jueves, 20 de agosto de 2020

DESDE EL GARAJE HACIA EL OBELISCO

 Luego de lavar adecuadamente sus automóviles y reponer el aromatizador de interiores de sus glamorosos vehículos, y llenos de indignación sectorial alimentada delicadamente por “periodistas” devotos de lo “anti”, partieron indignados desde su garaje rumbo al obelisco con sus consignas antiperonistas. 


Era el 17A, la protesta de las consignas fantasmas. La reivindicación casi infame de un macrismo que endeudó millonariamente al país y que originó la mayor desocupación laboral de la historia Argentina, con su consecuente pobreza extrema. Un Macri que les pidió a los argentinos “enamorarse” de Christine Lagarde, la titular del FMI de ese entonces. Mauricio, el que “pidió” disculpas a España por la hazaña libertadora de América Latina. El presidente que expulsó a los próceres de nuestro papel moneda junto al homenaje que nuestra unidad monetaria le ofrecía a la heroica gesta de Malvinas. 


La caravana de automóviles ya marchaba hacia nuestro icónico obelisco. Más que tocar las bocinas, fieles a sus principios Anglosajones, accionaban sus claxon, en lo que algunos denominaron la “marcha del parque automotor”. 


Mientras la protesta sectorial se desarrollaba, en las barriadas profundas las fuerzas sociales y el peronismo les daban de comer a los sumergidos por el capitalismo despiadado y por la pandemia mundial. ¡Que contraste! Reprobación al gobierno en automóviles por un lado y comedores asistidos solidariamente por el gobierno en la otra realidad. 


¿De que Cuba o Venezuela hablan cuando la administración de Alberto Fernández realizó un acuerdo con los bonistas extranjeros para pagar la deuda descomunal e injustificada que Mauricio generó? 


Anti cuarentena, anti gobierno, anti peronismo. En verdad parece un anti pueblo. Sólo los conforman las premisas del “gran país del norte”. 


Alberto Fernández es un presidente moderado, dialoguista y armonizador de diversas voluntades. Es un gobierno que respeta a todas las fracciones de nuestra amada Nación. ¡Tampoco les basta esto! ¿Quizás pretendan un suicidio masivo de los adherentes al justicialismo? 


En ese caso les tenemos muy malas noticias, el peronismo siempre lucha. Los seguidores del General están en la “gatera”. Estos ataques a la institucionalidad del país tendrán serias consecuencias en el futuro. En 8 meses de gobierno realizaron 4 protestas en el centro de una pandemia que se lleva en oleadas a tantas vidas humanas. No cuidan la distancia social preventiva para no fomentar más contagios de los que ya existen. 


Sabemos que nuevas marchas anti-todo se producirán. El peronismo sabe de espera y se tutea con la paciencia. Recordemos la espera de 17 años para el retorno de Juan Perón del autoritario exilio golpista de los cultores del odio. 


En Argentina, el orden político natural es el peronismo con todas las enormes variantes que un movimiento aglutinador como el nuestro ofrece a todas las fuerzas activas de la república.   


Duele nuestra Argentina. Desde la protesta motorizada en automóviles hasta los chicos y abuelos raspando las ollas de guisos de los comederos populares del país.


Claro que trabajo legítimo debemos ofrecerle a nuestro pueblo. La gente, en su inmensa mayoría, desea trabajar. Sin embargo, en el mientras tanto, debemos ser solidarios y fraternales. El dar y compartir es un ejercicio de amor al prójimo, ellos son la patria que debemos rescatar. 


Si las elecciones nacionales se realizaran hoy nuevamente volverían a triunfar Alberto Fernández y Axel Kicillof. En la marcha del 17A no hubo ningún voto del Frente de Todos.


Mientras, la administración de Alberto cuida toda vida humana. Los gobiernos de algunas potencias cavan fosas comunitarias en infame devoción a la “cultura” del descarte, DIOS los perdone en su barbarie. 


Soñamos con una Nación inclusiva y en vedad tolerante. Nosotros no tenemos odios ni rencores. Sólo pretendemos que nos dejen ejercer el bien social que anhelamos para nuestra patria, junto a una plena soberanía cultural, digna de nuestras propias tradiciones criollas mentoras de la gran argentinidad que fomentamos. 


           Máximo Luppino

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.