domingo, 7 de noviembre de 2021

Piromaníacos de la democracia

 

El lanzar insultos y descalificaciones a los políticos que en cuestión de tiempo compartirán una banca en la Cámara de Diputados, o Senadores con los cuales se debe acordar leyes para beneficio del pueblo es de una ignorante necedad.



La democracia es el sistema político más evolucionado y representativo que la humanidad conoce en su dilatada historia de luchas para lograr equidad entre los seres humanos. El sistema es perfecto, los imperfectos y codiciosos somos los hombres que hemos edificado “trampas y chicanas” en lo que debe ser el templo de la igualdad. 

Si casi todos aborrecen la figura del nefasto Nerón prendiendo fuego Roma para poder “refundarla” a su caprichosa medida y de paso culpar a los cristianos de este crimen cívico ¿Por qué hay tan pocos repudios a los dichos de Javier Milei que sostiene destruir el Banco Central de la República e incluso habló de “prenderlo fuego”?
La democracia es, sin lugar a dudas, una forma de vida. Hay que vivir en el respeto del criterio ajeno, en la comprensión de los fundamentos de posiciones políticas diversas. Sin respeto, ni espíritu constructivo comunal, no es posible convivir en una Nación pluralista. 

El voto calificado es antidemocrático en su naturaleza misma ¿Por qué unos sí y otros no?

Y lo más insolente de todo ¿Quiénes determinan qué personas pueden votar y quiénes no?

Las élites clasistas, retrógradas y capitalistas soñaron desde siempre “comprar” privilegios y ser dueños de la represiva guillotina que decapite la insolencia de los pueblos que luchan por sus derechos.

El libre albedrío es un derecho celestial dado a la creación por Dios desde su omnipotencia manifiesta ¿Cuán insensatos deben ser algunos que abogan por restringir un derecho divino?

Para bien de la humanidad continúa imperando este gran simple axioma: “un hombre, un voto”.

Aquellos candidatos que pugnan por ingresar al apasionante universo político atacando a mansalva la acción pública son como marineros que pretenden llenar de orificios la barca en la que procuran navegar en los océanos de los desafíos comunales.   

El lanzar insultos y descalificaciones a los políticos que en cuestión de tiempo compartirán una banca en la Cámara de Diputados, o Senadores con los cuales se debe acordar leyes para beneficio del pueblo es de una ignorante necedad. 

Milei calificó al Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma, Horacio Rodríguez Larreta, como “zurdo de mier...” y más aún aseveró que lo iba a pasar por encima. Mientras Mauricio Macri días después afirmó: “Comparto muchas ideas con Milei” ¿Cuál es el nombre del juego? Los violentos terminan violentando su propia obra. 

La democracia es tan generosa que abraza en su hidalgo seno hasta a los que pretenden destruirla con acciones que se asemejan a lanzallamas que desean incinerar la razón. 

Macri, Bullrich, Milei y Espert ya se reunieron pensando en una fórmula presidencial triunfante para el 2023. Lo cual no posee nada de malo, simplemente que debieran sincerar sus discursos e intenciones. 

Democracia es muchísimo más que emitir un sufragio cada dos años. Democracia es una forma de vida imbuida de respeto al otro, enalteciendo con genuino valor los ajenos pensamientos y comprometiéndose siempre y sobre todo con la edificación del bien común.

Máximo Luppino

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.