LECCIONES, VACUNAS, INFORMACIÓN

El resultado electoral de las próximas elecciones de medio término estará condicionado por hechos muy concretos y la lógica e intuitiva percepción popular de lo que estamos viviendo.

AEROLÍNEAS ARGENTINAS, ESPERANZA EN LOS CIELOS

Uno tras otro traen vacunas desde los más distantes puntos del planeta que combaten el siniestro flagelo del COVID.

PUTIN DESTACÓ A LA ARGENTINA.

Argentina ya está determinada a la fabricación para la región de la tan célebre vacuna.

LOS MUERTOS NO SON MARGARITAS

Tiempo de pandemia. Son momentos de muerte y dolor mayúsculo. Los seres humanos nos habituamos a casi todo y ya los partes diarios mundiales de miles de contagios y fallecimientos parecen brutalmente anecdóticos.

domingo, 28 de noviembre de 2021

MACRI: “MUCHOS CURAS QUIEREN SER PAPA, PERO VAN A TENER QUE COMPETIR”

 Las escenas del pugilato político entre Macri y Larreta son inocultables y por todos conocidas. En el universo Pro, los dirigentes van tomando posición bélica electoral para la drástica interna de “Juntos” que se aproxima a pasos agigantados. 


La reciente sentencia de Macri sobre los curas que quieren ser Papa y su desafiante recordatorio: “van a tener que competir”, es un auténtico grito de guerra. Desde la dialéctica, al menos, Mauricio se coloca en el centro del ring.

Para Macri, Rodríguez Larreta es un subordinado suyo y del partido político que representan. Como buen capitalista, dueño de empresas, siente que su espacio político es de su exclusiva propiedad personal. Por lo tanto, los adherentes son invitados a cenar y luego del evento social deben retirarse sin “voz ni voto”. Por supuesto, Larreta percibe claramente que siempre trabajó fielmente para Macri, y que fue “el obrero y el alfil” de los gobiernos de Mauricio en la Ciudad Autónoma. Para muchos, Horacio fue el gran hacedor de la gestión Macri. Ahora, Horacio Rodríguez Larreta cree que es su oportunidad de disputar la presidencia de la Nación.  

Mauricio Macri elogió en múltiples oportunidades el “pensamiento” de Javier Milei con el cual dijo no tener inconveniente en compartir alianza electoral. Llamativamente, poco tiempo después, Milei desgranó insultos inconcebibles y por demás agraviantes para el actual Jefe de gobierno porteño. ¿Casualidad o son hilos delicadamente tejidos por un tejedor llamado Mauricio?...

Patricia Bullrich desea fervientemente ocupar la primera magistratura del país. Su estrategia es cobijarse bajo las golpeadas alas de Macri, pensando que si Mauricio no llega a imponerse como candidato, pueda señalarla a ella como sucesora indiscutida del amarillo proyecto. Algunos del Pro sienten que aún hay mucho que entregar al extranjero de nuestro país, perdón; hay mucho que hacer en nuestra Nación.

Manifiesta de Macri: “Si ganábamos las elecciones yo arreglaba en 5 minutos el tema de la deuda con el FMI”. Lo triste es que la afirmación del ex presidente podría tener un viso de realidad. Macri cedería “alegremente” a todas las exigencias internacionales de vaciamiento de la patria con tal de continuar residiendo en la Casa Rosada. Al igual que Patricia Bullrich, que con tal de “acordar” con la droguería Pfizer para proveernos vacunas de su fabricación, propuso entregar nuestras islas Malvinas al enemigo usurpador, dicho esto por ella misma sin sonrojarse y con brutal sentimiento anti argentino ¿Este es el sentir de los máximos dirigentes del Pro? 

Hoy cuesta mucho llegar a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional por la descomunal e irresponsable deuda contraída por Macri en miles de millones de dólares para poder ganar una reelección que no fue. Una vez más, la obscena criminal ambición personal hipotecó el futuro de millones de argentinos. ¿En verdad desean volver a gobernar la patria estos entreguistas despiadados?...

Recordemos hermanos las tarifas siderales de servicios eléctricos, gas y agua que se abonaban en la época amarilla. El champan sin impuesto, mientras que una  PYME era asfixiadas día a día. En ese entonces recordemos que la pandemia no estaba presente aún en el mundo. Luego, el glorioso ARA SAN JUAN sufriría un hundimiento por negligencia del alto mando de la Armada Nacional bajo la responsabilidad política del General en Jefe de las Fuerzas Armadas que no era otro que el presidente Mauricio Macri. Más aún, en vez de pedir perdón y ayudar a familiares y seres queridos de los heroicos tripulantes de nuestra Nave de guerra, los espiaban violando las más básicas de las garantías constitucionales. 

Celulares, vacaciones, viajes, un auto y aguinaldo son para el Pro lujos que el obrero no merece tener. 

Todos tienen derecho a volver, pero para ser mejores. No más ladrones y entreguistas.

¡Argentina debe honrar sus compromisos internacionales, sin desatender la sagrada obligación gubernamental de garantizar el bienestar de los habitantes de nuestra patria! 


               Máximo Luppino

miércoles, 24 de noviembre de 2021

MANES ECLIPSA A LARRETA

El resultado electoral de las elecciones de medio término del 2021 dejó en una posición de rotunda fortaleza a la Unión Cívica Radical y a Facundo Manes como la punta de lanza de esta recuperación partidaria. 




Los objetivos y ambiciones de Manes son por demás claras y definidas: la presidencia de la Nación Argentina. Dirigir los destinos de la patria siempre fue un sueño que Facundo acunó cálidamente entre sus más íntimos ideales.  

La UCR se encuentra deseosa de ocupar una vez más un papel relevante en la historia argentina. Añora los días de Don Ricardo junto al resurgir de sus principios. Aún guarda dolor por el desdibujado papel que cumplió en el gobierno de Macri. Una herida que todavía no cicatrizó totalmente. En la actualidad, el que comanda este resurgimiento Radical es Facundo Manes. Un hombre de Buena Fe que no simpatiza con los extremos de Espert ni con los disparates destructivos de Milei. Piensa Facundo que debe navegar por el océano de la moderación. Aguas predilectas de la enorme clase media argentina capaz de torcer una elección nacional. 


Sabe Manes que la ultraderecha es un ancla histórica y electoral fuera de tiempo en nuestra sociedad. Son esas “sumas que restan”. “Políticos” que suelen incurrir en violentos exabruptos verbales repudiados por la opinión mayoritaria de la sociedad.


Si Milei piensa que Larreta es un “Zurdo de mierda y un sorete”, como públicamente lo manifestó, razona Facundo: ¿Qué pensará de mí? Entonces se aleja despavorido de esos tóxicos aires mentales más próximos a una desbordada cloaca que al luminoso universo de las ideas en las que gusta navegar Facundo Manes. 


Se encuentra tan decidido Manes a competir por la presidencia de la Nación que lanzó una dura advertencia a los dirigentes de la UCR: “El Radical que acepte formar fórmula electoral como vice de Larreta, ese es un traidor” Así de duras están las posiciones ya tomadas en el histórico partido que supo ungir a Alfonsín como presidente de la Nación, acontecimiento que acaricia Facundo Manes recrear.  


Claro que Horacio Rodríguez Larreta no es un jugador de “palo”. El Jefe de la Ciudad Autónoma viene construyendo su oportunidad de hospedarse en Balcarce 50 desde hace muchos años. Se “tragó todos los sapos” habidos y por haber. Horacio es un templario de la administración pública. Laborioso y sistemático se encuentra resuelto a avanzar sin detenerse ante nada y nadie…


Larreta-Manes, una fórmula que Facundo no quiere aceptar y que lastima a los halcones del PRO. De todas maneras, sería una dupla altamente competitiva. En política nada está descartado. Igual, de lograse implementar este deseo de Horacio, dijo querer ir a unas PASO con rivales internos que legitimen su posición y actúe como gimnasia preparatoria para la gran elección definitiva con la que fantasea imponerse.  


Hoy por hoy reina un duelo de voluntades, donde la estrategia y los contactos internos y los relevantes personajes extranjeros tendrán su lugar en este campo de batalla que ante nuestras miradas atentas se está ya desplegando. Claro, Mauricio Macri, Lilita Carrió, Lousteau, Patricia Bullrich, Vidal, y demás tendrán su pequeña gran parcela de influencia en esta formidable pulseada política. 

En la víspera, Manes-Larreta se asemejan a dos trenes cargueros que amenazan encontrarse de frente a toda velocidad. También sabemos que en la acción electoral se preparan incontables destructivas armas que jamás se disparan. Al fin de la jornada que antecede al armado de listas se trata de que se coincida en un gran acuerdo donde la “Pipa de la paz” lanzará humos de conciliación. ¿Será así una vez más o los empujones llegarán a los guantes?

Manes es mucho más que una piedra en el zapato de Larreta. Horacio ni imagina dar un paso al costado. “Rendirse nunca, retroceder jamás” parece ser el grito de guerra entonado por el enfocado Rodríguez Larreta.  


Ya los blindados se despliegan en el teatro de operaciones, pronto asistiremos a los primeros cañonazos.

 ¡Esperemos que no haya daños colaterales, la Nación debe ser cuidada! 




                   Máximo Luppino

sábado, 20 de noviembre de 2021

¡PROHIBIDO FESTEJAR!

 Parece ser que en el arcaico criterio del macrismo, los festejos deben estar sujetos a unas estrictas reglas rígidamente estipuladas. Por ejemplo: No se festeja por “cualquier cosa”, menos aún por las meras ganas de vivir y ser útiles al prójimo. Un “empate”, según los avinagrados cánones amarillos, (como claramente lo manifestaron) no se festeja, tampoco están habilitados moralmente los desbordes tales como risas, carcajadas, algarabía ni vítores por una posible paridad numérica.



Para ser claros y precisos en los sucesos acontecidos, Juntos ganó las elecciones legislativas del 2021. Entonces, ¿por qué había rostros propios de un velorio en su sede central? Es que “compraron lo que vendían” y soñaron con un resultado electoral que sepulte al gobierno de Alberto y Cristina. No sólo no pasó sino que el repunte electoral del Frente de Todos fue de tal magnitud que el peronismo se percibió victorioso y profundamente esperanzado con la gloria en las presidenciales del 2023.

Lo raro en verdad no es que el Frente de Todos festeje. Lo llamativo y desopilante es que Juntos no festejen, ya que ganaron las elecciones. Esto demuestra diferencias espirituales en la apreciación de las vivencias humana.

Cuentan que en Tandil, cuando pequeño, el joven Mauricio cuando su madre lo llevaba al circo miraba atentamente a los equilibristas en las alturas, pero cerraba sus ojos y tapaba sus oídos cuando los payasos desplegaban su comicidad y hacía reír al público, esto en verdad no lo soportaba. Gente feliz, una incomodidad torturante para el párvulo Mauri.

En el bunker de Alberto Fernández el entusiasmo se apreciaba a granel y los sueños de futuras medidas sociales y económicas en favor del pueblo renacieron con juvenil ímpetu. Los “ganadores” estaban tristes, los “perdedores” alegre y felices festejaban. ¡El corazón no sabe mentir! Lo que es se manifiesta por su propio peso de realidad...

De todas maneras, a Larreta, Bullrich, Macri y Vidal entre otros les molestó sobremanera la felicidad justicialista. Siempre fue así.

Más aún, cayeron en el desatino de pretender que el peronismo no festeje el retorno del General Juan Domingo Perón a la patria luego de 17 años de exilio. Día que en honor a la lucha social del pueblo y la CGT se destacó la acción militante de los compañeros de doctrina e ideales.

Claro, Juntos ¿Qué va a festejar?, ¿la subida del dólar?, ¿el 4 de junio o el cumpleaños de la reina de Inglaterra? El Pro es un partido político sin historia. O sea, sin pasado para evocar. Esto lo convierte en un núcleo sin futuro cierto.

Pensaron los egresado del Newman en un abrumador triunfo electoral que les permitiera dar “el golpe” anhelado. Macri hablaba de transición y apoderarse de la presidencia de la Cámara de Diputados de la Nación entre otras tropelías.

En verdad, el 17 de noviembre se festejó en doble sentido: por el resultado electoral que mostró a las claras el poder de recuperación del Frente de Todos y la sagrada evocación del retorno de Perón a suelo Argentino.

Sentimos que es muy bueno festejar, ya que “la vida es bella” y se encuentra llena de promesas a concretar en una conciencia colectiva que está en constante expansión. Festejamos por Dios, por argentinos, por peronistas y porque sí, porque las ganas de vivir supera al peso ineludible de morir.

Así es el pueblo todo es un pretexto para sonreír y lanzar una carcajada desprejuiciada al viento del universo. El pueblo es feliz por definición propia. Los otros, los amargos avinagrados necesitan de mucho, quizás de demasiado para sonreír…

¡Pretendieron prohibir festejar, que ilusos enlutados!

El “golpe blando” de Macri-Larreta-Milei y demás no se dio. La gente con su voto cuidó la democracia con sus instituciones.

¿Cómo calificar a las personas que les jode la felicidad de sus semejantes?

¿Qué decirle al que busca afuera lo que tiene en abundancia en su patria?

¡Abrazamos a todos con el amor que tenemos listo para compartir en nuestro peronista corazón! ¡Ven hermano, ven, en el justicialismo serás feliz!




Máximo Luppino

lunes, 15 de noviembre de 2021

INSOLENCIA POLÍTICA: EL MUERTO SE NEGÓ A FALLECER

 El “velatorio” del peronismo se suspendió. El “muerto” no sólo se negó a concurrir sino que elaboró planes a corto, mediano y largo plazo. El desconocimiento del fenómeno cultural del justicialismo sumado a un negacionismo obsceno de la realidad política conduce a la burguesía capitalista capitalina a insistir con el mismo arcaico error de subestimar el poder de reacción del movimiento del General.   




Amenazaron ocupar la presidencia de la Cámara de Diputados de la Nación desplazando a Sergio Massa de su legítimo lugar, sólo logrando que el curtido dirigente redoble más aún sus esfuerzos para el triunfo del Frente de Todos. 


Somos plenamente conscientes de que el Frente de Todos perdió la elección legislativa Nacional. Sucede que en la comparación numérica con el resultado de las PASO, el peronismo repuntó significativamente, recuperando casi totalmente el gran bastión electoral de la provincia de Buenos Aires. En términos electorales es más del 40% de los sufragios nacionales. 


 Recordando que “Juntos”, ex “Cambiemos, con el PRO de Macri hablaban de transición ordenada, elecciones generales anticipadas y proyectaron una catástrofe política electoral para Alberto y Cristina que no sucedió. Las caras acorde a las expectativas de cada fracción no pudieron escapar de la decepción amarilla y la algarabía incontenible del oficialismo.  


Esa rebelde e indómita poética costumbre del peronismo de negarse a ser velado en vida. 


Sucedió que el Frente de Todos obtuvo una derrota con sabor a triunfo. Todo es evaluado según las expectativas de los actores. Es en este insoslayable contexto que el peronismo se insinuó victorioso y lleno de concretas esperanzas para las elecciones ejecutivas del 2023. 


Los pasillos resuenan con un murmullo incontenible. Si en 60 días, con pandemia reinante, aún pudimos dar vuelta tan profunda adversidad electoral ¿Cuánto más podremos lograr insistiendo con este rumbo económico y social para las próximas presidenciales? El ánimo es muy alto en el peronismo. Todo lo contrario sucede en “Juntos”. La “luna de miel” se suspendió, los novios no consumaron aún el matrimonio, las botellas de espumante retornan a la oscuridad taciturna de las bodegas y la incertidumbre vuelve a gritar: ¡presente!...


Para peor de males, en el búnker de Milei, un custodio, desde el escenario mismo, esgrime desenfundar su arma de fuego, amenazando a sus propios seguidores, para luego lanzar fundamentos pro Nazis. Esta es la cara real de los “libertarios”, quienes se insinúan violentos e intemperantes en gran magnitud. ¿Es con estos individuos que pretenden Macri y Bullrich concretar un frente electoral? ¿Qué pensará sobre esto el cuidadoso y meticuloso Horacio Larreta? Otro tiempo comienza. Ninguna fuerza puede descansar en laureles no ganados, en triunfos inexistentes, ni en victorias que son deseos y no realidades. Cierta parte del periodismo se sumó al ridículo contando votos que aún no habían ingresado a la urna. Una cosa es el deseo personal, y otra muy distinta es la realdad efectiva. 


En la larga historia del peronismo, los “anti” soñaron con matar al gigante. Con cada fracaso gorila el corpulento justicialismo crece en fuerza y experiencia. Con cada ataque a las huestes de Perón, los compañeros reasumen su compromiso militante. El casa por casa de la campaña humanizada del Frente de Todos funcionó. Mientras la aplicación de la tercera dosis de vacunación contra el COVID está en plena marcha redoblada. 


Los soldados de Perón son de Perón son desprejuiciadamente valientes. Se resisten a ser vencidos por propagandas mentirosas y por los “guapos” de twitter. La pelea suele ser total y brindada en todas las esquinas de nuestra soberana Nación. Lo que se aproxima es mucho mejor a lo que ya vivimos. Estamos construyendo “la Argentina grande con que San Martín Soñó”


         Máximo Luppino


domingo, 7 de noviembre de 2021

Piromaníacos de la democracia

 

El lanzar insultos y descalificaciones a los políticos que en cuestión de tiempo compartirán una banca en la Cámara de Diputados, o Senadores con los cuales se debe acordar leyes para beneficio del pueblo es de una ignorante necedad.



La democracia es el sistema político más evolucionado y representativo que la humanidad conoce en su dilatada historia de luchas para lograr equidad entre los seres humanos. El sistema es perfecto, los imperfectos y codiciosos somos los hombres que hemos edificado “trampas y chicanas” en lo que debe ser el templo de la igualdad. 

Si casi todos aborrecen la figura del nefasto Nerón prendiendo fuego Roma para poder “refundarla” a su caprichosa medida y de paso culpar a los cristianos de este crimen cívico ¿Por qué hay tan pocos repudios a los dichos de Javier Milei que sostiene destruir el Banco Central de la República e incluso habló de “prenderlo fuego”?
La democracia es, sin lugar a dudas, una forma de vida. Hay que vivir en el respeto del criterio ajeno, en la comprensión de los fundamentos de posiciones políticas diversas. Sin respeto, ni espíritu constructivo comunal, no es posible convivir en una Nación pluralista. 

El voto calificado es antidemocrático en su naturaleza misma ¿Por qué unos sí y otros no?

Y lo más insolente de todo ¿Quiénes determinan qué personas pueden votar y quiénes no?

Las élites clasistas, retrógradas y capitalistas soñaron desde siempre “comprar” privilegios y ser dueños de la represiva guillotina que decapite la insolencia de los pueblos que luchan por sus derechos.

El libre albedrío es un derecho celestial dado a la creación por Dios desde su omnipotencia manifiesta ¿Cuán insensatos deben ser algunos que abogan por restringir un derecho divino?

Para bien de la humanidad continúa imperando este gran simple axioma: “un hombre, un voto”.

Aquellos candidatos que pugnan por ingresar al apasionante universo político atacando a mansalva la acción pública son como marineros que pretenden llenar de orificios la barca en la que procuran navegar en los océanos de los desafíos comunales.   

El lanzar insultos y descalificaciones a los políticos que en cuestión de tiempo compartirán una banca en la Cámara de Diputados, o Senadores con los cuales se debe acordar leyes para beneficio del pueblo es de una ignorante necedad. 

Milei calificó al Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma, Horacio Rodríguez Larreta, como “zurdo de mier...” y más aún aseveró que lo iba a pasar por encima. Mientras Mauricio Macri días después afirmó: “Comparto muchas ideas con Milei” ¿Cuál es el nombre del juego? Los violentos terminan violentando su propia obra. 

La democracia es tan generosa que abraza en su hidalgo seno hasta a los que pretenden destruirla con acciones que se asemejan a lanzallamas que desean incinerar la razón. 

Macri, Bullrich, Milei y Espert ya se reunieron pensando en una fórmula presidencial triunfante para el 2023. Lo cual no posee nada de malo, simplemente que debieran sincerar sus discursos e intenciones. 

Democracia es muchísimo más que emitir un sufragio cada dos años. Democracia es una forma de vida imbuida de respeto al otro, enalteciendo con genuino valor los ajenos pensamientos y comprometiéndose siempre y sobre todo con la edificación del bien común.

Máximo Luppino
Con la tecnología de Blogger.