sábado, 17 de julio de 2021

VARIANTE DELTA, PELIGRO EXTREMO

 Cuando la humanidad comenzaba a soñar con una vida libre de barbijos y cuidados intensos, cuando parecía que podíamos ver las sonrisas transparentes dibujadas en los rostros de nuestros semejantes, cuando la esperanza de los paseos, abrazos y apretones de manos insinuaban volver con su poderosa impronta de afecto manifiesto, el monstruo reacciona y genera la Variante Delta. 


Tal poder esgrime esta nueva cepa del COVID-19 que ya Japón determinó la ausencia de público en las tan mundialmente esperadas competencias olímpicas. Cual una burla cruel de la pandemia, cuando Europa se disponía a dejar de lado los molestos barbijos y decretar libre movilidad poblacional, la Variante Delta obliga al mundo a dar una drástica y penosa marcha atrás y un manto oscuro envuelve cruelmente el ánimo alegre del planeta. Los científicos afirman que esta cepa es mucho más contagiosa que las anteriores manifestaciones de Coronavirus, por lo cual las alarmas suenan con más fuerza que nunca.  


Una vez más los “planes” de las personas quedan cruelmente atados a los desbastadores designios de la presente pandemia. 


La preocupación extrema deviene en miedo, el cual paraliza. Esto no podemos permitirlo, menos aún debemos caer en una irresponsable indiferencia que atonta nuestro proceder. En este tiempo que nos toca vivir debemos con resuelta firmeza y fe dar la batalla que el karma nos señala. Hay que luchar y sobrecargar de energías nuestros pensamientos.  


La vacunación mundial avanza a pasos agigantados. En nuestra Nación también se empeña el esfuerzo en vacunar raudamente. En estos días Inglaterra, España e Israel incrementaron en grado sumo sus guarismos de contagiados. La preocupación ya dijo presente en la Unión Europea. 


En Argentina se estima que en tres semanas aproximadamente podríamos sufrir el desembarco de esta criminal ola. ¿Hasta cuándo la pandemia continuará limitando nuestra vida? ¿Cuántos episodios más deberemos adaptar a este horror colectivo?


Pensar que Mauricio Macri afirmó que el Coronavirus no le sacaba el sueño, ya que “es como una gripe un poco más fuerte”. Estos comentarios honran profundamente la miopía política que el “jefe de los amarillos” ostentó en casi toda su vida pública. 


Nuestra Nación ya superó los cien mil fallecidos por COVID y el dolor es muy lacerante y horroroso. ¿Cuántas muertes más lastimarán la bondad de nuestro pueblo? 


Variante Delta es el nombre del enemigo a vencer. Sólo con unidad de un esfuerzo grupal podremos salir de esta noche oscura.  


Argentina ya fabrica vacunas además de investigar nuevas soluciones para los desafíos reinantes. Preparemos nuestra voluntad para luchar denodadamente un largo tiempo más con esta atroz pandemia. 




          Máximo Luppino

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.