lunes, 6 de diciembre de 2021

Piden justicia por la joven que murió quemada en un bar en San Miguel: "Nadie va a ir preso"

 

El hecho ocurrió en octubre del año pasado dentro del bar Zar Burger&beer. Una de las causas ya fue elevada a juicio.

La muerte de Lucía Costa Osores es para su familia una tragedia que no debió haber ocurrido. Están seguros que la joven de 18 años murió por negligencia y, justamente por eso, esperan que los responsables paguen con una condena ejemplar. Sin embargo, Lorena Osores, la madre de la adolescente, no está segura de que eso vaya a suceder, porque una de las causas fue elevada a juicio contra los imputados por el delito de "homicidio culposo", lo que significa que ante una posible condena, los acusados podrían no ir a la cárcel.

La víctima falleció horas después de haberse quemado viva el viernes 9 de octubre de 2020 dentro del bar Zar Burgers&Beer, en la localidad de San Miguel, a donde había ido a comer con amigos después de meses sin poder salir por la pandemia del coronavirus. A los pocos minutos de haber llegado, en la cervecería se produjo una explosión en la mesa en la que Lucía se encontraba sentada, producto de que la camarera del lugar acercó un bidón de alcohol a un centro de mesa que tenía fuego.

De hecho, la secuencia quedó grabada, y en base a lo que se puede ver en las imágenes, se sabe que segundos después de que la moza volcara el alcohol, la explosión generó fuego dentro del salón, lo que provocó que varios de los presentes se quemaran y resultaran heridos.
A raíz de eso, se inició una investigación en la UFI N°4 de Villa Ballester, por la que quedaron imputados por el delito de "homicidio culposo" Priscila Lucca, la mesera del bar; Carlos Eduardo Oliverio, el dueño y Marina de Los Ángeles Ramírez, la encargada. Tras un año de recolección de pruebas y la toma de declaraciones, finalmente en las últimas semanas la fiscal Tamara Roxana Vaisman elevó la causa a juicio.

"Ahora tiene la causa el juez de garantía N°2 Mariano González. Lo fui a ver y me dijo que en 30 días, a partir de la fecha de elevación, pasa a competencia y de ahí a ver qué tribunal sale para el juicio. El proceso va a ser el año que viene seguramente, según lo que me dijo el juez", explicó Lorena, la mamá de Lucía.

Sucede que la familia de "Luci", como le decían quienes la querían, está convencida de que se trató de un "homicidio con dolo eventual", pero la fiscal no considera que así haya sido. "Yo les digo que para qué son fiscales y jueces si las pruebas no determinan nada porque no son suficientes, y ellos me dicen que cada uno tiene su criterio y que si yo pretendo que se lo juzguen por dolo eventual, tengo que esperar al juicio y que mis abogados prueben que fue así, porque para ellos no corresponde esa carátula", aclaró.

Ante el pedido de elevación a juicio, tanto Oliverio como Lucca solicitaron evitar el proceso e ir a una probation, y por eso la mamá de Costa Osores se entrevistó con la fiscal y el juez para evitar que eso sucediera. "El homicidio culposo es excarcelable, por eso espero que se los juzguen por homicidio con dolo eventual, para que vayan presos. Da la impresión de que la causa quema en las manos y se los dije a la fiscal y el juez, y ellos me dijeron que no piense eso", comentó.

Además de la causa principal, al poco tiempo del hecho también se abrió una investigación en la UFI N° 20 por el delito de robo, ya que tras el incendio, muchos de los jóvenes afectados (quienes también se quemaron) perdieron sus pertenencias y hasta el día de hoy no pudieron recuperarlas porque no se sabe dónde están. Una de ellas es el celular de Lucía, el cual aún permanece desaparecido, sin saber si dentro contenía información valiosa. "Lo del celular está todo perdido, no lo pudimos localizar, nadie quiere hacerse cargo de nada y los que sí hacen, dicen que no hay pruebas suficientes", se quejó Lorena.
Por otro lado, se inició en la Fiscalía N° 8, a cargo de la fiscal Verónica Pérez, también una causa administrativa contra los responsables de las habilitaciones y los controles por parte del municipio, ya que según la pericia que hicieron los bomberos en el lugar, el bar no contaba con ninguna de las medidas que debía tener para estar abierto al público. Además, en ese entonces sólo se podía salir a comer al aire libre por las restricciones impuestas por el Covi-19, y dentro de Zar había alrededor de 80 personas y muchas de ellas ubicadas dentro del establecimiento.

De hecho, hay 3 personas imputadas por eso, y una de las cosas que reclama Lorena, es que el fiscal de esa investigación no le permite a su abogada, la doctora Liz Barrionuevo, estar presente en las indagatorias. "Hace más de un año que están con eso y ni siquiera saben qué es lo que tienen en la causa, así estamos", se lamentó.

A raíz de esto, junto a otras familias, la mamá de Lucía se presentó este miércoles en la puerta del Congreso, donde hicieron un petitorio para el diputado Nacional del Frente de Todos, Rodolfo Tailhade, donde Lorena pidió justicia para la causa de su hija. "Es para que se analice cómo se están manejando los jueces y fiscales, porque parece que nadie quiere poner el gancho, no entiendo a quién encubren", cerró.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.