terrenos y casas es una expresión del laborioso progreso de una loable Clase Media que el peronismo supo crear. Volvamos con fuerza a nuestras raíces de pueblo trabajador, de hombres y mujeres de conducta recta, respetuosos de los bienes ajenos. Respetando las propiedades ajenas es como educamos a las futuras generaciones en el bien privado y en el bien comunal. 


El gobierno nacional debe pisar el acelerador a fondo en la construcción de viviendas. Mientras, no debe permitir las delictivas actividades de los usurpadores. Estos son delincuentes. 


La patria se eleva sobre el sudor de los trabajadores, de los hombres y mujeres de bien. 


El peronismo sólo reconoce una clase de personas, las que trabajan. 




                     Máximo Luppino

Con la tecnología de Blogger.